Fuente de las Tortugas

Escondida en el corazón del Barrio Judío se encuentra una pequeña y hermosa fuente. En el corazón, sí. Aunque se encuentre a las puertas del antiguo barrio, cierto, pero su belleza atrae y nos hace salir renovados. La Fuente de las Tortugas sería, nunca mejor dicho, el agua del cuerpo del Ghetto de Roma. No tan fácil de percibir, no tan simbólico como un corazón, pero sin la cual todo se desmorona. Una de las fuentes de Roma más especiales. De pequeño tamaño y gran historia. Con un nombre que obtuvo el siglo después a su creación.

Los Mattei, el amor y una fuente

La Fuente de las Tortugas se encuentra en la Plaza Mattei, una de las más conocidas de este barrio de Roma. Su nombre se lo da el palacio de la familia Mattei, que domina la plaza desde su existencia. De hecho, los propios Mattei pavimentaron la plaza. Y lo hicieron a cambio de que la nueva fuente que se iba a construir en el barrio estuviera frente a su palacio. Lo consiguieron, claro. Aunque esta no es la única versión.

La leyenda cuenta que, el prometido de la heredera de los Mattei, hizo construir la fuente para su amada en una sola noche. Su suegro no aprobaba el matrimonio, pues creía que el futuro marido de su hija estaba arruinado. Dicen las lenguas que por el juego. El novio, para demostrar a su suegro que tenía poder económico y de acción y, a su amada, su incondicional amor, le dedicó esta fuente frente a su palacio. A la mañana siguiente, invitó a ambos a que se asomaran a la ventana para contemplar su tan especial regalo.

fuente de las tortugas Roma barrio judío

La Fuente de las Tortugas: llegando lentas, pero llegando

La Fuente de las Tortugas se construyó a finales del siglo XVI, proyecto del arquitecto Giacomo della Porta. Centro de la Plaza Mattei y alimentada por el acueducto Vergine. La fuente es una especie de ‘’bañera’’ rectangular, casi cuadrada por su tamaño regular. En el centro de esta bañera surge una estructura central con la forma de un gran jarrón. Coronado a su vez por una gran vasija de la que sale el agua. A sus laterales, cuatro esculturas en forma de concha la recogen.

¿Y las tortugas? Bueno, antes vienen otros protagonistas. Llegan lentas. En cada uno de las cuatro conchas laterales, cuatro estatuas de figuras masculinas se apoyan sobre delfines. Los cuatro con una mano sujetando los delfines sobre los que ‘’navega’’ y, con la otra, ayudando a las tortugas a ascender a la vasija de la cima.

Pero las tortugas parecen estar aún a punto de entrar, a medio camino. Lentas.

Las esculturas de estas tortugas que dan nombre a la fuente se atribuyen a Bernini. Tortugas que se añadieron en el siglo XVII, uno más tarde de la creación de la fuente. Más pequeñas que el resto de elementos de la fuente. Últimas en ser añadidas. Más lentas. Pero llegaron. Más seguras, para dar nombre a la fuente. Llegaron.

Visitar la Fontana delle Tartarughe

Durante nuestro tour por el barrio judío visitaremos la Fontana delle Tartarughe, pero también podemos organizar par ti un tour personalizado visitando algunas de las fuentes más hermosas de la ciudad.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter