Foro Romano

Si Roma nació en el Palatino, el Foro romano fue su primera conquista.

foro romano vistas

Desde lo alto de la colina este valle se extiende como un enorme patio. Mirando hacia las paredes del Campidoglio, a la izquierda, se encuentra su entrada natural. Una suave pendiente nos lleva hasta el río Tíber, la calle de agua que ha hecho nacer el Foro.

Este patio-valle al principio era un lugar de paso. No invitaba a quedarse en sus charcas y humedales. Alojaba, además, un pequeño cementerio que quedaba fuera de la ‘Urbe’ inicial, la ciudad cuadrada del Palatino.

Tour Coliseo, Foro Romano y Palatino

Visita Coliseo, Foro y Palatino

Visita Coliseo, Foro y Palatino

Reserva nuestro Tour en el interior del Coliseo con arena, Foro y Palatino a un precio imbatible. Guía en español,
4.78 / 1221 comentarios
por persona

Estando en la base de la colina Capitolina, la altura defensiva por antonomasia de la joven Roma, vio la lucha contra los sabinos en los albores de su historia y el campamento de los temibles galos.

Cuando la pequeña Roma atravesó el río hacia el Janículo se hizo grande. Se hizo constructora de puentes y creció en la otra orilla. El patio se convirtió en una habitación, un gran salón central para los encuentros, para conquistar a los pretendientes o declararles guerra. Al otro lado de la entrada quedaba ya el Mediterráneo.

foro romano templo antonino

Encontrarse en el Foro Romano

El foro romano era un Auditorium. Un lugar donde se organizaban lecturas públicas, donde se iba a escuchar a los oradores, en donde se asistía a los juicios o se comerciaba. Del ‘patio’ en donde se hacen reuniones de la pequeña comunidad o se escuchan chismes pasó a la gran plaza en donde se leían las noticias de todas las provincias del Imperio. Y se quedó pequeño, ampliándose en época Imperial con otras ‘plazas’ que pasaron a ser los Foros Imperiales.

via foros imperiales roma AugustoAugusto en via dei Fori Imperiali
Espectáculo por la tarde en el Foro de Augusto

Vivir en Roma, sobre todo a partir del s. I a.C. era todo un lujo. Más de 182 días de fiesta oficiales, espectáculos, distribución de víveres. La frase de Juvenal ‘panem et circenses’ era la afortunada condición de los romanos. Además de los grandiosos espacios del Coliseo y el Circo Máximo, el Foro Romano era el lugar preferido para los encuentros cívicos: entre políticos, hombres de negocios, gobernantes y pueblo llano, curiosos y oportunistas, viajeros o esclavos. No por nada en el Foro se encuentra el ‘Umbilicus Urbis‘, de un cuerpo que se extendía desde el Finis-terrae hasta el Tigris.

El foro de César por la noche

La médula del Foro Romano

Via Sacra en el Foro Romano

Paseando por la Via Sacra en el Foro Romano

La Via Sacra era el pasillo de este patio al que se asomaban al principio las ‘tabernae’ sustituidas poco a poco por basílicas, la Curia, la antigua residencia de los reyes, la casa de las Vestales y templos como el de Antonino. El triunfo de Septimio Severo se convirtió en un grandioso arco, justo antes de iniciar la subida hacia el Capitolio. El Arco de Tito, en el otro extremo, forma otra guirnalda conmemorativa. Una puerta imaginaria y un espacio para celebrar el paso triunfante de los que en nombre de Roma volvían a la ciudad con victorias y riquezas.

foro romano casa vestales

Dentro de la Casa de las Vestales en el Foro Romano

Las piedras con sus memorias parecen contradecir las palabras del más famoso dramaturgo inglés:

“The evil that men do lives after them;
The good is oft interred with their bones” (Shakespeare, Julius Caesar, III, 2)

En el foro el bien parece sobrevivir, resurgir de entre las memorias de César mientras que las ruinas han cubierto el mal con una capa de indulgencia.

El viejo Foro Romano de Plauto

En su comedia ‘Curculius’ Plauto nos hace una magnífica descripción del Foro con su ambiente: “Quisiera contaros en qué sitio sin mucho trabajo puedes encontrarte con ambos tipos de personajes: viciosos y virtuosos, señores y trufadores.
Quien desee encontrarse con un tipo listo a jurar en falso, vaya al Comicio; si, en cambio, quiere encontrar un mentiroso de calibre que lo busque cerca del templo de Cloacina.
Los maridos maduros, ricos y manirrotos pasan sus jornadas bajo la basílica Sempronia. En cambio los cazadores de almuerzos los encuentras en el Mercado del pescado.
En fondo al Foro pasean las personas ricas y honorables, mientras que los presuntuosos que se dan aires están en el centro del Foro, cerca de la Cloaca Máxima.
Los presuntuosos, charlatanes, correveidiles que ante cualquier nimiedad se lanzan injurias y ya con ello se nota que las merecen, están todos juntos en torno al Lago Curcio.
En las ‘tabernas viejas’ se hallan los que da y reciben con intereses mientras que detrás del templo de Cástor y Pólux te puedes tropezar con alguno al que, si le haces caso, te irá mal.
Por último, en el Velabro encuentras: panaderos, carniceros, adivinos, los que venden al por mayor y al detalle.”

Roma da la espalda a su Foro

Roma parece cansada. Una ciudad común. Un patio que ya no es particular. Poco a poco todos van cerrando sus puertas en un espacio sin sentido. Se convierte en un lugar en donde abandonar cachivaches, en donde crecen hierbajos. Pasa a ser el ‘campo vaccino’ el de las vacas, lugar de encuentro y desencuentro a medio camino entre los barrios de Monti y Trastevere. Allí, para dirimir causas, sobre las basílicas enterradas, vuelas pedradas.

Cuando Miguel Ángel se encarga de adecentar la plaza municipal por excelencia, el Campidoglio, hace que el palacio Senatorio mire hacia la ciudad. Roma da la espalda al pólvo, tierra y huertos que cubrían su antiguo patio. Otros son ahora los intereses. La vida y el tiempo parecían haber engullido casi todo, dejando algunos bocados más duros de digerir.

Foro Romano Arco Septimio Severo

Arco de Septimio Severo en el Foro Romano a inicios del s. XX

El gusto por las antigüedades, una nueva Italia, nuevos imperios. Ahora el foro romano ha pasado de restos y ruinas a lugares que queremos imaginar o recrear.
El patio ha vuelto a ser meta de viajeros de todo el mundo. Queremos escuchar el eco de las viejas conversaciones, admirar cómo ese valle se fue llenando de mármoles y construcciones.
La pleamar de su historia ahora queda descubierta en esta baja marea por la que caminamos.

Si quieres una visita guiada privada en el Foro Romano con tu Guía En Roma no dudes en escribirnos a [email protected]

foro romano arco tito

 

Tema
El Foro Romano
Nombre artículo
El Foro Romano
Descripción
Tu Guía En Roma en el Foro Romano. Horario: 08,30 - 1h antes del atardecer (en verano hasta las 19,30). Abierto todos los días del año excepto 1/5 y 1/1. Entradas: 14 euros (con derecho a entrar en el Palatino y Coliseo).
Autor
Nombre
www.enroma.com
Logo