Fontana dell'Acqua Paola

La Fontana dell’Acqua Paola, más conocida como Il Fontanone, es una de las fuentes de Roma más destacadas. Situada en la el Gianicolo, Il Fontanone se ha convertido meritoriamente en uno de los símbolos de la célebre colina. Estamos ante uno de los monumentos de Roma más queridos por los romanos y, por el contrario, uno bastante desconocido entre los viajeros que  llegan a la Ciudad Eterna. Muchos, por desconocimiento, se van de Roma sin haber conocido esta maravilla. Aunque, desde el 2015, con la película ‘La Grande Bellezza’, la Fontana dell’Acqua Paola ha ido ganando popularidad también internacionalmente.

Fruto del ‘’reciclaje’’ urbanístico romano

La Fontana dell’Acqua Paola nace en el periodo del Barroco en Roma. A inicios del siglo XVII durante el papado de Paolo V. De ahí su nombre ‘fuente del agua de Paolo’. Quizás para recordar, de paso, que el Papa lo hacía para proveer de agua a las zonas del Gianicolo, Vaticano Trastevere con la fuente.

Los arquitectos fueron dos: Giovanni Fontana y Flaminio Ponzio. El primero, con apellido perfecto para el encargo. La materia prima fue… la antigua Roma.

Para la creación de la fuente se recurrió al tan utilizado ‘’reciclaje’’ urbanístico que marcó la historia de Roma. El mármol y la piedra para la Fontana dell’Acqua Paola fue extraido del Foro Romano. Una Roma vieja, en aquel momento nacía una nueva Roma y las ruinas de los antiguos monumentos romanos servían como fuente, nunca mejor dicho, de material.

De hecho, incluso las columnas que vemos en su parte frontal son antiguas columnas del foro.

fuente agua paola fontanone gianicolo

La fuente del Gianicolo

Otro de los apodos de la Fontana dell’Acqua Paola es el de la ‘Fuente del Gianicolo’. Habrá más fuentes en el Gianicolo… pero todos sabemos a la que se refiere alguien al pronunciar estas palabras. Ninguna otra fuente se puede comparar con la realizada por el papa Paolo V.

De hecho, ya no es que sea la fuente del Gianicolo, sino que es uno de los principales atractivos de la colina. Una colina que es conocida sobre todo por su impresionante mirador a Roma. Una de las mejores vistas de la ciudad desde el Piazzale Garibaldi.

Pero aun en esto el Fontanone tiene algo que decir. Pues frente a la fuente tenemos otro mirador espectacular en el Gianicolo. La fuente se sitúa en una curva de la colina, mirando hacia la ciudad. En esa cuerva, asomándose a Roma, la carretera finaliza en un balcón con asientos. Unos asientos que, de frente, miran al Fontanone y, al girarse, a Roma. Un lugar mágico.

A pocos pasos de la Fontana dell’’Acqua Paola está San Pietro in Montorio y el espectacular Templete del Bramante, una de las joyas del Renacimiento en Roma.

fontana dell'acqua paola

Cómo llegar a la Fontana dell’Acqua Paola

Para que no os perdáis esta fuente durante vuestro viaje a Roma, guardad bien esta página y tomad nota de cómo llegar. Además, como veis, toda la colina del Gianicolo merece mucho la pena y eso que no hemos nombrado todos sus atractivos.

La zona no es tan accesible en transporte como otras de Roma. La Fontana dell’Acqua Paola está muy cerca de Trastevere, en la via Garibaldi. Por lo tanto, si estáis por Trastevere o planeáis visitarlo, dejad un hueco en el plan de ese día para ir hasta el Fontanone. Os llevará unos 20 minutos caminando.

Para llegar desde el centro de Roma, ir a pie ya no es una opción tan asequible. El metro no llega hasta las cercanías de la fuente, pero sí lo hace el autobús. Desde Plaza Venecia, podéis coger el bus número 44 que os llevará directamente hasta Piazzale Garibaldi y hasta la misma calle de la fuente, la via Garibaldi.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email