Coliseo de Roma

El Coliseo Romano o Anfiteatro Flavio es el monumento símbolo de Roma. Construido hace 2000 años para celebrar la grandeza del Imperio Romano hoy lo visitan más de 6 millones de turistas. Te contamos su historia, admiramos su belleza, te explicamos cómo llegar, los horarios y precios de las entradas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on whatsapp

Coliseo de Roma

El Coliseo Romano o Anfiteatro Flavio es el monumento símbolo de Roma. Construido hace 2000 años para celebrar la grandeza del Imperio Romano hoy lo visitan más de 6 millones de turistas. Te contamos su historia, admiramos su belleza, te explicamos cómo llegar, los horarios y precios de las entradas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on reddit
Share on whatsapp

El Coliseo Romano o Anfiteatro Flavio es, sin duda, el monumento – símbolo más famoso de la Ciudad Eterna. Fue construido para celebrar la grandeza de un imperio y de una ciudad que marcó la historia mundial. En esta página encontrarás gran cantidad de información, artística y práctica, sobre el majestuoso Coliseo de Roma: su historia, cómo llegar, los horarios, el precio de las entradas, cómo evitar las colas o disfrutarlo con nuestras visitas guiadas. Todo ello, actualizado y con detalles útiles para visitar el Coliseo de Roma.

Coliseo Romano

Ahora, las cosas han cambiado y ya no hay gladiadores ni leones luchando, pero es increíblemente fascinante contemplarlo. Este monumento, cada una de sus piedras, nos habla de su importancia. Construido hace 2000 años con los instrumentos técnicos de esa época sigue asombrándonos con su grandiosidad.

El Coliseo, además, ha pasado a ser el símbolo de la Roma Caput Mundi. Ya con Virgilio, al inicio de la época imperial, Roma quería mostrarse como centro del mundo. «Tityrus et fruges Aeneiaque arma legentur Roma triumphati dum caput orbis erit». (Am. I, 15, 25). El Coliseo, en la imaginación de todos, es el centro de esa «Roma triunfante mientras sea cabeza del orbe».

coliseo romano
Vista aérea del Coliseo Romano

Nos encontramos ante el que, de hecho, es el símbolo más popular y representativo de Roma, aunque no siempre fue así. Su historia está indisolublemente unida a los altibajos de Roma. No te lo pierdas.

Además, durante el 2021 se inicia el gran proyecto de reconstruir la Arena, que se concluirá en el 2023. Una estructura que permitirá caminar hasta el centro del Coliseo, proteger los subterráneos y hacer que el Anfiteatro Flavio vuelva a ser un espacio adecuado para espectáculos actuales. La podrás contemplar durante nuestro Tour Coliseo Romano y caminar sobre ella en la visita del Coliseo con Arena de Gladiadores.

Ubicación

Valle del Coliseo
Piazza del Colosseo 1, 00184 Roma

Horarios

Todos los dias de 09:30 a las 19:15
Dias de cierre: 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre

Entradas

-Adultos: 16,00 euros.
-Reducida: 2,00 euros (Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 25 años)
-Gratis: menores de 18 años.

Cómo llegar al Coliseo

-En Metro: Línea B, parada Colosseo. Hay dos salidas muy cerca del Coliseo. Una que da a via dei Fori Imperiali y otra en la parte superior
-En Bus: con la siguientes lineas - 3 - 60 - 75 - 85 - 87 - 117 - 175 - 186 - 271 - 571 - 673 - 810 - 850
-Con nuestro servicio En Roma Transfers

Mapa de la zona del Coliseo

Points on a map
Add popups

Historia del Coliseo de Roma

Fue el emperador Vespasiano quien decidió la construcción del primer anfiteatro estable de la ciudad. Esta área estaba ocupada, de hecho, por un lago artificial, contiguo a la gran Domus Aurea de Nerón.

El Coliseo Romano – Anfiteatro Flavio fue terminado en el año 79 d. C. e inaugurado en el año 80 por Tito con unos juegos que duraron 100 días. Más tarde, fue completado en su parte superior por Domiciano, aunque en tiempos del emperador Alejandro Severo sufrió importantes trabajos de reestructuración.

coliseo romano
Reconstrucción del Colosso di Nerone

En edad tardo imperial su uso quedó reducido a las ‘venationes’ (cacerías). Luego, el Coliseo en la Edad Media, tras varios terremotos que lo habían dañado seriamente, fue transformado en fortaleza. Perteneció primero a la familia Frangipane y luego a los Annibaldi. Al final, en 1312 pasó al Senado y al Pueblo Romano.

Más tarde, este gigante atravesó un nuevo período de decadencia y degrado. De hecho, en su interior se formó incluso un pequeño bosque de laureles. Sus piedras caídas fueron utilizadas como material de construcción para otros edificios de la ciudad como, por ejemplo, la iglesia de San Agustín.

«Oblectat me, Roma, tuas spectare ruinas, ex cuius lapsu gloria prisca patet…» “Me deleita, Roma, contemplar tus ruinas, de su caída se muestra la antigua gloria” Pío II, De Roma

Su inmensa mole sirvió para imaginar también diversos proyectos dentro de esa Roma siempre en obras y recreándose. Incluso se llegó a proyectar la construcción de una iglesia dentro del Coliseo, una gran basílica con cimientos en su Arena. Sería el papa Benedicto XIV quien, al fin, consiguió tutelar el monumento consagrándolo a la pasión de Jesús. Para ello hizo construir alrededor de la arena un Via Crucis.

Si deseas profundizar, en nuestro blog puedes consultar más información sobre la historia del Coliseo.

Descripción y resumen del Coliseo Romano

La fachada externa del Coliseo Romano tiene 48,5 metros de altura y es de travertino. Presenta una triple serie de 80 arcos con semicolumnas de los tres órdenes (dórico, jónico y corintio).

En los foros cuadrados que se aprecian en la parte superior se introducían los maderos que sostenían el ‘velarium’ protegiendo así a los espectadores del sol. Además de las 4 entradas principales, en cada uno de los 80 arcos del primer nivel había una entrada con su número correspondiente.

La arena era elíptica (86×54 metros) y estaba separada de la cavea por un muro y una balaustrada. La cavea era de mármol y estaba dividida en ‘maenania’ (balconadas) en sentido horizontal y en ‘cunei’ sectores circulares en sentido vertical con sus correspondientes escaleras y accesos (‘vomitoria’). En la parte más alta o tercer anillo podían asistir las mujeres.

En cambio, en los subterráneos de la arena había dos entradas monumentales (Puerta Libitinaria al este y Puerta Triumphalis al oeste) y estaban llenos de galerías y salas para las fieras y los combatientes.

Todo ello con los servicios higiénicos, fuentes y canales de desagüe para que los espectáculos que duraban días pudieran desarrollarse sin problemas.

Dimensiones del Coliseo de Roma

El Coliseo de Roma es el mayor anfiteatro construido por los romanos a lo largo de la historia.
De hecho, el eje mayor de la elipse total del Coliseo mide 187,8 metros. El eje menor mide 155,6 y tiene, por tanto, una superficie total de 22.951 m2.

Por otra parte, el eje mayor de la Arena del Coliseo mide 79,4 metros mientras que el eje menor mide 47,2 metros. La superficie de la Arena del Coliseo es de 2.943 m2.

Se estima, así, que el Coliseo romano tenía una capacidad para unos 67.000 espectadores.

coliseo de roma
Imagen del Coliseo y zona del Circo Máximo, Palatino y Foro Romano en época imperial. Maqueta del Coliseo Romano que podréis observar en el Museo della Civiltà Romana

Nombre del Coliseo

Cerca del Anfiteatro el emperador Adriano colocó la estatua de bronce dorado que Nerón había hecho construir para su Domus Aurea. Zenodoro, el artista y constructor, representó en ella al emperador con la cabeza rodeada de rayos solares.

Quizás el término Coliseo derive de este coloso de Nerón. Lo cierto es que el primer testimonio del uso de este término para el Anfiteatro Flavio lo encontramos en la obra Collectanea de San Beda el Venerable, un monje anglosajón de inicios del s. VIII.

Visitar el Coliseo Romano

El Coliseo de Roma es uno de los monumentos más conocidos en todo el mundo (el segundo más visitado tras la Gran Muralla china). De hecho, cada año recibe la visita de más de 6 millones de turistas. Forma parte, además, del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Tenemos muchas ofertas si quieres visitar el Coliseo. Si no quieres perderte nada y ver el Coliseo disfrutándolo, te ofrecemos nuestras palabras, experiencia y servicios turísticos. Entradas sin colas y una atención personalizada:

Precio mínimo garantizado

Entradas sin colas

No somos intermediarios

Organizamos nosotros los tours con los mejores precios, nuestros guías expertos, nuestra asistencia inmediata in situ.

¡Todos los días!

En las visitas privadas pago en Roma

Visita Coliseo con Arena y Subterráneos

Vive una experiencia muy especial al visitar los Subterráneos del Coliseo, el Foro Romano y el Palatino. Grupos reducidos, visitando el hipogeo, los pasadizos que estaban bajo la Arena del Coliseo.

Visita guiada Coliseo entrando en la Arena, Foro y Palatino. Un tour en grupos reducidos de personas entrando en el Coliseo por el acceso que da a la Arena. Podrás caminar por la parte reconstruida de la misma, por ejemplo, y experimentar cómo entraban los gladiadores en el Coliseo.

Una actividad original y divertida que nos acerca al Coliseo como en un juego, siendo vosotros protagonistas, son nuestras visitas en el Coliseo «Buscando un tesoro». Entramos en una realidad distinta, el maravilloso anfiteatro y su mundo, para disfrutarla con la imaginación y los sentidos. Un juego para recrear el Coliseo no virtualmente sino sacándole todo el jugo en su riquísima realidad. Más grandes o más pequeños, cada uno se llevará el suyo, único y especial.

Horarios del Coliseo Romano

El horario de apertura del Coliseo varía según las épocas del año. En estos momentos abre a las 09.30 y cierra una hora antes del anochecer. Además, la reserva es obligatoria y se puede entrar sólo cada 5 minutos. Los grupos podrán ser de un máximo de 25 personas (menores y guía incluidos) y respetando la distancia de seguridad.

Para entrar todos los visitantes tendrán que llevar mascarilla y someterse al control de la temperatura. De hecho, las personas con más de 37,5º no podrán entrar.

Dias de cierre del área arqueológica del Coliseo: 1 de enero, 1 de mayo y el 25 de diciembre.

En cualquier época del año la taquilla cierra todos los días una hora antes del horraio de cierre del Coliseo.

Entradas Coliseo de Roma - precios actualizados

El ticket o billete incluye el acceso a toda el área arqueológica ya que es una entrada combinada para el Coliseo, el Foro y el Palatino:

  • Precio con reserva obligatoria, Entero: 16,00 euros. Al precio de los billetes hay que añadir 2 euros de los derechos de reserva.
  • Coste de la entrada Reducida: 2 euros, para ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 25 años y para los docentes de la UE.
  • Gratis: menores de 18 años.
  • A partir del 6/8/2021 para entrar en el Coliseo es necesaria la Certificación Covid válida en la UE (o la propia de EE.UU., Canadá e Israel) que demuestre el estar vacunados o haber pasado la enfermedad. Si no tienes esta Certificación Covid puedes presentar un certificado de haber realizado en las 48 horas anteriores un test de antígenos con resultado negativo. En nuestra página dedicada a las normas necesarias para tu viaje a Roma puedes ver más información.
  • El acceso al Coliseo tiene un horario fijo que has de elegir (margen de tolerancia de máximo 10 minutos).
  • Se podrá entrar en el Coliseo cada 5 minutos con control de temperatura y mascarilla.

¿Qué incluyen las entradas?

Los billetes incluyen también la entrada (1 vez) al Palatino y al Foro Romano y foros imperiales, en este caso con acceso sin horario determinado. Además, los billetes son válidos por 24 horas. En este período sólo se accede al Foro a través de la entrada junto al Arco de Tito.

Las entradas con acceso a los subterráneos y zonas especiales como Santa Maria l’Antiqua, Templo de Romolo, Criptopórtico, Rampla de Domiciano en este período no están disponibles.

Nuestro Tour Coliseo Romano diario incluye las entradas sin colas. Todo preparado para disfrutar sin preocuparte de nada y con un precio muy especial.

tour arena
Grupo reducido en nuestro Tour Coliseo Romano

Puedes consultar también nuestra página especialmente dedicada a la información sobre las Entradas Coliseo. Hemos preparado para ti un resumen detallado de las diversas opciones para conseguir entradas en el Coliseo Romano.

La entrada más completa

Vuelve a estar activa la entrada Full Experience que permiten el ingreso por la mañana en el Coliseo (Arena) y durante todo el día en el museo Palatino, casa de Augusto (exterior) y Santa Maria Antiqua con la rampla de Domiciano. El coste de esta entrada es de 22 euros a persona.

Taquillas para comprar las entradas del Coliseo

-La taquilla del Palatino en Via di San Gregorio n. 30.
Piazza Santa Maria Nova n.53 (a 200 mts del Coliseo)
Largo della Salara Vecchia – ex Largo Romolo e Remo – (Foro Romano). Esta taquilla será la única entrada para acceder al Foro-Palatino.
Palacio Altemps y el Museo delle Terme di Diocleziano (suplemento € 2 de preventa).

Además, con la Roma Pass o la Archeologia card se puede entrar en el Coliseo romano saltando la fila pero tienes que reservar el horario de entrada en el Coliseo o por teléfono o en la misma taquilla, dependiendo de los horarios disponibles.

Se suprime la entrada gratuita de los primeros domingos del mes.

El Coliseo de Roma y los ‘munera’ de los gladiadores

Los ‘juegos gladiadores‘ o ‘munera’ en su origen estaban en relación con las conmemoraciones por un difunto. Provienen, en forma general, de la cultura etrusca. Según la tradición empezaron a celebrarse en Roma a partir del 264 a. C. en los funerales de Décimo Junio Bruto Pera. De hecho, en estos primeros ‘juegos’ lucharon 3 pares de gladiadores. Sin embargo, bien pronto su fama se fue extendiendo y en el 183 a. C en los juegos en honor de P. Licinio Crasso intervinieron 60 parejas de gladiadores.

Ahora bien, es durante la época imperial y dentro del Coliseo, cuando la lucha de gladiadores de convierte en un espectáculo multitudinario. Por ejemplo, en los juegos de Trajano se llegan a enfrentar 5000 pares de gladiadores. Con la extensión de los mismos por todo el imperio el significado funerario da paso a considerarlos como simples espectáculos y ocasiones de propaganda electoral o para obtener el favor popular.

Vistas de la Arena del Coliseo de Roma con acceso desde la puerta Libitinaria por donde salían los vencidos.

Personajes que hacían grande el Coliseo Romano

Para prepararse a su dura vida con más posibilidades de éxito los gladiadores se reunían en ‘familiae’ bajo un ‘lanista’ que se ocupaba de entrenarlos y mantenerlos, subdividiéndolos según el tipo de armas y de lucha que utilizaban.

Entre los gladiadores había hombres libres condenados a la pena capital (noxi ad gladium ludi damnati) que salían a la arena casi inermes y sin entrenamiento. Otros, en cambio, eran condenados ‘ad gladium’ como condena equivalente a los trabajos forzosos. En este caso, superada la prueba gladiadora honorablemente, en muchos casos obtenían la libertad. También estos se entrenaban en las escuelas y en paridad con otros gladiadores. Asimismo, existían hombres libres que se ponían en condición de ‘auctorati’. Es decir, sin dejar de ser hombres libres ponían su cuerpo a disposición de un lanista.

Por último, existían los esclavos condenados a estos juegos o ‘alquilados’. Llevaban una vida tan dura y vigilada que los altercados y muertes eran muy frecuentes. 

coliseo lucha gladiadores mosaico
Mosaico del s. III proveniente de Roma y actualmente en el Museo Arqueológico de Madrid

De hecho, Séneca tristemente observa que estos desgraciados «…edunt ac bibunt quae per sanguine reddant…» (Comen y beben lo que luego entregarán con su sangre).

Otros espectáculos en el Coliseo

Los combates de gladiadores continuaron hasta tiempos del emperador Honorio. De hecho, hay una tradición que habla del monje Telémaco que llega a Roma y se lanza a la arena con la intención de poner fin a estas luchas.

En cambio, otros espectáculos dentro del Coliseo como las ‘venationes’ o caza de animales siguieron hasta el s. VI en tiempos de Totila. En nuestra imaginación tenemos también los espectáculos del Coliseo llamados naumaquías. Sin embargo, se habían celebrado en pocas ocasiones y sólo al inicio de la historia del Coliseo antes de que los subterráneos del Coliseo quedaran construidos con sus muros y pasadizos. Estas batallas navales del Coliseo luego se celebrarán en la gran Naumaquía en la zona del Trastevere.

Curiosidades, para disfrutar del Anfiteatro Flavio

¿Quién es el arquitecto del Coliseo Romano?

Con una de las maravillas del mundo, una de las construcciones más conocidas y alabadas de toda la historia… su arquitecto habrá pasado a la eternidad, ¿no? Pues lo cierto es que no. Es más, ni siquiera sabemos quién fue la mente detrás del diseño del Coliseo y de su construcción.

Poseemos solamente teorías. Lo único seguro es que fue el emperador Vespasiano el que ordenó y pensó en su creación, pero nada indica que él mismo lo diseñara. Cosa poco probable.

Como escribía el arquitecto José Laborda: «Los arquitectos son absolutamente dependientes de que alguien les haga pensar, de que alguien construya lo que han pensado y de que alguien pague lo que construyen. Pero, eso sí, cuando piensan, pueden llegar a ponerse de tal forma en el lugar de quien les hace pensar que lo superan con creces.»

Este es un caso clarísimo de cómo un genial arquitecto supo superar con su pensamiento cualquier idea de Vespasiano. De todas formas, el Coliseo llevaría el nombre de su dinastía, la Flavia, siendo el Anfiteatro Flavio. Curiosamente, la historia acabó cambiando el nombre original del Anfiteatro Flavio y ahora todo el mundo lo conoce como Coliseo.

El Coliseo y la organización de un estadio moderno

En nuestros tiempos (antes del Covid) estábamos acostumbrados a ver grandes eventos con decenas de miles de personas. Conciertos, eventos deportivos, ceremonias donde es necesaria una organización casi milimétrica del aforo. Cómo organizar la entrada de los asistentes, su posición en el estadio, crear un dispositivo para desalojarlo una vez termine el encuentro o el evento… Muchos puntos que nos parecen algo moderno, de reciente desarrollo.

Pensando esto infravaloramos a los romanos. Ellos, con el Coliseo, organizaban eventos masivos con una maestría única en la gestión del público y las gradas. De hecho, ya dos mil años atrás, su sistema no se aleja mucho del que actualmente utilizamos.

Cada persona tenía una entrada física que indicaba la puerta por la que debería entrar y su asiento en la grada que le correspondía.

anfiteatro flavio

El Coliseo contaba con decenas de puertas de entrada, así como de vomitorios que daban acceso a las gradas. Con un sistema de comunicación interna de pasillos y escaleras perfectamente sincronizado y estructurado de forma que podría ser utilizado por una cantidad enorme de personas sin crear confusiones y aglomeraciones.

Cada puerta de acceso tenía su número. Así, cada asistente la localizaría fácilmente para saber dónde le correspondía entrar. Para la salida, cada vomitorio conducía a zonas concretas para desalojar la parte de la grada correspondiente y que el flujo de gente por los pasillos fuese proporcional.

Esto permitía al Coliseo alojar en perfecto orden un público de más de 50.000 personas con una asiduidad enorme. En algunos momentos llegaron a celebrarse juegos durante 100 días seguidos.

Una ‘colosal’ fuente de materiales para Roma

Algo que a veces pasamos por alto al quedarnos embobados enfrente del Coliseo es que, en su época de esplendor, lucía de una forma completamente diferente. Parece extraño decirlo, pero sin duda tuvo que ser muchísimo más bonito que ahora. Pensad que, si un antiguo romano lo viese ahora, lo más seguro es que rompiese a llorar. Y es que nuestro Coliseo son sólo las ruinas de lo que fue el grandioso Anfiteatro Flavio.

En su origen, el Coliseo estaba recubierto de mármol, también sus gradas y asientos. En cada arco de la fachada había una gran estatua y escudos de bronce. Una cantidad de arte y materiales valiosos y preciosos con un valor incalculable.

Con Roma reducida a una ciudad minúscula, llena de campos dentro de sus murallas, el Coliseo quedó abandonado. Por ello, aquel coloso en medio de los campos, en una zona periférica de esa pequeña ciudad junto al río, era una fuente de materiales muy golosa cuando se pensaba en construir nuevos palacios y monumentos. A lo largo de muchos siglos de la historia de Roma, aquel precioso mármol e incluso la piedra, el travertino, se quitaron de aquel lugar entonces ‘’inútil’’ para seguir construyendo una nueva Roma.

Coliseo Romano: Velarium

Algo muy curioso sobre el Coliseo es que contaba con un complejo sistema de velas que hacía de cubierta para las gradas. Roma es una ciudad muy calurosa en verano y estar en un asiento al sol toda una jornada podía ser inaguantable.

Un equipo de marineros manejaba el sistema y desplegaban un conjunto enorme de velas de barco que formaban un protector perfecto para los asistentes. Esta cubierta se llamaba velarium y no es ningún símil o ejemplo aproximativo que fuesen velas de barcos, eso eran literalmente. De ahí el nombre de velarium y que se contratara especialmente a marineros para su manejo.

Visitando el Coliseo, en la parte alta hay unas ménsulas. Son las bases en las que se apoyaban los palos. Además, encima de cada ménsula se ve el agujero que alojaba el palo integrándolo en la cornisa. Esos palos con cuerdas eran los que sujetaban el velarium.

Ahora bien, como nos cuenta Tito Livio podía suceder que por el fuerte viento alguna de las cuerdas se rompiera y una parte del velarium ondease produciendo un ruido que cubría incluso el de los espectáculos.

anemoscopio museos vaticanos
Anemoscopio encontrado cerca del coliseo y que actualmente se conserva en los museos vaticanos

¿Sacerdotisas en el Coliseo?

¿Os imagináis a unas sacerdotisas de Vesta, unas de las figuras más sagradas de Roma, acudiendo a ver espectáculos sangrientos en el Coliseo? Si vuestra respuesta es sí… estáis en lo correcto. Las conocidas como vestales eran mujeres dedicadas al culto de Vesta y que contaban con privilegios y estatus al nivel del mismo emperador. A veces, incluso más. Ellas eran las únicas personas que podían vivir en el Foro Romano y, a diferencia del resto de mujeres, no sólo podían acudir al Coliseo, sino que tenían lugares de honor.

Y sí, las sacerdotisas asistían a todo tipo de espectáculos en el anfiteatro. Para nuestro punto de vista resulta extraño. Pero no podemos comparar a un cura o una monja de nuestros tiempos con las figuras religiosas de la antigua Roma ni su sociedad con la nuestra.

Nos quedamos en lo tremendamente curioso del dato. Vestales en el Coliseo. Increíble, ¿verdad?

¿Dónde sacar las mejores fotos del Coliseo?

Está muy bien conocer la historia del Coliseo, los gladiadores, etc… pero nadie se va de Roma sin sacarle unas buenas fotos a nuestro querido ‘’Coloso’’. Como veteranos del lugar, podemos daros algunos buenos consejos.

Nada más salir de la estación de metro Colosseo (línea B), a vuestra izquierda encontraréis unas escaleras. Subiendo dichas escaleras, llegaréis a una terraza con unas vistas increíbles del Coliseo. Perfecta para sacaros una foto con él o dejándolo a él como protagonista.

barrio monti

Otro consejo, visitad el barrio de Monti, muy cerca del Coliseo. Además de ser un lugar precioso y de un encanto realmente único, alguno de sus callejones se asoma al Coliseo y desde ellos se pueden tomar fotos increíbles del anfiteatro.

Hablando de terrazas, ninguna le hace frente a la del Palatino. Desde allí, no sólo tendréis una vista inigualable al Foro Romano, sino que las vistas al Coliseo son unas de la mejores de la ciudad.

Escenario de cine

A nadie le sorprende que muchos directores y artistas hayan situado sus historias en Roma y en el Coliseo. Algunos incluso, reviviendo la antigua gloria del anfiteatro y las luchas de gladiadores. Es el caso de Ridley Scott con su ‘Gladiator’, en la que podemos ver un Coliseo reconstruido por CGI y hasta a Cómodo, representado por Joaquin Phoenix, pelear en la arena como tanto le gustaba al excéntrico emperador.

Otros llevaron a los ‘’gladiadores’’ de nuestros tiempos a la arena de combate por excelencia. Fue así con ‘El Furor Del Dragón’, donde Bruce Lee y Chuck Norris tienen un apasionante enfrentamiento final en el Coliseo. Aunque, puntualizando, no fue en la arena sino en el interior de los pasillos y gradas.

tyto alba coliseo foros
Del libro de Tyto Alba dedicado a Fellini

Pero no, el Coliseo no es llamado a la gran pantalla sólo por su lado sangriento, de batallas y gladiadores. También por su increíble belleza y por ser uno de los monumentos más impresionantes del planeta. En ‘Vacaciones en Roma’, con Audrey Hepburn, podemos viajar con ella por Roma y maravillarnos junto a su personaje con la majestuosidad del Coliseo.

El Coliseo en la Literatura

Pedro Antonio de Alarcón, en su libro De Madrid a Nápoles de 1860, escribe:

La luna es el sol de los que fueron, el alma de la soledad, la única compañera del olvido. Roma Antigua, vista de aquella manera, desde lo alto del Capitolio, tenía más vida, existía más en mi imaginación que la Roma moderna que se me apareció un momento después al otro lado de la sagrada cumbre.

La visión del Coliseo a la luz de la luna, entre sombras que cubren la desnudez de sus ruinas, se queda en la imaginación con una impresión tan fuerte que parece contener más vida que el resto de la ciudad moderna. Es tal el deseo antes de llegar y la fuerte impresión al estar en él que comprendemos como Allan Poe pueda caer de rodillas, rendido:

 

¡Imagen de la Antigua Roma! Rico relicario
de alta contemplación, dejado al tiempo
por siglos enterrados de pompa y de potencia

Finalmente -finalmente- después de tantos días
de cansado peregrinaje y sed ardiente,
(sed de las fuentes de sabiduría que en ti están),
yo me arrodillo, transformado y humilde,
entre tus sombras, y así me empapo hasta el alma
con tu grandeza, tu horror y gloria!

(Edgar Allan Poe, poesía dedicada al Coliseo)

¿Es cierto que sólo hay visitantes extranjeros?

Cuando los viajeros visitan el Coliseo, a menudo comentan que no hay ningún italiano. Otros dicen que han escuchado y leído que los romanos no van al Coliseo para evitar las masas de turistas. Bueno, la respuesta sería un punto intermedio.

Por supuesto que los italianos visitan el Coliseo, pero sí es cierto que, entre los millones de visitantes internacionales, son una minoría.

En cuanto a los romanos, aman el Coliseo como nadie. Pero, en su día a día y con una vida en Roma, es extraño que sus agendas coincidan con las de un viajero. Es común que los romanos hayan visitado el Coliseo en excursiones con su colegio e instituto y que, de adultos, lo hagan de nuevo alguna vez con su familia, pareja o amigos. Pero aun así es algo extraordinario. Igual que cualquiera en su ciudad no va a su catedral o a su monumento estrella cada fin de semana. A lo mejor se va 4 o 5 veces en toda una vida… o ni eso. Algunos no llegan ni a ir, pues al vivir allí, sienten que es como si lo hayan visitado un millón de veces.

Los romanos tienen la suerte de que, en su caso, el monumento de su ciudad es nada más y nada menos que el Coliseo, una de las 7 maravillas del mundo.

visita coliseo nevado febrero 2018
Excepcional nevada del 26/2/2018 que nos ha dejado imágenes del Coliseo como ésta

EL Coliseo Romano en dibujos

Artistas famosos o desconocidos, mujeres y hombres de toda edad y proveniencia, sienten la tentación de coger cualquier instrumento posible para realizar un dibujo del Coliseo romano. Es una experiencia que surge de la maravilla ante sus proporciones, ante su presencia que se nos impone. No bastan las palabras y nos gustaría ser un buen pintor o volvernos niños que sin palabras empiezan a dibujar, a apropiarse del mundo en pocos trazos. Tenemos así en nuestras manos un Coliseo romano en dibujo, más allá de su calidad, es la expresión de un momento que quedará en líneas, pero sobre todo en nuestro recuerdo.

Por cierto, aunque este dibujo puede ser ilustrativo, no se sabe con seguridad cuál era el gesto que indicaba la muerte o la vida de los combatientes en el Coliseo. Sin embargo, en nuestra imaginación (y ahora también en las redes sociales) el pulgar en alto, es signo de vida, de que todo está bien.

dibujo coliseo lucha gladiadores
Ave, Caesar, morituri te salutant

Además, no te pierdas nuestra guía divertida de Roma… Aquí te mostramos el Coliseo Romano visto por un niño.

Noticias Coliseo Romano

Desde el 26/4/2021 está abierto el Coliseo y toda el área arqueológica.

CONFORME LAS NORMAS DE SEGURIDAD, QUEDA PROHIBIDO ACCEDER AL COLISEO CON MOCHILAS O BOLSOS DE GRAN TAMAÑO. Es necesario, además, pasar por un detector de metales. Asimismo, está prohibido acceder con latas o botellas de cristal.

El nuevo límite tras la emergencia sanitaria será de 2000 personas con grupos de máximo 20 personas y entrada cada 5 minutos. Al entrar tendremos que pasar por un escaner térmico para comprobar que no tenemos más de 37,5º de temperatura. A partir del 6 de agosto 2021 y hasta nuevo aviso será necesario presentar también un Certificado Covid o Pase verde.

Por otra parte, el recorrido tendrá que estar delimitado y todas las personas deberán mantener una distancia de seguridad con uso obligatorio de la mascarilla.

coliseo pintura de guttuso
(El Coliseo de Renato Guttuso, en la colección de arte moderna de los Museos Vaticanos). Un monumento que es fuente de inspiración constante en el arte. El Coliseo también es un símbolo de Roma en el corazón de todos los romanos y de los que visitan la ciudad