visitas guiadas bibliotecas de Roma

Descubriendo la Roma Literaria

Los mejores recorridos literarios para los amantes de los libros y de las letras

Roma Literaria

Un viaje a Italia es un viaje a todos los tiempos de la historia. Por eso un escrito sobre Italia, más que descripcion, debe ser, en mi concepto, resurrección.” (Emilio Castelar, Recuerdos de Italia).

Roma, compañera de escritores.

Otro recorrido literiario: los lugares donde han vivido y que han vivido grandes escritores: Alberti, Joyce, Goethe, Gogol, Andersen, Stendhal… 3 horas recordando sus palabras, reviviendo sus vidas y viendo Roma através de sus ojos.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Siguiendo las huellas de escritores de lengua española en Roma.

Un recorrido en que la dirección la dan los lugares, las palabras, la historia de escritores que nos han transmitido su Roma. Experimentar y revivir con sus palabras esa Roma única e irrepetible.
Foto: visita con alumnos del Liceo Antonio Meucci organizada por la asociación IISLA.

visita-literaria-roma-iisla

un-otono-romanoEste viaje literario por Roma he tenido el placer de compartirlo también con el director y becarios de la Academia de España en Roma y el escritor Javier Reverte. Tras haber disfrutado con sus palabras escritas, participando de sus viajes en cada libro, ahora también Roma literaria se junta con su recuerdo y sus palabras ‘vividas’. Gracias por esta estupenda oportunidad para contar y sentir Roma.

Fruto del trabajo de Javier Reverte durante su estancia en Roma es un precioso libro: Un otoño romano. Siguiendo sus pasos, su encuentro con Roma, podremos disfrutar de una ciudad viva, hermosa y compleja. Léelo y luego disfruta viendo, tocando, sintiendo la ciudad. Si quieres que te acompañemos, solicita esta visita guiada (visitasguiadas@enroma.com): Un otoño romano con En Roma y Alberto Rodriguez.

Roma Literaria

Roma Literaria: Oscar M. Prieto y ‘Berlín Vintage’

visita-oscar-berlin-vintageRoma es un lugar muy especial por y para los encuentros. Berlín Vintage de Oscar M. Prieto -escritor al que tuvimos el gusto de acompañar por algunos lugares de Roma– es un relato perfecto para contemplar la ciudad, las gentes, con ojos nuevos, maravillados, extasiados: Gianicolo, Trastevere, Campo dei Fiori… no son sólo lugares sino que Roma entra en la historia como protagonista.

En cada lugar descubrimos un rasgo y nos descubrimos nosotros dialogando con ella. Me ha gustado tanto el libro que creo que podrá ser una visita muy interesante: ver Roma con las palabras de Oscar M. Prieto… y quizás nieve.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Roma Literaria: las Antiguas bibliotecas de Roma

visitaliterariabibliotecaVisita a algunas de las bibliotecas más hermosas del mundo: la Vallicelliana, la Angelica, la Casanatense. Su historia, sus edificios, sus libros, sus personas. Un viaje lleno de emoción en el mundo de las bilbiotecas históricas de la ciudad. Personajes e historias que os están esperando en sus libros y en sus salas. Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Roma Literaria

Santa Teresa de Ávila en Roma

visita-lugares-santa-teresa-roma“... Hirióme con una flecha / enherbolada de amor, / y mi alma quedó hecha / una con su Criador; Ya yo no quiero otro amor, / pues a mi Dios me he entregado, / y mi Amado es para mí / y yo soy para mi Amado.

Un recorrido en coche y andando por los lugares de Roma relacionados con la mística y gran escritora castellana: Santa María della Scala, el edifico de Propaganda Fidei, Via di Monserrato, San Giuseppe a Capo le Case, Santa Maria della Vittoria y Santa Teresa.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Publio Cornelio Escipión y su trilogía

liberia

Santiago Posteguillos y su pasión por la figura histórica de P. C. Escipión, nos guían en un recorrido por la Roma de los siglos III y II a.C.: la roca Tarpeya, el Argiletum, las antiguas puertas de la ciudad, el foro, la Curia… rememorando los personajes, su historias y las historias de esta época clave para entender la grandeza de la Antigua Roma y sus gentes.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

La Roma de Trajano.

