Santa María en Aracoeli
campidoglio santa maria en aracoeli

Paseando por Roma en una tarde de domingo, atrae mi atención una gran escalinata entre la mole del monumento a Víctor Manuel II y los amplios escalones que llevan a plaza del Campidoglio.

Subiendo los numerosos y fatigosos escalones me doy cuenta de que cada uno me permite tener una vista de Roma más completa, más fascinante. Poco a poco llego hasta el punto más alto de la colina Capitolina y pienso en la historia de todo esto: los palacios, lo que hay a mi alrededor, las simples escaleras…

El mármol bajo mis pies es el mismo con el que se construyó el templo de Serapis en el Quirinale. Fue traído hasta aquí para construir una escalinata que fuera un voto a la virgen. Una ofrenda para que ella hiciera terminar el largo período de pestilencia que asolaba toda Europa en el siglo XIII. El significado de la escalinata, sin embargo, cambió con el tiempo. Llegó a ser un lugar supersticioso en el que la gente pasaba las noches para soñar los numeros de la lotería. Hoy la vemos, en cambio, llena de turistas haciendo fotos o descansando un poco antes de entrar en la maravillosa iglesia en estilo gótico romano.

iglesia santa maria en aracoeli escalinata

Iglesia de Santa María en AraCoeli vista desde la base de la larga escalinata. Foto Raquel Rodriguez

Curiosidades de Santa María en Aracoeli

La basílica de Santa María en Aracoeli nace en el siglo VI en el lugar donde antiguamente estaba el templo de Juno Moneta: el Arx. Así se llama la otra altura que forma la colina Capitolina.

Los Mirabilia Urbis Romae (antiguas guías medievales sobre la ciudad) nos ilustran el origen legendario de una primera costrucción de un altar o ara en este lugar.

santa maria aracoeli altar medievalAltar medieval construido sobre el lugar del antiguo Ara Coeli

En ella se nos cuenta que la Sibila Tiburtina, llamada por el emperador Octaviano Augusto, le anunció que llegaría desde el cielo un rey humano que gobernará por mucho tiempo y juzgaría el mundo. Es más, Octaviano Augusto habría tenido una visión de una mujer junto a un altar con un niño en barzos, imagen asociada en la época medieval a la Virgen con Jesús. El emperador se arrodilló en adoración e hizo construir cerca de su habitación un altar para aquel “señor del cielo”. De aquí derivaría el nombre de Ara Coeli: “altar del cielo”. Es una relectura de la historia que hace que Santa Maria in Capitolio pase a Santa Maria in Aracoeli. Sería, curiosamente, el primer edificio ‘cristiano’ antes de Cristo.

 Antoine Caron cuadro sibila tiburtina con Augusto

La Basílica fue famosa en la historia de Roma también por otro particular. En el interior de la iglesia se conserva una de las imágenes más veneradas por el pueblo romano: el Santo Niño. Se trata de una escultura del niño Jesús en madera de olivo del huerto de Getsemaní en Jerusalén. Pero su prestigio no dependía sólo del material de construcción, sino tambien de los preciosos ex voto que cubrían la estatua. Se decía que la imagen tenía poderes milagrosos. Y digo tenía porque en 1994 fue robada y hasta el momento no se ha recuperado. Actualemente podemos ver una reproducción.

iglesia santa maria en aracoeli interior

Interior de Santa Maria en Aracoeli

La variedad y la maravilla de la basilica esta en la mezcla de particulares. Los elementos arquitectonicos, las leyendas y representaciones  que constituyen su historia. Una historia tan rica que se convierte en arte. Y así, queda inmortalada por ejemplo en los frescos dedicados a San Bernardino de Siena o en la tumba de Santa Elena. Entrar en la Capilla Bufalini es un triunfo de colores y formas gracias al Pinturicchio.

Palabras que crean historias, historias que crean arte. De la palabra ‘Arx’ a Arce – Arceli y luego a imaginarlo con la forma latina de Ara Coeli. El poder de las palabras y de la imaginación capaces de crear historia apoyándose en bases de piedra que se remontan a Augusto.

Un pequeño resumen. Una larga historia.

