Capri es una de las islas más conocidas de toda Italia... ¡y del mundo! Sus increíbles paisajes la convierten en un destino codiciado por miles de viajeros. Su maravillosa Gruta Azul es uno de los mayores espectáculos naturales de todo el país. Además, su toque VIP la hace lugar de veraneo de estrellas internacionales.

Capri es una isla del Golfo de Nápoles reconocida mundialmente por ser uno de los pasajes naturales más bonitos de toda Italia. De hecho, ya en la Antigua Roma esta pequeña isla atraía a los grandes emperadores por su belleza. Tiberio o Augusto la usaron como lugar de descanso. Este gusto de la ‘’élite’’ por Capri se ha mantenido hasta nuestros días, pues la isla es destino habitual de personajes famosos que van desde grandes futbolistas, a actores y actrices de Hollywood hasta personajes políticos. De todas maneras, Capri es un pequeño paraíso en la costa italiana que atrae no sólo a este tipo de turismo sino a miles de viajeros cada año. Y es que la isla nos da muchos motivos para visitarla. ¡Conozcámoslos juntos!

Que ver en Capri

Anacapri

La bella Capri pertenece a la región de la Campania, de la que Nápoles es capital. La isla, aunque lleve el nombre de Capri, aloja a dos municipios diferentes: Capri y Anacapri. El más visitado es el primero, pero también Anacapri es digno de una visita. Entre sus atractivos contamos a su faro, el segundo más grande de toda Italia, y el Monte Solaro, desde el cual podremos disfrutar de una de las mejores vistas de toda la isla.

Grotta Azzurra

Con absoluta certeza, la Grotta Azzurra es el lugar más conocido y visitado de toda la isla. Un pequeño y maravilloso rincón que es todo un regalo de la naturaleza. De lo mejor que ver en Capri.

Se trata de una caverna natural, situada en unas rocas cercanas a la costa. En ella, la luz y su reflejo hacen que el agua tenga un aspecto brillante y de un azul intenso. A lo largo de sus 60 metros por sus 25 de ancho, esta visión nos rodea después de haber entrado en unas pequeñas embarcaciones, casi agachados, por la dificultad de su acceso.

En la actualidad no está permitido nadar pero sólo observarla desde el interior merece ya una visita a Capri.  De hecho, son muchas las excursiones desde Nápoles a la Grotta Azzurra en sí y no a Capri.

La mejor hora para visitar la famosa Gruta Azul es o a primera hora de la mañana o al mediodía, cuando los rayos de sol son más intensos y, por tanto, lo es también el azul de la gruta.

Faraglioni

Siguiendo con sus atractivos naturales, la costa de Capri nos regala otro, o mejor dicho, otros tres espectaculares. Los llamados Faraglioni son tres enormes rocas pegadas al litoral de Capri. Aunque, en la antigüedad fueron el mismo litoral. Con la erosión de los siglos, se separaron del mismo creando un fascinante fenómeno. Curiosamente, cada uno de los tres tiene un hueco en el medio. Una especie de puerta natural que invita a los visitantes a jugar con ellos, pasando y girando a su alrededor en sus embarcaciones disfrutando de su belleza.

Los tres Faraglioni tienen una altura media de 100 metros. 3 monstruos en tamaño pero 3 amigos de viaje en Capri.

Villa Jovis

La Villa Jovis es el antiguo palacio imperial del emperador romano Tiberio. El segundo emperador de Roma sentía gran atracción por Capri y con Villa Jovis construyó la villa más grande de toda la isla, que en la Antigua Roma llegó a contar con 12.

El palacio estaba servido de todo tipo de lujos y en el Tiberio se retiraba a descansar y a disfrutar… algunos, como Suetonio, nos cuentan que quizás demasiado. Pues según el historiador, en Villa Jovis Tiberio celebraba todo tipo de orgías y juegos de libertinaje. Algunos historiadores opinan que Calígula, su hijo adoptivo y sucesor, desarrollaría su locura viendo estos ‘’espectáculos’’.

Hoy en día se puede visitar la fastuosa Villa Jovis y sus restos, que todavía son muchos y nos dejan imaginar la grandeza que un día tuvo que tener.

