Qué ver y hacer en Roma

Responder a la pregunta qué ver en Roma es lo que intentamos desde hace casi 20 años. Ciudad Eterna y que se renueva ofreciéndonos un mundo y el mundo al visitar sus calles, palacios, museos y gentes. Déjate sorprender, sonríe, disfruta con todo lo que hay que ver y hacer en Roma.

Qué ver y hacer en Roma

Responder a la pregunta qué ver en Roma es lo que intentamos desde hace casi 20 años. Ciudad Eterna y que se renueva ofreciéndonos un mundo y el mundo al visitar sus calles, palacios, museos y gentes. Déjate sorprender, sonríe, disfruta con todo lo que hay que ver y hacer en Roma.

Roma son muchas Romas y en todas hay lugares llenos de belleza e interés. La lista de cosas que ver en Roma es enorme. Toda una vida es lo que te pide la Ciudad Eterna, con sus calles, plazas, monumentos y fuentes nunca vanales o insignificantes. Además, cuando pensamos en qué hacer en Roma cada uno podría dar muchas respuestas según los propios gustos e intereses. Su enorme historia, los sueños que nos evocan el arte, la literatura y el cine, su gastronomía, los eventos y muestras que la enriquecen son una mina. Por tanto, sabemos que todo lo que hagamos en Roma puede llevarnos a encontrar piedras preciosas.

Podemos no tener ni una ducha, pero sólo el hecho de estar en Plaza Navona nos puede convertir en actores en el palco del teatro del mundo.

Así pues, juguemos nuestro papel y, como un ir de oca a oca, aquí te dejamos nuestras recomendaciones sobre algunas cosas que ver en la capital italiana. ¡Te toca a ti!¡Qué las disfrutes!

Qué ver en Roma

1 - Entrar y ver el Coliseo desde dentro

Uno de los monumentos de Roma y de Italia más conocidos e importantes, y una de las siete maravillas del mundo. La ‘Arena’ por antonomasia. No te lo puedes perder. Es una de las visitas imprescindibles de Roma.

Cuando paseas por Monti y lo entrevés a lo lejos, por muchos años que lleves en la ciudad de Roma, es siempre una gran emoción, como el encuentro con un gigante bueno.

Y para disfrutar entrando en el Coliseo nada mejor que nuestros tours privados o en grupo.

2 - Roma desde el Gianicolo

Pasear por lo alto de la colina teniendo Roma a tus pies, tan cerca, atraversada por la línea verde de los plátanos entorno al río, será una de las vistas más hermosas de vuestro viaje a Roma.

Además, os encontraréis con importantes memorias de la República Romana de 1849 e islas tan hermosas como la que contiene San Pietro in Montorio, el Templete del Bramante y la Academia de España. ¡Ver para creeer!

3 - El Tíber desde la Terraza de Castel Sant’Angelo.

Situado en la orilla derecha del río Tíber, el Castillo de Sant’Angelo está conectado con la ciudad del Vaticano por un famoso corredor fortificado: el Passetto.

El precioso puente Elio, hoy Ponte Sant’Angelo, es el histórico paso desde el centro de Roma a esa otra Roma, más allá del Tíber, que es el Vaticano y Borgo.

La mole del Castillo nos narra múltiples historias llenas de interés. Os invito a ver Roma desde su terraza, junto al ángel que enfunda su espada, y sentir como un escalofrío la belleza de la ciudad.

4 - Plaza Navona, el teatro del mundo

Es una de las plazas más importantes de Roma y de gran belleza. Si Roma es la ‘plaza del mundo’, Piazza Navona es su recinto más hermoso.

Las fuentes monumentales como la de los Cuatro Ríos y edificios de gran valor artístico son el centro de vida social, cultural y turística de la ciudad. Un sitio que no puedes dejar de visitar durante tu viaje a Roma.

Además, muy cerca se encuentran calles llenas de encanto y obras de arte como las que sólo Caravaggio supo realizar.

5 - La joya de Roma: el Panteón de Agripa

Un templo que es todo un orbe. Como el asteroide del Pequeño Príncipe, un mundo para ti. Su ‘óculo’ nos invita a viajar hacia la cúpula celeste y contiene como una rosa la memoria del gran pintor Rafael. ¿Cómo dibujaría él para el Pequeño Príncipe?

Practicamos la mirada fuera y dentro. No podemos dejar de ver la belleza de sus proporciones y vernos, ombligo del mundo, en el centro del Panteón de Roma.

Más lugares qué ver en Roma:

Si quieres ver Roma no puedes dejar de pasear por las calles de Trastevere. En especial, las calles que desde Puente Sixto van hacia Santa Maria in Trastevere y luego se dirigen a Porta Settimiana… y un poquito más allá tienes esa maravilla del Renacimiento de Roma que es Villa Farnesina. Bueno, ¡y qué decir de Santa Cecilia y las callejuelas que llevan hacia el antiguo puerto! Una Roma que en sus calles aún nos habla de la vida cotidiana y popular aunque ahora sea uno de los lugares con más visitadores extranjeros.

Una buena pizza y una ‘birra’ o incluso un restaurante con estrellas, todo te lo puedes encontrar esperándote en Trastevere.

Disfruta de sus bonitos graffitis, el street art, restaurantes, pubs y el ambiente de los locales y plazas de San Lorenzo, Garbatella y Primavalle… Se caracterizan por su aspecto popular, a veces con historias de grandes penalidades, y su situación un poco más periférica. Historias de una Roma que sigue creciendo y siendo protagonista de la vida cotidiana y cultural.

El mirador del Pincio el lugar ideal para ver la puesta del sol tras las cúpulas y las terrazas que forman el paiseje de Roma. Lugar clásico de paseo al final de la jornada en donde podías encontrarte desde la reina Casimira Sobieski de Polonia hasta Picasso.

Un obelisco nos indica, como llegar a este mirador al final de Villa Borghese y sobre Piazza del Popolo. Parece que el sol queda atado a su punta como un tiempo lo estuvo Adriano a Antinoo, un recuerdo de este emperador que fue encontrado junto a Santa Cruz en Jerusalén.

Una terraza que no puedes dejar de ver en Roma.

El Mausoleo de Augusto es un monumento funerario del s.I a.c, de planta circular, la tumba más grande de toda Roma. Además de Augusto, aquí estuvieron enterrados varios miembros de la dinastía Julio – Claudia. Se trata, por tanto, de uno de los monumentos de Roma que mejor simbolizan el inicio de su Imperio.

A su lado, actualmente, se encuentra el Ara Pacis, un recinto lleno de belleza en sus relieves y que recuerda un período especialmente feliz, sin guerras, durante el naciente imperio. De hecho, se trata de un altar y monumento dedicado a la diosa romana Pax erigido por el senado romano para celebrar las victoriosas campañas de Augusto en Galia e Hispania. Una paz impuesta y fruto de las guerras pero celebrada como el inicio de una nueva era.

Las termas de Caracalla son una ciudad del agua desnuda de formas y adornos, lavada por el tiempo hasta consumirla. Un gran complejo termal construido entre los años 212 y 217 d.c, bajo el gobierno del emperador Caracalla. Actualmente, su grandioso silencio acoje nuestras visitas y eventos, como la Opera, durante el verano.

Sus gigantescos muros que aún conservan parte de la decoración en mosaicos, nos hacen ver la algarabía y la monumentalidad de la Antigua Roma.

Las termas de Diocleciano son las más grandes de la Antigua Roma con una capacidad de hasta 3000 personas. Actualmente la zona del Tepidarium está convertida en la basílica de Santa Maria degli Angeli. No obstante, las Termas siguen aflorando en muchos otros ambientes invitantes.

Asimismo, justo a dos pasos de Piazza della Repubblica, te invitamos a realizar un viaje en el interior de la vida cotidiana de la Antigua Roma.  En el Palacio Massimo alle Terme te encontrarás dentro de un lugar de gran interés histórico y que de innumerables bellezas.

La Basílica de San Juan de Letrán es la sede del obispo de Roma, el Papa. Está dedicada a Cristo Salvador.

Sin embargo, es más conocida por el nombre de San Juan, por estar también dedicada a los dos santos principales (evangelista y bautista) que llevan este nombre.

Forma el centro de una parte de Roma que es en sí misma una ciudad con el gigantesco palacio Lateranense, el precioso y antiquísimo Baptisterio y el obelisco más antiguo y alto de Roma.

En el Trastevere puedes encontrarte con un maravilloso jardín botánico con una asombrosa variedad de plantas.

Se encuentra en las laderas del Janículo, en el antiguo parque de Villa Corsini que fue residencia de Cristina de Suecia.

Roma también puedes ser un jardín del Edén.