En la época medieval Santa María en Aracoeli fue protgonista de los decennios de lucha entre Guelfos y Guibelinos. La colina era un emblema, ya que el Campidoglio llegó a ser el lugar físico de la experiencia comunal de la ciudad. Era una iglesia que, al principio miraba hacia el palacio Senatorio.

insula plaza aracoeli

Insula romana situada en la base de la escalinata de Santa Maria en Aracoeli y reutilizada en parte como iglesia.

Más tarde, con el pontéfice Inocencio VI, la iglesia pasó a los franciscanos y fue restructurda. Fue, de hecho, en este período cuando adquirió su actual estilo gótico romano. Además, cambió su orientación. El edificio pasó a mirar hacia el Campo Marzio y el Vaticano. Un signo de dónde estaba ahora el poder de la Roma pontificia.

Con esta reestructuración la basílica se transformó en una de las iglesias más importantes para el pueblo romano. Por su posición, cerca del Ayuntamiento, llegó a ser uno de los centros políticos y espirtuales de la sociedad romana. Un lugar privilegiado para ser sede de numerosos eventos históricos en los que se mostraba el poder de Roma. En ella, por ejemplo, Marco Antonio Colonna celebró el gran triunfo de Lepanto. Fue como si todo el Mediterráneo dependiese nuevamente de la Ciudad Eterna.

iglesia santa maria en aracoeli altar

Altar de Santa Maria en Aracoeli

Con la unidad de Italia la propriedad del convento pasó al estado. Fue un momento dramático. A la hora de construir el Vittoriano (monumento a Víctor Manuel II) se destruyó el claustro y otras construcciones que lo acompañaban como la torre del papa Pablo III. La iglesia, por tanto, quedó escondida a la vista de los peregrinos y viajeros. Sobre todo para los que entraba en Roma desde plaza del Popolo y recorrían via del Corso, la antigua Via Lata.

Testimonios de esta larga y variada historia son las representaciones de personajes. El arte en su arquitectura, estatuas, pinturas y la atmósfera que envuelve este lugar lo siguen convirtiendo en un rincón sagrado y maravilloso. Una de las joyas de la colina capitolina y símbolo de esa Roma que recorre la historia siempre como protagonista.

Palabras de Miguel de Unamuno visitando Santa María en Aracoeli

“Entramos a descansar en Ara Coeli. Tiene aspecto de templo de aldea y se ve que está hecho a la buena de Dios, recogiendo aquí y allí mendrugos: cada columna es de diferente estilo, grueso y altura. Está llena de dorados y otras cosas que desdicen del espíritu franciscano. Estaba desierta y, como alzaba la voz el tío contando sucesos, un hermanito del pobrecito de Asís nos indicó que no turbáramos el sueño de los muertos y la soledad de los vivos.

En una capilla, multitud de curiosos exvotos, más interesantes acaso que los frescos y mosaicos antiguos, tan toscos como ellos, lo cual prueba que la tosquedad en el arte más que signo de antigüedad es signo de religiosidad, es decir de espíritu popular. ¿Qué pensarán en el siglo XXX cuando contemplen estos cuadritos? No faltará quien los reproduzca y quien se rompa la cabeza descifrando sus jeroglíficos. Este, este es el verdadero arte religioso, no el de San Pietro. Esto, los toscos monigotes de Ara Coeli que contemplan con desdén los curiosos y aún muchos fieles. En estos están encerradas lágrimas de madre, alegrías de hogar, fe pueril, no arrogancias de papas y apoteosis de artistas.”

Si quieres visitarla, te ofrecemos visitas guiadas personalizadas con tus guías de turismo En Roma.

Tema
Santa María en Aracoeli (Santa Maria in Aracoeli)
Nombre artículo
Santa María en Aracoeli (Santa Maria in Aracoeli)
Descripción
Imaginando Augusto ante María antes del nacimiento de Jesús. Horarios: Desde mayo hasta septiembre: 9.00-18.30; Desde octubre hasta abril: 9.30- 17.30.
Autor
Nombre
Guía En Roma
Logo

Comentarios

Deja un comentario