El Renacimiento en Villa Farnesina Trastevere

Palacio y Villa Farnesina en Roma

Villa Farnesina Jardín entradaPalacio de Villa Farnesina fue construido entre 1505 y 1511 en Trastevere para el banquero Agostino Chigi. Era una zona baja, cercana al río Tíber en donde alguna vez crecieron los huertos y viñedos de Julio César. Se cree, incluso, que aquí se alojó secretamente Cleopatra durante su visita a Roma con su hijo Cesarión. Quien sí se alojó seguramente fue siglos después Richelieu y Cristina de Suecia.

La villa es un perfecto ejemplo del Renacimiento en Roma: la logia de Cupido y Psique como continuación de los maravillosos jardines, la logia de Galatea

La Farnesina es una fuente en la que percibir ese extraño equilibrio del Renacimiento. En él aparecen seres mitológicos, historias de dioses, símbolos de la sabiduría. Se integran, así, una visión del mundo neo-platónica  con la sociedad cristiana que quería hacer de Roma la nueva Atenas. Una nueva Atenas que es al mismo tiempo la Jerusalén celestial. Sin discontinuidad, sin contradicción al menos aparente. Personajes como Savonarola, Lutero y muchos eclesiásticos después de Trento, considerarán la temática y realización, como ‘demasiado mundanas’.

villa Farnesina GalateaToda una constelación de grandes artistas se dan cita en sus salas para recrear este mundo lleno de esperanzas: Peruzzi, Del Piombo, Bazzi, Rafael

La sala de las Perspectivas en Villa Farnesina

La sala de las Perspectivas, decorada por Baltasar Peruzzi, en el ambiente donde se celebró el banquete de boda de Agostino Chigi, es uno de mis lugares preferidos. Las paredes están abiertas con la imaginación hacia paisajes y mundos imaginarios. Es un lugar que quiere prescindir de los limites del espacio. Allí el tiempo juega a llevarme a una época sin tiempo, poblada de dioses, jardines, escenas en las que la realidad cotidiana se sublima: la chimenea se convierte en la fragua de Vulcano. Uno de los lugares cumbre del arte renacentista en Roma en los que te sientes realmente agasado por la belleza. En esta sala de la Villa Farnesina me siento centro de un universo de historias y lugares, sin tiempo.

Villa Farnesina sala de las Perspectivas

Sala de las Bodas de Alejandro Magno

Agostino Chigi conoció a Giovanni Antonio Bazzi en Siena y lo llamó a Roma para que adornara su dormitorio. La generosidad, la fuerza, el poder y la vida amorosa del gran Alejandro pasaron a ser una hermosa idealización del propio Agostino que tanto admiraba. Así incluso los detalles de vida íntima seguías los pasos del amor entre Alejandro y Roxana.

Tambien aquí una hermosa chimenea se abre oscura introducida como un lugar desde el que Vulcano se acerca al mundo de la superficie. Unos amores-niños traen la leña para alimentar el fuego. Incluso apagado, se siente el placer de su calor y el misterio de su origen.

Sala bodas de Alejandro en Villa Farnesina RomaTanta hermosura en jardines, arquitectura y color pasará luego a la familia Farnese que incluso había ideado un puente para unirla a su palacio en la otra orilla del Tíber. Pero ya había tenido lugar la hecatombe del ‘Sacco di Roma’ y las esperanzas e ilusiones eran otras.

De los Farnese pasó a los Borbones del Reino de las dos Sicilias, de ahí al embajador de España en Nápoles y en 1927 lo adquirió el estado Italiano pasando a la Accademia dei Lincei.

Guia de Roma informacion turistica
Información útil para visitar el Palacio Villa Farnesina.

Dirección:
Via della Lungara, 230

Horarios:
De lunes a sábado de 9 a 14h.
El segundo domingo del mes apertura extraordinaria de 9 a 17 con visitas guiadas.

Días de cierre:
Domingos y festivos.

Entradas:

6,00 € entero.
5,00 € reducidos (para jovenes hasta 26 años, mayores de 65 y grupos de mínimo 15 personas).

Gratis: niños hasta 10 años, acompañantes de minusvalidos, un acompañante por cada grupo o grupo escolar, guías turisticas autorizadas.

villa_farnesina

Lansquenetes en Villa Farnesina

Un detalle curioso. En el maravilloso fresco en el que las paredes de la Sala de las Perspectivas (Sala delle Prospettive) se abren a un paisaje de Roma un soldado Lansquenete ha dejado su recuerdo. Mientras el artista ha convertido la sala en un lugar paradisíaco él lo trae de vuelta a la realidad más cruel y sarcástica, casi firmando el inicio de la decadencia del Renacimiento en Roma: “1528, ¿por qué yo que escribo no tendría que reír? Los lansquenetes han hecho correr al Papa” .

grafito irónico de un lansquenete en Villa FarnesinaSi quieres un transporte personalizado hasta el Palacio Villa Farnesina usa nuestro En Roma Transfers.

vaticano icon

Museos Vaticanos 50 €

coliseo icon

Coliseo y Foros 35 €

coliseo vaticano icon

Vaticano + Coliseo 79 €