La República Romana – Historia de la Antigua Roma

El sacrificio de Lucrecia dio origen a la República romana, un tiempo en el que la ciudad se independiza del poder etrusco, se hace grande y se extiende, primero por la península itálica y luego por el Mediterráneo. Una época en la que las instituciones de Roma se transforman y darán lugar a personajes como Julio César.

La República Romana – Historia de la Antigua Roma

El sacrificio de Lucrecia dio origen a la República romana, un tiempo en el que la ciudad se independiza del poder etrusco, se hace grande y se extiende, primero por la península itálica y luego por el Mediterráneo. Una época en la que las instituciones de Roma se transforman y darán lugar a personajes como Julio César.

Cuando la figura del rey con Tarquinio el Soberbio pasó a desligarse del pueblo y a abusar de su poder, los mismos romanos expulsaron al último ‘rex’ poniendo fin a la monarquía y crearon la república romana. Esto ocurrió en el 509 a.C. y este sistema estaría en vigor hasta la llegada de Augusto en el 27 a.C.

Esta etapa de la historia de Roma estará marcada por grandes revueltas internas que provocaron importantes avances sociales, legislativos y políticos. Estos cambios comparten tiempo y protagonismo con las numerosas guerras en las que los romanos se vieron envueltos.

mapa expansion roma republica
Expansión de Roma durante la república.

Tanto en lo civil como en lo bélico, Roma vivirá en este período altos y bajos muy significativos. De hecho, pasará de ser saqueada, destruida y casi eliminada a dominar el mundo conocido, constituyendo el ‘Mare Nostrum’.

Sus conflictos comenzaron precisamente con Tarquinio el Soberbio cuando, despechado y hambriento de venganza, se alió con los etruscos para atacar al pueblo del que había sido rey. Los romanos consiguieron una victoria que les permitió asentar los principios de su nuevo gobierno.

Los cónsules de la república romana

Desde entonces, la República en Roma sería gobernada por dos cónsules, cada uno con poder para vetar al otro. De esta forma, el poder no se centraría nunca en una sola persona. Los cónsules serían elegidos por el senado, una representación del pueblo que participaría en el gobierno de Roma.

Sin embargo, se aceptó la posible figura de dictador la cual entraría en funciones sólo en caso de períodos de grandes crisis y por un tiempo limitado. Esta organización se construyó en forma piramidal, desde la cima con los cónsules hasta la creación del resto de figuras administrativas de menor nivel que cubrían todos los campos incluido el ejército.

la muerte de virginia
La Muerte de Virginia, de Francesco Mura. Representación de uno de los muchos episodios de lucha social. En el 449 a.C. uno de los líderes de la República intentó tomar como esclava a una plebeya, Virginia. Su padre, como única manera de darle la libertad a su hija, la mató. Provocando una revuelta del pueblo ante un abuso de poder tan brutal.

No obstante, el pueblo llano, las clases sociales más bajas se sentían muy poco representadas en este sistema. Además, teniendo que servir en el ejército, perdían la producción de sus tierras sin ninguna compensación cuando iban a la guerra. Esto provocó unas fuertes revueltas en las que los plebeyos incluso llegaron a abandonar Roma.

La clase alta, los patricios, no tuvo más remedio que concederles mayores derechos para que volvieran. Esta ‘’huída’’ plebeya no tardaría en repetirse. Esta vez la plebe incluso se instaló en la colina del Janículo.

Una época de fuertes cambios sociales

Ambas revueltas provocaron unos cambios muy notables en la sociedad: Nacía el derecho romano. Se dictaron leyes en favor de la clase más baja y se asentaron los derechos que la defendían. De esta forma incluso consiguieron representación en el senado. Esto desembocaría más tarde en el nombramiento de un cónsul de la plebe.

Además de todo esto se creó el estipendio. Una ayuda económica para los campesinos que dejaban de producir y, por ello, de ganar dinero a causa de ir a la guerra. Un dinero que ahora tendría una nueva forma, pues Roma crea en esta etapa su moneda propia: el as.

En medio de esta evolución política, la guerra volvió a llamar a la puerta de los romanos. Esta vez fueron los latinos, a los cuales Roma derrotó una vez más. Sin apenas descanso, sus otros vecinos, los etruscos, volvieron a entrar en conflicto y, de nuevo, Roma salió vencedora.

tommaso laurenti muzio scevola ante porsena museos capitolinos
Muzio Scevola (el manco) personaje legendario de la lucha contra los etruscos de Porsenna. Fresco en los Museos Capitolinos.

