Qué ver en Roma en dos días

Roma en 48 horas

Roma en 2 días

Tener dos días para ver Roma puede ser visto a menudo casi como un problema. ¿Qué ver en Roma en dos días? ¿Cómo me organizo? ¿Por dónde empiezo? ¡Hay tanto que ver…! Todo esto es cierto. Pero lo importante, y más en una ciudad como Roma, es ver estos dos días como un regalo. Lógicamente es imposible abarcar toda Roma en dos días. Pero se pueden aprovechar muchísimo y disfrutar de lo más importante de la ciudad. Si este es vuestro caso, habéis llegado al lugar correcto. Desde nuestra experiencia de vivir y trabajar en Roma os proponemos la mejor opción para saber qué ver en Roma en 2 días. ¡Empieza nuestra aventura!

Qué ver en Roma en dos días: DÍA 1

         POR LA MAÑANA:

         POR LA TARDE:

 

Nuestro primer día en la Capitale comenzará nada más y nada menos que visitando una de las zonas arqueológicas más importantes del mundoColiseoForo Romano y Palatino. La mejor manera para ello es con un guía experto y apasionado. De esta forma, podréis revivir la Antigua Roma de la mano de los mejores guías. Aunque, por supuesto, también podéis visitarlo por vuestra cuenta.

Aquí descubriremos el Anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo, uno de los monumentos más importantes de la historia y que fue uno de los primeros grandes estadios de la antigüedad. Los romanos iban a sus gradas a ver luchar a los gladiadores y a presenciar juegos de todas clases. Juegos que tenían como protagonistas la lucha, la sangre y la violencia pero que despertaban la pasión de los antiguos romanos.

 A su lado, la belleza del Arco de Constantino es una invitación a detenernos, hacer algunas fotos y contemplar uno de los monumentos más significativos de Imperio romano.

El Foro era el lugar dónde se desarrollaban la mayoría de actividades de la ciudad. En nuestros días, la importancia y belleza de los restos del viejo núcleo de Roma lo han hecho, curiosamente y de nuevo, su centro.

En el Palatino podremos apreciar los restos de las lujosas residencias de los patricios romanos. Una colina preciosa que ha visto nacer a Roma, ha acogido a sus más célebres habitantes y, ahora… os acogerá a vosotros.

Oferta Vaticano y Coliseo

El Foro Romano, historia de Roma.

Una vez hayamos finalizado esta primera parte del recorrido nos dirigiremos a otra colina de Roma: el Campidoglio. Esta es la sede de los famosos Museos Capitolinos. Aunque no tendremos tiempo para visitarlos, en su increíble plaza diseñada por Miguel Ángel tenemos una de las mejores vistas de Roma y una réplica de la Loba Capitolina.

Bajando por la escalinata que como un puente levadizo nos da acceso a la ciudad, pondremos dirección a la Fuente di Trevi atravesando Plaza Venecia con su espectacular monumento a Vittorio Emanuele II. Un edificio que contrasta con los restos históricos que lo rodean, pero cuya estética y significado en honor a la unificación de Italia hacen de él una joya.

Al llegar a la universalmente conocida Fontana, lo haremos casi sin darnos cuenta. Pues entre pequeñas calles y cruces, de un momento a otro nos la toparemos de frente y la sorpresa será aun mayor. La Fuente de Trevi os dejará sin palabras.

Sin embargo, en este punto de la jornada lo que sí tendréis seguramente será hambre. Luego de una intensa mañana llena de Roma y aire italiano, es hora de disfrutar de también desde el punto de vista gastronómico. Relajaos y gozad de la buena comida romana en algún restaurante mientras recordáis vuestras impresiones sobre el Coliseo y la Fuente de Trevi.

Ahora, con energías y con el gusto saciado con los sabores de Italia, caminaremos por las bonitas calles del centro de Roma hasta llegar a Plaza de España. Aquí tenemos mucho para disfrutar y ver. Seguro que habréis visto su llamativa escalinata en innumerables fotos, artículos e incluso películas. Pues aquí Audrey Hepburn tiene uno de los momentos más recordados de su película Vacaciones en Roma

A sus pies, la fuente de la Barcaccia nos recuerda que el genio de Bernini surge de un padre que ya realizaba obras de arte tan hermosas como esta fuente.

Plaza España y su mágico ambiente.

En la Plaza de España podremos pasear y recorrerla con calma e incluso subir su escalinata hasta Trinità dei Monti para observarla desde arriba.

Con nuestra parada en la plaza completada, ponemos rumbo a otra que será nuestra última etapa del día y que tendrá Plaza del Popolo y su terraza del Pincio como destino final. Plaza del Popolo con su chocante amplitud y tamaño, sus iglesias aparentemente gemelas y su obelisco central son el lugar ideal para finalizar el primer día en Roma. Como guinda, os proponemos subir al mirador del Pincio para disfrutar de las vistas de Roma al atardecer. Allí pensaréis en quedaros para siempre. Pero… esto es qué ver en Roma en 2 días. ¡Aún nos queda uno!

Mapa del recorrido del día 1

que ver en roma en 2 dias

Una jornada acompañada de la Antigua Roma y las plazas de la Ciudad Eterna.

Qué ver en Roma en dos días: DÍA 2


Pensaréis probablemente que el primer día será insuperable… Pero, ¿y si os decimos que en este segundo día comenzaremos con la Capilla Sixtina y acabaremos con el Panteón? Seguidnos y veréis lo mucho que ver en Roma en 2 días.

Nuestra mañana la dedicaremos exclusivamente a visitar el Vaticano. ¿La mitad de todo un día? Sí. Y veréis como se os quedará corto. En esta parte tan especial de Roma podríamos pasarnos días enteros. Sólo para conocer bien sus museos necesitaríamos un viaje completo. Nuestra agenda será: Museos VaticanosCapilla Sixtina y Basílica de San Pedro. Como para el Coliseo, os recomendamos que lo hagáis acompañados por un guía local. Sobre todo aquí, en los Museos Vaticanos, conocerlos de la mano de un experto marca la diferencia.

En la primera parte del segundo día en Roma descubriremos la magia que los mejores artistas de la historia usaron para crear lugares que parecen de otro mundo. Miguel Ángel con la Capilla Sixtina y la cúpula de la basílica, las Estancias de Rafael, la Plaza de San Pedro obra de Bernini… ¡y así una lista infinita! En cuanto diviséis la Capilla Sixtina, enseguida comprenderéis por qué está considerada una de las mejores creaciones del hombre. Verla en vivo no tiene precio.

Al concluir la visita en los Museos Vaticanos podréis visitar la Basílica de San Pedro. Un espacio creado para maravillar con su grandeza y hablar más allá de los sentidos con obras como la piedad de Miguel Ángel. Todo ello engarzado en riquísimas decoraciones realizadas para que, creyentes o no, podáis tener una experiencia divina.

Visita Guiada Privada Vaticano

Via della Conciliazione, Plaza de San Pedro y, al fondo, la Basílica de San Pedro.

Saliendo, recorred y apreciad la plaza con sus dos fuentes monumentales y la genial columnata de Bernini. Si buscáis un punto específico marcado como un círculo en el suelo, os llevaréis una curiosa sorpresa y una admiración extra hacia el genial arquitecto.

Antes de continuar con la ruta y para poder asimilar todo lo vivido, este es el punto perfecto para darnos una pausa, buscar un buen restaurante en esta zona y reponer fuerzas. Una fantástica pizza y un espresso romanos nos darán la que necesitamos y más.

Muy cerca del Vaticano está nuestra siguiente parada: el Castillo Sant’Angelo. Un castillo muy distinto de la imagen que tenemos de estas fortalezas. Pues su construcción no es medieval… ni cerca. Lo construyó el emperador Adriano en el siglo II como lugar donde quería que reposaran sus restos mortales y los de sus sucesores. Y, desde hace casi dos milenios, custodia las orillas del Tíber dejándonos una de las imágenes más bonitas de la Ciudad Eterna.

Desde allí, cruzaremos el río para ir a Plaza Navona. Una de las plazas más bonitas de Roma. Después de haber visto Plaza España y Plaza del Poppolo en nuestro primer día, completaremos así un recorrido por las plazas más importantes de la capital de Italia. Plaza Navona es uno de los lugares que no pueden faltar en un viaje a Roma. 

Llena de monumentos barrocos, en su centro reluce la Fuente de los Cuatro Ríos como una dignísima rival de Trevi en una hipotética competición de hermosura e imaginación a la hora de embellecer las fuentes de Roma… y no es decir poco, ¿verdad?

Busqueda del Tesoro Roma del Agua

Plaza Navona vista desde su ‘curva’ norte.

Como final de este último día en Roma tenemos una de las construcciones más especiales de la historia de Roma y la mejor conservada. Al igual que en Castel Sant’Angelo, el emperador Adriano vuelve a ser el ‘’culpable’’ de que hoy podamos apreciar… ¡el Panteón!

Muy cerca de Plaza Navona, nos encontraremos con esta auténtica maravilla llegada prácticamente intacta hasta nuestros días. Como en la Fontana de Trevi, nos lo toparemos en su plaza casi por sorpresa al salir de esas callejuelas del centro.

Os aconsejo que os compréis un buen ‘gelato‘, y que os sentéis en la plaza (seguro que boquiabiertos) disfrutando de la fuente, el obelisco y el mismísmo Pantheon romano… y, seguro, pensando en volver. Porque querréis volver. Arrivederci, Roma.

Mapa del recorrido del día 2

que ver en roma en dos dias

Un día que completa y finaliza nuestro viaje… ya pensando en volver.
Compartir
Share on facebook
Share on email