Gianicolo

Una colina para contemplar Roma
El Gianicolo es uno de los lugares más especiales de Roma. Siendo una de sus colinas más interesantes, ha protagonizado siempre un papel importante en la historia de la ciudad. Algunos tan relevantes como una de las primeras revueltas sociales en la República Romana. Otros más modernos, como ser uno de los miradores con mejores vistas panorámicas de toda Roma. Todo esto pasando por la enorme presencia de la figura de Garibaldi y el proceso reunificador de Italia. El Gianicolo nos ofrece vistas increíblesmonumentos preciosos, fuentes maravillosas, historia… un lugar imperdible de Roma.

Gianicolo: la colina del pueblo

En Gianicolo, o Janículo, no es una de las famosas 7 colinas de Roma. Y, a pesar de todo, es una colina de Roma. El Gianicolo comenzó a tomar partido en la historia de la ciudad ya en la Antigua Roma, allá por el siglo VI a.C, cuando Roma remataba con su monarquía y nacía la República.

Con esta república, se acabaron formando dos clases sociales: patricios y plebeyos. Ante las desigualdades, los plebeyos se revelaron repetidas veces para luchar por una mayor igualdad. En una de sus últimas revueltas, la plebe abandonó Roma para establecerse en la colina del Gianicolo, que entonces estaba fuera de la ciudad.

Gracias a esta desbandada, los patricios negociaron su vuelta y se construyeron las bases del derecho romano. Algo que todavía hoy estudiamos y usamos. Cuando visitamos el Gianicolo, además de su belleza, podemos también sentir la fuerza que transmite y su sentimiento de lucha casi se respira. Pues no sólo inspiró a los antiguos romanos, su energía sirvió también en la lucha de Garibaldi para unificar Italia. Una figura, la de Garibaldi, muy presente en la colina.

Piazzale Garibaldi y el mirador del Gianicolo

Tan presente que la plaza principal del Gianicolo lleva su nombre. Con una enorme estatua ecuestre de Garibaldi se marca el centro del centro del Gianicolo. Pocos pasos frente a la estatua, unas cadenas marcan el final de la carretera y el comienzo de los característicos sanpietrini de Roma. Con ellos se forma el suelo del espectacular mirador. Incluso la estatua de Garibaldi se niega a perderse tales vistas y mira hacia la ciudad. La terraza acaba en un enorme balcón ante Roma desde lo alto de la colina. Desde ella se aprecia prácticamente toda la ciudad con una belleza apabullante.

vista roma gianicolo
Las impresionantes vistas de Roma desde el Gianicolo.

El cañón del Gianicolo

Asomados a la terraza del Piazzale Garibaldi, tan tremendo escenario hace difícil bajar la vista hasta nuestra más cercana proximidad, la parte inferior a la terraza. E incluso aquí encontramos atractivo. Todos los días, en este lugar, sucede uno de los eventos más curiosos de Roma. A las 12:00 en punto, se dipara un cañón que retumba en toda Roma. Sí, sí, has leído bien. Un cañón que a las 12 del mediodía se dispara en Roma cada día.

El Fontanone

Otro de los grandes atractivos del Gianicolo es la Fontana dell’Acqua Paola, comúnmente conocida como el Fontanone. En el Fontanone tenemos un elemento curioso, ya que es uno de los monumentos que más gustan a los romanos y, por el contrario, uno de los más desconocidos para los visitantes. Ojalá esta página os pueda ayudar a no perdéroslo… ¡merece realmente la pena! Además, en la pequeña curva de la colina donde se sitúa la fuente, justo enfrente de ésta, tenemos otra terraza panorámica increíble.

fuente agua paola fontanone gianicolo
La Fontana dell'Acqua Paola en el Gianicolo.

Mausoleo Ossario Garibaldino

Siguiendo la mirada de la Fonta dell’Acqua Paola, bajando por colina del Gianicolo nos topamos a nuestra derecha con un rincón interesantísimo de Roma. Desconocido incluso para muchos romanos. Hablamos del Mausoleo Ossario Garibaldino. Un monumento en homenaje a los caídos bajo el mando de Garibaldi en la defensa de la República Romana del 1849.

gianicolo mausoleo garibaldino
Visitando el Mausoleo Ossario Garibaldino durante uno de nuestros tours En Roma

San Pietro in Montorio

Casi a la misma altura del Gianicolo pero, esta vez al lado izquierdo, tenemos otro rincón magnífico de la colina: San Pietro in MontorioUn convento de franciscanos con muchísimas sorpresas. Sus claustros esconden auténticos tesoros de Roma como el Templete del Bramante. Su historia, hitos importantísimos. Tanto como la posible crucifixión de San Pedro en este mismo lugar. Otros más modernos y en relación con Garibaldi y su lucha en apoyo a la República Romana del 1849, que tuvieron en San Pietro in Montorio un hospital de guerra improvisado cerca de la primera línea de batalla.

Allí mismo se encuentra una de las islas españolas más importantes de Roma. El liceo Cervantes, la residencia del embajador y la Academia de España hacen de esta colina un monumento a la presencia y actividad cultural de tantos españoles en Roma.

Templete del Bramante

Uno de los mayores atractivos del Gianicolo, el Templete del Bramante, fue un encargo de los Reyes Católicos a Bramante, uno de los grandes artistas del Renacimiento. Bramante, con este pequeño templo circular, creaba una de las obras maestras del renacimiento en Roma. Una maravilla más de las tantas que nos regala esta gran colina de Roma: el Gianicolo.

Templete del Bramante en la Academia de España
La cúpula del Templete del Bramante.
Para disfrutar del Gianicolo nada mejor que una de nuestras visitas guiadas. Nuestros fantásticos guías te harán disfrutar de su belleza, historia e historias. Estamos en Ciudad Eterna y te ofrecemos tours en Roma en primera persona.
Compartir
Share on facebook
Share on email