Cada uno de sus niveles es un registro arqueológico de la historia religiosa, política y arquitectónica de Roma desde principios de la era cristiana hasta la Edad Media.

La basílica de San Clemente, con la luz de sus mosaicos y su precioso patio medieval, es uno de los lugares que visitar en Roma para disfrutar del arte y la historia.

La columna de Trajano.

Su especial iluminación hace que el correr de la historia en su piel esculpida se llene de vida durante la noche. El testigo que se pone en pie para contarnos uno de los períodos más importantes de la Historia de Roma. Y pone a Trajano por las nubes.

La columna de Trajano se eleva como un faro ante los escollos de la historia que sobresalen en el mar de los Foros Imperiales.

La Columna de Marco Aurelio.

En esta columna podemos ver un bajorrelieve en espiral que conmemora las victorias del emperador – filósofo en Alemania. Se encuentra en Plaza Colonna, un ensanche de via del Corso ante Palacio Chigi.

Durante la Edad Media los peregrinos que llegaban a la ciudad entrando por la puerta Flaminia aún no se encontraban con Plaza del Popolo ni su obelisco. El primer gran monumento era esta columna. Subían a lo alto y, desde ella, con gran alegría, podían tener una primera vista de la ciudad desde lo alto. Nosotros, ahora, subimos con la mirada siguiendo sus figuras para contemplar como en una película de piedra, episodios del Imperio Romano.

Se encuentra en la Iglesia de Santa María de la Concepción, al inicio de Via Veneto subiendo desde Plaza Barberini. Más de 4000 huesos y esqueletos de frailes decoran las estancias de la Cripta de los Capuchinos.

La Dolce Vita de via Veneto se encuentra con lo que queda, al final de ella.

que ver en roma

Qué hacer en Roma

1 - Encontrarte con Caravaggio en Roma

Un recorrido para admirar las obras maestras de Michelangelo Merisi y los lugares de interés histórico en donde vivió. Santa Maria del Popolo, Sant’Agostino, San Luis de los Franceses, Palazzo Barberini, la Pinacoteca Vaticana.

Un itinerario para entrar en el s. XVII en Roma imaginándola como escenario de la vida de Caravaggio. La Roma que tanto quiso y a la que siempre intentó volver.

2 - Qué ver en Roma al recorrer el Foro y el Palatino

Pasear junto a los monumentos más importantes de la Antigua Roma mientras caminas por esta gran avenida que une el Coliseo con Plaza Venecia. La ausencia de la que hablan estas impresionantes ruinas es elocuente y alimenta la imaginación. Un estupendo paseo de ida y vuelta que nos regala muchísimos detalles sobre la vida en el corazón de la Urbe.

El Palatino, además de ser el lugar donde vivieron los emperadores romanos nos ofrece una vista maravillosa de la ciudad, sobre todo al atardecer. Como en un maravilloso jardín lleno de acanto, laureles, encinas… y adornado de imponentes restos antiguos, en esta colina de Roma la naturaleza y la historia parecen encontrar una preciosa armonía. 

Uno de los lugares con mayor interés histórico y uno de los sitios para visitar en Roma.

3 - Dialogar con las estatuas hablantes

Proporcionaron una vía de escape como forma de expresión política anónima. También hacían críticas en forma de poemas mordaces sobre temas de actualidad.

En Roma, entre las cosas que podemos hacer, yo no dejaría de citarme con estos grandes actores y público de la vida de Roma. Ellos son intérpretes del espíritu popular y desacralizador de una ciudad que las ha visto todas.

4 - Qué ver en las profundidades de Roma

La Ciudad Eterna es mucho más de lo que se ve en superficie. Las catacumbas, especialmente los cementerios de los primeros cristianos, conservan huellas de arte e historia. Auténticos laberintos que nos esconden y nos llevan hasta los primeros siglos de nuestra era.

Ver la Roma escondida y que, sin horizontes, amplía la extensión de nuestros pasos. Nos dirigimos, por ejemplo, hacia la via Appia, y bajo sus campos y sus pinos, podemos bajar a sus entrañas para seguir viendo Roma.

5 - Navegar en una ‘Barcaccia’ en Plaza de España

Es una ilusión barroca que nos invita a seguir los ‘condotti’ del agua de Roma. Soles y abejas nos la ofrecen abundante y cantarina cuando la escuchamos en medio de la noche.

Una barcaza, la Barcaccia, es un lugar muy especial desde el que ver Roma, sobre todo por la noche. En el silencio iluminado de la plaza, el sonido fresco del agua, la grandísima escalinata que asciende majestuosa como telón de fondo y las calles que son pasillos para que encontremos nuestro propio lugar, nos regalarán una experiencia única.

Más cosas qué hacer en Roma:

El 5 de agosto nos espera una lluvia especial en la basílica de Santa María la Mayor.

“Nuestra Señora de las Nieves” es la conmemoración de este milagro -la nieve en el Esquilino en pleno verano– con el que se da inicio a la historia de esta basílica. Entramos en uno de los monumentos más hermosos de Roma, entrañable, colorado, alegre.

Las murallas de la ciudad servían para la estrategia militar y para controlar el acceso a su interior en tiempos de paz. Cercar las ciudades con murallas, como si fueran un inmenso castillo, era de fundamental importancia hasta los tiempos modernos.

Roma, su fama, su poder, fueron su mejor muralla durante siglos y el hecho de poseerla no fue determinante en su salvación o caída. Ahora, bien conservadas e imponentes en muchos tramos, son una invitación a un paseo distinto. Junto con los acueductos es uno de los monumentos más grandes de Roma y de Italia.

En cualquier lugar, en cualquier momento, una pausa con un delicioso trozo de pizza. Entre historia, bellezas, y lugares con encanto la cultura de la pizza al taglio es una inteligente respuesta para recobrar fuerzas y disfrutar paseando por las calles de Roma. Algo que no puedes dejar de hacer durante tu viaje a Roma.

Tampoco dejes de probar otro de los sabores deliciosos de Roma. En efecto, aquí los helados son deliciosos y con muchísimas variedades de gustos que puedes combinar. Imagina pasear por las calles de la ciudad eterna con una bola de helado deliciosa de tu sabor favorito. 

Via del Corso es la calle principal que cruza el centro histórico de Roma. Es una calle completamente recta y en parte peatonal con tiendas de todo tipo. El lugar privilegiado para la tradicional fiesta de Carnaval.

Via Condotti, yendo hacia Plaza de España, nos ofrece el lujo en sus escaparates y un estupendo café en el histórico Caffè Greco, entre recuerdos de artistas y literatos.

Ir al teatro Costanzi a disfrutar de una obra de teatro o un ballet. Fue inaugurado el 27 de noviembre de 1880 en presencia del rey Umberto I de Italia y de la Reina Margarita Teresa y ha sido sede de importantes estrenos.

Roma es también Opera, representación con música, en el arte italiano de la interpretación. Si vienes a Roma un lugar para ver y escuchar.

Un espectáculo con el agua y la piedra como protagonistas. Actores de Roma que surgen en un escenario maravilloso, arco triunfal del barroco en Roma. Pedir un deseo: de-sidera, lo que viene de las estrellas.

Aquí, en Roma, los deseos, como el nombre del famoso poeta, están escritos en el agua. Y ningún deseo mejor que volver a Roma.

En efecto, las vespas son motos que simbolizan Italia. Te puedes divertir con el característico ruido de su motor de época y revivir los tiempos de la Dolce Vita o Vacaciones en Roma.

Un juego, un recuerdo, una anécdota divertida que no puede faltar en un viaje a Roma. Hay lugares emocionantes llenos de obras maestras del arte como los Museos Vaticanos, otros emocionan haciéndonos protagonistas de nuestras propias Vacaciones en Roma.

Se trata de una antigua representación de una divinidad fluvial colocada en el pronaos de la iglesia de Santa María in Cosmedin.

Tanto la Angelica, como la Vallicelliana y la Casanatense te sorprenderán por sus espacios, historia y maravillosos volúmenes.

Son fuentes que manan tinta y papel para mantener viva la memoria de Roma, dándole forma y enseñándonos de dónde surge tanta belleza. Lugares para disfrutar durante tus visitas literarias por Roma.

Las audiencias se realizan todos los miércoles en la Plaza de San Pedro. Un encuentro, saludo y admoniciones sobre diversos temas de actualidad.

El acto termina con una oración y un recorrido por el recinto, en el que el Papa imparte su bendición y saluda a los fieles. El ángelus se reza todos los domingos a las 12.

Roma nos ofrece objetos que son únicos. Algunos son ‘reliquias’ de su historia artística, otros son obras de arte en vestidos u orfebrería.

Tanto si entras en sus mercados de barrio o mercadillos ambulantes como si paseas por las calles del centro y en Prati, la ciudad te ofrecerá escaparates que son lugares en los que Roma se te muestra también… y gratis.

Qué visitar en Roma

1 - El país de las maravillas en los Museos Vaticanos

En ella se encuentran los titánicos y sorprendentes frescos de Miguel Ángel narrando la historia del mundo desde el inicio hasta su fin. Es la capilla del Palacio Apostólico de la ciudad del Vaticano. Su belleza, forma e historia la han convertido en el corazón del Vaticano y el seno donde nacen los nuevos papas.

No te pierdas nuestro tour para disfrutar de la Capilla Sixtina con guías excepcionales y a un precio muy conveniente. Uno de los lugares más hermosos que visitar en Roma.

2 - Un lugar salido de un cuento de hadas

El barrio del Coppedè te espera con una arquitectura sorprendente tanto en los edificios como en Plaza Mincio con su fuente y jardines.

Un pequeño grupo de casas que son como el sueño de un artista: recoge el pasado, imagina el futuro, busca adornar toda la realidad con una original forma de crear belleza entallada.

Aquí la arquitectura te lleva a lugares que sólo parecían existir en tu imaginación. Cuando pienses ¿qué puedo ver en Roma? Sin duda, un paseo por estas calles te lleva más allá del tiempo. ¡Toda una experiencia!

3 - Qué ver en el corazón verde de Roma

Villa Borghese es un gran parque que incluye diferentes estilos, desde el jardín a la italiana a grandes áreas de los edificios de estilo inglés, fuentes, y estanques. Contiene en su interior varios edificios, museos, el Bioparco… Es el tercer parque público más grande de la capital italiana y alberga uno de los lugares más hermosos de la ciudad: no dejes de visitar la Galleria Borghese.

En el corazón verde de Roma, como en un cofre maravilloso, encontrarás lo que queda de la colección de la familia Borghese: Tiziano, Rafael, Caravaggio, Rubens o Botticelli. ¡No te lo pierdas! Una de las cosas que ver en Roma que alimentará tu imaginación durante toda tu vida.

4 - Una isla del tesoro en Roma

Es famosa debido a que albergaba el templo de Esculapio, el dios romano de la medicina. La isla Tiberina tiene una forma similar a la de una barca y está ‘anclada’ a la ciudad mediante el puente Cestio y el Fabricio, el puente de las 4 cabezas (¡búscalas!). No dejes de visitar la basílica de San Bartolomeo y la Cripta dei Sacconi Rossi.

Para ver Roma desde otra perspectiva puedes pasear por la ‘popa’ de esta barca, casi tocando el agua, allí donde se forma una pequeña playa de finas arenas, ante el puente roto. Un lugar muy especial y romántico para estar en Roma.

5 - Museos Capitolinos, el Campidoglio y una Loba

Se trata del principal museo cívico municipal de Roma. Los museos Capitolinos acogen obras de arte de varias épocas que, sobreviviendo en la historia, son importantes memorias artísticas de la Ciudad Eterna: su álbum de familia.

Aunque menos conocido es en realidad uno de los sitios principales que ver en Roma y que contiene algunas de las obras de arte más hermosas de la humanidad, por ejemplo, la estatua de la Loba. ¡No exagero! Ver para creer. Además, en la plaza del Campidoglio puedes ver una reproducción.

Siempre en esta Colina Capitolina Santa Maria in Aracoeli y la Terraza Caffarelli son dos lugares maravillosos. Y en medio, una plaza que fue proyectada por Miguel Ángel quien la diseñó con todo detalle, incluida la pavimentación. Un ‘asilo’ entre dos cimas que culminan la historia de una ciudad que gobernaba el orbe desde aquí.

Tomar un aperitivo en el bar de los Museos Capitolinos, en el lugar que ocupaba el templo de la tríade Capitolina, con el Foro a un lado y la ciudad nueva al otro, es un espectáculo digno de ver.

Más sitios para visitar en Roma:

Es un complejo de estudios de cine y televisión en la parte oriental de Roma. Aquí fueron rodadas más de 3.000 películas.

Vive la magia del cine italiano entrando en Roma en un mundo de celuloide muy real. Luego, podrás seguir disfrutando de Roma como set cinematográfico en sus calles del centro y de barrios más periféricos.

Toda Roma es un lugar especial del cine, como Monument Valley en las películas de John Ford. Al estar mezclada con las películas tiene esta cualidad que ya parece una característica física.

Se encuentra en la Basílica de San Pietro in Vincoli. El Moisés de Miguel Ángel es una escultura de mármol blanco, encargada en 1505 como parte de la monumental tumba del papa Julio II. Fue realizada entre 1513 y 1515.

De todas formas, Miguel Ángel siguió trabajando en ella prácticamente toda su vida.

No te cansarás de admirarlo.

En pleno centro de Roma, muy cerca de la Fuente de Trevi nos encontramos con un lugar muy especial. La Galleria Sciarra, a diferencia de la cercana Galleria Alberto Sordi, no contiene tiendas ni grandes espacios. Es como un patio decorado esquisitamente en la Belle Epoque.

Subir y bajar durante una o dos jornadas recorriendo cómodamente toda la ciudad con un tour panorámico en autobús.

Lo bueno de los autobuses turísticos es que puedes ir viendo la ciudad sin necesidad de estar preocupándote de tener que utilizar el metro o los buses urbanos, ya que te ofrece una ruta para ver las cosas más importantes, las visitas obligadas de Roma.

Si estás cerca de la Fontana de Trevi puedes ir a probar uno de sus 100 tipos de pasta.

Difícil elección, entre tantas variedades de pasta y todas muy buenas. Eso sí, rigurosamente al dente. Harinas de grano de trigo antiguo que construyen formas adecuadas a contener sabores según la textura y combinación de los ingredientes. ¡Todo un arte gastronómico que no puedes perderte en tu viaje a Roma!

En el área arqueológica de Largo Argentina podrás poner prueba tu imaginación. Es una plaza que contiene cuatro templos romanos republicanos y los restos del Teatro y Curia de Pompeyo. Todo un compendio de historias en un sólo lugar.

Se encuentra en el antiguo Campo de Marte. Allí cerca no dejes de visitar también la maravillosa y escondida Grotta Pinta. ¡Te sorprenderá!

El teatro Marcelo, juto al lado del barrio judío, fue edificado en el s. I a.C., prototipo de lo que luego sería el anfi-teatro (doble teatro) Flavio conocido como Coliseo. Fue promovido por Julio César y acabado por Augusto entre los años 13-11 a. C.

Muy cerca se encuentra la Sinagoga y el barrio judío,el Ghetto, un lugar de la memoria y también para entrar en la historia de la comunidad judía en Roma. Uno de los sitios que visitar en Roma si quieres entender, gustar y apreciar la ciudad.

Hay tantas memorias en el Cementerio Acatólico y en el del Verano que nada de lo que somos nos parece extraño. Lugares que en vez de parecer ‘raros’ a la hora de pensar en estas 99 cosas que conocer en Roma son entrañables y están llenos de interés.

Dos lugares a los que poder llegar fácilmente con los transportes públicos y que, a la hora de ver Roma, te traerán multitud de recuerdos.

Desde el año 1869 tiene lugar un mercado cuya atmósfera popular está bien recogida en la película Campo de’ Fiori del año 1943 con Anna Magnani y Aldo Fabrizi. Frutas, verduras, recuerdos, especias.

Todo un mundo de colores y gustos bajo la mirada austera de Giordano Bruno.

Sigue siendo como en la antigüedad, una plaza. En ella se celebraba el mercado de animales de la antigua Roma. Está situada en un recodo del Tíber, el Velabro, entre el Campidoglio y el Aventino, junto al templo circular de Hércules, el de Portuno y Santa Maria in Cosmedin.

Uno de los rincones con más historia y bellezas de Roma, todas en este espacio, como un valle escondido, que desde el Palatino lleva hasta el Tíber.

Ver Roma es también acercarse a sus símbolos y ‘tocar’ lo que fuera de ella parecen sólo mitos. En Roma puedes contemplar cómo se hacen realidad, en arte y símbolo, leyendas sin tiempo.

En Roma te encuentras incluso con cientos de animales en piedra, en sus museos… también vivos y coleantes. Un ecosistema con hermosísimas plantas, tantos mundos (eclesiástico, burocrático, escolástico, diplomático…) con tanto que ver, sean cuales sean tus intereses. Roma es única para poder practicar tu mirada dejándote sorprender por el artesonado de sus techos, por la vida que se muestra en una ventana encendida, en las palabras de tantas placas. Todo esto nos hacen ver una Roma que, a pesar de los cambios, sigue mostrándonos las huellas de un patrimonio que lleva en sus venas.