Colección de Arte Contemporáneo

Museos Vaticanos

La Colección de Arte Contemporáneo de los Museos Vaticanos es una de las últimas en ser añadidas a los museos de la Santa Sede. Inaugurada en 1973, tiene el objetivo de volver a conectar a la Iglesia con el arte más actual. Una relación que había sido realmente estrecha en el Renacimiento y en el Barroco y que, con los siglos se había distanciado hasta ser dos mundos que parecían haber perdido la capacidad de dialogar. Una situación que inicia a cambiar rápidamente a mediados del siglo XX.

En el Vaticano, gracias a esta iniciativa, podemos apreciar algunas obras de arte contemporáneo de artistas como Gauguin, de Chirico, Fontana, Giacometti o van Gogh. De este último es la gran obra maestra de la Colección de Arte Contemporáneo vaticana: ‘La Piedad’.
"Nosotros os necesitamos... En esta operación que trasvasa el mundo invisible en fórmulas accesibles, inteligibles, vosotros sois maestros. Es vuestro oficio, vuestra misión; y vuestra arte es precisamente aprehender en el cielo del espíritu sus tesoros y revestirlos de palabras, colores, formas, accesibilidad... Vosotros tenéis también una prerrogativa en el momento en el que hacéis accesible el mundo del espíritu: mantener su inefabilidad, el sentido de su transcendencia, su halo de misterio, la necesidad de alcanzarlo en la facilidad y el esfuerzo al mismo tiempo... tendría que coincidir el sacerdocio con el arte."
Pablo VI
Discurso a los artistas en la Capilla Sixtina, 1964

Colección de Arte Contemporáneo: mejores obras

La Piedad, de van Gogh

Como veíamos, la Colección de Arte Contemporáneo de los Museos Vaticanos tiene el honor de contar con el gran Vincent van Gogh. Y lo hace con su versión de la Piedad. El momento en el que la Virgen recoge el cuerpo sin vida de su hijo Jesucristo.

Una versión tantas veces representada. Algunas veces, por auténticos genios como Miguel Ángel, cuya Piedad está  también en el Vaticano, en la Basílica de San Pedro.

Algo que provoca a menudo que veamos versiones muy parecidas. No es el caso de van Gogh, quien siempre fiel a su estilo, la hace con su visión inimitable.

'La Piedad', de Vincent van Gogh.

Relieve en madera, de Gauguin

En la misma sala que ‘La Piedad’ de van Gogh encontramos una curiosa pieza de madera en la que Gauguin realizó un bajorrelieve. Visto desde la lejanía, incluso a media distancia, parecería un simple y bruto trozo de madera.

Al acercarnos, la figura de un pequeño bebé parece llorar y moverse, como queriendo acomodarse o salir de esa ‘’prisión’’ de madera.

A su lado, siempre en la sala 2, hay una interesante pintura de Redon sobre Juana de Arco.

Le Penseur, de Auguste Rodin

‘El Pensador’ es una de las obras más alabadas del artista francés Rodin. Una escultura de un hombre reflexionando, sentado apoyando el mentón sobre su puño. Rodin representa en este hombre a Dante, el cual fue el nombre inicial de la obra. La estatua fue situada en un inicio en París hasta que llegó a la Colección de Arte Contemporáneo del Vaticano.

Con Dante pensando, el artista quería mostrar el poder creativo del hombre y su capacidad para formar ideas y arte a través del pensamiento.

'Le Penseur', de Rodin, cuando aún estaba en París.

Ida, de Alberto Giacometti

Alberto Giacometti fue uno de los artistas más especiales de la primera mitad del siglo XX. Una mente siempre dedicada al arte y a la busca de la perfección de cada una de sus obras. Y, aun así, siempre insatisfecha. Giacometti era incapaz de considerar una obra acabada, siempre le veía defectos y seguía trabajando en ellas. Sus encargos salían de su taller con él frustrado.

En esta sección de los Museos Vaticanos podemos admirar varias de sus obras. ‘Ida’ es una escultura realizada en yeso por un joven Giacometti, recién regresado a Suiza desde París, donde había estudiado arte. Alberto le pide a Ida, una chica que trabajaba ayudando en las tareas domésticas de su casa, que pose para él y de ahí surge esta obra.

Mano del Crucifijo, Renato Guttuso

Esta pintura de Guttuso es una de las más intrigantes de toda la colección. Una representación de la mano de Cristo en la cruz con un estilo muy característico. Una explosión de colores y sensaciones que salpican la retina de quienes la observan sin dejar a nadie indiferente.

Guttuso inspiró la gran mayoría de sus obras en otras de grandes artistas del pasado. Su especial forma de rendirles homenaje. Esta, en concreto, es una referencia a una obra de Matthias Grünewald.

Precios, horarios y visitas guiadas

La Colección de Arte Contemporáneo cuenta con muchísimas más obras de gran interés. Hemos destacado las que más nos gustan, pero entre toda la variedad del museo podemos encontrar una sala entera dedicada a Marino Marini, el Altar de la Paz de Manzù o una escultura de bronce de Santa Catarina de Siena obra de Francesco Messina. Y son sólo algunos otros ejemplos. Para visitar la colección, al estar dentro de los Museos Vaticanos, su horario y precio es el de éstos. El horario de visita es de lunes a sábado de 08:30 a 18:30. Los precios de la entradas son de 17€ para los mayores de 18 años y de 8€ para los menores. Si quieres visitar la Colección de Arte Contemporáneo del Vaticano, lo mejor es hacerlo formando parte de un tour para conocer todos los Museos Vaticanos. ¡Anímate y hazlo con nosotros! Reserva ahora tu visita guiada en los Museos Vaticanos.
Compartir
Share on facebook
Share on twitter