Panteón de Roma

El Panteón de Roma es una perla en el corazón de la Ciudad Eterna. Entorno a él la Urbe construye una réplica del orbe. Un pequeño mundo en el que podemos entrar y sentirnos el centro de Roma, de esa Urbe y del Orbe.

El Panteón de Roma (o Panteón de Agripa) mundialmente famoso y que conocemos actualmente se construyó en los albores de la época imperial. Luego, se inició su reconstrucción en tiempos de Trajano tras un terrible incendio en el año 110. Y, al final, sería el emperador Adriano el que lo concluyera (123-125 d.C.). Con Adriano renacía así en formas más grandiosas y simbólicas el templo que había sido promovido por Agripa (63-12 a.C.) y que es hoy unos los lugares imprescindibles qué ver en Roma.

El cielo en la tierra, la tierra que se abre al cielo

Según Casio Dione el nombre derivaría de la cúpula, reproducción de la cúpula celeste, sede de todos los dioses (pan-theos). De hecho, Adriano había puesto en el centro de cada uno de los cuadrados una estrella de bronce dorado. Así recreaba el cielo estrellado que había acogido a Rómulo y al ‘divino’ Julio César. De hecho, una antigua tradición de época clásica indica que en este lugar Romulo fue llevado al cielo por un águila.

Es el lugar de la primera  apoteósis de Roma.

cúpula panteon

Información útil sobre el Panteón de Roma

Información para visitar el Panteón de Agripa

- Entradas y precios:

Entrada gratuita sin necesidad de billete.

- Horarios:

Abierto todos los días de 9:00 a 19.00 con última entrada a las 18.30.

- Dias de cierre:

Abierto todos los días.

- En la misma zona:

- Cómo llegar:

-En Metro: Línea A parada Barberini.
Autobus:
En Autobus: Las líneas 30, 40, 62, 64, 81, 87 e 492 hacen parada en Largo de Torre Argentina, a 400 metros del Panteón.

- Ubicación:

Piazza della Rotonda, 00186 Roma RM, Italia

Los fines de semana y festivos, hasta nuevo aviso, es necesaria la reserva totalmente gratuita. La puedes realizar en la página web oficial de la Direzione Musei Statali.

Podrán acceder un máximo de 100 personas en turnos de media hora. Los grupos podrán ser de un máximo de 20 personas (guía incluida). En días de gran afluencia puede ser que tengas que esperar en la cola pues el servicio de seguridad va haciendo entrar muy pocas personas a la vez. Actualmente sólo se controla la temperatura corporal (no te dejan entrar con más de 37,5º) pero no es necesario utilizar mascarillas.

Arquitectura del Pantéon

La fachada del Panteón de Agripa tiene la forma de un templo octastilo. El pronaos, está compuesto por tres filas de columnas corintias monolíticas y lisas de granito egipcio. Tienen una altura de 40 pies (11,82 m). Está unido a la parte circular por un elemento intermedio a forma de paralelepípedo. Una gran águila de bronce adornaba el tímpano sobre las columnas.

El espacio interno es el que causa una sensación de grandeza muy especial. Se trata de un único ambiente de planta circular cubierto por una inmensa cúpula hemisférica de dimensiones impresionantes. Al entrar nos sentimos dentro de una gran esfera. En efecto, las proporciones son las de una esfera: el diámetro es de 43,44 m (150 pies romanos) que es la misma dimensión de su altura. El cuerpo cilíndrico llamado también «tambor» tiene un espesor de unos 6 metros.

«Tras el Panteón nada podía hacerse ya, todo estaba hecho en la arquitectura univeral; cuanto se ha construido después tan sólo han sido balbuceos de aficionados. El Panteón es la esencia de la arquitectura, la sublimación de la innecesariedad del espacio, la geometría, la depuración de los sistemas constructivos, la conjunción más notable entre formas y función.»

(José Luis Laborda)

Interior de la Cúpula del Panteón

Una cúpula milagrosa

«No se puede cubrir un espacio así de amplio con menor esfuerzo aparente… La bóveda del Panteón no pesa, se sostiene a sí misma, fluye, y el artificio vacío del óculo superior ayuda mucho a aligerar el espacio. El Panteón es, sobre todo, espacio interior. Lo exterior abruma por su volumen, lo interior asombra por su ligereza. Pero lo que el Panteón es hacia adentro lo es el Coliseo hacia el exterior. En el Coliseo todo reside en la porosidad del edificio.»

(José Luis Laborda)

Sobre el tambor se apoya la gran cúpula hemisférica. Se trata de la cúpula más grande del mundo no superada en el diámetro interior ni por la de Michelangelo en San Pedro ni por de la del Brunelleschi en Santa Maria del Fiore de Florencia. Su solidez está garantizada por un consistente refuerzo con peso en la parte más externa de la cúpula para verticalizar las fuerzas horizontales que podrían derrumbar el tambor. De ahí que el perfil externo de la cúpula aparezca rebajado a menos de media esfera.

La cúpula está realizada en un antiguo sistema de hormigón (calcestruzzo, Opus Caementicium) compuesto por cal, pozolana, agua y pedrisco. En la construcción, a medida que nos acercamos a la cúspide, encontramos materiales siempre más ligeros. Pasamos del travertino inicial a la piedra pómez.

Un óculo cenital, del diámetro de 8,86 metros (30 pies romanos) constituye la única fuente de luz del gran espacio circular.

En el interior de la cúpula hallamos cinco anillos concéntricos con 28 recuadros de artesonado que por una parte hacen que la estructura sea más ligera y por otra parte la hacen resistente formando una red de nervaturas.

Planta y medidas del Panteón

Historia del Pantéon de Roma

El edificio se dedicó a la Virgen (Sancta Maria ad Martyres) en el año 608 como regalo del emperador Foca al papa Bonifacio IV. La cobertura con tejas de bronce dorado y las decoraciones del artesonado fueron exportadas ya en época imperial pero el rico pavimento y parte de la copertura de las paredes con preciosos mármoles policromados son originales.

El hecho simbólico-iconográfico del espacio esférico es muy importante. Para la filosofía griega la esfera es el sólido geométrico perfecto, símbolo de la esfera celeste y del cosmos en general.

Al entrar nos encontramos ante dos direcciones fundamentales: el eje horizontal que conecta la entrada con el ábside, la dimensión terrestre. Y el eje vertical, el axis mundi, la dimesión en la que se entra en comunicación con el ámbito divino.

A lo largo de la historia de la arquitectura tendremos que esperar hasta finales del s. XVIII para encontrar otro edificio similar. En pleno iluminismo Étienne-Louis Boullée proyectó el Cenotafio de Newton, una inmensa esfera de 150 m que recrease la inmensidad del Universo, en honor del cienfíco.

«Mi intención es que este santuario para todos los dioses reproduzca el parecido del globo terrestre y de las esferas de los planetas. La cúpula debemostrar el cielo a través de una gran apertura en el centro mostrando alternativamente luz y sombra.»

(Emperador Adriano)

El Panteón de Agripa y la luz

El Panteón de Agripa fue concebido como un espacio cerrado y un espacio abierto al mismo tiempo, como un cuadrante astrológico. Las horas van girando con la luz recorriendo la cúpula. El disco de luz queda suspendido como un escudo de oro. La lluvia forma una superficie mojada bajo el óculo mientras las plegarias suben como el humo hacia el cielo.

Este es uno de los factores más importantes del Panteón de Roma: su relación con la luz. Es ella la que crea el espacio interno. Esta relación entre espacio y luz es un gran descubrimiento de la antigüedad romana. Mientras que los templos griegos y las construcciones egipcias eran estructuras para contemplarlas desde fuera, el Panteón de Roma es un espacio arquitectónico para entrar, para que esa perfección nos acoja.

luz desde el Oculus hacia la entrada

 

No sólo arquitectura: Rafael

En su interior podemos encontrar la tumba del gran pintor Rafael. Su hermoso epitafio nos lo describe de este modo.

«ILLE HIC EST RAPHAEL: TIMUIT QUO SOSPITE VINCI RERUM MAGNA PARENS ET MORIENTE MORI».

«Aquel que está aquí es Rafael: por quien la gran madre de las cosas temió ser vencida y morir al morir él.»

Palabras que encierran en su concisión latina una descripción perfecta del artista. Creador y mortal, en ese pequeño espacio, ya sin tiempo, recibe el afecto y admiración de todos los que entramos en el Panteón. Os aconsejo que os acerquéis para rendir honor no a un gran guerrero, un rey, monarca o santo, sino a la grandeza de un artista.

Cervantes también quedó encantado del Panteón.

Cervantes, en el capítulo VIII de la segunda parte del Quijote cita el Panteón con estas palabras hablando de la fama:

«También alude a esto lo que sucedió al grande emperador Carlo Quinto con un caballero en Roma.
Quiso ver el Emperador aquel famoso templo de la Rotunda, que en la antigüedad se llamó el templo de todos los dioses, y ahora con mejor vocación se llama de todos los santos, y es el edificio que más entero ha quedado de los que alzó la gentilidad en Roma, y es el que más conserva la fama de la grandiosidad y magnificencia de sus fundadores: él es de hechura de una media naranja, grandísimo en estremo, y está muy claro, sin entrarle otra luz que la que le concede una ventana, o, por mejor decir, claraboya redonda, que está en su cima; desde la cual mirando el Emperador el edificio, estaba con él y a su lado un caballero romano, declarándole los primores y sutilezas de aquella gran máquina y memorable arquitetura; y habiéndose quitado de la claraboya, dijo al Emperador:

«Mil veces, Sacra Majestad, me vino deseo de abrazarme con vuestra majestad y arrojarme de aquella claraboya abajo, por dejar de mí fama eterna en el mundo».
«Yo os agradezco —respondió el Emperador—el no haber puesto tan mal pensamiento en efeto, y de aquí adelante no os pondré yo en ocasión que volváis a hacer prueba de vuestra lealtad; y, así, os mando que jamás me habléis, ni estéis donde yo estuviere.»»

Todo lo que tiene relación con el Pantheon, se eleva a la fama. Esperemos que nunca sea por motivos trágicos sino, máxime, por alguna anécdota jocosa.

Pétalos de rosa en el Panteón de Roma

Además, cada año, el domingo de Pentecostés (50 días después del día de Pascua) a las 12 podemos ver un espectáculo muy especial: una lluvia de pétalos rojos que desciende desde el ‘oculus’.

«En el Pantheon.
La sombra del tiempo.
La herida del tiempo.
Que es también aire.
Porque la historia es ligera.
Pesa y no está.
Perdura y cambia.
Como el arte.
Esto nos dice Roma.​»

(Santiago Montobbio, Poesía en Roma)

 

lluvia pétalos el día de Pentecostés
El Panteón el domingo de Pentecostés

 

Una curiosidad: el Panteón en Granada

En el siglo XVIII el arquitecto gallego Domingo Lois Monteagudo viaja a Roma y se inspirará en el Panteón para crear la Iglesia de la Encarnación en Montefrío (Granada).

Iglesia de la Encarnación en Montefrío (Granada)
Domingo Lois recrea el Panteón en el pueblo granadino de Montefrío

 

Visita al Panteón de Roma

No te pierdas nuestras visitas guiadas privadas para disfrutar del Panteón de Roma y otros monumentos del centro de Roma. Consulta un mapa detallado de la zona del Panteón para organizar tu visita.
En nuestra página dedicada a los Traslados en Roma puedes encontrar toda la información y reservar un transporte personalizado para visitar la ciudad. Además, si quieres alojarte cerca del Pantéon puedes consultar nuestra página dedicada a los hoteles cerca del Pantéon de Roma.

Comentario

    03/05/2022

    Formas constructivas del panteón de Roma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *