Qué ver en Roma en 4 días

El km 0 de nuestras visitas es siempre una elección aleatoria, por lo que os proponemos empezar por lo más ‘clásico’. Luego iremos entrando en el entramado de Roma descubriendo sus maravillas. Así nuestro ‘qué ver en Roma en 4 días’ será una invitación para volver.

Día 1.

Cada uno de estos lugares son una isla en la que encontrar tosoros. En esta ocasión simplemente se trata de disfrutar de estos lugares en los que poder admirar iglesias como Santa Maria del Popolo o un museo tan excepcional como el Capitolino. Todo ello, sin dejar de tomar un buen café cerca de Plaza de España, por ejemplo en el Caffè Greco de via Condotti o el Canova Tadolini en via del Babuino.

Día 2.

En este día viajamos a otro país, el estado de la Ciudad del Vaticano. Allí nos esperan grandes obras de arte y 2000 años de historia en los que Roma, a través del Papado, ha recibido y dado un inmenso legado a la cultura universal.  De esta forma, en una mañana, estaremos haciendo un largo recorrido a través de guerras, reflexión política y filosófica, poder y servicio. Todo ello gracias a historias de mujeres y hombres que han contribuido de una forma decisiva a la fama de la ciudad Eterna.

Por la tarde, el Panteón y Plaza Navona constituyen dos núcleos entorno a los cuales giran lugares tan especiales como Santa Maria Sopraminerva, la iglesia de San Agustín o el Palacio Altemps. Cerca de Plaza Navona, una pizza en La Montecarlo es siempre un buen broche para la jornada.

Día 3.

que ver en Roma dia 3

El tercer día lo podemos dedicar a visitar algunos de los barrios y zonas con más carácter de Roma. En primer lugar, Campo dei Fiori y el barrio judío con sus callejuelas, sus tiendas y restaurantes. Luego, la Isla Tiberina nos recordará que gracias a ella y en sus orillas nació la ciudad. Mito e historia que se mezclan para contarnos historias apasionantes con Caco, Hércules, Eneas… Personajes que sigue caminando por Roma a nuestro lado.
Al otro lado del Tíber en lo que en otros tiempor era la orilla etrusca (de Veio) se encuentra el Trastevere y el Gianicolo, dominando la ciudad desde lo alto.

Día 4.

El cuarto día es, para mí, el más hermoso. En el que contemplamos cimas (la esbelta Santa María la Mayor en la veta del Esquilino) y profundidades como las excavaciones bajo la basílica de San Clemente. Lugares maravillosos que nos dejarán con el gusto delicioso de la ciudad y unas ganas incontenibles de volver pronto.