Arcos del triunfo en Roma

Los arcos del triunfo son un elemento muy utilizado por los antiguos romanos para celebrar una victoria bélica. Un monumento que se erigiría en una de las principales calles de la ciudad donde se construyera para que el emperador victorioso pasase bajo su bóveda. No sólo un marco del paseo triunfal sino una pieza inmortal donde, esculpidas, sus hazañas en la batalla y en la historia de Roma quedarían para siempre. En Roma, no todos los arcos del triunfo han durado para siempre. Pero sí nos han llegado algunos que, todavía hoy, recuerdan las gestas de los emperadores y embellecen la ciudad de Roma.

Arcos del triunfo en Roma

Arco de Tito

El más antiguo de los arcos del triunfo conservados en Roma es el Arco de Tito. Dentro del Foro Romano, el Arco de Tito es una de las cimas del foro, coronando la subida hacia el Palatino y visible desde la Via dei Fori Imperiali.

Este arco del triunfo se levantó en Roma en el año 80 d.C. formando parte de la Via Sacra. Un monumento en honor al emperador Tito, hijo de Vespasiano, por sus victorias en Judea. Tito sería además quien inaugurara el Coliseo en ese mismo año.

Tito tuvo un papel importante en el devenir de Roma. Pues, en medio de una guerra civil, él y su padre se encontraban en una campaña militar en Judea, asediando Jerusalén. En este contexto, Vespasiano fue declarado emperador por sus tropas y se abrió paso con su ejército hacia Roma para tomar el poder.

La situación en Judea era clave y delicada, así que Vespasiano confió a Tito la campaña en solitario. El sucesor de Vespasiano arrasó Judea y Jerusalén, destruyendo el templo sagrado y obteniendo uno de los mayores botines de guerra que vio Roma. Las secuencias de esta guerra se muestran en el Arco de Tito.

foro romano arco tito
Arco de Tito.

Arco de Septimio Severo

El Arco de Septimio Severo, también en el Foro Romano, a escasos metros de la Curia Julia, fue construido poco más de un siglo después. En los primeros años del siglo III. Septimio Severo, como Vespasiano, accedió al título de Imperator a través de una guerra civil. En esta ocasión, mucho más sangrienta.

Pero no es esta guerra la que celebra el Arco de Severo sino su campaña contra los partos. Partia era un territorio hostil a Roma, fuera de su control desde los tiempos de Trajano. Los partos causaban continuos problemas y conflictos en la frontera oriental del impero romano. Severo, a los pocos años de haber accedido al poder absoluto, se adentró en Partia con un numerosísimo ejército. No con la intención de conquistarlo de nuevo, sino de realizar una campaña de terror y castigo sin piedad.

Una guerra sangrienta e implacable que provocó la sumisión de los partos durante generaciones. El Arco de Septimio Severo, con sus relieves, cuenta las hazañas y sucesos del emperador y sus dos hijos en esta guerra. Aunque, el nombre de uno de ellos, Geta, ya no es visible. No por la acción del tiempo sino por la de su hermano, Caracalla, quien borró a su hermano y rival de la historia.

arco septimio severo
Arco de Septimio Severo.

Arco de Constantino

El último, por orden cronológico, de los arcos del triunfo conservados en Roma es el Arco de Constantino. Construido en el 315 d.C. y, esta vez sí, sobre la Via Triunfalis.

De nuevo, el tercero de los arcos del triunfo en Roma tiene que ver con una guerra civil. En una Roma ya muy dividida, en decadencia, donde el imperio ya se repartía en 4 zonas diferentes. Constantino fue el último gran emperador de Roma, cuando ya parecía que Roma no volvería a ver a otro. Pudo declararse emperador único y unificar todo el imperio bajo su figura al derrotar al último de sus rivales, Majencio, en la batalla del Puente Milvio, en el 312 d.C.

Una batalla representada no sólo en el Arco de Constantino para celebrar su triunfo sino por cientos de artistas a lo largo de la historia. Uno de ellos Rafael con su espectacular fresco en las Estancias de Rafael, en los Museos Vaticanos.

Pues la batalla no sólo cambió el rumbo de Roma sino del cristianismo y de todo el mundo occidental. Ya que Constantino, pagano, utilizó el símbolo de la cruz cristiano en el enfrentamiento por un sueño que tuvo días antes del mismo.

En el arco, podemos leer la inscripción ‘’Constantino inspirado por la divinidad ha liberado al estado del tirano’’.

Todos estos arcos triunfales, y mucho más, los puedes conocer en nuestro tour Coliseo, Foro Romano y Palatino.

Arco de Constantino
Arco de Constantino.
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email