Hipogeo del Coliseo

Los subterráneos del anfiteatro

El hipogeo del Coliseo romano es la parte que comúnmente denominamos como subterráneos. Una parte fundamental, ya que estaba directamente debajo de la Arena y esto permitía que los espectáculos fueran todavía más impresionantes. A través de complejos sistemas de poleas, bestias gladiadores subían desde el hipogeo apareciendo por sorpresa en la arena del Coliseo.

Los subterráneos no eran únicamente un lugar de conexión para incorporar nuevos participantes a los espectáculos, era también los vestuarios, el lugar de preparación de los gladiadores. Además de guardar las celdas para las bestias, esclavos o mártires. El hipogeo era todo un laberinto con un funcionamiento perfecto. Actualmente puede visitarse.

Aparición del hipogeo del Coliseo

La historia del Coliseo marca su inauguración en el 80 d.C. con el nombre de Anfiteatro Flavio. Fue el emperador Vespasiano el que comienza su construcción. Tito, su hijo y heredero, continúa con la obra y lo inaugura aun en obras. Pero ninguno de los dos construye el hipogeo.

Es el hermano pequeño de Tito y su sucesor, Domiciano, el que amplía el Coliseo y lo dota de un hipogeo. La intención era clara, la de mejorar los espectáculos. Con el hipogeo, todo un engranado sistema subterráneo bajo la arena, podrían hacer aparecer en la misma cualquier tipo de guerrero o animal de forma repentina.

Con esto, al construir bajo la arena, el escenario, ya no se podrían celebrar más naumaquias: Los espectáculos de luchas navales que Tito había organizado durante la inauguración. ¡Batallas navales dentro del Coliseo!

Tour Coliseo Subterráneo

Un complejo sistema

Hoy en día, al entrar al Coliseo, podemos ver con claridad el hipogeo. Pues solamente hay una parte de la arena y el resto del escenario ya no existe. Lo que permite ver lo que hay y había debajo. Incluso desde la arena podemos asomarnos y observar sus pasadizos de cerca.

Es más, el hipogeo puede visitarse. Podemos caminar por los pasillos que recorrían los gladiadores antes de salir a la arena, ver dónde se guardaban las bestias, los lugares que pisaban a las prisas los esclavos para hacer funcionar ese complejo sistema.

Observando los subterráneos, incluso caminando por ellos, uno se da cuenta del elaborado funcionamiento que tenían. Había hileras completas con celdas donde se encerraban a los esclavos o a los condenados que harían parte de los juegos del día. Otras con salas para que los gladiadores se preparasen, otras para almacenar vestuarios, armas y elementos del decorado, zonas con jaulas para guardar los animales. Que no eran ni pocos… ni pequeños.

Y todo esto debería enviarse a la arena en su momento preciso, en su orden preciso, sin cometer errores y entre pasillos, corredores y salas subterráneas. Mediante el uso de avanzadísimos sistemas de ascensores tirados por poleas.

Los encargados de llevar a cabo todo esto eran casi en su totalidad esclavos. Esclavos con un conocimiento del lugar más que perfecto. Capaces de moverse por este único backstage mejor que por cualquier otro lugar.

Tour Coliseo Subterráneo planes especiales en Roma

Los ascensores del Coliseo

Las herramientas e ingeniería que había en el hipogeo del Coliseo eran realmente avanzadas. Tanto que se ha estudiado durante siglos cómo eran capaces de hacer funcionar algo así. Los famosos ascensores que subían del hipogeo a la arena consistían en un sistema de poleas ayudadas por sistemas de rotación y rampas que acababan en una trampilla.

Haciendo girar la rueda se activaba el movimiento de las cuerdas y sus poleas, que conseguían elevar las jaulas, ascensores, de hasta 300 kilos para subir a las bestias. Una vez subida, otra cuerda abría la jaula y accionaba la trampilla, que dejaba al animal a una pequeña rampa de distancia de saltar al escenario.

Se calcula que en ocasiones haría falta  hasta más de una decena de hombres para hacer funcionar un elevador. Al igual que el número de esclavos que se necesitarían para hacer funcionar todo el hipogeo, que podría ser de hasta 200.

Cómo visitar el hipogeo del Coliseo

Afortunadamente se ha conservado mucho de los subterráneos del Coliseo y podemos acceder a ellos. El Coliseo cuenta con diferentes tipos de entradas. Una normal, en la que entras al primer y segundo nivel. Otra que además incluye la arena y otra que además de la arena suma también el acceso al hipogeo.

Nuestra recomendación es que lo visites formando parte de una visita guiada. Así, un guía local te descubrirá todos los detalles de la apasionante historia del Coliseo y de su hipogeo.

Si no quieres perderte este legendario lugar, visítalo con nosotros. Reserva ya nuestro tour por el Coliseo, Foro Romano y Palatino con el hipogeo incluido.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter