Basílica de Santa Sabina – Memorias en forma pura
ventanas basilica santa sabina roma

Subiendo el Aventino hasta Santa Sabina

Una mañana fría y soleada de invierno es un momento perfecto para subir hasta el Aventino.
El aire diáfano y los rayos de sol hacen placentera la subida atravesando la rosaleda municipal, mientras un equipo de jardineros están mano a la obra. Es el momento de preparar las plantas y el terreno.
La muralla de la fortificación de la familia Crescenzi nos acompaña durante la subida. A la derecha, una apertura nos sorprende, como portal de entrada a lo que actualmente es el jardín de los naranjos.Un poco más adelante, el sonido del agua en una fuente nos alegra haciendo acogedora la plaza dedicada a Pietro d’Iliria.

fontanone santa sabina

Pocas veces como aquí una puerta no es sólo un lugar de paso, un confín, sino un espacio en el que se anuncia y desvela lo que contemplaremos más allá de ella. En una anta la historia de Jesús, en la otra Moisés. Dos partes de una única entrada, ambas dando acceso al lugar de los ‘misterios’, un espacio para celebrar. En aquellos años en los que se concluía un tiempo, un imperio, que parecían eternos, este espacio es un puente hacia nuevos tiempos que aún duran.

puerta santa sabina aventino

Puerta del s. V en la basílica de Santa Sabina

En la contrafachada otro puente de letras une ‘la Iglesia de la circuncisión’ con la ‘Iglesia de los gentiles’. Dos hermosos mosaicos la representan bajo la luz de la mañana. El arquitecto Muñoz a inicios del s. XX trabajó intensamente en esta basílica para dejar sus formas puras. Nos devolvió este espacio en el que nos sentimos invitados a entrar y reconocernos como centro, adorno vivo, nos está esperando. Nada nos distrae.

santa sabina visita guiada

Con sus 24 columnas corintias y sus arcos. Sobre ellos se encuentra un precioso friso en opus sectile de finales del s. V inicios del siglo VI con espejos rojos y verdes.

Mármoles que cobran vida cuando los pisamos, desgastados por nuestros pasos.

“No todos los mármoles sirven para eso, tan sólo los más fuertes, los que desempeñan su función de ser piel, semejante a la de los muros aunque no deban resistir como ellos las cargas de la arquitectura, sino  las de la gente. Es una hermosa función la de resistir el peso y el paso de la gente; tal vez quienes decidieron que sus tumbas dentro de las iglesias estuvieran depositadas en la superficie horizontal del suelo sabían eso. Fueron poderosos, pero también prudentes y pensaron que lo mejor para ellos era que las gentes pisaran sobre sus tumbas hasta hacer irreconocibles sus nombres, su memoria. Desearon que sus mármoles sin vida fuesen gastados por el leve paso de la vida sobre ellos. Esas son las texturas que nos interesan, las que denotan vida” (José Laborda Yneva, Paseos por Roma).

Otro Muñoz, dominico de finales del s. XIII, nos deja una memoria en color, movido quizás por la belleza de los mosaicos que brillaban en ábsides y capillas como la de Santa Práxedes. Roma nos llama siempre a una sobreabundancia en la que color y belleza no son supérfluos para el recuerdo.

tumba muñoz basilica santa sabina roma

Tumba de fray Muñoz, un zamorano en Santa Sabina

Los trabajos de Lavinia Fontana y Federico Zuccari en la capilla de San Jacinto y el del Sasoferrato en la de la Santa Catalina, forman parte de ese cuerpo esbelto y profundo, como dos recodos, apóstrofes de un curso lineal. Refugios en los que residen las historias de una mujer y un hombre vistas con lenguajes de colores cercanos en el tiempo y tan distintos. Ambas capillas son remansos al margen de la corriente de luz que transita por las naves de la basílica.

san jacinto lavinia fontana federico zuccari en santa sabina

Capilla de San Jacinto en la basílica de Santa Sabina

Jacinto fue uno de los amigos de Domingo, fundador de los dominicos. Lo conoció aquí, en Roma y en esta basílica recibió el hábito blanco azahar y negro ébano. Poco tiempo después viajó hasta su Polonia natal para iniciar allí los trabajos de la recién nacida orden.

tumba basilica santa sabina

“Ut moriens viveret
Vixit ut moriturus”
Para que al morir viviese,
vivió como uno que va a morir.

Tumba de Ausias, ‘Valentino Patria Seta’, cardenal de Monreal, que murió en 1483 con 60 años, enviado varias veces como legado del papa Sixto IV al reino hispano. Vivió como un mortal, como uno que conoce su condición y el final incierto pero seguro. Contradicciones con las que este precioso latín juega y que nos acercan a este personaje de finales del s. XV. Esta tumba de la escuela de Andrea del Bregno nos trae a la memoria la Lonja de la Seda en Valencia, sus embajadas ‘in Germaniam’ haciendo frente a la amenaza turca, su celo por la edificación del convento adyacente a la basílica de Santa Sabina. Memorias de una persona ‘nobili Podiorum familia’ que recorrió tantos caminos y en la que tantos caminos se dieron encuentro. Hasta llegar a nosotros, hoy.

nave basilica santa sabina roma

Nave central de la basílica de Santa Sabina en el Aventino
Tema
Basílica de Santa Sabina
Nombre artículo
Basílica de Santa Sabina
Descripción
Horario de apertura: todos los días desde las 07,15 hasta las 20,00.
Autor
Nombre
Guía En Roma
Logo

Comentarios

Rafael
22 enero 2019
¡Cuantas veces hemos realizado ese paseo Isabel y yo, hacia el Aventino!, tanto por donde tú dices como por el clivus publici cuya vista de Roma al ir subiendo, es única
22 enero 2019
Tuve el placer de subir con Isabel siguiendo los orígenes de vuestra querida Roma. Y acompañado por su recuerdo y sus palabras de 'Mujeres de Roma' también subí esta vez. Un fuerte abrazo, Rafael.