Las Mujeres de Roma

Mitos, leyendas, historias de Roma con mujeres como protagonistas.

Te proponemos un recorrido muy particular, una visita guiada para vivir la historia y el presente de la ciudad a través de algunas mujeres que en ella vivieron en diversas épocas: Cecilia Metella, Livia, Catalina de Siena, Fiammetta de Michaelis, Beatrice Cenci, Artemisia Gentileschi, Eleonora de Fonseca, Paulina Bonaparte, María Zambrano… Para descubrir una Roma distinta de la mano de tantas mujeres y de sus historias.

Mujeres de Roma

Rea Silvia fue la primera mujer en convertirse en un mito de Roma, sin embargo hay muchas más mujeres que por su personalidad han engendrado a su vez otras leyendas de la ciudad eterna. Entre las más fascinantes encontramos a:

Cristina de Suecia:
La reina del país escandinavo decidió abdicar al trono y convertirse al catolicismo, pues no compartía la fe de su familia quienes eran protestantes.  Cristina vivió gran parte de su vida en Roma y se hizo amiga de Bernini. Hay muchas anécdotas acerca de esta mujer, sin embargo las que más suscitan interés son las que describen su sexualidad. Era una mujer androgina que tal vez abdicó al no soportar la idea de estar con un hombre para dar un heredero.

Donna Olimpia
Olimpia Maldeschini fue una de las mujeres más influyentes y odiadas de la historia de Roma. Era cuñada del Papa Inocencio X  y además quien lo persuadía, controlaba e influenciaba, tanto así que se le llamó La Papisa...Se dice que cada noche del 7 de enero, que es el aniversario de la muerte del Papa Inocencio X, se ve a la Donna Olimpia en una carroza llena de riquezas pero ardiendo en llamas, asustando a los noctámbulos.

Messalina
Calígula la hizo casarse con Tiberio Claudio, el primo de su madre, un viejo de 50 años que se convirtió después en Emperador. Valeria Messalina tenía tan sólo 14 años y se convirtió en emperatriz con sólo 16. Alrededor de ella circulan las peores historias, todas acerca de lujuria y desenfreno sexual. ¿Se prostituía bajo un falso nombre? ¿Organizaba orgías  y mataba al hombre que se negara a sus encantos?

Giulia
Hija única del Emperador Augusto, quien aunque la amó tantísimo la condenó al exilio, negándole incluso la sepultura en la tumba de familia. Sobre ella también se hablaba de su vanidad y promiscuidad. Cuando le preguntaron como hacía para que sus hijos no se parecieran a sus amantes sino a su marido, Giulia respondió “Sólo tomo pasajeros cuando la barca está llena”. No murió como una hija de un César, sino sola, desnutrida y enferma.

Paulina Bonaparte
La hermana de Napoleón Bonaparte contrajo matrimonio con el noble Camilo Borghese por lo que vivió en Roma.  Fue inmortalizada por Canova en una magnífica escultura donde ella aparece semidesnuda, acostada en un diván (La foto de arriba). La escultura se exhibe en la Galería Borghese. Fue una mujer amante de los lujos y vanidosa. De hecho murió con su mejor vestido y aunque nació pobre, pidió ser enterrada en París.Estas y otras fascinantes historias de mujeres (Eleonora de Fonseca, Artemisia Gentileschi…) que han dejado su huella en la ciudad eterna, las puedes descubrir con la  visita guiada personalizada “Mujeres de Roma” con tu guía de En Roma.

Escribe a tu Guía En Roma: visitasguiadas@enroma.com para contratar este servicio o para organizar una visita guiada a tu medida: dónde, cuándo y cómo quieras.