Qué hacer en Roma

50 cosas, y siempre quedará más de una en el tintero...

50 cosas qué hacer en

«Roma es así. No tenía ducha, pero podía bañarme en una bañera portátil, en mitad de una terraza que se asomaba sobre la Piazza Navona.»
(Mauricio Wiesenthal, Libro de Requiems)

Cuando pensamos en qué hacer en Roma cada uno podría dar muchas respuestas y entre todos recopilar no sólo 50 cosas que hacer sino 9999. Su enorme historia, los sueños que nos evocan el arte, la literatura y el cine, su gastronomía, los eventos y muestras que la enriquecen son una mina en la que todo lo que hagamos en Roma se convierte en una piedra preciosa.

Podemos no tener ni una ducha, pero sólo el hecho de estar en Plaza Navona nos hace sentir en el centro del mundo. Como en un juego de la oca aquí te dejamos nuestras 50 cosas que hacer en la capital italiana. ¡Qué las disfrutes!

1 - Encontrarte con Caravaggio en Roma

Un recorrido para admirar las obras maestras de Michelangelo Merisi y los lugares en donde vivió. Santa Maria del Popolo, Sant’Agostino, San Luis de los Franceses, Palazzo Barberini, la pinacoteca Vaticana.

Un itinerario para entrar en el s. XVII en Roma imaginándola como escenario de la vida de Caravaggio. La Roma que tanto quiso y a la que siempre intentó volver.

2 - Espiar la basílica de San Pedro desde una cerradura

Subiendo al Aventino no podemos dejar de mirar por el ojo de la cerradura de la Villa del Priorato di Malta. Junto a una maravillosa vista de la Cúpula de San Pedro podremos disfrutar de los jardines: el de los naranjos y la rosaleda de Roma.

Uno de los rincones más clásicos entre las cosas que ver en Roma.

3 - Una mañana en el mercado de Campo dei Fiori

Desde el año 1869 tiene lugar un mercado cuya atmósfera popular está bien recogida en la película Campo de’ Fiori del año 1943 con Anna Magnani y Aldo Fabrizi. Frutas, verduras, recuerdos, especias.

Todo un mundo de colores y gustos bajo la mirada austera de Giordano Bruno.

4 - Dialogar con las estatuas hablantes de Roma

Proporcionaron una via de escape como forma de expresión política anónima. También hacían críticas en forma de poemas mordaces sobre temas de actualidad.

En Roma, entre las cosas que podemos hacer, yo no dejaría de citarme con estos grandes actores y público de la vida de Roma. Ellos son intérpretes del espíritu popular y desacralizador de una ciudad que las ha visto todas.

5 - Conectarse con la naturaleza en Villa Pamphilj

Es el parque público urbano más grande de Roma. Situado justo fuera de las murallas en el barrio del Gianicolo. Un bosque para correr, hacer un buen pic-nic o un buen paseo.

Cuando llegamos a Roma, una de las actividades que podemos hacer, es disfrutar de su naturaleza en sus múltiples parques en donde se funde urbanismo, arte y la belleza de su flora en un clima mediterráneo acogedor.

6 - Visitar la Via Appia Antica y realizar un recorrido por Roma a caballo

Fue una de las calzadas más importantes de la Antigua Roma. Saliendo por Puerta San Sebastián podrás disfrutar de un paseo entre naturaleza y tranquilidad.

Lugares muy especiales que puedes recorrer magníficamente a caballo, entre restos de antiguos edificios, memorias funerarias y las piedras de la que fue ‘reina de todas las vías’.

7 - Subir al punto más alto de Roma

Disfruta del panorama desde la terraza ‘’Lo Zodiaco’’ en Monte Mario, situado en la parte noroeste de la ciudad. El nombre proviene de Mario Mellini, un cardenal que a mediados del siglo XV era propietario de una villa y varias construcciones en esta zona.

Una de las terrazas panorámicas de Roma que te espera para ofrecerte unas estupendas vistas de la ciudad.

8 - Impresionarte con las Termas de Diocleciano​

Nos encontramos con las termas más grandes de la Antigua Roma con una capacidad de hasta 3000 personas. Actualmente la zona del Tepidarium está convertida en la basílica de Santa Maria degli Angeli.

No obstante, las termas siguen aflorando en muchos otros ambientes invitantes. No dejes de visitar la vida cotidiana de la antigua Roma contenida en el Palacio Massimo alle Terme.

9 - Pasear por la Muralla Aureliana

Las murallas de la ciudad servían para la estrategia militar y para controlar el acceso a su interior en tiempos de paz. Cercar las ciudades con murallas, como si fueran un inmenso castillo, era de fundamental importancia hasta los tiempos modernos.

Roma, su fama, su poder, fueron su mejor muralla durante siglos y el hecho de poseerla no fue determinante en su salvación o caída. Ahora, bien conservadas e imponentes en muchos tramos, son una invitación a un paseo distinto.

10 - Tomar un helado

Y disfrutar paseando por las calles de Roma. Es algo que no debe faltar en tu viaje a Roma, ya que los helados aquí son deliciosos y con muchísimas variedades de gustos que puedes combinar.

Imagina pasear por las calles de la ciudad eterna con una bola de helado deliciosa de tu sabor favorito.

11 - Buscar el lugar donde asesinaron a Julio César

En el área arqueológica de Largo Argentina podrás poner prueba tu imaginación. Es una plaza que contiene cuatro templos romanos republicanos y los restos del Teatro y Curia de Pompeyo.

Se encuentra en el antiguo Campo de Marte. Allí cerca no dejes de visitar la maravillosa Grotta Pinta. ¡Te sorprenderá!

12 - Asistir al disparo del cañón a las 12h

En la terraza panorámica del Gianicolo, bajo la estatua de Garibaldi este cañonazo anuncia el mediodía en Roma. Una costumbre, distinta de la común campana, para sincronizar los relojes de la ciudad.

Además, desde esta colina podrás disfrutar de una de las vistas más hermosas de Roma. No dejes de saludar a Anita Garibaldi, cuyo recuerdo de amazona y madre, se encuentra allí cerca.

13 - La Universidad Sapienza de Roma

Es la mayor universidad de Europa, y se encuentra entre las primeras del mundo por número de estudiantes.

La moderna Universidad de Roma tiene su origen en Sant’Ivo alla Sapienza, cerca de Plaza Navona. Es un edificio maravilloso, sede del Archivo del Estado, con un partio renacentista y una iglesia de Borromini. Entrar en estos ambientes te harán descubrir la riqueza de sabidurías escondidas en Roma.

14 - Subir las escaleras de Trinidad dei Monti en la Plaza de España

La escalinata de Plaza de España son tres escaleras en una. 135 peldaños que fueron construidos por el papa Inocencio XIII haciendo de esta cuesta un lugar de paso, un trazo de unión entre la parte baja y alta de la Platea Trinitatis.

Entre las cosas que hacer en la ciudad eternano puede faltar un paseo subiendo una de las escalinatas más famosas y hermosas del mundo.

15 - Relajarse en el Orto Botánico

En el Trastevere puedes encontrarte con un maravilloso jardín botánico con una asombrosa variedad de plantas.

Se encuentra en las laderas del Janículo, en el antiguo parque de Villa Corsini que fue residencia de Cristina de Suecia.

Roma también puedes ser un jardín del Edén.

16 - Asistir a una lluvia de pétalos blancos

El 5 de agosto nos espera una lluvia especial en la basílica de Santa María la Mayor.

“Nuestra Señora de las Nieves” es la conmemoración de este milagro -la nieve en el Esquilino en pleno verano– con el que se da inicio a la historia de esta basílica.

17 - Confesarse en la basílica de San Pedro

Si eres católico es algo que podría ser especial. Puedes encontrar muchos confesionarios en todas las lenguas del mundo. Una ‘tentación’ a la que no se resistió ni siquiera Paul Rée… pero sentándose en la parte del confesor.

Una de las experiencias que hacer en Roma, meta de peregrinos, con la que concluir e iniciar nuevos caminos.

18 - Cenar en un restaurante del Trastevere

Disfrutar de una buena pasta o platos de la cocina romana, quizás en una bonita terraza. Luego, dar un paseo por el barrio más famoso de Roma.

Trastevere, tiene un aire bohemio y tranquilo con sus callejuelas. Pero también está lleno de locales y vida nocturna.

19 - Comprar en Pompi el mejor tiramisú de Roma.

Pompi es una pastelería y heladería con productos exquisitos cerca de San Juan de Letrán.

El tiramisú es dulce muy típico de Roma y aquí lo hace divinamente, es cremoso y suave. Una degustación que no puedes dejar de hacer en Roma.

20 - Detenerse frente de la Columna de Marco Aurelio

Y ver el bajorrelieve en espiral que conmemora las victorias del emperador – filósofo en Alemania. Se encuentra en Plaza Colonna, un ensanche de via del Corso ante Palacio Chigi.

Durante la Edad Media los peregrinos que llegaban a la ciudad entrando por Plaza del Popolo, subían a lo alto de la columna para, con gran alegría, tener una primera vista de la ciudad desde lo alto. Nosotros, ahora, vamos subiendo por ella contemplando como en una película de piedra, episodios del Imperio Romano.

21 - Comer por la calle un trozo de 'pizza al taglio'

En cualquier lugar, en cualquier momento, una pausa con un delicioso trozo de pizza. Entre historia, bellezas, y lugares con encanto la cultura de la pizza al taglio es una inteligente respuesta para recobrar fuerzas.

Algo que no puedes dejar de hacer durante tu viaje a Roma.

22 - Comprar una botella de Limoncello

Si es posible realizado con los famosos limones de la costiera Amalfitana. Bien helado está buenísimo y constituye un bonito recuerdo de Italia o como regalo (vid. otras propuestas de regalos – recuerdos de Roma).

Su color y las formas de las botellas son ya un himno al ‘gusto italiano’.

23 - La loba capitolina y la estatua de Roma

Dentro de los Museos Capitolinos se encuentra la estatua de la Loba. Sin embargo, a la izquierda del palacio Senatorio (actual Ayuntamiento de Roma) se encuentra una reproducción.

En la plaza del Campidoglio, sentada con su lanza, pequeña, casi una niña, en su hornacina, os encontraréis con la representación más famosa de Roma.

Venir a Roma es también acercarse a sus símbolos y ‘tocar’ lo que fuera de ella parece sólo mitos. En Roma puedes ver cómo se hacen realidad, en arte y símbolo, leyendas sin tiempo.

24 - Hacer un crucero por el río Tíber

De abril a octubre es una preciosa forma para contemplar el atardecer y luego cenar en él.

Moverte por la ciudad en barco es una forma nueva y emocionante de desplazarte y vivir el río que ha dado origen a la ciudad.

25 - Meter la mano dentro de la Bocca della Veritá.

Un juego, un recuerdo, una anécdota divertida que no puede faltar en un viaje a Roma. Hay lugares emocionantes llenos de obras maestras del arte como los Museos Vaticanos, otros emocionan haciéndonos protagonistas de nuestras propias Vacaciones en Roma.

Se trata de una antigua representación de una divinidad fluvial colocada en el pronaos de la iglesia de Santa María in Cosmedin.

26 - Sentarte ante la Fuente de las Tortugas

Esta preciosa fuente, a inicios del Barroco, se encuentra en el centro de la pequeña plaza Mattei. Un lugar silencioso en el que poder sentarte junto al agua mientras imaginamos la historia de la familia Mattei que la encargó.

Fuentes que dan salud, necesarias pero también que muestran el poder de las familias, de la ciudad. Una arquitectura ornamental en la que el agua, en Roma, es fundamental. ¡Y no dejes de probar su frescura!

27 - Carnavales en Via del Corso y un café en via Condotti

Via del Corso es la calle principal que cruza el centro histórico de Roma. Es una calle completamente recta y en parte peatonal con tiendas de todo tipo.

Via Condotti, yendo hacia Plaza de España, nos ofrece el lujo en sus escaparates y un estupendo café en el histórico Caffè Greco, entre recuerdos de artistas y literatos.

28 - Lanzar una moneda a la Fuente de Trevi​

Un espectáculo con el agua y la piedra como protagonistas. Actores de Roma que surgen en un escenario maravilloso, arco triunfal del barroco en Roma. Pedir un deseo: de-sidera, lo que viene de las estrellas.

Aquí, en Roma, los deseos, como el nombre del famoso poeta, están escritos en el agua. Y ningún mejor deseo que volver a Roma.

29 - Ver Roma en vespa

En efecto, son motos que simbolizan Italia. Te puedes divertir con el característico ruido de su motor de época y revivir los tiempos de la Dolce Vita o Vacaciones en Roma.

