Loba Capitolina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

La Loba Capitolina, Luperca, es una figura clave en la historia de Roma. Según la mitología, una loba encontró a dos gemelos, Rómulo y Remo, a orillas del río Tíber. La criatura, contrariamente a su instinto carnívoro, amamantó y crio a los dos niños que acabarían fundando la ciudad de Roma en la colina del Palatino.

Desde los inicios de Roma, la Loba Capitolina fue un poderoso símbolo de la ciudad. Puede que incluso antes de la propia Roma, pues se cree que esta simbología podría ser de origen etrusco. Como la escultura más representativa de Luperca amamantando a Rómulo y Remo conservada en los Museos Capitolinos. De la cual tenemos una pequeña réplica en la Plaza del Campidoglio, en la cima de Roma vigilando lo que han sido capaces de crear sus cachorros.

La Loba Capitolina en la mitología

Rómulo y Remo, según la mitología, tenían madre conocida. Y no, no nos referimos a Luperca. Su madre era una de las vestales de Alba Longa, Rea Silvia. Que, como vestal, no podía tener relaciones íntimas. Pero Rea Silvia quedó embarazada, dice la tradición romana, que del dios Marte. La pena por aquel embarazo sería la muerte. Y no sólo eso, sino que sus hijos serían descendientes de la realeza de Alba Longa y candidatos al trono. Algo que el rey Amulio no aceptaría.

Rea Silvia consiguió ocultar su embarazo y, una vez nacidos Rómulo y Remo, los colocó en una cesta que dejó en las aguas del Tíber y llegó hasta vararse en una orilla cercana a la colina palatina de la todavía no existente Roma. Allí la encontró una loba, la Loba Capitolina, que llevó a los gemelos a su cueva y los crio como sus hijos.

rapto de las sabinas
Pintura 'El Rapto de las Sabinas'. Rómulo batalla con Luperca en su escudo.

¿Una loba o una mujer?

Es imposible demostrar si este mito es real o no. Pero hay otras teorías diferentes que tachan a este mito como una creación de los propios romanos para dar al nacimiento de su ciudad una épica mayor. O sencillamente para borrar un origen quizás no demasiado grandioso para una ciudad que gobernase el mundo.

Este origen habría sido parecido, solamente que esa loba, la Loba Capitolina, se habría tratado de una mujer. Una ‘lupa’ que en latín significaba ‘prostituta’. Etimología que nos llega también de los ‘lupanares’, los prostíbulos romanos.

Una prostituta habría encontrado la cesta a orillas del Tíber y habría llevado a Rómulo y Remo consigo, adoptándolos como sus hijos y criándolos como tales junto a su esposo Faustulo, un pastor.

El haber sido criados por una prostituta y ser considerados como sus hijos no era tan imponente como proclamar por el mundo que la ciudad tenía su origen en unos gemelos salvados por una loba.

La famosa estatua de la Loba Capitolina

Al pensar en la Loba Capitolina, a todos nos viene a la cabeza la mundialmente conocida escultura de los Museos Capitolinos. Una escultura de bronce de 75 centímetros de alto que representa a Luperca amamantando a los dos gemelos.

Recientes estudios han demostrado que la estatua se fecha en los siglos XI o XII. Casi con total probabilidad, ésta sea una copia realizada de otra más antigua, de origen etrusco.

Una curiosidad es que las dos pequeñas figuras, también de bronce, de Rómulo y Remo, fueron añadidas a finales del siglo XV.

La escultura de la Loba es con toda seguridad uno de los mayores atractivos de los Musei Capitolini. Por todo lo que representa Luperca y también la escultura. Pues puede que la original etrusca hubiese tenido alguna función sagrada en la antigua Roma.

La pequeña réplica que está fuera de los museos, justo enfrente, atrae también una atención considerable. En la cima de una pequeña columna, parece vigilar Roma como su mejor guardiana. Como lo fue tantos años atrás con sus fundadores.

loba capitolina

Luperca en la cultura popular

Roma fue fundada en el 753 a.C. Nosotros estamos en el 2021. Esos son muchos años. Muchos. Siglos, milenios, en los que la Loba Capitolina ha formado parte del folclore romano. Una figura que está muy arraigada en la representación de Roma y que en la actualidad vemos a diario. No sólo en Roma sino también en cómo el resto del mundo ve a Roma.

Lo vemos incluso en el fútbol en Roma. Donde la AS Roma lleva en su escudo a la Loba Capitolina. Y cómo por Europa, al equipo le llaman ‘la loba’. Es muy común encontrarnos con Luperca en Roma y no sólo si vamos al Campidoglio. En el barrio de Garbatella podemos encontrarnos Street Art con versiones modernas de la loba. Otro barrio cercano, el de Testaccio, tiene un enorme mural de una loba encerrada llamado ‘Jumping Wolf’.

Una loba que sigue por las calles de Roma, incluso llegando al Vaticano donde la vemos en una fachada de Via de la Conciliazione.

Una Roma, una loba, que sigue recordando sus orígenes. La ciudad de Rómulo y Remo… y Luperca.

loba campidoglio con gemelos romulo y remo
Réplica de la Loba Capitolina en la Plaza del Campidoglio.
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Experiencias únicas ¡Tours En Roma!

Explore nuestro blog

Encuentranos en Facebook