¿Por qué viajar a Roma?

“Hoy en día, son nuestros sentidos quienes nos hacen viajeros, no nuestra mente. Y por eso, el secreto del arte de viajar está en saber abrirse a las sensaciones antes que a la reflexión. El viaje es, sobre todo, una aventura sensual y sentimental.” (Javier Reverte, La aventura de viajar). Palabras que son todo un programa, una invitación a venir, especialmente En Roma!

Nos gusta la relación con Roma y con los que en ella compartimos tiempo y espacio, historias y vida.
Haciendo una variación con los versos de Salinas ‘nos gustaría ser esa Roma que te damos y no quien te la da‘.
Queremos que tu viaje sea esa experiencia y ese encuentro muy personal con la ciudad. Mirarla y no sólo verla. Roma literaria o inefable, grandiosa y mísera, ‘plaza del mundo’. Con sus mil fachadas e historias contiene tanto lo que estabas buscando -nunca decepciona- como sorpresas inagotables.

 Encontrarnos y encontrarse con Roma es una oportunidad para contemplar las miserias y grandezas humanas: “Hominem pagina nostra sapit.” (Nuestra página tiene sabor humano). Siguiendo estas palabras de Marcial, intentamos mostrar la complicada y riquísima realidad de la ciudad, de sus personas y obras. 

Quid melius Roma?

Podemos preguntarnos como Ovidio. No sé cuál sería vuestra respuesta. En todo caso, no se trata de admirar lo mejor en absoluto, sino de encontrar lo que nos emociona. Si habéis decidido venir a Roma, a pesar de sus defectos, estoy seguro de que también tiene las características perfectas para encantaros. ¡Hay tantos y tan variados motivos para venir! Desde lo más grandioso a lo más ínfimo. Lo importante es ver Roma desde Roma. Sentirla bajo tus pies, acariciar sus piedras, reconocer su figura entre el bullicio de la gente o en sus sileciosas sombras.

Por sus miserias y sus maravillas para mí ésta es la ciudad de la historia, de la esperanza, de las biografías. Ciudad en la que descubrir que nada es más necesario que nuestro pequeño nombre -irrepetible, único- y quien lo pronuncia.

Recuerdo los preciosos versos de Luis García Montero dedicados a su mujer, casi en adoración, y los aplico a mi Roma. Yo que la contemplo y también ella que me mira:

que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte
.

Roma es lugar para la espera, en donde todo puede ocurrir. Meta en la que el camino se convierte en lo importante. En Roma es necesario algo más que el poco tiempo de una vida. Quizás por ello nos hace esperar, como un deseo, la eternidad.

Sin embargo, esa Ciudad Eterna no la puedo aferrar, nunca es bastante, espero. Siempre digo ‘ciao’ sin querer irme, aprendiendo a llegar y a despedirme. En ella lo efímero, las sensaciones, son inagotables, eternas.

En este período más que nunca resuenan en mí las palabras fuertes de Leila Guerriero:“Viajo para no volver atrás, para no llegar a ninguna parte, para habituarme a perder y a despedir: lugares, cosas, gente. Viajo para recordar que no es bueno sentirse seguro ni aún seguro, a salvo ni aún a salvo”.

Tus guías, En Roma

Encontrando la locura en Villa Giustiniani Massimo

Hasta la luna somos capaces de ir para buscar lo que se ha perdido. Seguimos a Orlando Furioso en su locura hasta que recupera el seno. Una mañana, en Roma, viajamos con él hasta conseguir dejar el mundo.

pro bono ariosto orlando furioso edicion 1516

Primera edición del Orlando Furioso de Ludovico Ariosto en 1516

“Pro bono malum.” Recibir males ante los intentos del bien. Ariosto, y también nosotros tantas veces, experimentamos que nuestros esfuerzos e intenciones, por muy buenos que sean, no reciben respuestas o provocan reacciones contrarias. A veces el tiempo, aún llegando tarde, cambia las cosas.

He iniciado esta página con este Phrenoschema o ‘epigramma figuratum’ utilizado por Ariosto. Él lo pone en su libro como emblema, como un jeroglífico inicial, ofreciendo a nuestros ojos un dibujo con un significado escondido. Un inicio ingenioso, alegórico que denuncia y que provoca curiosidad.

Villa Giustiniano nos acoge como un nuevo epigrama complejo y lleno de símbolos. El águila que se encuentra en la entrada de la villa no indica claramente que pertenecía a la familia de los Giustiniani. De hecho, fue esta familia la que compró el terreno en 1605 aunque no se sabe cuando construyeron la villa. Más adelante, en 1803 el príncipe Vincenzo Giustiniani la vendió al marqués Carlo Massimo. Éste era un gran apasionado de las ciencias y las artes. Tras admirar el trabajo de los pintores Nazarenos en casa Bartholdy (frescos que ahora se conservan en la Alte Nationalgalerie de Berlín), decidió encargarles la decoración de tres salas en la planta baja del ‘Casino’ que da al jardín.

Los frescos para su villa, además, tenían que inspirarse en las obras de Dante, Tasso y Ariosto. Italia, su arte en el siglo XV, la búsqueda religiosa redescubriendo el cristianismo, inspiró una renovación vital y artística que atrajo e inspiró este grupo de pintores alemanes.

Carlo Massimo encargó a Overbeck la decoración de la sala de la derecha con pinturas inspiradas en la Gerusalemme liberata de Tasso mientras que Cornelius tenía que pintar la sala de la izquierda inspirándose en la Divina Commedia de Dante. Al final, la sala de la Divina Commedia la pintaron Veit (techo) y Koch (paredes). Tras la muerte de Carlo Massimo en 1827 Overbeck dejó el encargo siendo sustituido por Josef von Führich.

overbeck villa giustiniani preparativos asalto jerusalen

Preparativos para el asalto a Jerusalén. Overbeck 1825. Villa Giustiniani Massimo. A la derecha Ariosto dicta la Gerusalemme Liberata, autorretrato del pintor y del marqués Carlo Massimo.

Angelica y Medoro en villa Giustiniani

La locura de Alonso Quijano le llevó a convertirse en Don Quijote. Aquí, Orlando se vuelve loco al ir recogiendo indicios de que su amada Angélica disfruta y vive sus amores con Medoro.

“Caduto gli era sotto il petto il mento,
la fronte priva di baldanza e bassa;
né poté aver (che ‘l duol l’occupò tanto)
alle querele voce, o umore al pianto.”

Se le había caído bajo el pecho el mentón,
la frente sin orgullo y baja;
no pudo tener (que el dolor le ocupó tanto)
voz para sus quejas o lágrimas para su llanto.

schnorr von carolsfeld orlando furioso villa giustiniani

Orlando y los amores de Angelica y Medoro en Villa Giustiniani Massimo. Fresco realizado por Schnorr, uno de los pintores Nazarenos en 1827

Revivimos en imágenes su furiosa locura y los ecos que en la naturaleza los dos amantes fueron dejando. Ellos escribían sus nombres en la corteza de los árboles. El poeta en versos, el pintor en estos frescos. Ahora, en el espacio sin tiempo de una pared, una vida de sueño, épica, se nos muestra en colores vivos. Viajando así en ellos, naves de palabra y pigmentos, se nos imprimen en la memoria.

Se trata, de hecho, del poder del arte pictórica que traduce las palabras y las evoca trayéndolas a nuestra vida hoy. Las leo y el sentimiento que las creó se recrea en mí. Abatido y loco, íntimamente recostado, acariciadora o contemplador de la vida desde el balcón de una casa de campo, nos convertimos en cada uno de los personajes.

Schnorr von Carolsfeld con su débil salud fue capaz de esta obra maravillosa en la sala central del Casino de villa Giustiniani concluyéndola en 1827.

Esta villa cerca de San Juan de Letrán se convierte, de esta forma, en el jardín primaveril del arte alemana más moderna en aquella época. Florecen estas obras en sus colores antes de que sus autores vuelvan todos hacia el norte. Overbeck, quizás por haberse casado con Nina, fue el único que se quedó en Roma. Poco después, también la villa quedó encajonada entre otros edificios, reducida a un claustro. La antigua imagen que según la familia Giustiniani representaba a su antepasado el emperador Justiniano se yergue contemplando lo que ha quedado de esta villa.

Termina también aquí la Confraternidad de San Lucas que los pintores nazarenos habían fundado. Se concluye esta obra coral pero su homenaje a los paisajes, colores y literatura italiana perduran.

Iglesia de Monserrat en Roma: Santa María de Montserrat y Santiago de los Españoles

Caminando por via di Monserrato, tras pasar ante el edificio que albergó la Corte Savella y recordar a Beatrice Cenci, entramos en la iglesia de Montserrat.

Nos acoge la música del s. XV de la coral polifónica ‘Iubilate’ de Murcia durante los ensayos previos a un concierto. Mientras la mirada queda prendida en la bóbeda iluminada nos sentamos. Este trabajo de decoración del artista Giuseppe Camporese a inicios del s. XIX juega con nuestra mirada.

iglesia de montserrat roma nave

Al fondo, nuestros ojos encuentran una gran tabla de altar pintada por el Sermoneta. Colores de un triste atardecer rojizo con una cruz que parece elevarse más allá de las nubes. Representa la crucifixión de Jesús y proviene de la iglesia de Santiago en Plaza Navona. Es el momento en que empezamos a recordar cómo la historia de estas dos iglesias se ha ido entrelazando. Ambas iniciaron como punto de referencia y hospitales – alojamientos para las personas que llegaban a Roma provenientes de los reinos de Castilla-León y Aragón. La iglesia de Montserrat llegó a cerrarse en 1798 mientras que la de Santiago fue vendida en 1878.

Revive la piedra en la iglesia de Monserrat

Con un gesto Giovanni nos invita a seguirle. Vamos hasta la parte izquierda del altar y accedemos a una sala en penumbra. Cuando Giovanni nos enciende las luces se nos desvela una gran escultura, mausoleo imponente en mármoles blancos y negros. Sin embargo, con picardía, una mano nos indica que no nos dejemos deslumbrar. Nos invita a disfrutar allí al lado, en la misma pared, pero con un decorado menos aparatoso. Recogemos, así, con el tacto y la vista una huella imperecedera en la que el arte parece vencer el tiempo y la caducidad.

escultura pedro foix de montoya bernini iglesia de montserrat roma
Monumento funerario de Pedro Foix de Montoya realizado por Gian Lorenzo Bernini

Pedro Foix de Montoya nos contempla, con cierto aire de fastidio, desde el lejano 1620. Quizás se trate sólo del efecto de ese rostro excavado de carrillos huesudos y una boca sin carne bajo el gran bigote. Su mirada hipnotiza y nos invita a seguirla hipotizando qué le tiene tan absorto. Quizás contemplaba otra maravillosa escultura que para él realizó también Gian Lorenzo Bernini. Tal vez Foix de Montoya contempla su ‘anima dannata‘ como destino posible o como actualidad, gritando de miedo o locura. Resuenan en mí aquellas palabras del titánico Miguel Ángel poeta al final de su vida:

Gli amorosi pensier, già vani e lieti,
che fien or, s’a duo morte m’avvicino?
D’una so ‘l certo, e l’altra mi minacia.

La muerte eterna, la condena, lo amenazaba. La otra, en el tiempo, es cierta y así le llegó en 1630 a don Pedro.  Sin embargo, viéndolo aquí como si algo de su alma quedase atrapado en la piedra que traspasa los siglos, parece que en cierta manera la ha engañado. Tal vez el arte también a él le sugiere intentos por perdurar.

Locura en vida o sufrimiento más allá de ella. Su frente, sus cejas y esa nariz que parece quieta en una inspiración eterna, nos hablan de una realidad en la que no sólo se trazan perfectamente las formas sino que parece contener su ánimo.

Junto a un lecho en la Iglesia de Monserrat

Tulia hija de ciceron dibujo antonio sola

En esta iglesia trabajó también el escultor Antonio Solá realizando el sepulcro de Felix Aguirre en 1832. Antonio llegó a Roma en 1802 como pensionado y se quedó a vivir en la ciudad el resto de su vida. Incluso fue encarcelado en 1808 al no querer reconocer como rey a José Bonaparte. Al morir el escultor en 1861 también su memoria quedó conservada en piedra formando parte de esta Roma Eterna. Buen destino.

Al saber que se encontraba allí no pude dejar de recordar su escultura sobre la Caridad romana (Pero y su padre Cimón) y aquel dibujo de líneas clásicas que representa a Tulia, escritora. Ella se encuentra de pie declamando nada más y nada menos que ante su padre Cicerón. Ambos trabajos, testigos de su vida romana, se encuentran actualmente en el Museo del Prado.

caridad romana antonio sola

Bajo el sepulcro de Antonio Solá se encuentra otro que en sus formas, en su silencio epigáfrico, está lleno de elocuencia. Junto al lecho de muerte del joven Francisco de Paula Mora Gutiérrez de los Ríos aparecen representados su padre, a los pies del lecho, y su madre en la cabecera. Ambos, desconsolados, velan al único hijo que les quedaba de los 19 que tuvieron. Una historia de otros tiempos que nos sigue hablando hoy.

capilla diego alcala roma

En la parte superior de la imagen, sepulcro de Antonio Solá. En la parte inferior, el sepulcro de Francisco de Paula Mora del escultor zaragozano Ponciano Ponzano. Ponciano, hijo de un conserje en la Academia de bellas artes de S. Luis en Zaragoza, residió durante 3 años en Roma como pensionado y viajó de nuevo a Roma en 1845. Al ver aquí esta escultura no podemos dejar de recordarlo en sus obras más famosas: los leones y el frontón del Congreso de los Diputados de Madrid.

En esa misma capilla, los colores de Annibale Carraci en el centro del retablo hacen de san Diego de Alcalá un puente, intercesor entre el cielo y la tierra. En la tierra, a su lado, otro Diego, el hijo de Juan Enríquez de Herrera. El niño está vestido sobriamente, de negro, devoto y elegante mientras está de rodillas en espera. Toda una representación de la realidad ideal a inicios del s. XVII: el cielo que se abre como los brazos de Jesús ofreciendo misericordia en respuesta, el santo como quien intercede comunicando entre un mundo colorado más allá de las nubes y el duro suelo, el chico que aguarda con su silenciosa y confiada reverencia.

iglesia montserrat roma capilla diego alcala

En esta misma capilla, a la derecha vemos los sepulcros que recogen los restos de los dos papas de la familia Borja: Calixto III y Alejandro VI. Felipe Moratilla los realizó en este blanquísimo mármol de Carrara en 1881 como lugar de reposo, al fin, para los itinerantes restos. Ellos, con sus historias, con su familia, seguirán recorriendo el mundo en mil versiones, eternamente santos y pecadores.

El breve y sereno equilibrio

En la capilla que se encuentra en frente, otra familia, tres generaciones se contemplan… y Pedro de Velasco, el que encarga la obra, se cuela, orante arrodillado a los pies de santa Ana. El escultor florentino Tommaso Boscoli en 1544 realiza esta escultura para la capilla de la Inmaculada en la antigua iglesia de Santiago en plaza Navona.

escultura ana maria jesus iglesia de monserrat
Capilla de Santa Ana, antiguamente dedicada a Santa Eulalia de Barcelona en la iglesia de Montserrat

Esta obra me muestra, en palabras de piedra, hechos y creencias que pueden parecer asombrosos. En primer lugar cómo la historia de estas dos mujeres sencillas de la Judea romana ha sido fundamental en la historia de la humanidad. Segundo, que el motivo último de que existiera el nacimiento de Jesús se debe también a su abuela: toda la historia, con antepasados de todo tipo, son los que entran a formar parte de la genética, de la herencia recibida por este niño. No se renuncia a nada, incluso a los que no eran precisamente ‘inmaculados’. Tercero, que esa madre ha dado a luz a una niña que tantas veces se ensuciará con sangre y sudor, con el polvo de caminos, de labores, de su vida cotidiana. Nada de ello, que ha experimentado desde las entrañas de Ana, ensucia o es deleznable. En ella nada enturbia que el amor se transforme en belleza.

La Inmaculada es una imagen paradójica en donde se asume la historia y la sangre, vida y miseria que ensucian pero no manchan, para indicar que de ellos puede surgir belleza sin mancha.

Y así, María, en medio, es capaz de dar lo que ha recibido en una conductividad perfecta.  Hermoso el caminante que incia en ella su camino, aunque acabe sin éxito, condenado… Y hermoso también quien lo continúa en cada tiempo. Aquí, entonces, encontramos al héroe Santiago que como un Júpiter poderoso, él que era hijo del trueno, recoge su veste para seguir caminando.

Santiago, escultura de Sansovino en la iglesia de Montserrat en Roma

Escultura de Santiago el Mayor proveniente de la antigua iglesia de Santiago y realizada a inicios del s. XVI por Jacopo Tatti, el Sansovino, encargada por el cardenal valenciano Jaime Serra i Cau.

Entradas Vaticano por libre

Si estás pensando viajar a Roma y necesitas información sobre entradas para el Vaticano estás en el sitio correcto…

Puedes encontrar entradas libres para el Vaticano en www.museivaticani.va. Además, en nuestra página dedicada a los Museos Vaticanos puedes encontrar información completa, ordenada y actualizada en español. Si quieres una entrada comprada directamente en las taquillas tras hacer la fila podrás obtenerla por 17,00 €. Directamente en las taquillas de los Museos Vaticanos las entradas reducidas cuestan 8,00 €.

Para cada entrada reservada en línea, se debe agregar una tarifa de reserva de 4,00 €. On line, tienes que reservar con horario de entrada y, por tanto, te permite la entrada dedicada a las personas con reserva.

Existe, además, la tarjeta Omnia que incluye la entrada en los Museos Vaticanos, además de otros lugares de interés en la ciudad.

Entradas Museos Vaticanos y Capilla Sixtina

Usar audio guía

Algo bastante común hoy en día es la audio guía que podrás adquirir por 7,00 € para seguir las explicaciones en español de las diversas obras de arte con una voz grabada. Y también hay audio guía para los más pequeños (de 6 a 12 años) por 5,00 € pero siempre podréis elegir vosotros la opción que más os guste ya que es opcional.

patio pina museos vaticanos

EnRoma.com te ofrece Entradas Vaticano sin colas

Aunque existen diferentes páginas relacionadas con el turismo y actividades/visitas en Roma, nosotros, como tour operador, hemos creado un tour especialmente dedicado y muy completo en el Vaticano. Las ventajas de un tour como el nuestro en relación a la compra de las entradas solamente son la fácilidad de reserva, la información completa en español, el acceso aún más rápido dedicado a los tour operadores acreditados y el valor añadido de un servicio de guía.

Asimismo, los tours guiados resultan una buena opción a la hora de viajar a un lugar ya que podrás disfrutar de la ciudad que estas visitando, de su historia, monumentos, arte representados por las palabras y relación con un guía…

Visita Vaticano con entradas sin colas

Visita Vaticano: Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro

Reserva el mejor Tour Vaticano a precios imbatibles. Visita Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro con guía oficial en español y sin hacer colas.

En nuestra página de tu Guía En Roma también nos interesamos en las necesidades del turista ofreciendo un tour con guía por el Vaticano. Durante nuestra visita guiada en el Vaticano podrás deleitarte con lo que ves y con las explicaciones sobre este maravilloso lugar que vas a visitar.

  • Vaticano, Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro por 52 €. Entradas sin colas, incluyendo la Basílica de San Pedro y con guía especializada en español.capilla sixtina frescos boveda

 

Entradas y visitas guiadas

Además también hay visitas individuales guiadas gestionadas directamente por el Vaticano. Tienen un coste de 38€, en las cuales estarás con un grupo amplio de 50 personas más o menos y guías de los propios museos Vaticanos. La visita reducida para menores de 18 años cuesta 29€. Esta visita incluye el Museo Pio Clementino, las Galerías de Candelabros, los Mapas Geográficos y los Tapices, las Salas de Rafael y la Capilla Sixtina. Esta visita no incluye la basílica de san Pedro y tiene una duración de 3 horas más o menos.

Si prefieres formar tu grupo, hay una visita guiada con guía exclusiva de hasta 15 personas. Si elegimos esta opción, la entrada os costaría 21€. La entrada reducida para menores de 18 años tiene un coste de 12€. Además del coste de la entrada, al ser una visita guiada, tienes que añadir el precio de 250 € por el guía privado. Esta visita incluye: el Museo Pio Clementino, las Galerías de Candelabros, los Mapas Geográficos y los Tapices, las Salas de Rafael y la Capilla Sixtina. Tiene una duración de 2 horas y no incluye la basílica de San Pedro.

Oferta entradas

Además está la opción de comprar los dos tours Coliseo + Vaticano por 85 € (con sus respectivas entradas sin colas). Además, puedes elegir cuando realizar estas visitas para no realizarlas necesariamente el mismo día. De hecho,  una visita dura 3 horas y la otra 4 lo que sería bastante información y podría hacerse pesado. Se aconseja disfrutar de estas visitas por separado.

Visita Coliseo y Vaticano

Tour Vaticano + Coliseo, Foro y Palatino
Oferta especial

Tour Vaticano + Coliseo, Foro y Palatino

Reserva ambos tours, Vaticano y Coliseo, con oferta especial y en distintos días para tu comodidad. Entradas sin colas, grupos reducidos y guía en español. Lo mejor para ti, En Roma, calidad sin intermediarios.

infografia tour y entradas vaticano

Entradas Vaticano gratis

Si os interesa una opción en la que no es necesario gastar ni un euro, los Museos Vaticanos son gratuitos el último domingo de cada mes hasta las 12:30 horas. Pero quizás no sea la mejor opción, ya que os encontraréis con enormes colas.

Espero que disfruten de un increíble viaje en la ciudad eterna..

Entradas Coliseo por libre

¿Te gustaría viajar a Roma y una vez allí encontarte con una estancia tranquila a la hora de conocerla? Sigue leyendo…

Existen diferentes posibilidades, cuando se viaja a Roma, en el momento de comprar tickets para la entrada a los monumentos más importantes. A continuación te explicaré las diferentes opciones que existen.

Tour Coliseo, Foro y Palatino

Podemos encontrar las entradas por libre en la página de la taquilla del Coliseo, Foro y Palatino en https://www.coopculture.it/colosseo-e-shop.cfm Está en italiano e inglés y es una página compleja para la navegación pues está dedicada también a muchos otros monumentos gestinados por esta sociedad.

Una entrada normal en el Coliseo te costará 12,00 €. Una reducida 7,50 €. Pero tienen una cuota de reserva de 2,00 €.

Otra alternativa es ir directamente a las taquillas físicas del Coliseo (hay cuatro), donde te ahorrarás esos 2,00 €. Si no te gusta hacer colas, puedes ir a las 08:30h que es la hora de apertura, y comenzar el día de una manera totalmente distinta a lo habitual. Advertir también que hay vendedores ambulantes, que venden entradas de estas atracciones turístcias, pero de los cuales no hay que fiarse…

Entradas Coliseo y visita guiada, todo en uno

visita coliseo

Existen, además, diferentes páginas relacionadas con el turismo y actividades/visitas en Roma que te ofrecen también la posibilidad de comprar entradas tanto libres (sin guía), como tours guiados bastante completos. Estos tours resultan una buena opción a la hora de disfrutar del área arqueológica del Coliseo, de su historia, monumentos, arte con las explicaciones de un guía y sin tener que preocuparte de nada.

Por ejemplo, con nosotros, tu Guía En Roma puedes consultar toda la información preparada para personas que viajan a Roma. Te ofrecemos diferentes tours guiados, que harán que disfrutes de la ciudad eterna y te marches con muy buen sabor de boca. Los precios son los siguientes:

  • Podrás visitar el Coliseo, Foro y Palatino por 37 € con una fabulosa guía.
Tour Coliseo, Foro Romano y Palatino

Visita Coliseo, Foro y Palatino

Visita Coliseo, Foro y Palatino

Reserva nuestro Tour en el interior del Coliseo con arena, Foro y Palatino a un precio imbatible. Guía en español,
4.77 / 1160 comentarios
por persona

También podéis comprar billetes sin visita guiada en otras páginas en las que encontraréis un sistema de compra de entradas para el Coliseo. Son webs fáciles de usar, en castellano y que te ofrecen entradas con un pequeño sobreprecio:

RESERVA ONLINE DE ENTRADAS SIN COLAS

Otra opción para conseguir tu entrada en el Coliseo, Foro Romano y Palatino en forma gratuita te la ofrecen las mismas instituciones. De hecho, el primer domingo de cada mes la entrada es gratis. Pero quizás no sea la mejor opción, ya que os encontraréis con enormes colas.

infografia tour coliseo

Espero que os haya servido de ayuda toda esta información y disfrutéis de un viaje maravilloso en esta ciudad hermosamente compleja.

amanecer en roma plaza san pedro al albaAmanecer en Roma visto desde Plaza San Pedro mirando hacia Castillo Sant’Angelo y el río Tíber.

Un amanecer en Roma es una caricia. Darla y recibirla son dos acciones de un único momento. Breve el alba, instantes de equilibrio, como línea de frontera que se alza y nos adentra en caminos aún sin huellas.

Roma nos despierta. Despierta nuestros sentidos y sus palabras nos animan a caminar.

Nos lavamos. Sumergimos nuestros sentidos en alguna de las fuentes monumentales que a primeras horas del día ofrecen su frescura primordial. El amanecer escuchando el correr del agua es el paso previo a mirarnos en el espejo de su aire. Luego, llegará un buen café en algún bar como el Tre Scalini en Plaza Navona o la Tazza d’Oro junto al Panteón.

Primeros pasos en tu amanecer en Roma

Además, estrenar el día corriendo o dando un paseo puede ser una estupenda idea. Villa Borghese es un lugar perfecto, corazón verde de la ciudad, que te permite asomarte sobre Plaza de España al amanecer, tras tu paseo o carrera.

Recorriendo la ciudad encontraréis los colores del amanecer en Roma reflejados en los espejos más inopinados: adoquines, ventanas y fachadas orientadas hacia los Castelli.

No sólo. Incluso el frío del invierno parece menos cruel en la belleza de la mañana. Para no hablar del fresco placer de estos momentos durante el estío.

Estatuas hablantes. Roma, escenario y actriz.

Las estatuas son lugares reales en los que escuchar la voz de tantos y responder. Las antiguas reuniones, sobre todo en los foros, cuando se publicaban noticias o edictos, pasaron a hacerse habitualmente entorno a estas estatuas, sobre todo en época barroca. Imágenes mudas a las que todos podemos dar voz. Rostros desdibujados que como un actor pueden personificar nuestras historias y la historia menuda de la ciudad.

Roma entorno a Largo Argentina, como escenario para actores con máscaras de piedra. Forman una auténtica compañía llamada il Congresso degli Arguti. Y nos los encontramos en rincones muy especiales de Roma.

Las estatuas hablantes son el alma de Roma, su espíritu, el sal y el vinagre del pueblo romano. Existían incluso antes de que existieran como estatuas hablantes. Existían en la astucia, en la sagaz ironía de Horacio, Marcia, Juvenal o de Ovidio y Catulo. Vivían en la sátira, en las tomaduras de pelo tan propias del animus del pueblo romano.

Cuando los ‘bersaglieri’ entran en Roma por Puerta Pia, las estatuas hablantes pierden su antagonista principal: el Papa Rey. De ahí que lo que han dicho a partir de 1870 no forme parte de la gran historia.

Abate Luigi. Una estatua parlante que es todo un personaje barroco.

En piazza Vidoni, a la sombra de Sant’Andrea della Valle, nos encontramos con este personaje togado.

Situado al inicio en el desaparecido Vicolo dell’abate Luigi, ahora se encuentra en este rincón de la ciudad, sombrío y recogido. Con su solemne sobriedad se ha quedado solitariamente contemplando nuestro paso.

En esta Roma en donde las estatuas hablan, en donde no sólo se muestran en los Museos sino que comparten la vida cotidiana de la ciudad, abate Luigi ha sufrido también los avatares del vandalismo. Varias veces ha perdido la cabeza, literalmente, a pesar de su compostura.

estatuas hablantes abate luigi

Foto de la estatua parlante del Abate Luigi en Poems & Polaroids de Kate McBride

Giuseppe Tomassetti compuso estos versos que podemos leer en el pedestal de esta estatua hablante:

“Fui dell’antica Roma un cittadino
Ora Abate Luigi ognun mi chiama
Conquistai con Marforio e con Pasquino
Nelle satire urbane eterna fama
Ebbi offese disgrazie e sepoltura
Ma qui vita novella al fin sicura.”

Vida nueva al fin segura es la que se nos muestra en piedra. Con nuestras palabras, con los trozos de papel en los que mostramos nuestras cuitas y esperanzas, está su aliento. Vida segura que permanece, testigo del tiempo y de que, a pesar de los avatares, Roma con su eternidad lo protege.

Marforio. Estatuas hablantes con cuerpos monumentales.

Otra estatua hablante que forma duo con Pasquino es el famoso Marforio. Actualmente está en la entrada del palacio Nuevo de los Museos Capitolinos, en plaza del Campidoglio. Durante la ocupación francesa de la ciudad (1808-1814) Napoleón empezó a llevarse muchos tesoros artísticos de Roma. Fue entonces cuando Marforio interrogó a su compañero ‘parlante’: «¿Es verdad que los franceses son todos unos ladrones?» Y Pasquino le respondió: «Todos no, pero sí Bona Parte»

marforio estatuas parlantes roma

Madama Lucrezia. Estatuas hablantes que encarnan Roma.

Esta estatua quizás representó orginariamente a una sacerdotisa de Isis. Muy cerca, en la zona de Campo Marzio -via della Gatta también lo recuerda- había un grandioso santuario dedicado a esta diosa. La ‘Madama’ a la que se refiere, es un personaje posterior en la vida romana. Esta estatua pasa a representar la hermosa y trágica historia de Lucrezia d’Alagno, el gran amor del rey de Nápoles Alfonso V, el Magnánimo. Una mujer hermosa y determinada que, viviendo aquí cerca, había sido toda una institución en el barrio.

Desde que el rey se enamoró de ella con sus 18 años en un encuentro casual en 1443, su influjo en la corte de Nápoles fue inmenso. Tal era el amor y la determinación que Lucrezia durante un peregrinaje a Roma solicitó con gran elocuencia al papa Calixto III la anulación del matrimonio entre Alfonso y María. Vanos fueron sus esfuerzos y a la muerte del rey, sin ser citada si quiera en su testamento, volvió a Roma en donde pasó sus últimos años de vida.

madama lucrezia estatuas hablantes roma

En esta mujer y su historia se identifica Roma y esta esquina junto a la basílica de San Marco: elocuente, hermosa, amante de reyes y desheredada al mismo tiempo. Mujer a la que poetas, diplomáticos y eclesiásticos rinden pleitesía y honores. Y, al mismo tiempo, prisionera de su historia, traicionada por su familia, sumergida en las corrientes de la política y las leyes. Su nombre en esta estatua hablante es un triunfo que da voz a los que luchan aunque no lleguen al corteo final ni pasen por los arcos de triunfo.

Pasquino. Su fama lo precede. La estatua hablante por antonomasia.

“-Povero mutilato dar destino;
come te sei ridotto!-
diceva un cane che passava sotto
ar torso de Pasquino.

-Te n’hanno date de sassate in faccia!
Hai perso l’occhi, er naso… e che te resta?
Un avanzo de testa
Su un torso senza gambe e senza braccia!

Nun te se vede che la bocca sola
Con una smorfia quasi strafottente…-
Pasquino borbottò:- Segno evidente
Che nun ho detto l’urtima parola!”

Hasta un perro siente compasión ante esta estatua mutilada, sin ojos, nariz, brazos… Su voz es arma y esperanza. Su boca, con un gesto de desdeño, se transforma en la muestra de un orgullo que le lleva a decir que ‘aún no ha dicho la última palabra’. Y la última es suya.

estatuas hablantes pasquino

“A mute medium
free to protest
Roman ruins speak”
Poems & Polaroids de Kate McBride
Esta escultura hablante llamada Pasquino da nombre a la plaza desde que en 1501 el cardenal Carafa la colocó en una esquina del antiguo Palacio Orsini -actualmente Braschi. En aquella época se llamaba Plaza Parione.
Originariamente parece ser que la estatua representaba a Menelao arrastrando fuera del combate a Patroclo herido mortalmente (Ilíada, XVII). Era una escultura de piedra copia de una original en bronce que conocemos por varias réplicas (una está en Florencia en la Loggia dei Lanzi). El autor de esta escultura sería Antigonos, a mediados del s. III a.C. Otras hipótesis la hacían corresponder con un ‘Hércules en lucha con los centauros’ o un ‘Ayax con el cuerpo de Aquiles’.
Esta escultura seguramente formaba parte de la decoración del estadio de Domiciano, la actual Plaza Navona. De hecho, nuestro querido Pasquino lo encontraron a inicios del s. XVI en la esquina de esta plaza con via della Cuccagna. ¡Hermoso nombre para una calle! El significado de esta palabra nos lleva a un país ‘dulce’, lleno de bienes, de abundancia, sin dolores y en donde todo es fácil y sin preocupaciones. Curioso que nuestra estatua hablante con sus críticas, ironía y humorismo sagaz provenga precisamente de esta calle.

Babuino. Una estatua hablante cantarina.

Otra de las estatuas hablantes más famosas y que da nombre a la calle en la que se encuentra es el Babuino. Relajado, feo y distendido, nos espera a la entrada del precioso café Tadolini. Antiguamente la pared se llenaba de ruidosas palabras que luchaban por quedarse en ella. Es la diferencia entre el hablar y el ruido de mil voces que no escuchan. Y es que para que existan las estatuas hablantes es necesario dejar que su voz resuene, que se pueda entender, que haya un tiempo. Y siendo estatuas, un espacio. Se pasó del hablar a sonidos ininteligibles y luego a un silencio de ‘majo desnudo’ que le queda un poco extraño.

estatuas hablantes babuino

Hace unos años el Babuino era la estatua parlante con el muro más lleno de pintadas de toda Roma.

La fuente que tiene a sus pies lo salva. Se convierte en una voz cantarina de la ciudad hablándonos de bosques primitivos, de seres en los que lo racional no parece lo más importante. Un ánimo tranquilamente salvaje que no se avergüenza de sus facciones y nos recuerda el sabor de tierra y bosque que aún aflora en Roma.

El ‘Facchino’. Palabras de agua.

fuente facchino estatuas hablantes roma

El Facchino es una escultura ‘reciente’ pues fue realizada a mediados del s. XVI. Se inspirta en la popular figura del acquarolo, personaje que recogía el agua en las fuentes públicas y la revendía a módico precio entre los vecinos. Situada muy cerca de Via del Corso, con el tiempo, se cargó también de palabras que, como el agua, recibía y llevaba para disfrute de la gente.

Mapa de las estatuas hablantes de Roma

Imaginar con palabras de aire, piedra y color

Cada uno de los lugares que visito en Roma pueden acercarte: los tenemos en común, incluso con quien ya no está en el tiempo. Cada uno de los lugares se extiende hasta hacerse un camino.

Si “la filosofía es la razón compadecida de la condición desvalida del hombre” estos lugares son rincones en los que el corazón nos hace experimentar con la memoria que la historia nos cubre. No estamos desamparados cuando en cada esquina vemos en piedra y formas el cuerpo de tantas vidas que son el presente de la historia.

foro palatino

Descubriendo con ojos nuevos el Foro durante nuestra Visita Coliseo

No es necesario pretender todo sino sólo aquello de que somos capaces. Vado pequeño pero colmo. Quizás va perdiendo, quizás no sea agua purísima, pero es una corriente viva.

Tampoco es necesario que nos encontremos con finales felices o con historias donde el bien resplandece como única realidad. No por ello desesperaremos negando el bien como algo que no existe. Aquí nos encontramos con personas que nos consuelan por la vida que han transmitido, por uno o cien matices que han sabido ver y contar en las más diversas formas. Ninguna es exhaustiva, pero son, nos acercan y dan motivos para seguir, para compartir y acrecentar la creación que va más allá de nuestra naturaleza, de nuestras fuerzas. Roma consuela porque sabe haber vivido, el tiempo de una vida, y ser abuela: avus y aevum.

Estar y sentir

Tocar estos lugares, entrar en el espacio de sus historias nos hace trascender nuestras fuerzas. Gratos, podemos apropiarnos de los triunfos que otros nos conquistaron para hacernos partícipes de sus esfuerzos, encadenados, al querer, a otros caminantes. Podemos pecar, equivocar el blanco, siendo guías ciegos. Podemos dejar cadenas y senderos para embriagarnos de la libertad que así se demuestra. Sin embargo, yo no renunciaría a llegar a una cumbre, a ese momento en que pasas a ser el cabo de la soga, el último eslabón. No renunciaría a los pasos hechos, a los países y regiones exploradas por otros, a las miserias o grandezas que nos quedan ante los ojos.

En Roma todo esto, miserablemente grandioso, se nos hace tan visible y palpable que se hace grito. A veces, bullicio ininteligible. Aquí no se renuncia a nada de lo que es humano. Todo lo encontramos sin que falte nada.

frescos Rafael Academia Vaticano

Escuela de Atenas de Rafael y nosotros en ella, durante nuestra Visita Vaticano

De hecho, aquí podemos contemplar incluso el juicio y condena a lo que fue. La resumación de la momia de un papa muerto que se sienta en el tribunal de los vivos para, mudo, dar la lección del tiempo. Mientras tanto, el correr de la corriente del Tiber se llevará sus palabras de hueso y ceniza. Incluso este sinsentido de la locura que quiere ir contra el tiempo en nombre de la verdad absoluta (suelta), sin soga ni sendero, encuentra un lugar para ser recordado.

Todo encuentra en Roma un posible lugar, una palabra que lo ha pronunciado y que espía, estremecida de miedo y emoción. Esta ciudad de mundo, y nosotros con ella, es demasiado para estar contenida en cualquier palabra. Roma es un trazo, un escalofrío que se repite sin cansancio por iguales o distintos motivos, no importa, siempre nuevo como sensación que no deja de tener efecto. ¿Lo habéis notado?

Basílica de Santa Cecilia

La Basílica de Santa Cecilia en el Trastevere, representa uno de los casos más interesantes y bellos de evolución de una iglesia paleocristiana. Y junto a la arquitectura vemos cómo va cambiando el modo de ver y contar el recuerdo y la vida de esta mujer.

El relato del siglo V que cuenta la ‘Pasión’ de Cecilia nos indica que ella fue uno de los modelos más importantes para los cristianos en Roma. Como tal es citada en el Canon Romano durante las celebraciones eucarísticas en Occidente. En la edad Media la “Leyenda Aurea” del fraile dominico y obispo de Génova Jacopo da Varazze alimenta la imaginación y la devoción de casi toda Europa. Cecilia se convierte en un modelo e intercesora, mujer fuerte que introduce nuevos valores en la sociedad romana del s. III, oponiéndose al poder de la constricción.

Leyenda Aurea

Royal 19.B.XVII, f. 5. Edición de 1392 procedente de Francia central.

Sine cera

Pequeña, gracil, entregada. Tras la belleza medieval llena de vida, que como una primavera nos recubre de color y hojas la imaginación, es el momento de situarnos ante la escultura de Santa Cecilia de Stefano Maderno. Este joven escultor a inicios del s.XVII nos habla de su fuerza delicadamente, voz bajo un velo, nieve de cristales finísimos cayendo en diminutas obleas .

Santa Cecilia Trastevere stefano maderno
Imagen de Santa Cecila de Stefano Maderno. “Entran ganas de tocarle en el hombro y decirle que es hora de levantarse, se va a enfriar con esa túnica tan ligera que le ciñe el cuerpo.” Del libro Mujeres de Roma de Isabel Barceló

Contemplándola podemos sentir la conmoción que en 1599 embargó a la sociedad romana y europea con el hallazgo del cuerpo de Cecilia en los trabajos de excavación que encargó el cardenal Paolo Emilio Sfondrati. Con sus 23 años el artista Stefano Maderno consigue traspasar la dureza de la piedra transmitiéndole, contándonos, esa emoción. Más que un recuerdo, más que cientos de palabras, su cuerpo transformado en escultura no deja de sorprendernos, de encadenar nuestra mirada a su elocuente silencio. De hecho, no es un simulacro. Sine cera, sincera, un cuerpo de piedra ligero, sin maquillajes.

Stefano Maderno con ese bloque de cándido mármol pario envuelto en la oscuridad del nicho en mármol negro quiso crear un pequeño cuerpo que brilla en la noche. Atrae y guía. El escultor consiguió hacer honor a esta mujer y su nombre: Cecilia – Coeli lilium, lirio del cielo.

Sin embargo, Cecilia es mucho más, también hoy, haciendose presente tierno o de cera, más humana y entregada. Así nos la muestra en su visión José Noguero en una obra que me conmueve:

santa cecilia

Santa Cecilia, obra de José Noguero 2013

La fuerza de Cecilia

Su fuerza no es desprecio de su vida ni de las cosas que la componen. No es desprecio hacia su marido sino que se hace testigo de otro amor, de otro placer al que se siente atraída y al que no quiere renunciar. Es capaz de obtener el placer de vivir utilizando las cosas (uti) gracias a que disfruta intensamente (frui).

Ni la muerte parecía ser capaz de vencer esa alegría y disfrute que la hacían cantar mientras se dirigía a su matrimonio. Un matrimonio que su padre había acordado y en el que su voluntad no contaba. A pesar de todo esto, consiguió transformarlo en un motivo de encuentro con ese hombre con el que no compartía nada. Canto y música que surgen de quien no se resigna, súplica y confianza. De esta forma, se ha convertido en patrona de los que con su arte disfrutan y hacen disfrutar. Atraída ella atrae y lleva consigo a su marido (Valeriano) y su cuñado (Tiburcio). Los conduce hacia una aventura que ahora ni imaginamos.

santa cecilia manuscrito

La página del manuscrito anónimo con el dibujo del cuerpo de santa Cecilia relatando su hallazgo. BAV, Fondo Chigi, N.III.60, Discorsi e relationi diverse, c. 427v.

Lo que queda de un juicio

En la pared sobre la entrada existe una magnífica obra de Pietro Cavallini de finales del s. XIII. El Juicio Universal no es fruto del miedo a la condena sino de la esperanza en que la justicia triunfará. Saliendo hacia las calles y las relaciones en la Urbe, la belleza de este momento en el que Cristo está al centro y es el final de la historia, acompaña a los que salían.

Basílica de Santa Cecilia Trastevere Roma

La construcción del coro, la nueva fachada del s. XVIII y el paso del tiempo habían cubierto casi por completo esta obra. Sólo la imagen de María había quedado como testigo de este arte entregado a la fragilidad de su soporte y de los gustos cambiantes. Un arte débil y al mismo tiempo con una fuerza imperecedera, símbolo también de Cecilia.

Un titulus antiquísimo. Bajando hasta una casa de época imperial.

La Passio que relata la muerte de Cecilia nos dice que primero intentaron ahogarla de calor en unas termas privadas. Quizás en la misma zona termal que encontramos en las excavaciones bajo la basílica. Milagrosamente, una lluvia fina la refrescaba frustrando los planes de los verdugos. En vista de ello la furia se dirigió hacia su delicado cuello para cercenarlo. Y no pudo, aunque la herida tras unos días fue mortal. Lo más débil atrae la furia de la violencia. Esa ‘vis’ que parece recordar la raíz de ‘vir’ hombre, quedanda confundida por una fuerza bajo forma de hermosa entrega. Y es entonces cuando el héroe puede ser ambién mujer, no una mujer diosa o guerrera sino héroe doncella.

Santa cecilia trastevere excavaciones

Vigorosa dulzura

Como una gran overtura musical el patio de entrada nos acoge con su antiguo vaso para las abluciones.

Santa Cecilia Trastevere abside

En su interior su sombra como un ‘pasticcio’ musical del s. XVII nos trae sonidos de otras épocas convertidos en colores y formas. Escuchamos la sencilla complejidad de la composición del ábside de época carolingia, luces del s. IX, como un himno de Hosanna con palmas y ríos en el vergel de la Vida. El ciborio de Arnolfo di Cambio como un violín de puntillas ilumina y eleva, se esconde y muestra como un rayo de luz.

Las voces de hoy de las monjas benedictinas con el canto de las vísperas siguen hablando de ese Lirio. Y me gusta imaginarla entre ellas pero también con la voz gritada de quien hace sentir la fuerza de una Donna “que como un ramo de flores, cuando estás sola te arrojan”.

Donna, canción de Mia Martini

Donne piccole come stelle
c’è qualcuno le vuole belle
donna solo per qualche giorno
poi ti trattano come un porno.
Donne piccole e violentate
molte quelle delle borgate
ma quegli uomini sono duri
quelli godono come muli.
Donna come l’acqua di mare
chi si bagna vuole anche il sole
chi la vuole per una notte
c’è chi invece la prende a botte.
Donna come un mazzo di fiori
quando è sola ti fanno fuori
donna cosa succederà
quando a casa non tornerà.
Donna fatti saltare addosso
in quella strada nessuno passa
donna fatti legare al palo
e le tue mani ti fanno male.
Donna che non sente dolore
quando il freddo gli arriva al cuore
quello ormai non ha più tempo
e se n’è andato soffiando il vento.
Donna come l’acqua di mare
chi si bagna vuole anche il sole
chi la vuole per una notte
c’è chi invece la prende a botte.
Donna come un mazzo di fiori
quando è sola ti fanno fuori
donna cosa succederà
quando a casa non tornerà

Los que hacemos este camino hacia Roma en coche tenemos la ocasión de hacer varios viajes en uno. No sólo por la variedad de los lugares y climas sino, sobre todo, por la diversidad de personas, historias y formas de estar que encontramos. Eso sí, es necesario hacer algún alto en el camino.

Pasajes de San Pedro es mi parada necesaria, etapa de mi camino hacia Roma y hacia Santiago. De hecho, es un lugar de encuentros para contemplar: el mar desde su ría, San Sebastián, o ballenas reales e imaginarias, desde las alturas del monte Ulía. Una conversación bajo la sombra de los árboles, con las hortensias como testigos, se prolonga luego en la terraza, bajo la suavidad de la noche.

monte ulia camino santiago parada hacia Roma

Esta parada es el tiempo de la memoria. Rescato más de 20 años en los que ‘soy el otro que sin saberlo soy’. Mientras hablo con un amigo me veo en mi vigilia, ese otro sueño. Me quedo así resignado y sonriente mientras me sorprende la quietud de las aguas negras.

‘Rescato restos que no acabo de comprender’: En un prado junto a la autopista, cerca de Itziar, dos burros pastando y un chico sentado tocando el violín. Pasando junto al río Urola me preguntaba ¿qué les pasa a estos pinos vascos que se están secando? Pequeñas realidades que compartimos charlando, anécdotas oníricas, nos reímos mientras otras preocupaciones asaltan la fortaleza de nuestros días. Final de una etapa e inicio de otra. Noche de crisis – corte que nos desangra y une nuestras heridas. Espero que cicatricen sin perder nada más del precioso flujo de relaciones.

El sueño

Cuando los relojes de la media noche prodiguen
un tiempo generoso,
iré más lejos que los bogavantes de Ulises
a la region del sueño, inaccessible
a la memoria humana.
De esa region inmersa rescato restos
que no acabo de comprender:
hierbas de sencilla botánica,
animales algo diversos,
diálogos con los muertos,
rostros que realmente son mascaras,
palabras de lenguajes muy antiguos
y a veces un horror incomparable
al que nos puede dar el día.
Seré todos o nadie. Seré el otro
que sin saberlo soy, el que ha mirado
ese otro sueño, mi vigilia. La juzga,
resignado y sonriente.
Jorge Luis Borges

Vehículos en el camino hacia Roma

Imágenes de un sueño recogidas en los espacios de Pasaia San Pedro que se presentan con el cansancio y el fresco de la noche.

Me siento, entonces, como el carrito de la limpieza urbana que estaba junto al bar Botero. Qué hermosa sombra ante el bar que acoje a todos.

El carrito se ha cargado con recuerdos recatados de la cotidianidad, dejados para se perdieran para siempre. Ahora son adornos que dan color al metal lúcido, limpio, mantenido con cuidado. El carrito de la limpieza más hermoso que jamás haya visto. En cualquier lugar, flores de plástico, spiderman, unas gafas de sol. No es una composición armónica pero esta llena de la cura con la que imagino que trabajaría el amigo de Momo al limpiar. El criterio no está claro. También estos son ‘restos que no acabo de comprender’. Sin embargo se han quedado ahí haciendo especial su paso diario, en su trabajo ordinario, desobedeciendo con alevosía a los que esperan y quieren que sea sólo algo funcional.

Otras veces, en cambio, por contraste me doy cuenta que nos olvidamos de embellecernos, de la estética, de los sentidos. Nos an-estetizamos, perdemos los recuerdos, dejamos que se nos llene de polvo del camino nuestra piel sin ánimo para lustrarla, sin aceite y deshinchados. Pasan los días y ese carrito que somos puede convertirse en algo deshumano que no nos merece. Entonces ‘soy sólo lo que hago‘.

carrito limpieza

“Iré más lejos que los vogabantes de Ulises” Remando en la cotidianidad, con las ruedas bien infladas, dejando hermosa hasta la sombra.

‘Seré todos o nadie’. Generoso con mi tiempo entregado. Quien pudiera trabajar -como mi amigo- en construir sueños, para que en sueños o vigilias, todo coincidiera.

Palabras de lenguajes muy antiguos

Mi amigo conoce palabras de lenguajes muy antiguos. Las hace vivir. Con él se convierten en música al cantarlas, en una receta siempre nueva que nos llega de nuestros antepasados, preparada al instante justo. Es un hombre de palabra y las comparte de cerca, también hoy, espero, ‘cuando los relojes de la media noche prodiguen un tiempo generoso’.

A menos de cien metros, poco después, nos enmudece el paso de un enorme yate. Todos hacen fotos mientras surca la ría deslizándose sin esfuerzo, hendiendo con su proa de metal la sutilísima tela líquida. Afilada navaja.

El carrito de la limpieza, mientras tanto, descansa de sus fatigas recibiendo los cuidados escondidos de la mujer que lo empuja. En la ría, potentes motores alejan el yate hacia sabe Dios qué destinos mientras se rumorea que su dueño lo cambiará por otro aún más grande en donde quizás se pierda cualquier atisbo de tamaño humano. En éste los hombres, decía mi amigo, parecían figuras de una caseta de feria para el tiro al blanco.

yate en el puerto durante mi camino hacia Roma

Hoy, confío en que Felipe, de camino hacia Santiago, se encuentre con mi amigo y descanse en su camino. Encuentros posibles para quien su camino es acoger a otros caminantes, escuchar, tener un tiempo generoso para que esto suceda y puedas soñar. No importa que haya burros, violinistas, pinos secos o innombrables prepotentes.

A mí las horas se me acaban empeñadas. Menos mal que aquí, en San Pedro, junto a la ría, me las rescata mi amigo. Así puedo seguir dando lustre a este carrito que voy tirando. No tendré bastantes fuerzas para darle bien las gracias y sigo remando a su lado -‘bogavante de Ulises a la region del sueño’- en mis idas y venidas a Roma. Mientras hay tiempo hay ocasiones.

Hoy la tragedia en la autopista de Génova, por donde pasamos unas horas después de abandonar San Pedro, se me presenta como una pesadilla de vidas y caminos truncados  .

 

Termas de Caracalla. Reviviéndolas en una visita.

Es increíble como Roma esconda detrás de sus ruinas una historia tan larga e interesante como la de las termas de Caracalla. Esta historia empieza entre el 212 d.C. y el 216 d.C. -como demuestran las sellos en los ladrillos de costrucción llamados “laterizi”-  y continúa hasta los días hodiernos.

Las termas para los romanos eran un lugar dedicado a cuidar el cuerpo y la mente. Este hecho, las convertía en una especie de lugar de culto adornado de estatuas y mosaicos. Las termas de Caracalla además de ser las termas más grandes e imponentes después de las de Diocleciano son según Polemio Silvio “una de las siete maravillas de Roma”. Sus decoraciones, su estructura y sus obras de arte la convierten en una joya arquitectónica.

termas de caracalla

Reserva entradas Caracalla + audioguía

La estructura de las Termas de Caracalla

Las termas fueron construidas en el pequeño Aventino, en una área adyacente a la parte inicial de la via Appia. Tienen una planta inspirada a las termas de Trajano que pasaron a ser el prototipo de las termas imperiales romanas.

La planta de las termas de Caracalla comprende el recinto cuadrangular de un jardín y un cuerpo central. De hecho, esta parte central tiene forma rectangular y consta de ambientes con planta diferente, como los vestuarios, los cuartos de baño y los gimnasios.

termas caracalla plano

Para acceder a este maravilloso lugar hay cuatro entradas. Las primeras dos llevan a los pórticos al lado de la gran piscina (Natatio). La Natatio estaba decorada con cuatro columnas colosales en granito. Cada una de ellas tiene una historia fascinante y complicada. Por ejemplo, tras múltiples peripecias, una se encuentra hoy en Plaza de la Santa Trinidad en Florencia. Se trata de la Columna de la Justicia.

termas caracalla natatio
Termas de Caracalla. Natatio

Las otras dos entradas introducían a las personas en dos grandes vestíbulos. Desde ellos se podía acceder a los vestuarios, decorados con mosaicos.

Al llegar a estos lugares, podemos imaginar como después de cambiarse -un poco como hoy en nuestros modernos gimnasios- la gente empezaba un entrenamiento. El itinerario empezaba en estos gimnasios, puestos simétricamente, hasta llegar al tepidarium y el calidarium.

termas de caracalla gimnasio

Termas de Caracalla. Gimnasio

 Los dos gimnasios, la natatio, el tepidarium y el calidarium comunicaban con el el frigidarium. Todo un escenario grandioso que funcionaba con cientos de tubos, conductos y esclavos que permitían y hacían posible la gran representación de las Termas.

 termas de caracalla frigidarium

                       

La historia de las Termas de Caracalla.

En el lejano 206 d.C. Settimio Severo empezó la costrucción de estas termas. Sin embargo, la inauguración la realizó su hijo Caracalla incluso antes de que fueran terminadas. Otros emperadores sucesores de Caracalla, como por ejemplo Eliogabalo y Alejandro Severo, se interesaron a las decoraciones y por embellecer estos ambientes. Contribuyeron así a transformar un ambiente de bienestar en un auténtico tesoro artístico. Un complemento perfecto al Circo Máximo como magnífica entrada a Roma.

Sólo en el 212 inició el abastecimiento hídrico de las termas. Por tanto, para garantizar que llegase agua y en abundancia se contruyó un ramal del acueducto del Acqua Marcia. Este ramal pasó a ser el tercer acueducto de la Antigua Roma con el nombre de Acqua antoniniana.

Por otra parte, la estructura inicial de las termas sufrió varios cambios según las reformas posteriores como las de Aureliano, Diocleciano, Teodosio y Teodorico rey godo.

Desafortunadamente, tras la caída del Imperio Romano de Occidente y la guerra gótica contra Belisario, el rey Vitiges cortó el funcionamento de los acueductos. Por tanto, a partir del 537 d.C. las Termas de Caracalla dejaron de funcionar.

termas de caracalla roma interior

Interior de las Termas de Caracalla con esculturas de Mauro Staccioli

Después del cierre de las termas estas quedaron abandonadas durante mucho tiempo. De esta forma, como pasa a todo lo que se abandona, quedaron olvidadas y poco a poco se convirtieron en unas gigantescas ruinas. Más tarde, a partir del s. XIV empezaron a ser reutilizadas con fines habitativos: hoteles para peregrinos, casas de acogida e incluso un cementerio.

Con el paso del tiempo la utilidad de las termas también se transformó poco a poco, convirtiéndose en un lugar que rememoraba la gloria de la ciudad. Pasó de ser una cantera de materiales destinados a construir otros edificios como la basílica de Santa María en Trastevere a ser un lugar arqueológico a preservar en tiempos ya del papa Paolo III. En aquel período en las Termas de Caracalla se encontraron estatuas famosas, obras maestras del arte antigua. Entre ellas destaca, por ejemplo, el famoso toro Farnese que pasó a formar parte de la colección Farnese.

Sólo después de las modernas excavaciones del s. XIX fueron liberados los subterráneos y se descubrió el Mitreo* más grande de Roma.

Un moderno espectáculo: las Termas de Caracalla reviven.

Desde los primeros años del 1900 las Termas de Caracalla volvieron a ser un lugar público. De hecho, fueron un magnífico escenario para las competiciones olímpicas de gimnasia (1936, estadio de las termas de Caracalla). Se convierten así, hasta la actualidad, en un ámbito cultural magnífico en donde se realizan también conciertos y representaciones teatrales.

Actualmente, tenéis la posibilidad de visitar las termas de Caracalla através de una realidad virtual que valoriza la comparación entre la realidad y una visión reconstruida de su explendor en el s. III. Tu guía En Roma tambien organiza visitas con guías especializadas para disfrutar de uno de los lugares que mejor muestran la grandeza de la Antigua Roma.

Una última recomendación. Si viajáis a Roma en verano no dejéis de revivir las termas de Caracalla y sus espacios con los espectáculos de Opera y ballet durante las noches del verano en Roma.

Termas de caracalla Opera Roma

Horarios Termas de Caracalla:

Lunes: 09.00-14

Desde el Martes hasta el sábado: 09.00-18.15

Domingo cerrado.

Desde el 21/8/2018 hasta el 2/10/2018 los martes y viernes desde las 19,30 hasta las 22,30 visitas nocturnas en las Termas de Caracalla. Visita que dura 75 minutos y que incluye el Mitreo y los subterráneos de las Termas. Si quieres realizar esta visita escríbenos a visitasguiadas@enroma.com

*El Mitreo era el lugar donde se encontraban los que participaban en los ritos del mitraísmo. Hoy este lugar está abierto al público sólo en ocasiones particulares.

Cómo llegar a Pompeya desde Roma con un tour de ida y vuelta en el mismo día.

cómo llegar a pompeya desde roma

Se trata de un tour en autobús con recogida en el hotel (si es céntrico), visita guiada en español, almuerzo y entradas incluidas. Despreocúpate y disfruta de una jornada en la que podrás visitar Pompeya desde Roma con un guía profesional y un acompañador durante todo el viaje. Una forma cómoda y barata de disfrutar de una jornada sin tener que preocuparte sobre cómo llegar a Pompeya desde Roma. Reserva online en 2 minutos tu tour a Pompeya desde Roma.

Visita la antigua ciudad de Pompeya en una jornada con salida desde Roma

Tour a Pompeya desde Roma

Excursión a Pompeya desde Roma

Excursión a Pompeya desde Roma

Excursión a Pompeya con recogida en el hotel, visita, transporte y entradas. Entra y descubre una antigua ciudad romana con sus construcciones, arte y vida cotidiana. Un lugar único fruto de la trágica explosión del Vesuvio.
4.32 / 25 comentarios
por persona

Cómo llegar a Pompeya desde Roma en tren

Desde la estación de Termini tienes trenes rápidos hasta la estación central de Nápoles (Napoli Centrale). Desde Piazzale Garibaldi, en otra zona de la misma estación, sale el tren Metropolitano que te lleva hasta Pompeya (Pompei en italiano). Con este recorrido te indicamos, por tanto, cómo llegar a Pompeya desde Roma con la empresa pública de Tren Italia.

Asimismo, con el tren Italo tienes salidas frecuentes desde la estación Tiburtina. El tren llega a Nápoles en la estación A Fragola y desde allí hay un autobús de la misma compañía que te lleva hasta Pompeya.

En cualquier caso, el coste ida y vuelta está entorno a los 80 euros a persona.

tren roma pompeya

Cómo llegar a Pompeya desde Roma en transporte privado

Si tienes dudas sobre cómo llegar a Pompeya desde Roma cómodamente nuestro servicio de transporte personalizado es la respuesta que buscabas.

Mira lo que escribe uno de nuestros clientes: “Buen conductor, buena empresa, buena comunicación. Contraté transfer ROMA -POMPEYA Y POMPEYA-ROMA y ha sido un acierto. Precio razonable, seriedad en las recogidas y hablan castellano. Lo contraté desde Madrid, dos familias sale bien compartiendo el gasto. Lo recomiendo en el caso de grupos porque es mejor que irse en tren que es una paliza porque no hay tren directo a Pompeya. Ideal todo y si vuelvo los vuelvo a contratar, con niños es lo ideal.”

roma pompeya coche

Cómo llegar a Pompeya desde Roma en autobús

Hay muchas compañías de autobuses que saliendo desde Roma te llevan directamente hasta Pompeya. Aquí te ofrecemos un buscador de autobuses en español muy completo con varias opciones y precios. La mayor parte de estos autobuses salen desde la parada de buses ante la estación Tiburtina. En unas 3h llegas a Pompeya con un coste de unos 30 euros a persona ida y vuelta.

Lugares románticos en Roma. Cómplice la Ciudad Eterna.

En Roma puedes encontrarte con lugares turísticos famosos y llenos de belleza. De hecho, ella es siempre tu aliada para convertir tu viaje a Roma en una auténtica experiencia romántica. Sin embargo, ahora queremos compartir contigo otros lugares románticos en Roma. Son sitios un poco más desconocidos o con un encanto especial que no deja de sorprendernos. Creo que se adaptan mejor a la intimidad y serena hermosura, a veces un poco agreste, que os traslada a un tiempo fuera del tiempo. Lugares para que nuestra fantasía viaje entre la dulzura y la melancolía.

Clivo Scauro – Un sendero fascinante en el Celio

Los restos del templo de Claudio subiendo por una de las callejuelas que te hacen volver a la Antigua Roma. Su nombre parece anclado en una época primordial y la naturaleza, las ruinas, las escasas construcciones nos la hacen revivir.

villa celimontana vistas celio

 

Terraza Caffarelli – un aperitivo en una terraza panorámica al atardecer

“La luna es el sol de los que fueron, el alma de la soledad, la única compañera del olvido. Roma Antigua, vista de aquella manera, desde lo alto del Capitolio, tenía más vida, existía más en mi imaginación que la Roma moderna que se me apareció un momento después al otro lado de la sagrada cumbre.” (Pedro Antonio de Alarcón, en su libro De Madrid a Nápoles)

lugares románticos en Roma terraza caffarelli

Lago de Villa Borghese y paseo hasta el Pincio

El agua, los espejos de agua, lugar de encuentros, como Eco y Narciso, y al mismo tiempo con la serena calma que permite hablar. Una belleza fresca y amena que invita a quedarse.
Y cuando la luz vaya dejando lugar a las sombras, un paseo hasta el Pincio para contemplar la ciudad antes de una buena cena.

lago villa borghese

La madrugada ante la Fuente de Trevi

La aurora, anaranjada, tiñe el candor de la gran fuente. Puedes escuchar su voz, sin el murmullo de centenares de voces. Aún tienes el sabor de un café en los labios y no sabes distinguir bien si estás soñando o despierto. Poder contemplar la fuente de Trevi en una madrugada fresca de verano (hacia las 05,15) es un brindis a la vida, bebiendo este sorbo de tiempo sin dejar que corra sin ti.

fuente trevi amanecer lugares romanticos roma

El claustro de San Juan de Letrán

Los colores, las formas, las sombras e incluso los olores nos hablan de paz. Olivos y palmas, bosques de columnas que te rodean escondiendo entre sus sombras frescas recuerdos de otros tiempos, vestigios de quienes allí estuvieron. Un lugar donde esperar ecos que te invitan a contemplar, a reanudar el camino con ritmo peripatético. Es, así, un lugar escondido en el que hacerse enamorado en su jardín.

claustro san juan letran lugares románticos en Roma

Plaza Mattei y la fuente de las Tortugas

Hay locuras que somos capaces de hacer en una noche. Según una leyenda esta fuente es una de ellas. Una locura que es mezcla de orgullo y amor. Sus formas, el lugar, la mezcla de materiales… todo nos habla de estas pasiones confusas que pueden llevar a la locura o a razones que sólo el corazón puede entender.

fuente de las tortugas Roma barrio judío

Porta Settimiana y Villa Farnesina

Este rincón del Trastevere se convierte en lugar de citas con Amor, uno de mis lugares románticos en Roma que prefiero. Los jardines de la Villa junto al río, las salas decordas por algunos de los pintores más importantes del Renacimiento, la historia de Raffaello y la Fornarina. Todo ayuda para que esta puerta en las murallas de Roma nos introduzca en historias que siguen atrayéndonos y encantándonos. Lugares encantados que emocionan.

Sala bodas de Alejandro en Villa Farnesina Roma

Plaza Madonna dei Monti, en el corazón de un barrio romántico

El barrio de Monti constituye una continua sorpresa. No se trata de lugares impresionantes sino de callejuelas, ambiente de locales en donde tomar algo, con una sensación de menos caos que en el Trastevere. Esta casa, junto a la Iglesia de la Madonna dei Monti, en el antiguo Argiletum es un ejemplo de como Roma puede ofrecerte retazos de dulce melancolía. Contrastes para cultivar un ánimo romántico.

Madonna dei Monti lugares romanticos en roma

Puente de la Música

El Tíber en una zona menos céntrica, Monte Mario al fondo, sus luces y arquitectura moderna, contrastan con lo que nos esperamos de Roma. Y ese contraste que sorprende la imaginación se convierte en un motivo para acercarse y disfrutar de sus formas. El atardecer que se refleja en su metal son notas que lo hacen vibrar, reverberando, como un instrumento con el roce del río.

puente musica lugares romanticos en roma

Cementerio Acatólico y la Pirámide

Concluimos nuestra lista de lugares románticos en Roma con el que encarna mejor esta visión de la historia y del arte. En él se encuentran huellas del paso por Roma de personajes como Keats o Byron. La mezcla de elementos egipcios, de la antigua Roma, de la Roma medieval son un precioso marco a este cementerio – jardín. Memorias laicas que se han quedado en Roma, eternas, tras el rápido y apasionado paso por el tiempo.

Cementerio Acatólico 1

Una eco, ecos de Roma

‘Un’ eco delicata mi rispose’ Un eco delicado me respondió. Leí el otro día en un libro de Alessandro D’Avenia y me sorprendió. Fue el desvelamiento de una palabra.

La palabra eco es femenina en italiano. Naturalmente, pues Eco es una hermosísima ninfa. Verla aparecer en un escrito, inesperadamente, me alegró mucho. Fue suficiente notar que eco es  femenina para que la Eco imaginada durante las lecturas de Ovidio se presentara a mi lado. La historia nacida en Grecia seguía resonando (‘eccheggiando’) en las letras latinas y en mi querida Roma.

Junto a ella, Narciso, ahora trasplantado a las orillas del Tíber. Aquel chico del que fue profetizado que llegaría a viejo sólo si no llegaba a conocerse: ‘Si se non noverit’ (Ovidio, Metamofosis, Libro III). Un joven que al ver su imagen abandona el mundo y cualquier otra relación para consumirse (‘dumque petit, petitur, pariterque accendit et ardet’). El horror (Dorian Gray) y el amor se tocan arruinando al destinatario: el sí mismo. Estos dos personajes siempre me han intrigado porque me parecen una paradoja. ¡El propio conocimiento y el amor a uno mismo como causa de ruina!

Se trata de un horror hacia sí mismo inmisericorde del que se huye desesperadamente sin conseguirlo. Y un amor sin frutos, que no se mueve -como una estatua de mármol- sin interior, sin poros ni aperturas que permitan entregar ni recibir.

narciso pompeya casa lucrezio frontone

Narciso, fresco en la casa de Lucrecio Frontone en Pompeya

Una condena en los ecos de Roma

“Sic amet ipse licet, sic non potiatur amato!” Así pueda enamorarse él sin poseer al amado. Una cadena de venganzas y maldiciones están en el origen de esta tragedia.

narciso roman de la rose

Le Roman de la Rose, manuscrito en la Bodleian Library, MS Selden Supra 57

Zeus frecuentaba montañas y bosques en busca de las hermosas ninfas. Hera, celosa, salía a buscarlo pero Eco la entretenía con tal elocuencia y carisma que el bueno de Zeus tenía tiempo para no ser pescado in fraganti. Como si le importase. Hasta que un día la esposa de Zeus se dio cuenta del engaño y condenó a Eco a repetir sólo los últimos sonidos de quien con ella hablara.

La verdad es que nunca entendí esta lucha entre las dos mientras Zeus era siempre incuestionable, intocable, sin límites. Ellas luchaban y sufrían, como tantos otros, por sus caprichos.

Tras el castigo, con su pobre voz y su cuerpo hermoso, Eco encuentra un día a Narciso y se enamora de él o quiere enamorarse. Un amor que nunca sería correspondido pues Narciso vivía sólo para sí mismo. Por una parte, es cierto que las palabras de Eco no podrían moverle a salir de su mundo. Por otra, ni siquiera aquel ritual de su visita constante fue capaz, como tiempo dedicado para adomesticarlo, a conseguir su amistad. No pudo poner por obra lo que decía el zorro al pequeño príncipe.

Tras el rechazo ella se esconde en una gruta en donde se abandona a la tristeza: “vox tantum atque ossa supersunt”. Sólo quedaron su voz y sus huesos convertidos en piedras. No come por no poder gustar sus besos. No se hace ver por nadie cuando sólo él no quiere verla. Destruye su cuerpo por quien no quiso recibirlo. El engaño de creerse sola sin merecer más. No teniéndole a él no quiere tener a nadie a quien a quien recibir o entregarse.

Memoria y Eco

La venganza invocada por un personaje desconocido y aceptada por la diosa Ramnusia (Memoria), es el motivo que hará cumplir la profecía que termina con Narciso. En esta historia no hay perdón que sane. Y así, antes o después, tenía que llegar la ocasión: el momento en el que él descubrirá su imagen en una pequeña fuente que nada enturbiaba. Narciso encuentra el lugar más ameno y con aguas limpidísimas para encontrar su ruina. No le basta conocer, ser joven y perfecto ‘con cabellos como Apolo’. Uno mismo no basta. Sin relación no hay movimiento y sin movimiento no hay vida. El engaño de quererse solo sin encontrar a otro. No teniéndose a él no tiene a nadie a quien entregarse.

Narciso Caravaggio palacio barberini roma ecos de Roma
Narciso, cuadro de Caravaggio en Palacio Barberini.

“Et placet et video; sed quod videoque placetque
non tamen invenio; tantus tenet error amantem”

Riquezas y pobrezas de Narciso en Roma

Un conejo que sale detrás de un árbol, blanco como el de Alicia, como el objetivo de una flecha. Salgo disparado tras estos ecos de Roma.

Lo veo y lo sigo, intentando entrar en un mundo nuevo: Nosce te ipsum. Así se me aparece en uno de los preciosos tapices que se conservan en el palacio de la Embajada de España. Ella da nombre a la famosísima plaza de España como un eco que llegase a Roma desde lejanas tierras. Me gustan mucho los nombres que en las ciudades te traen recuerdos de otros lugares, otros ecos de Roma, uniendo también geografías con quien nos unen historias.

tapiz embajada españa nosce te ipsum ecos de Roma
Tapiz ferrarés del s.XVI con escudo de la familia Caprara. Ante-capilla del Palacio de la Embajada de España ante la Santa Sede.

Conocerse a uno mismo sin alguien que te haga salir no creo que sea posible. Un ágil conejo blanco, saltarín, curioso nos lo sugiere. Por el contrario, el puro contemplarse, con un espejo como única alteridad, no conduce a ninguna parte: la imagen no eres tú ni es otro. Hay que ir más allá del espejo. “Quod petis, est nusquam; quod amas, avertere, perdes!” Aquello que anhelas no es nada; lo que amas, cuando te das la vuelta, lo pierdes.

Lo que deseas tiene que estar en otro, fuera, para que sea real, para que no desaparezca. Tu riqueza se hace vana si la entierras tras tu imagen de agua. Escucha, sino, la triste experiencia de Narciso en sus palabras: “Quod cupio mecum est: inopem me copia fecit.” Lo que deseo está conmigo: la riqueza me hizo indigente.

Tras esto no queda más que su última palabra ante la imagen que lo consume: ‘vale’, ‘que te vaya bien’.

“Dictoque vale ‘vale’ inquit et Echo.” ‘Vale’, dice también ella y lo saluda con su misma voz.

A él lo encontraron convertido en flor, amarillo y fragante, junto al agua. Nos cuenta Ovidio que incluso en su último viaje atravesando la laguna Estigia seguía buscando su reflejo en las negras aguas. Solo, un narciso sigue siendo símbolo de desgracias… por eso mejor un ramillete.

Ella, a pesar de todo, sigue viva a nuestro lado. Escucho sus palabras como reflejos, como un estribillo de breves recuerdos de mi vida y la de tantos. Son ecos de Roma con cuerpo de voz y alma de memorias.

Consejos útiles para visitar los Museos Vaticanos

En este artículo te daremos 8 consejos útiles para visitar los Museos Vaticanos sin imprevistos y aprovechando el tiempo al máximo.

Los Museos Vaticanos, que cada año reciben la visita de millones de turistas procedentes de todo el mundo, testifican la importancia y el poder que acumularon los Papas durante siglos como líderes de la Cristiandad. En su interior, conservan colecciones desde el arte egipcio al contemporáneo, pasando por la escultura antigua (con obras maestras como “Lacoonte y sus hijos” o el ”Apolo del Belvedere”) o la pintura italiana de los últimos setecientos años (destacan “La Transfiguración” de Rafael o “La Deposición de Cristo” de Caravaggio) hasta llegar a colecciones “menores” como la de las monedas, la de los sellos o las carrozas papales.

Sus propios salones merecen una visita, contando entre ellos con salas tan asombrosas como la Capilla Sixtina, sin lugar a dudas una de las maravillas del arte mundial, gracias a su majestuosidad y su riqueza de detalles y colores brillantes… la Galería de los Mapas Cartográficos o las Estancias de Rafael.

liberacion san pedro estancias rafael museos vaticanos

1. Elige bien el momento de tu visita

Planifica cuidadosamente el día de tu visita. Los Museos Vaticanos abren de lunes a sábado de 9:00 a 18:00 (aunque el último acceso es a las 16:00) y cierran contadas ocasiones al año.

No obstante, no todos los días son iguales. Si puedes, trata de evitar los sábados y vísperas  de festivo, ya que estarán abarrotados. Recuerda que es mejor ir entre semana y preferiblemente en las horas menos concurridas. Estas suelen ser, a primera hora de la mañana, al mediodía o a última hora de la tarde. De este modo, evitarás las grandes aglomeraciones de gente y tu visita será mucho más agradable.

Museos Vaticanos y Capilla Sixtina

Estate atento a las fechas señaladas en el calendario cristiano así como a los eventos que tienen lugar, dos o tres veces al año, en la Capilla Sixtina. Sería una desgracia que te la encuentres cerrada.

Y ten presente que el último domingo del mes los Museos son GRATIS. Aunque el último acceso es a las 12:30 y suele haber grandes colas, así que intenta llegar de los primeros (7:00-8:00 am). Los miércoles, generalmente, hay una audiencia papal al medio día, por si te interesa incluirla en tu visita. Desde abril hasta octubre, se puede visitar los Museos hasta las 23:00 por el mismo precio, y apenas hay gente.

Tienes más información sobre los días de cierre y horarios de apertura en nuestra página de los Museos Vaticanos.

2. Evita las colas de entrada

Debido a la gran afluencia de turistas, en los Museos Vaticanos siempre hay largas colas. La mejor opción para no perder tiempo en ellas es reservar tu entrada con antelación, de forma online.  Especialmente si viajas en temporada alta, puentes, festivos, Semana Santa…

entrada museos vaticanos consejos útiles para visitar los museos vaticanos

Hay multitud de páginas que ofrecen la entrada anticipada (sin filas), pero nosotros te recomendamos el sitio oficial del Vaticano. Está un poco obsoleto, pero es el más económico y tiene todo lo que necesitas: información de precios y descuentos, horarios, calendario de cierre, etc. Eso sí, este servicio tiene un cargo adicional de 4 euros sobre el precio de la entrada normal (16 euros), pero tus piernas te lo agradecerán.

Si dispones de carné de estudiante (hasta 26 años) o tienes hijos entre los 6 y los 18 años, la entrada se te reduce en un 50%, tanto si la reservas por internet como si no. Esta entrada reducida es por tanto la mitad, es decir, 8 euros. Recuerda que de reservarla por internet, tendrá un coste adicional de 4 euros.

Hay muchos más tipos de entrada y descuentos que puedes consultar en nuestra página dedicada a los Museos Vaticanos.

Otra buena opción es que adquieras una de las tarjetas turísticas (la OMNIA que incluye el Vaticano o la Roma Pass). Estas son ideales para ahorrar en tiempo y en dinero, no sólo en los Museos Vaticanos, sino en toda Roma en general. Sobre todo si tienes pensado pasar varios días en la ciudad.

3. Reserva una visita guiada

Los Museos Vaticanos, como su nombre indica, son un conjunto de museos y colecciones papales que constituyen una de las mayores pinacotecas del mundo. Más de 7 km. de galerías repletos de innumerables expresiones artísticas de diversas épocas y procedencias. Algunas de ellas con la firma de autores de la talla de Rafael, Miguel Ángel, Boticelli, Fra Angelico, Perugino… y todo ello exhibido en un marco arquitectónico inmejorable.

visita museos vaticanos patio
Uno de nuestros consejos útiles para visitar los Museos Vaticanos:  dejarte llevar y disfrutar con guías como Alessandra de EnRoma.com. Aquí la tienes durante una Visita en el Vaticano.

Es tal la cantidad de arte y de historia la que se alberga entre estos pasillos, que la mejor forma de recorrerlos es reservando una visita guiada. Es cierto que los Museos Vaticanos son uno de esos lugares que “habla por sí solo”. Pero desgraciadamente, habla en un lenguaje que la mayoría de los visitantes no pueden comprender, por eso desde EnRoma queremos hacerte de intérprete entre ambos.

No te quedes en una mirada superficial y déjanos ayudarte a descubrir lo que se esconde detrás de cada obra para que puedas apreciarla mejor. Reserva ahora el tour del Vaticano + Basílica de San Pedro y déjalo en nuestras manos, te aseguramos que no te arrepentirás.

Además, es tal la barahúnda de gente que puedes encontrar que una visita guiada con nuestros guías expertos, te puede ayudar a disfrutar contemplando las magistrales obras de arte.

Tour en los Museos Vaticanos

Visita Vaticano: Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro

Visita Vaticano: Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro

Reserva el mejor Tour Vaticano a precios imbatibles. Visita Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro con guía oficial en español y sin hacer colas.
4.71 / 1079 comentarios
por persona

4. Cuidado con la vestimenta

Sabemos que en Roma puede hacer mucho calor, pero si decides visitar El Vaticano te aconsejamos que vistas como si fueras a ver la Basílica de San Pedro o cualquier otra iglesia en la que te pidan vestir con unos mínimos. Así que nada de pantalones por encima de las rodillas, camisetas sin mangas o enseñar el ombligo. Lo peor que os puede pasar es quedaros en la puerta por no ir adecuadamente vestidos después de esperar la larga cola.

Al tratarse de lugares sagrados, tanto en los Museos Vaticanos como en los Jardines y en la Basílica de San Pedro son muy estrictos con la indumentaria. Así que recuerda llevar tus hombros y piernas cubiertos, al menos, hasta las rodillas.  Está terminantemente prohibido vestir prendas sin mangas, muy escotadas, pantalones cortos, minifaldas o gorras en el interior.

Además, ten en cuenta que no podrás entrar con paraguas ni mochilas. Sí podréis llevar un cochecito para niños pequeños aunque os lo desaconsejamos por la cantidad de gente que hay normalmente.

5. Planifica tu visita

Como he mencionado anteriormente, los Museos Vaticanos ocupan una superficie inmensa (el equivalente a 70 campos de fútbol) y albergan, entre todos, miles de obras de arte de distintos estilos y tipologías. Así que lo más probable es que te acabes cansando de visitarlos más tarde o más temprano. Sobre todo si has estado haciendo una larga cola para entrar (¡No lo olvides, reserva tu visita por internet!).

Tour museos vaticanos escalera del Bernini

Si no quieres terminar saturado de arte, te recomiendo que planifiques previamente lo que quieres ver. No pretendas abarcarlo todo porque, para hacerlo, necesitarías semanas enteras allí dentro.  Quizás hay una obra, o un museo en concreto, que te interesa especialmente. Y seguramente haya muchas salas de las que puedas prescindir. En ese caso, sería conveniente que hicieses un listado y compruebes dónde puedes encontrar lo que buscas por internet. En nuestra página de los Museos Vaticanos tienes un mapa, y no te resultará difícil situarlos. Una vez conozcas su ubicación, nuestra recomendación es que no vayas directamente hacia ella, sino que disfrutes también del resto de la exposición. ¡Podrías llevarte muy gratas sorpresas!

6. Tómate tu tiempo

Este consejo está estrechamente relacionado con el anterior. Una vez hayas establecido tus prioridades, es importante que dosifiques tu visita. No vayas con prisas. Tómate tu tiempo para saborear y disfrutar de las piezas con detenimiento, haz fotos para inmortalizar el momento y no olvides sentarte a descansar cuando lo necesites en los espacios abiertos disponibles entre sala y sala. Incluso puedes merendar o picar algo en el bar o en el restaurante, si te entra el gusanillo. Las pizzas las hacen al momento y los precios no son muy exagerados.

Existen varias rutas señaladas con distintos colores, que puedes realizar, según te interese un recorrido más breve (de unas 2 horas aprox.) o más extenso (5 horas aprox.). Todo depende del aguante que tengas y tu afición por el arte. Pero insistimos, el mejor consejo que podemos darte es que vayas a tu ritmo. Es preferible ver menos que pasar una sala tras otra de prisa y corriendo…

Visita Vaticano sin colas

Si dispones de varios días en la ciudad, una buena opción es repartir la visita al Vaticano en dos días. Uno puedes dedicárselo a los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, y otro a la Basílica de San Pedro. De esta forma, no te resultará tan agotador y podrás disfrutar mucho más de ambos lugares.

7. Subir a la cúpula del vaticano, ¿Merece la pena?

Aquí voy a dar una respuesta a la gallega, depende… ¿Y de qué depende? Principalmente, del tiempo del que dispongas. La visita a la cúpula dura de media en torno a una hora-hora y media, sin contar las colas, por lo tanto hay que tenerlo en cuenta a la hora de planear nuestro viaje. Otro aspecto importante es evidentemente la subida que, a pesar de no ser muy exigente, es larga y continua; por lo que si no se tiene una mínima condición física es recomendable no subir.

basilica san pedro atardecer roma

El precio es de 6 euros si haces todo el ascenso a pie y 8 euros con el ascensor, pero ojo, que no te lleva hasta arriba del todo. El ascensor te ahorra los primeros 231 peldaños, pero después tendrás que subir 320 más hasta la cúpula. Aviso para navegantes, la subida final es una escalera de caracol algo estrecha e incómoda para los más altos, que puede resultar agobiante. Y con una procesión de gente delante y detrás, puede resultar agobiante, por lo que no es apto para claustrofóbicos.

Mi recomendación es que si tienes tiempo, vale la pena, ya que la vista panorámica sobre Roma desde la cúpula es espectacular. Además, caminar entre la cúpula real y la falsa cúpula exterior, es muy curioso porque puedes apreciar los detalles de su arquitectura.

Otra opción es llegar a última hora, para disfrutar de un maravilloso atardecer desde las alturas. Pero recuerda que la Basílica está abierta hasta las 16:45 de octubre a marzo y hasta las 17:45 de abril a septiembre.

8. Visitar los Museos Vaticanos de noche.

Para concluir esta lista de consejos útiles para visitar los Museos Vaticanos, una recomendación un poco más personal. Os propongo visitar estos Museos un viernes por la noche, de mayo a octubre, con entrada desde las 19,00 hasta las 23,00. Las ciudades tienen otro aspecto cuando cae el sol, y te garantizo que el ambiente de los Museos Vaticanos tiene algo hechizante y especial. Sin duda, un museo que merece la pena visitar de noche.

Visita Guiada basilica de San Pedro
Casi vecinos, amigos de amigos que al venir a Roma traen recuerdos, un acento familiar, una forma de mirar y reír que te recuerda sonidos de tu tierra. Una alegría compartir este mundo romano que nos espera y acoge con mil tesoros. En sus miradas alegres e ilusionadas toda la satisfacción de un amigo – anfitrión. Hasta pronto, En Roma.

 

Capilla Sixtina

Siguiendo a nuestro guía en una fila enorme y variopinta. Llegamos a la Capilla Sixtina, uno de los lugares más esperados y simbólicos de Roma.

Moisés guía al pueblo de Israel

Sandro Boticelli. Moisés que guía el pueblo de Israel.

‘No fotos’ ‘Silencio, por favor’ en todas las lenguas. El acceso a la Capilla Sixtina, tras las estrechas escaleras, no es muy acogedor. Entras en fila, sin poder pararte hasta que encuentres un pequeño espacio de pie. Por tanto, lo primero que aprecias en la Capilla Sixtina es el suelo para ver dónde pones los pies, siguiendo el movimiento de la fila instigada por los vigilantes. No puedes parar ni mirar alrededor, sin interrumpir, para que el flujo no se interrumpa.

Aunque los guías no puedan dar explicaciones, ellos son los únicos mudos. El rumor de la gran cantidad de gente que hace comentarios te rodea. Además, es inevitable que tantas personas -para las que la mirada y la memoria no bastan- saquen los móviles y hagan fotos. Entonces, con furia, surgen auténticas admoniciones tronantes: ‘he dicho, no fotos, ¿entendido?’

Entrañable

Entrañas de mujer, de madre.

No es una casualidad que la Capilla más famosa del mundo, en la que nacen los Papas, esté dedicada a María. En su forma, construida según lo más santo de lo santo del Templo, y en sus imágenes contiene una letanía de piropos y alusiones a ella. Los colores, las formas, las pinturas son los cantos de una madre que acompañan la gestación anunciando a su criatura, con su voz, con su alegría, cómo es la vida en la que está sumergida.

Aquí encontramos personas que, por su edad, parecen no vivir ya el presente de los que cuentan. Este es el refugio de la memoria. El lugar de espera y de diálogos entre lo que fue y lo que es. La línea de palabras que va desde un momento inicial sin tiempo hasta el momento final en el que el tiempo termina.

Para hablar de un hombre, Jesús, es necesario entender que su tiempo comienza con María. Para poder iniciar su vida, como todos, no coge ni aferra, recibe. Todo lo que se había hecho -luz, animales, hombre, alianzas- fue hecho para que en ella culminase una historia que ha encarnado la de todos. De ahí que la historia antes de ella se pueda ver como profecía -profetas y sibilas a coro- y surja de ella luego como camino que es una convocación. Esto presupone que haya un inicio y un fin, no sólo en cada persona sino en toda la historia. Al mismo tiempo, es necesario que exista una trama que una y construya paso a paso esa historia, comenzando cada vez por una mujer. Ginearquitectura.

Raquel en los frescos de la Capilla Sixtina

Raquel en la Capilla Sixtina. Miguel Angel Buonarroti

Quizás por ello yo llamaría matriz a este pequeño espacio en comparación con la contigua basílica de San Pedro. Aquí no se habla del ‘Tu es Petrus” sino de Eva, María y la iglesia, los convocados. Las tres están ilustradas en una etiqueta de formas y colores: la letra pequeña. De hecho, podemos apreciar claramente la procedencia, construcción y fecha de caducidad de este producto llamado historia identificado con vidas concretas. En medio del caos, fortuna o desesperación, podemos contar con un diseño.

En este espacio no nos encontramos con un Panteón ni un Olimpo con dioses familiares fuera del tiempo, jugando caprichosamente con sus super poderes. La historia de este Jesús que algunos reconocen como Dios está unida a la de un abuelete, a una bisabuela, etc. Una genealogía con retratos de quienes, con su pobre carne y tiempo, lo unen a la primera locura que destruyó la soledad con una palabra. Y allí están. Como Zacarías, los podemos encontrar, más o menos escondidos, al final de los tiempos.

capilla sixtina juicio universal detalle zacarias

Zacarías asomándose entre Juan Bautista (izquierda) y José. Detalle del Juicio Universal en la Capilla Sixtina.

Por una parte, lo que ves ilumina tu conocimiento pero también se comprueba que ‘se ve sólo lo que se sabe’. Contradicciones necesarias. Curioseamos, pues entre tantos personajes y elementos: ‘Dei arcana inspicere’. Contemplamos en la Capilla Sixtina los misterios de la historia en la que según la visión judeo cristiana se mezcla lo divino y lo humano, lo más espiritual con las necesidades más corporales. La gestación de esta mezcla es el tiempo de la espera.

El gusto en los ojos

En la pared de la izquierda Moisés viste el manto verde de la esperanza. Es una espera y un cultivo ‘biológicos’ de frutos costosos y luchas acres, de respeto a la naturaleza de las cosas: a la aridez del desierto y la dureza del corazón.

En el tiempo y los intercambios nutrientes de la naturaleza está el sabor. Aunque pueda parecer lento, anticuado y rígido, el cultivo sabroso es el que tiene en cuenta la naturaleza de las cosas. Tenemos siempre tantas ganas de intervenir. Queremos que prevalezcan nuestras decisiones sobre la realidad en el mejor de los casos pensando de mejorarla. En nombre de la libertad en vez de fortalecer los procesos y defenderlos en lo posible a veces nos cargamos  -dejando sin futuro una historia- el tiempo y la naturaleza. Pretendemos así la perfección, lo que consideramos que sea adecuado, y queremos incluso eliminar lo que no nos conviene o lo que nos recuerda nuestros límites.

Aquí no. La historia manchada de rojo, en su carne cortada, en sus alianzas para sobrevivir, aparece casi desnuda, con ligeros paños que no son los de Daniele da Volterra sino la interpretación alegórica. Cultivar y respetar, difícil equilibrio.

booz capilla sixtina

Con la luz se ve

En la pared de la derecha la esperanza llega a ver la luz. Jesús tiene siempre un manto azul. La historia continúa, ahora colorada una luz nueva en intensidad y color. La historia se anuda en cada generación para que la luz venga entregada. Una antorcha y testigo para poder iluminar el pasado y diseñar el futuro. Se sigue trenzando esa cuerda formada por tantos hilos, con nudos pero sin rupturas.

Tan fuerte es la participación en la historia, la unidad y fuerza de esa cuerda, que incluso las batallas y luchas, los pasos desandados, permanecen. Es entonces cuando tantos buscan la alegoría. Se encuentra así un significado espirtual que va más allá de la letra. Lugares como la Expositio super septem visiones libri Apocalypsis han ofrecido a los artistas ojos nuevos para contemplar la historia.

Moisés y la zarza ardiente Botticelli
Moisés y la zarza ardiente. Boticelli, Capilla Sixtina

Con esta mirada, por ejemplo, la zarza ardiente es imagen de María: manifiesta a Dios y al mismo tiempo permanece intacta. Arde sin consumirse. No por nada Sixto IV, el papa franciscano que determina la construcción de la Capilla Sixtina, es el mismo que defiende la Inmaculada.

El mismo Moisés es alegoría y anticipación de Jesús. De ahí que la cesta que lo lleva en la corriente del río hacia una nueva vida pase a ser otro símbolo de María. Por otra parte, Moisés es también alegoría del papa, conductor del pueblo pero que tiene que descalzarse y obedecer. No en vano para la tumba de Julio II Miguel Angel consigue realizar su maravilloso Moisés.

La alegoría funciona como un nuevo nacimiento. La vida nueva se basa y asume la historia de esa carne con la novedad de la diversidad. Esa maravillosa diferencia de hombres y mujeres puede ofrecer novedad, como garantía de vida renovada. El cuerpo de letra tiene un alma nueva, hija de otros ojos que miran con otra luz vestida de rojo pero recubierta con un manto azul.

Titanes y hombres en la Capilla Sixtina

Para Rafael Sánchez Ferlosio, romano de nacimiento, estas figuras del Juicio Universal el recordaban a culturistas o personajes de un gimnasio. No le gustaban.

Quizás porque era un titán de trabajo, Miguel Ángel representa la humanidad con el cuerpo monumental, como titanes. El torso del Belvedere será el arquetipo del cuerpo lleno de poder y vida en movimiento. A mí me parecen cuerpos hinchados tras haber vencido la historia, agigantados, que casi asustan.

Sin embargo, no hemos de olvidar que antes de que Miguel Angel pintase el juicio universal en la pared había un fresco del Perugino. En él aparecía María (Inmaculada – Asunta) con los apóstoles y dos escenas a los lados: el pequeño Moisés dejado en el Nilo y el nacimiento de Jesús. Ahora María está al lado de un Jesús titánico y hermoso como un apolo. Parce que los humanos, al final de la historia, seremos dioses. Pedro, con sus llaves ya inútiles (no tienen el aro con el que poder girarlas para abrir o cerrar) es un gigante, un hércules.

juicio universal capilla sixtina pedro

Pasó una tarde y llegó un día nuevo, medio siglo después. Una nueva generación. Un paso nuevo. No sólo se reviven los episodios de la historia antigua con sus miserias y portentos, sino la representación actual de esa historia, de los cuerpos en el tiempo que pasa. Tanto es así que María con otro Miguel Angel, el Caravaggio, podrá tener el rostro de una cortesana, Lena. Pedro entonces será un viejecillo, enjuto, con la única fuerza de la silenciosa resistencia.

Siguen siendo héroes, pero en los que podemos encarnarnos con nuestras historias, debilidad y tiempo. Nuevos protagonistas en el gran teatro del barroco del que también formamos parte nosotros. Iguales a nosotros que somos tan distintos, cada uno hijo de su padre y de su madre.

Santa María del Popolo Caravaggio crucifixión de San Pedro

Información útil para visitar la Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina se encuentra en el interior de los Museos Vaticanos. De ahí que observe los mismos horarios de apertura y cierre.

En algunas ocasiones, para celebraciones particulares del Papa, la Capilla puede estar cerrada a las visitas turísticas.

Si quieres hacer tu propia experiencia con un guía privado te ofrecemos nuestra Visita guiada personalizada en la Capilla Sixtina y Museos Vaticanos.

Tour para visitar los Museos Vaticanos

Visita Vaticano: Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro

Visita Vaticano: Tour Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro

Reserva el mejor Tour Vaticano a precios imbatibles. Visita Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro con guía oficial en español y sin hacer colas.
4.71 / 1079 comentarios
por persona

Planes especiales en Roma… las entrañas del Coliseo

Me imagino los momentos previos al combate, los nervios, el miedo… Nada menos que 55.000 personas gritando enfervorecidas, deseando presenciar el sangriento espectáculo que tendría lugar en el Coliseo Romano.

¿Quieres saber lo que sentían los gladiadores antes de saltar a la arena? Si la respuesta es sí, no te puedes perder esta exclusiva visita a los subterráneos del Anfiteatro Flavio. Uno de los planes especiales En Roma que te proponemos en exclusiva con visita en español.

En las entrañas de la Antigua Roma

El Coliseo con subterráneos, Foro y Palatino

Visita Coliseo subterráneo, Arena, Foro y Palatino

Visita Coliseo subterráneo, Arena, Foro y Palatino

Una visita que EnRoma te ofrece en exclusiva en español. Desciende a los antiguos espacios subterráneos del Coliseo, bajo la arena para realizar una experiencia única. Disfruta sin colas y en grupos muy reducidos en las entrañas de la Antigua Roma.
4.91 / 32 comentarios
por persona

Esta experiencia, inédita para la mayoría de los visitantes, es una forma muy especial de realizar una visita al Coliseo. De hecho, te permitirá hacerte una idea de cómo sería un día como protagonista en los ‘munera’ en el monumento más famoso de Roma.

Además, podrás ver zonas que en una visita convencional no son visitables. Por ejemplo, la reconstrucción de una parte de la arena y los sótanos donde estaban ubicadas las fieras, los gladiadores y los prisioneros.

Tour Coliseo Subterráneo planes especiales en Roma

Emociones de una Visita en los Subterráneos del Coliseo

Bajando a los subterráneos del gran anfiteatro de Roma, pasearás entre las estancias en las que los gladiadores se preparaban. Visitarás las mazmorras donde pasaban sus últimos momentos tanto bestias como los condenados a muerte. Recorrerás los pasadizos que transitaban los esclavos para llevar a cabo su trabajo, sin que los espectadores se dieran cuenta de nada. Mientras que, desde la arena reconstruida, podrás disfrutar de una vista única y te asombrarás ante la inmesidad de las gradas. Adéntrate en las entrañas del Coliseo y te sentirás como Máximo Décimo Meridio en Gladiator.

planes especiales en Roma

Durante este tour los guías de EnRoma te desvelarán los secretos, las ubicaciones de los protagonistas y las claves para entender cómo se desarrollaban estos combates entre gladiadores. Además, podrás ver de cerca los túneles, los montacargas de acceso y la arena donde todo tenía lugar… Dos mil años después, todavía podrás oír los gritos y oler el miedo que debieron sentir estas personas.

Te recomiendo encarecidamente que hagas esta visita guiada a los subterráneos del Coliseo. En ella, descubrirás muchas cosas que probablemente desconocías. Entre ellas, la sofisticada escenografía que permitía inundar estos espacios y celebrar las batallas navales.

coliseo fieras

Imágenes del espectáculo Sangre y Arena que se realiza en italiano e inglés los jueves y viernes del verano por la noche

Espacios y estructuras que se basan en un producto de alta tecnología: el ladrillo romano. De hecho, hacían falta semanas para obtenerlo pero sus características hacían posible estas maravillas. Toda la estructura interna del Coliseo y de sus subterráneos está íntegramente hecha a base de ladrillos. El mármol, por el contrario, se reservaba para la parte exterior y los asientos. Y pensar en la calidad de esos materiales soportando tantos avatares… ¡Una pasada! Pero no te hago más spoilers, para que te sorprendas si decides realizarla.

Mucho más que una visita al Coliseo…

Si tienes interés en saber más no dudes en contratar esta extraordinaria experiencia. Incluso si vas con niños, porque nuestros guías hacen la visita muy amena para ellos. No te defraudará.

No sólo disfrutarás de una vista inmejorable del Coliseo sino también en la zona del Foro Romano y Palatino. Sentirás como los lugares y las palabras te transportan a otra época: tantos años de historia y tantas historias resumidos en esta zona. Y es que, ¿qué mejor forma hay para conocer bien un monumento que adentrándote en su mismo corazón?

Pintores españoles en Roma

Francisco de Holanda en 1548, citando el pensamiento de Miguel Angel, escribe en su libro Diálogo da pintura em a Cidade de Roma:

“Ninguna nación y ningún pueblo (excepto uno o dos españoles), puede asimilar o imitar perfectamente la manera italiana de pintar -que es la de la antigua Grecia-, sin que se reconozca inmediatamente por muchos esfuerzos y empeño que se ponga que se trata de la obra de un extranjero. Y si milagrosamente uno de ellos aprendiese a pintar bien, incluso no intentando imitar a Italia, sólo se podría decir que ha pintado como un italiano.”
Esos ‘dos españoles’ según Francisco de Holanda los podemos identificar con Alonso Berruguete y Pedro Machuca pues ambos son ‘águilas’: el grupo de los mejores pintores de su tiempo.

sueño jacob loggia vaticano pintores españoles en roma
Sueño de Jacob, Loggia de Rafael en el Vaticano

Águilas que sueñan. En la Loggia del Vaticano, algunos estudiosos piensan que Berruguete ha trabajado con Raffaello realizando el Suelo de Jacob. Sus colores y formas se interpretan ‘a la italiana’ y, al mismo tiempo, con carácter propio. Abandonado en su sueño, ni los ángeles ni la posición elegantemente irreal lo descomponen. Una rodilla nos recuerda a los ‘personajes de un gimnasio’ -como decía Sanchez Ferlosio- del gran titán Miguel Ángel.

Cabellos, pies y manos delicados con el toque de Rafael pero con la fuerza de una mandíbula de líneas angulosas. Un sueño con un incómodo reposo recostado que recuerda el despertar del torpor inicial de la creación del hombre. La dura piedra parece un cómodo triclinio que le ayuda a inclinarse hacia la noche. Su rostro, en cambio, se vuelve, con una mirada que traspasa sus párpados cerrados, hacia la escalera del sueño. En ese espacio sin lugar que asciende, el único movimiento se halla en los pasos elengates de los ángeles que caminan en volandas. Pasarela celestial.

Lunas de Roma

Luces sonámbulas en la noche que son más fuertes de la tenue luz de la luna. Rompe la oscuridad de esa noche un Creador que se eleva como fuente de la luz en la noche antes del tiempo. Una escalera iluminada sale y conduce hacia él.

Una noche que recuerda a otra. Siempre con ángeles, acompañados de luz, situada al otro lado del muro, en las estancias de Rafael. Noche de personajes que duermen con un sueño con el peso de un milagro. Un sueño que se hace realidad y libera. Julio II había perdido sus batallas contra los franceses cerca de Bologna y este episodio parece recordarle que hay sueños que se hacen realidad. Le hace ver y experimentar que un ángel ayuda al primer papa encarcelado.

Quizás también en esta escena trabajó Berruguete, uno de esos pocos pintores españoles en Roma a inicios del s. XV. La noche y una luna creciente son sus testigos.

liberacion san pedro estancias rafael museos vaticanos pintores españoles en roma
Liberación de San Pedro en la Estancia de Heliodoro en los Museos Vaticanos.

Sueños de salvación o narcóticos

En esta escena el sueño es un narcótico. Quien sueña deja de cumplir su deber o, como San Pedro, ignora, y así todos permiten que intervengan los planes de la Providencia. El sueño de Jacob, al otro lado es una iluminación, un camino en medio de una naturaleza tenebrosa y agreste. Más allá, en otra escena de la Loggia aparece José interpretando los sueños del Faraón. Siempre sueños como palabras, sueños que indican el camino y consuelan, sueños que permiten que se rompan las cadenas.

Una pintura como estas, de hecho, es un sueño tangible y una revelación. Un sacramento o misterio, para hablar de lo más escondido, incluso a la propia conciencia. Y, al mismo tiempo, estas pinturas nos despiertan. Alguien nos coge de la mano para guiarnos en lo que está pasando -sin tiempo ni lugar a veces- mientras otros duermen. De esta forma, nada de lo que nos pasa queda sin significado.

loggia rafael vaticano
Loggia de Rafael en el Vaticano

Lo antiguo y lo nuevo.

A inicios del s. XVI el cardenal y humanista Pietro Bembo escribe así a Giulio de’ Medici, futuro Clemente VII:

“Porque continuamente ve llegar muchos artífices de aquí y allá que estudian las bellas antiguas figuras de mármol[…] Estas o yacen esparcidas por cualquier parte o están pública o privadamente guardadas y tenidas en gran estima[…] Cuando proyectan una obra nueva, miran esos ejemplos y, buscando el parecido a través de su artificio, asemejan sus nuevas obras a las antiguas. Pues saben y ven que las antiguas se acercan más a la perfección del arte.”

La perfección en el arte de la que habla Pietro Bembo daba por supuesto que había un momento culmen, perfecto y que este coincidía con cierto tipo de arte helenístico. Y quizás fue así, si se trata de una cierta forma de comunicar. Como si fuera el redescubrimiento de una maravillosa lengua y sus textos que, aún conocidos por algunos, no estaban vivos en la vida cotidiana. Antiguo y nuevo al mismo tiempo. Pero existen, antes y después, otras exigencias, otros contenidos y el lenguaje cambia. Cambia también la idea de perfección y lo adecuado para expresarla. Lo que puedo decir es que imagino la emoción de Berruguete ante las creaciones de Leonardo, Miguel Angel o Rafael, cuando esas obras antiguas se hicieron vivas con en un nuevo presente gracias al trabajo de estos artistas italianos.

Emociones que podemos sentir también ante obras de otros tiempos y formas. Lo antiguo que es nuevo. No se trata de lo pasado inservible, odres viejos para vino nuevo, ni de las maravillas que no volverán. Es la eterna juventud de palabras en color que siguen haciéndonos soñar.

Eso sí, el tiempo es un buen crisol, destructor y heraldo. Él hace que el mismo sueño pueda seguir apareciéndosenos, resplandeciente, en tantas noches, nuevo y distinto.

sueño jacob siglo XIV
London British Library. Add ms 27210. Haggadah dorado. Mediados del s. XIV. Sueño de Jacob.

sueño jacob jose ribera 1639

José de Ribera. Sueño de Jacob mediados del s. XVII. Museo del Prado

 

Tren de alta Velocidad a Venecia

Visitar Venecia desde Roma en un día es posible gracias al tren. Puedes llegar desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia en solo 3 horas y 45 minutos. Es un viaje con muchos kilometros por lo que si quieres disfrutar de la ciudad de Venecia en una jornada debes salir bastante temprano. Pero no te preocupes, pues aunque sea brevemente, podrás visitar la ciudad de los canales más famosos del mundo.

Hay una gran cantidad de empresas de transportes que realizan este tipo de viajes en tren de alta velocidad como por ejemplo Italo, TrenItalia, Trenline. En sus páginas webs podras encontrar billetes al mejor precio posible tanto para la ida como para la vuelta.

También puedes contratar excursiones organizadas con todo listo como esta que ves aquí abajo y no tengas que preocuparte de nada.

Excursión desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

Excursión a Venecia desde Roma

Excursión a Venecia desde Roma

Si visitas Roma no puedes perderte nuestra Excursión a Venecia. Un tour en español a precios low cost para descubrir la única ciudad flotante del mundo.
4.94 / 16 comentarios
por persona

Desde Roma puedes salir desde la estación de Termini, Tiburtina, Ostiense o Trastevere y la la llegada a Venecia puede ser en Santa Lucia o Mestre. Una vez comprado el billete te llegará a tu correo la tarjeta de embarque con  el número de indentificación de tren y una hora de salida. En la estación en los paneles de “Partenza” aparecerá el número de tren con la hora de salida y el andén para poder subir. ¡Y sin más podrás comenzar tu viaje!

visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

 

Jornada en tren de alta velocidad a Venecia

¿Cómo organizaría un viaje de un día entre Roma y Venecia? En primer lugar, compraría el billete de tren con horario de salida alrededor de las 7 u 8 de la mañana. Cuanto antes mejor para aprovechar el tiempo visitando Venecia. Como estación de salida elegiría Termini y la de llegada Venezia Santa Lucia. Si sales de Términi a las 8:00 llegarás a Venecia hacia las 12:00. ¡Esta hora es perfecta para disfrutar de algunas horas visitando la ciudad de la Laguna!

Venczia destaca por sus calles y canales. Puedes programar un bonito recorrido por la parte central de la ciudad en un solo día. Los sitios que te aconsejamos que visites son el Puente de Rialto o el puente de los suspiros. Ten en cuenta que en algún puente y calle de Venecia habrá restricciones en días de gran afluencia. El Ayuntamiento está intentando controlar las zonas de turismo para no sobrecargarlas de gente. El mercado de Rialto o la plaza San Marcos son ejemplos de estructuras urbanísticas repletas de turistas. La basílica de San Marcos o el Palacio ducal son los grandes atractivos de la ciudad de Venecia y que podrás visitar durante tu jornada.

puente de Rialto durante tu visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

¿Qué debes saber antes de organizar tu viaje a Venecia?

Te ofrezco una serie de consejos para organizar tu viaje a Venecia y saques gran provecho a tu visita. Como experiencia personal esto es lo que puede pasar cuando realices una excursión a Florencia o Venecia para ver estas ciudades en 1 día. Si reservas con pocas horas de antelación puedes encontrarte como yo con un problema. El precio del tren se duplicó. Además no conseguí acceder al duomo. Hay museos y zonas monumentales que es necesario reservar con bastante tiempo. Además, había una gran cantidad de turistas porque era semana de Pascua.

Ciudades como Florencia o Venecia son ciudades muy turísticas por lo que tienes que elegir muy bien el día de la visita y comprar los billetes con antelación para que te salga el transporte mas económico. También si organizas el viaje con tiempo la disponibilidad de los sitios históricos de la ciudad será mayor.

Ropa cómoda, una buena cámara de fotos, mucha energía y ya tendrás todo para disfrutar de un gran día.

Gran Canal durante tu visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia