Palacio Altemps

Juicio de Paris en Palacio Altemps

El Palacio Altemps es uno de mis lugares preferidos para citarnos en Roma.

Antes de ir a visitar los Museos Vaticanos, los Capitolinos, el Museo de las Termas, o centrale Montemartini… yo escogería el Palacio Altemps para un primer encuentro con la escultura clásica en Roma. Luego vendrá el resto, pero las primeras palabras, las primeras sensaciones, son importantes.

En el Palcio Altemps podréis susurraros palabras en intimidad. Escucharos sin el fondo del vocear. Abrir la boca para mostrar que eres un tragaldabas, encontrándote con un rostro amigo. Empezar diálogos en los que Baco, siempre locuaz, te hable de cómo la embriaguez de la belleza no es algo supérfluo. La intimidad, la cercanía de estar tú a tú, invita a la calma. Intimidad y calma -el tiempo necesario para una huella- son dos cosas que normalmente no condimentan otros lugares de Roma.

Cada escultura te mira, te tiene a ti y sólo a ti para hablarte. Entonces nace el juego en el que no se sabe ya quien habla y quien escucha, cuál es el tiempo en el que estamos.

visita palacio altemps

Cuidando de Ares en Palacio Altemps

Eros besa la pantorrilla de su padre.
Sin embargo, hoy a Ares es el único al que no nos podemos acercar. Parece que esté en cuarentena tras un aula de cristales.

Como si el sol o el fuego lo hubieran dañado durante sus batallas tiene su piel protegida con ungüentos y vendas. Es hermoso verlo poderoso y paciente. Parece aún más real, más temporal y caduco, dejando por un momento esa aura de divino equilibrio sobrehumano e inalcanzable. Aunque sigue siendo la enlapidación de una asombrosa y fría belleza en reposo perfecto, un ligero temblor de compasión parece asomársele a los labios. Prescindo de la aparatosa empuñadura para imaginármelo casi cándido con las manos sujetando su rodilla izquierda.
A hurtadillas salimos de la sala dejándolo descansar. ¡Qué hermoso cuando reposa!

 

Palacio Altemps escultura Ares Ludovisi

 

Asistiendo a un suicidio, dos muertes, en Palacio Altemps

Hay incluso una única silla para sentarte ante ellos. Falta sólo alguien que te traiga un buen café para empezar a hablar y soltarle una retahíla de preguntas.

Con su muerte parece que nos responde y nos cuenta la muerte de la mujer. No pudiendo ya levantarla, comparte con ella su suerte. Consortes, con prisa, sin dudas, sin palabras. Ladea la cabeza para hacer sitio a su espada y crear una boca con lengua de sangre. Mira hacia atrás casi despectivamente negando el futuro que está muriendo ante él en su otra mano. Dos vidas que se están yendo porque en el fondo eran una.

Galata Suicida escultura en Palacio Altemps

Su ánima y ánimo, su esperanza, su libertad, su ilusión, está doblegada, de rodillas, expirando. Nada le queda y ya brota la sangre de la herida que aún no ha hecho parar su corazón. Últimas fuerzas y latidos para poner fin a lo que ya acabó. Es un momento sin tiempo.

Lo puedo entender y comprender, suspendido en ese momento de entrega. Pero pienso al segundo después y me hubiera gustado seguir charlando con un héroe capaz de arrastrar incluso su ánimo desvencijado, con quien consigue llegar al momento sucesivo a pesar de haber perdido todo, renunciando incluso al poder sobre sí mismo. Sería la escultura de un héroe mucho menos espectacular pero con quien se podría hablar. Me harían falta sus momentos con tiempo.

Galata Suicida en Palacio Altemps Roma

En Palacio Altemps hay ángeles que no vuelan.

Está tan gordito y aún es tan niño que sus alas parecen no tener fuerzas o práctica.

Llega tarde y se cuela en la procesión de la bóveda que va hacia el altar de la capilla del palacio. Se ve que se ha quedado jugando hasta el último momento, entretenido aquí abajo entre esculturas y visitantes que se citan en la intimidad.
También a él se le ha pasado el tiempo volando. Se encarama, por eso, apoyando su pie en la cornisa de piedra para saltar la balaustrada pintada.

Capilla del Palacio Altemps

El Palacio Altemps nos invita a este paso. Rozamos el cuerpo de sus muros y acariciamos el tacto de su piel egipcio – griego – romana. Nos apoyamos en la balaustrada de la imaginación para entrar en la gloria. No nos abandona la mirada emocionada. Un lugar perfecto para esta cita porque no necesitas de nada más que un tú. Lo demás no importa, incluso si estamos desnudos, nos saltamos el protocolo o sabemos que sólo somos color y tierra. Todo, con tal de seguir en el paraíso con los pies en la tierra.

Y si queréis otro momento en Palacio Altemps, os dejo con Antinoo.

Además, puedes comprar online las entradas para el Palacio Altemps.

Tema
Palacio Altemps
Nombre artículo
Palacio Altemps
Descripción
Contemplando obras maestras de: Colección Altemps Colección Boncompagni Ludovisi Colección Mattei Colección del Drago Piezas de arte egipcio Entradas: válidas 3 días y dan acceso a 4 museos (Palazzo Massimo, Palazzo Altemps, Crypta Balbi, Terme di Diocleziano) € 7,00 ridotto € 3,50. Abierto: todos los días excepto los lunes, 25 diciembre y 1 enero. Lugar: Piazza di Sant'Apollinare 46. 100% accesible.
Autor
Nombre
Guía En Roma
Logo
Palacio Altemps

Autor

Guia En Roma

Comentarios

Deja un comentario