La Roma Imperial a finales del s. I e inicios del s. II. Con sus dos libros (Los asesinos del emperador y Circo Máximo) Santiago Posteguillos nos vuelve a introducir en las calles de la Subura, en el centro de los entresijos del poder en el palacio imperial del Palatino y en los límites del imperio.

Historias con rostro humano para las que te acompañamos descubriendo las maravillas de la Roma en época de Trajano: su columna, su foro, los Mercados, las termas, los lugares que sirven de marco a estas historias y personajes.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Antiguas librerías – Librerías de lo antiguo.

Un bonito recorrido por la ciudad podría ser descubrir las antiguas librerías, pequeñas, llenas de viejos libros, ediciones antiguas, casi siempre llenas de polvo y de ese característico olor de los libros que han pasado su vida allí dentro esperándote.

Lugares llenos de encanto para viajar dentro de tu viaje: Piazza Febo, Via del Pellegrino, Via della Vite, Teatro di Pompeo, Sant’Agostino (libreria Sant’Agostino con catálogo online y servicio de envío por correo)… mil rincones para descubrir otra Roma con sus pequeños-grandes tesoros ocultos en sus libros.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Marcial y Roma.

De la mano del gran estudioso Emilio Rodriguez Almeida y su libro sobre Marcial y Roma, seguimos las huellas de este escritor por la Roma del s. I entrando en la vida cotidiana de la ciudad con la mirada de este gran hispano-romano.

Escribe a tu Guía de Roma: visitasguiadas@enroma.com para preparar contigo esta visita guiada.

Roma y sus orígenes.

festival-delle-letteratureSiguiendo las huellas de Rómulo y Remo de la mano de la escritora Isabel Barceló (Mujeres de Roma).

Consulta nuestras propuestas mensuales descubriendo los rincones de Lapso en Roma, una guía muy personal de Roma.

En via di Monte Brianzo n. 60, tenéis la Librería española – Libreria spagnola a Roma para encontrar textos sobre Roma en español, si es que estás de viaje por Roma, o bien comprar tus libros en la ciudad. También organizan actividades culturales muy interesantes. Para las personas de EnRoma hay un descuento del 10% en guías – libros sobre Roma y del 15% en los objetos de recuerdo.

Actividades culturales en la Casa delle Letterature. Calendario.
Casa delle Letterature. P.zza dell’Orologio 3. Info 06.68134697

Actividades culturales en el Instituto Cervantes de Roma. Tanto el Instituto Cervantes (Via de Villa Albani) como el Instituto Italo-latinoamericano tienen bibliotecas para consultar libros y material audiovisual en español.

Caffé Letterario en Roma: En via Ostiense 95. Déjate sorprender por un espacio de encuentro y cultura.

En via Belsiana 22, cerca de via Condotti tenéis la Librería Gremese. En esta librería – editorial podréis encontrar joyas como ‘Roma, si gira’ y disfrutar de las últimas publicaciones.

LA RESPUESTA EN LOS NARANJOS

“Te voy a dar una sorpresa de las que te gustan tanto… de las de aventuras y peligros” Me puse a reír. ¿qué peligros podría haber en Roma, qué aventuras, sino aquellas de quedarse atrapado en el tráfico del centro o de morir de calor bajo el sol de agosto en plaza del Popolo? Pero como me gustaban tanto las aventuras y sobre todo su sonrisa, la sonrisa que tenía Paco al decir esas palabras para mí tan divertidas y misteriosas. Acepté y desde aquel momento sentí la atmósfera llena de suspense y me moría por saber qué aventuras, qué peligros tendría que afrontar.

Apenas escuché el sonido del timbre al día siguiente me apresuré a coger mi mochila, compañera de todas mis aventuras, siempre preparada para una nueva, y encontré a Paco. Estaba ansiosa por descubrir qué era lo que nos esperaba, qué peligros debiamos superar. Me imaginaba castillos abandonados, casas oscuras y gente extraña de la que escondernos. Y mientras mi mente fantaseaba con un mundo irreal en el que yo y mi príncipe debíamos superar pruebas, conquistar países y descubrir misterios, me di cuenta de que estaba en la línea B del metro junto a Paco, muriéndome de calor y aplastada por la gente… se terminó el sueño, el príncipe y la princesa habían regresado a la vida real.

Desilusionada y un poco triste bajé del metro y me dejé llevar por Paco hasta la “ sorpresa” que ya habia terminado de interesarme tanto.

Mientras estábamos caminando por Roma me di cuenta de que los turistas estaban casi todos sonriendo y me pregunté por qué tenían tanta alegria al ver esto, una ciudad donde hace mucho calor y donde hay demasiada gente.

Una sorpresa en la Roma Literaria

De repente, Paco me hizo salir de mis pensamientos diciéndome que estábamos llegando pero tenía que preguntar a alguien donde estaba exactamente mi sorpresa. Me puse a reír porque él tenía que preguntar dónde estaba la sorpresa, ¿qué sabía la gente de mi sorpresa? “¡Al fin te ríes! ¿En qué estabas pensando? Fuiste todo el camino calladita” me dijo. ”Me río porque me haces reír. ¿Qué clase de sorpresa es esta? ¿Por qué no sabes dónde está?¿se mueve?” Paco riendo se acercó a dos militares que encontramos por el camino y preguntó algo; no conseguí escuchar, pero el militar me sonrió y empezó a indicar el camino a Paco, que me cogió de la mano y después de llegar a una puerta, al final de la calle, me hizo entrar en un jardín: tenia muchos árboles y una vista maravillosa.

Había una terraza que parecía la popa de un barco. Paco y yo éramos los marineros y al acercarnos íbamos viendo siempre un poquito más de Roma, como un telón que se fuera abriendo. Al principio vimos el Campidoglio, después, continuando a caminar, acompañados por el sonido de las piedrecitas bajo nuestros pies, pudimos ver todos los techos de Roma, la vida de la gente, los turistas corriendo emocionados, los coches , el Tíber, unos pocos barcos luchando contra la corriente… parecía que la ciudad no tenía fin, tantos eran los techos que continuaban constantes hasta donde la vista no podía ir más lejos. “

¡Sorpresa! Este es el Giardino degli Aranci, todos estos árboles son naranjos y desde aquí se puede ver casi toda Roma, pero la vista más estupenda eres tú.” Me sentía feliz y sólo en aquel momento comprendí la alegría de los turistas al visitar una ciudad tan maravillosa y espectacular como Roma: llena de gente, sí, pero gente especial, gente acostumbrada a ver tantos detalles hermosos, gente que tiene maravillas ante los ojos; cada uno con su lugar favorito y al que se siente más aficionado. Comprendí, entonces, que se puede vivir soñando pero a lo mejor ya se está viviendo en un sueño.

vistas-roma-aventino

Las cuarenta horas

Cuarenta horas son cuanto dura un curso de español en la Manin. Cuarenta horas son menos de dos días, pero se necesitan cuatro meses para recorrerlas.

Tenemos un profesor comprensivo, tolerante, curioso, generoso, anticonformista, sencillo (pero solo aparentemente). Va en bicicleta y le gusta el teatro. Sabe escuchar y valorar, pero no juzga. Tiene barba pero se la corta en verano porque hace calor.

Y nosotros estamos allí, en bancos, esperando poder hablar, milagrosamente, español. Estamos allí y esperamos que la gramática se transforme de pensamiento en acción. Y él espera con nosotros. Nos estimula, nos permite divagar. Sonidos extranjeros se convierten en familiares por monólogos incoherentes, divagados. Pero él es paciente.

Cuarenta horas, cuatro meses, casi dos días, transcurren velozmente.

Roma literaria… mientras aprendemos español

Y la voluntad de aprender, poco ayudada por el compromiso, se transforma en un saludo para las próximas cuarenta horas. Como una espiral, de cuarenta en cuarenta, nos acercamos a aquellos sonidos mágicos, a veces difíciles, que son su idioma. Y nace el deseo de explorar esta tierra, no tan lejana, no tan diversa.

Un curso de español se puede empezar por juego, por pasar dos tardes a la semana o por casualidad.
Un curso de español se frecuenta porque el profesor es bueno, porque se quiere aprender o porque no hay más ropa para planchar. Pero las cuarenta horas nos cambian si las dejamos fluir dentro de nosotros. Si dejamos que el tiempo se traduzca en espacio. Si dejamos, por así decir, que estas cuarenta horas se conviertan en imágenes de lugares donde este idioma, difícil de hablar pero no tan difícil de entender, vive. Las cuarenta horas, pueden ser dos días escasos, o cuatro meses intensos de magia, a veces de brujería, a menudo de alquimía.

SILVIA