Sin embargo y, curiosamente, los romanos tendrían que aliarse con éstos poco después. Un nuevo y mayor enemigo llegaba desde el norte: los galos. Ni siquiera esta alianza pudo salvar a Roma, que sufrió una de las derrotas más crueles y dolorosas de su historia. Los galos arrasaron la ciudad, matando y saqueando cuanto pudieron.

El resurgir de la república romana

Pero Roma superaría este golpe, los romanos supervivientes reconstruirían la ciudad y consiguirían reponerse del tremendo golpe. Su vuelta fue grandiosa y Roma en los siguientes siglos conquistaría de forma definitiva a la mayoría de pueblos de la península itálica convirtiéndose en la principal potencia.

Los primeros en caer fueron los latinos, luego los etruscos y por último las colonias del sur. Entre guerras y alianzas la República de Roma se extendió por toda la península itálica.

Roma, mientras conquistaba, creaba una red de infraestructuas en sus territorios que provocaba un crecimiento y una facilidad de conquista mayores. Calzadas, acueductos, puertos y murallas potenciaban su desarrollo productivo y bélico. Éste último impulsado además con la creación de la legión romana. Una organización del ejército ideada por los romanos con la que tantas victorias obtendrían a lo largo de su historia. A partir de este punto Roma no haría más que expandirse.

ocas del campidoglio
Le Oche del Campidoglio. Los romanos, ante el asedio de los galos, se refugiaron en la colina del Campidoglio. Dice la leyenda que las ocas, último animal superviviente del hambre de los últimos resistentes, alertaron de una internada nocturna de los asaltantes y ésto salvó a Roma de su derrota definitiva.

Las guerras púnicas

Empezaron entonces las famosas guerras púnicas contra Cartago, teniendo a Aníbal y Escipión como grandes contrincantes. Poco a poco todas las potencias del Mediterráneo cayeron ante el poder de la República romana que incluso comenzaba a dominar territorios en oriente.

La enorme expansión geográfica significó también una demográfica. Muchos más habitantes y muchas más voces que querían hacerse escuchar. La ciudadanía romana era la carta con la que acceder a la mayoría de los derechos y gran parte de la población, recientemente anexionada, no la tenía.

Los grandes generales en la república

Por otra parte, el ejército y el poderío militar de Roma era ahora enorme. Esto equivalía a que nuevas figuras de gran poder estaban en el mapa: los grandes generales. Nunca antes en la historia de Roma se había llegado a este nivel aunque se pudo obtener y mantener mediante la sangre, la riqueza y una influyente red política.

Fue encontonces cuando estos dos puntos, las revueltas sociales y la guerra, finalmente se encontraron. Llegaría el principio del fin de la República en Roma: la primera guerra civil romana.

Las dos clases sociales ahora eran los optimates (nobleza, patricios y la ciudadanía más rica) y los populares (plebeyos). Numerosos senadores y figuras políticas populares comenzaron a alzar su voz en protesta con los favores de Roma hacia los optimates y defendían un mayor acceso a la ciudadanía romana, sobre todo para los itálicos. Incluso un grupo de ciudadanos italianos formó otra revuelta en la que fundó una nueva ciudad ‘’independiente’’ de Roma que llegó a hacer frente en batalla a los romanos.

En esta situación de enorme tensión, por primera vez en la historia un romano utilizó su poder militar para llegar al poder político. Este fue Lucio Cornelio Sila. Dos cónsules populares dirigían el estado y fue Cayo Mario, uno de ellos, quien se enfrentó al mando de sus tropas a Sila, cayendo derrotado.

El precedente ya estaba sentado y, aunque Sila puso a dos cónsules para dirigir la república romana, él era dictador y su máximo cargo. Las luchas por el poder usando la fuerza militar se sucederían hasta que una figura carismática como nunca antes vista en Roma acaparó todo el poder.

julio cesar escultura museos vaticanos
Escultura de Julio César en los Museos Vaticanos. Su llegada al poder acabaría desembocando en el final de la república romana.

Final de la República Romana

Había llegado el momento de Julio César. Tanto que el pueblo romano lo adoraba y aceptaba de buen grado su dictadura. No así el senado que el 15 de marzo del 44 a.C. le dio muerte.

Lo que inició con la intención de restablecer la república provocó todo lo contrario. Pues numerosos hombres de grandes ambiciones intentarían hacerse con el lugar de César y dominar Roma. Precisamente aquel que el propio Julio César nombró como su sucesor fue quien lo logró. Nacía así el Imperio Romano en el 27 a.C. de manos de Octaviano que pasó a llamarse Octavio Augusto. Hasta 1849 y por breve tiempo, no volvería a existir una República en Roma.

Aquí nos tienes, En Roma, tus guías de la Ciudad Eterna, si quieres visitar la Roma de la Antigua República.