30 - Entrar en una de las bibliotecas históricas de Roma

Tanto la Angelica, como la Vallicelliana y la Casanatense te sorprenderán por sus espacios, historia y maravillosos volúmenes.

Son fuentes que manan tinta y papel para mantener viva la memoria de Roma, dándole forma y enseñándonos de dónde surge tanta belleza.

31 - Pasteles y alcachofas en el ghetto, el barrio judío

Hoy en día se encuentra integrado en el barrio de Sant’Angelo. Unas cuantas calles que nos hablan de la dura vida de estos romanos, aislados por ser judíos.

Cuando paseo por el barrio no puedo dejar de comprar algunos dulces en la Pasticceria Boccione en via del Portico d’Ottavia 1. Si no os van los pasteles, unas alcachofas crujientes, a la judía, son estupendas.

32 - Asistir al angelus del Papa o asistir a una audiencia

Las audiencias se realizan todos los miércoles en la Plaza de San Pedro. Un encuentro, saludo y admoniciones sobre diversos temas de actualidad.

El acto termina con una oración y un recorrido por el recinto, en el que el Papa imparte su bendición y saluda a los fieles. El ángelus se reza todos los domingos a las 12.

33 - Entrar en el metro y sobrevivir a la experiencia

Y no sólo sobrevivir. En la moderna parada de San Giovanni te encontrarás una grata sorpresa. Allí podrás realizar un auténtico viaje en el tiempo.

Además, el metro de Roma es también un auténtico lugar de encuentro en el que verás gente de todas las nacionalidades.

34 - Recorrer Via Margutta

Una calle estrecha, sin tráfico, con bares, tiendas y talleres de arte que alojaron artistas como Picasso o Fortuny. Un río – calle, paralelo a via del Babuino, con sus hermosas hiedras e higueras en sus orillas.

Una buena ocasión para entrar en una de sus galerías de arte y en los escenarios que dieron vida a la casa en donde vivía el periodista (Gregory Peck) en Vacaciones en Roma. Un partio que nos abre a un mundo de recuerdos.

35 - Hacer una ruta por escenarios de películas

Roma es una ciudad de cine, protagonista y lugar de cientos de historias. Desde la Antigua Roma hasta las aventuras de 007, o los lugares de Fellini, Roma sigue contándose en películas.

Y nosotros podríamos posar, como en un juego que nos convierte en actores, en los lugares de Roma utilizados como escenarios.

36 - Ver un espectáculo de gladiadores en directo.​

Los visitantes pueden probar las armas y armaduras en la reconstrucción de una ‘ludus’ o edificio de entrenamiento.

Una experiencia emocionante que podrás hacer en Roma y que, precisamente aquí, en su escenario natural, te hará sentirte parte de su historia.

37 - Tomar un café con Catalina de Siena

El café es un lujo necesario en Roma en sus mil variantes: expresso (ristretto/lungo/doppio), cappuccino, macchiato, marrocchino…Un lugar clásico puede ser el Caffè Greco o Sant’Eustachio.

Ahora bien, hacerlo en el Palazzo Santa Chiara, muy cerca del Panteón, te depara sorpresas que sólo Roma te puede ofrecer.

38 - Vicus Caprarius

La ciudad del agua. Al lado de la Fontana di Trevi puedes sumergirte en el área arqueológica en la que han sacado a la luz unas termas privadas.

Entra así en la corriente subterránea de la historia de Roma. No puedes dejar de visitar la Roma subterránea a la hora de pensar qué hacer en la Ciudad Eterna.

39 - Ir de compras: anticuariado, vestidos, libros...

Roma nos ofrece objetos que son únicos. Algunos son ‘reliquias’ de su historia artística, otros son obras de arte en vestidos u orfebrería.

Tanto si entras en sus mercados de barrio o mercadillos ambulantes como si paseas por las calles del centro y en Prati, la ciudad te ofrecerá escaparates que son lugares en los que Roma se te muestra también… y gratis.

40 - Hacer un recorrido en un bus turístico

Subir y bajar durante una o dos jornadas recorriendo cómodamente toda la ciudad.

Lo bueno de los autobuses turísticos es que puedes ir viendo la ciudad sin necesidad de estar preocupándote de tener que utilizar el metro o los buses urbanos, ya que te ofrece una ruta para ver las cosas más importantes, las visitas obligadas de Roma.

41 - Estar en Roma como gatos

Protagonistas discretos de Roma, viviéndola con calma en medio de las prisas de todos. Te los puedes encontrar en tantos lugares pero su ‘santuario’ es Largo Argentina.

Ellos son los auténticos dueños de sus lugares turísticos, amos y señores de la ciudad, sin las frenéticas carreras o filas.

42 - Entrar en la galaxia de la Pasta: La Spaghetteria L’Archetto

Si estás cerca de la Fontana de Trevi puedes ir a probar uno de sus 100 tipos de pasta.

Difícil elección, entre tantas variedades de pasta y todas muy buenas. Eso sí, rigurosamente al dente. Harinas de grano de trigo antiguo que construyen formas adecuadas a contener sabores según la textura y combinación de los ingredientes. ¡Todo un arte que no puedes perderte en tu viaje a Roma!

43 - Probar los típicos 'supplí' en Piazza delle Coppelle

Es una bola hecha con arroz cocido en un caldo de carne. Se mezcla con huevo crudo, se recubre de pan rallado, y se fríe en aceite hirviendo. ¡Riquísimo!

Y en ‘Maccheroni’ los hacen muy buenos. Y así, en la misma plaza en la que escuché por primera vez hablar del Covid en Roma, sanarnos con esta píldora culinaria de esperanza.

44 - Tomar unos estupendos Filetes de Bacalao o un Trapizzino

Con ‘pastella’ y fritos están requetebuenos. Un lugar clásico para tomártelos se encuentra en la deliciosa placita de Santa Barbara dei Librai en un local que se llama precisamente ‘Dar Filettaro’.

Y de un clásico romano, a una novedad culinaria: los ‘trapizzini’, una especie de bocadillo de pizza con un relleno propio de la tradición romana.

Lo nuevo y lo antiguo, sin renunciar a lo mejor de Roma.

45 - ‘Gnocchi alla romana’

Algo más de gastronomía. En Roma, un buen plato de gnocchi son toda una experiencia. Se realizan con patatas, leche entera y mantequilla, parmiggiano, y se condimentan con salsa y pimienta. Se sirven tradicionalmente con albóndigas, con salsa de tomate y queso grana.

46 - La basílica pitagórica de Porta Maggiore

Escondida entre los carriles del tranvía, bajo la impresionante mole de la puerta y el triple acueducto, se encuentra uno de los lugares en los que viajar al arte, vida y religiosidad de la Antigua Roma.

No dejes de viajar en tranvía y pararte en lugares tan especiales como esta puerta que recogía las aguas de tres grandes acueductos. Algo que sólo podrás hacer en Roma.

47 - Atravesar el Ponte Milvio

Es un puente situado en el norte de Roma comunicando la parte del estadio Olímpico con plaza del Popolo a través de la via Flaminia. Las piedras de su orilla (Saxa Rubra) y el río Tíber se tiñeron de rojo en la famosa batalla entre Majencio y Constantino.

Hoy, atravesarlo es una bonita experiencia que hacer en nuestra Roma: puedes pararte en medio para contemplar una de las vistas más hermosas del río o acercarte a alguno de los locales de vida nocturna en la orilla que lleva fuera de la ciudad.

48 - Un paseo por el EUR

Una zona ‘extraña’ de Roma con grandes avenidas y arquitectura racionalista de la época fascista. El barrio del EUR son edificios y espacios que han caracterizado una época de Roma.

Una Roma que busca el mar y una nueva expresión artística con una guerra mundial de por medio.

49 - Visita Roma en Segway

Un vehículo de transporte ligero, moderno, bastante divertido, para realizar una visita por Roma moviéndote por sus callejuelas y librándote del tráfico romano.

Y si te gusta algo más clásico: tour en bicicleta o incluso en ‘ape‘.

50 - Cocina una pizza

Participa en uno de nuestros tours privados en español, y disfruta conociendo como se realiza la típica pizza con productos a km 0 y del tiempo, siendo tú mismo chef y degustador.

Para moverte por la ciudad con total tranquilidad y poder realizar estas 50 cosas -y muchas otras- que hacer en Roma, te aconsejamos que utilices nuestro servicio En Roma Transfers. Un coche con conductor para ti.

que hacer en roma
Compartir
Share on facebook
Share on twitter