Jardines de Augusto

Los Jardines de Augusto, pese a su nombre, no son una creación de los antiguos romanos sino del siglo XX. Su nombre es sencillamente un homenaje al primer emperador romano. Su grandeza bien podría compararse a la del Prínceps, ya que los Jardines de Augusto son una de las mejores cosas que ver en Capri.

Es una zona verde, unos jardines públicos que rematan una preciosa calle que recorre la costa de Capri subiendo por sus colinas. Desde lo alto, los jardines nos ofrecen un rincón de paz de belleza y unas vistas inigualables a los Faraglioni. Un lugar diferente que merece la pena visitar.

Excursión en Capri desde Roma

Que hacer en Capri

Vida nocturna

Además de todo lo que visitar en la isla, hay mucho más que hacer en Capri. Este pequeño paraíso de Italia es destino de muchos viajeros a lo largo de todo el año. Sobre todo en la época estiva. Su buen clima, belleza y ambiente son los ingredientes perfectos para una vida nocturna de lo más animada, divertida… ¡y de mucha clase!

Mezclarse con la jet set

Mucha clase sobre todo por el tipo de visitante que tiene Capri. En las últimas décadas sobre todo del siglo XX, la isla se convirtió en un lugar muy codiciado por la élite mundial. Principalmente de gente del espectáculo o deportistas. Grandes actores y actrices, modelos, futbolistas, cantantes… comenzaron a comprar mansiones para veranear en Capri. Atraídos los unos por los otros, este perfil de persona comenzó a venir cada vez más y más a la isla. Si no comprando, alquilando una habitación o suite en un hotel de lujo.

De esta manera también la oferta de la isla se fue adaptando, ofreciendo restaurantes, hoteles y tiendas de lujo para atraer a estos clientes.

Por todo esto, resulta muy atractivo mezclarse en este ambiente… ¡y muy caro!

Disfrutar de sus playas

que hacer en capri

No nos olvidemos de las playas. Hemos repasando muchas cosas que ver y hacer en Capri pero, como toda buena isla, no pueden faltar las playas. Y las de Capri son impresionantes. Preciosas visualmente, de agua cristalina y templada como acostumbra el Mediterráneo… una gozada. Eso sí, tenemos que tener en cuenta el momento del año en el que vamos ya que podemos encontrarnos mucha cantidad de gente y todo esto, con grandes masas, puede perder su encanto.

Cómo llegar a Capri desde Roma

Una vez en Roma, vale la pena utilizar un día para hacer una escapada y descubrir esta fantástica isla. Pero, ¿cómo llegar a Capri desde Roma? Lo cierto es que no es tan complicado.

Para hacernos una idea, la distancia en coche hasta Nápoles es de unas 4 horas. No demasiado.

En resumen, debemos ir de Roma a Nápoles (o a Sorrento, aunque es una opción menos frecuente) y una vez allí coger el barco (traghetto) que nos lleva a Capri.

El trayecto a Nápoles se hace muy cómodamente en tren rápido. Una conexión directa Roma-Nápoles puede salirnos en unos 40 euros por viaje y persona y en menos de 2 horas llegamos a Nápoles. También existen conexiones en autobús, más barato pero más incómodo y largo. Ambas opciones, tren y autobús, salen desde la estación Termini.

Una vez en Nápoles, debemos coger el traghetto a Capri. Podemos hacerlo desde dos puertos de la ciudad: Molo Beverello y Calata Porta di Massa. El trayecto tiene un precio por persona de unos 15 euros.

Visitar Capri desde Roma

Al tener que coger varios transportes, una opción excelente para visitar Capri desde Roma es la de hacerlo reservando una excursión. De esta manera, la agencia se encarga de todo: billetes, traslados, indicaciones… incluso algunas, como nosotros, incluimos alguna visita en la isla a lugares emblemáticos como la Gruta Azul.

Una forma ideal para despreocuparse de las gestiones y disfrutar al máximo de un día en Capri desde Roma. Si quieres visitar la isla, no te lo pienses más y reserva con nosotros tu excursión a Capri desde Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *