Si estás en Roma y quieres realizar una visita especial en la ciudad, esta es tu entrada. Aquí te explicamos una de las actividades alternativas en Roma: el arte urbano en Tor Marancia. La Gran Ciudad Eterna es tan versátil como bella. Lo mismo puedes contemplar el arte de romanos y de etruscos siglos y siglos atrás, que el arte hecho hoy en día. En esta entrada te proponemos ir al barrio Tor Marancia.  En este barrio romano podrás ver un auténtico museo de arte contemporáneo al aire libre.

La iniciativa surgió para revalorizar este barrio y para diversificar la oferta turística añadiendo actividades alternativas en Roma. Han participado una veintena de artistas de todo el mundo, y la verdad es que el resultado no tiene desperdicio. Los artistas trabajaron de manera ardua; doce horas diarias durante dos meses para conseguir 22 murales monumentales. Además, contaron con el apoyo de los vecinos que veían en esta propuesta una oportunidad para la mejora urbana. Cuando por fin terminaron los trabajos, se encontraron con un lugar lleno de vida y de colores. El arte urbano y contemporáneo que invadía sus calles jugaba con temas geométricos, con lemas históricos de la Roma antigua, con pinturas y retratos realistas, y con imágenes surrealiastas. Como podéis imaginar, la heterogeneidad artística deja embobado a cualquiera que pasa por ahi.

Aquí os explicamos algunos de los cuadros más curiosiosos del arte urbano de Tor Marancia, una de las actividades alternativas en Roma que os proponemos:

arte urbano en el barrio romano de tor marancia

El peso de la historia:

En esta obra se puede observar a un luchador argentino sosteniendo a un luchador italiano. Representa metafóricamente el vínculo histórico que une a Argentina con Italia tras los flujos migratorios que se produjeron en la posguerra italiana.

arte urbano en el barrio de tor marancia

El niño redentor:

En este graffiti se muestra a un niño tras haber subido a una escalera para mirar hacia el horizonte. El niño es Luca, un antiguo vecino del barrio. Esta obra pretende ser un homenaje para él, ya que perdió la vida en un accidente mientras jugaba al fútbol. De esta manera, será siempre recordado a través de este mural, con su imaginación y sus aspiraciones.

Este es un  claro ejemplo de como los murales se entrelazan con la historia del barrio.

 

arte urbano murales tor marancia

Nostra Signora di Shanghai:

«Shanghai» es el nombre con el que los habitantes del lugar llamaban a las casas de la zona con un poco de humor y de ironía, ya que el barrio se inundaba continuamente debido a una antigua zanja. En este mural podemos contemplar la vírgen eleúsa, típica del arte bizantino. Aquí, se consigue  fusionar las representaciones religiosas tradicionales con los métodos artísticos contemporáneos con bastante éxito. La verdad es que es muy curioso. arte urbano mural religioso tor marancia

Veni, vidi, vici:

Se trata de una de las frases más famosas de la historia. Fue nombrada por Julio César tras su victoria en la batalla de Zela y significa literalmente “vine, ví, vencí”. Con ello quería dar a conocer su victoria. Demostraba, de esta forma, que con su gran pericia militar podía conseguir un éxito rotundo, sin apenas esfuerzo. Estas declaraciones tienen una clara intención política ya que Julio César se encontraba en plena guerra cívil con su antiguo aliado Pompeyo.

murales arte urbano tor marancia roma

Mural street art en el barrio romano de Tor Marancia

Con esta obra al aire libre podemos rememorar el antiguo esplendor de Roma y su fascinante historia.

Además, cerca del barrio Tor Marancia podrás encontrar el EUR. Se trata de un lugar curioso cuanto menos. Este barrio fue comenzado a construir por orden de Mussolini para albergar la Exposición Universal (las siglas del barrio significan Exposición Universal de Roma). Este es el lugar ideal para aquellos a quienes les guste la arquitectura fascista. Este estilo se encuentra caracterizado e influenciado por el racionalismo y el futurismo. Utilizan, además, dimensiones desorbitadas con el fin de causar al espectador gran asombro y demostrar la fuerza del poder político que mandaba a construir aquello. Por si fuera poco, Mussolini mandó a construir el “Coliseo Cuadrado”, realizado con hormigón y travertino en una clara muestra de intentar conectarse ideológicamente con el Antiguo Imperio Romano y exaltar las pasiones de los ciudadanos.

Espero que os haya gustado nuestra propuesta para realizar actividades alternativas en Roma y disfrutar del arte urbano de Tor Marancia. Como podéis ver, Roma está llena de posibilidades curiosas y divertidas.

Si quieres realizar este paseo con un guía especializado escríbenos a info@enroma.com.

Para llegar hasta el Barrio de Tor Marancia y disfrutar de estos murales os aconsejamos utilizar el autobús 714 desde la Estación de autobuses de Termini.

Otros lugares de Roma en los que puedes admirar murales y arte urbano es el barrio de Garbatella, Testaccio y en torno al Tíber.

Historia de la Garbatella

El barrio de Garbatella nació en el llamado período de «entreguerras». La ciudad de Roma tras la primera guerra mundial sufrió un importantísimo desarrollo urbanístico. De igual forma sucederá en los años siguientes a la segunda guerra mundial. Desde sus inicios Garbatella se caracterizó por ser un barrio «rojo» debido a que durante la segunda guerra mundial alojó a numerosos miembros de la resistencia pertenecientes a partidos de izquierda.

El nombre de la Garbatella y sus orígenes.

¿Como surgió el nombre de Garbatella? El nombre del barrio fue tema de debate durante los años treinta. Las propuestas para denominar esta zona era 2: “Concordia”, por la paz después de la guerra o “Remuria”, en honor a Remo. Finalmente se impuso el nombre de Garbatella.

El nombre de “Garbatella” como hoy se conoce no sabemos a ciencia cierta de donde proviene. Hay algunas teorías sobre el origen del nombre. Una de ellas tiene como base una legendaria posada. En ella vivían Carlotta y Maria, dos mujeres muy hospitalarias, acogedoras, guapas y corteses. De ellas precisamente derivaría el nombre ya que en italiano cortés se dice “garbata». Sin embargo, la teoría más frecuente para explicar el nacimiento del nombre de Garbatella se apoya en el hecho de que en esta zona se cultivaba la vid “a Garbata”. Serían los viñedos cerca de la basílica de San Pablo Extramuros.

El modelo urbanísticos inicial que se adoptó para la construcción de la Garbatella fue un estilo inglés (Garden cities). Eran viviendas agrupadas y cercanas a la ciudad. Habitaban obreros y gente de clase baja. En el exterior de la casa había un huerto cuya explotación supuso uno de los pilares para la economía de las familias.

En las zonas más antiguas  que todavía se mantienen en pie se nota la diferencia entre el suelo verde «privado» y el suelo edificado. Esta característica provocaba una similitud de la nueva Garbatella con zonas rurales de la perifería de Roma.

Paseando por Garbatella

Garbatella es, sin duda, uno de esos lugares donde la tranquilidad y la armonía que encontramos entre sus edificios provocan una bonita sensación de sencillo placer al caminar por la zona. Perderse entre sus edificios tan distintos unos de otros, poder entrar en sus patios, ver la vida cotidiana que discurre con naturalidad, son algunas de las experiencias que nos ofrece este barrio de Roma.

Por ejemplo, si entráis en los patios de los edificios mirad hacia arriba porque siempre habrá alguien asomado. En estas viviendas de pequeños espacios fueron realojados los moradores de la Spina di Borgo, destruida para crear la actual Via della Conciliazione.

Puente Garbatella

Vida nocturna en la Garbatella

Una de las claves de la popularidad de este barrio se encuentra en que es muy fácil llegar hasta aquí desde las paradas de metro Piramide y Garbatella. En la misma calle de esta parada del metro te encontrarás con una gran cantidad de pubs y discotecas. Cada una, además, con una temática musical distinta. Eso sí, ten en cuenta que en verano muchas permanecen cerradas. Algunos ejemplos son: Barone Rosso, Speedy Gonzales, Distillerie Clandestine, Goa. En Ostiensen se encuentran también muchos locales para tomar una copa después de comer.

Lugares qué visitar

Plaza Giovani Da Triora

Lugar donde se conecta las dos generaciones de Garbatella. Pasarás de los grafitis y paredes pintadas de la nueva Garbatella a los chalets y edificios de la antigua. Estos edificios tienen un estilo particular llamado ´´Barocchetto della Garbatella vecchia´´. Si queréis os invito a entrar en uno de sus jardines para disfrutar de la tranquilidad y sencilla belleza de estos rincones de Roma.

Iglesia de los santos Isidoro y Eurosia

Se trata de una iglesia que se encuentra en Via delle Sette Chiese, 99. Te aconsejamos que visites este templo pues es una de las iglesias mejor restauradas. Te aconsejamos una pequeña parada en tu visita al barrio de Garbatella como los antiguos peregrinos de la Via Paradisi. ¡Esperemos que te reconforte!

Teatro Palladium

Una construcción creada por Innocenzo Sabbatini ubicada en Piazza B. Romano 8. A lo largo de su historia sufrió una gran variedad de cambios en cuanto se refiere a su funcionalidad hasta llegar al día de hoy. Actualmente es un lugar de conciertos y actuaciones artísticas como, por ejemplo, bailes, canto, etc.

Murales

El Street Art Ostiense District es una propuesta que se impuso para atraer turistas hasta la zona de Ostiense. Desde Testaccio hasta San Pablo pasando por nuestra querida Garbatella se realizó un programa para crear espacios y pintadas en los edificios. Se trata de una arte contemporáneo que ha reunido en esta zona de la ciudad artistas de veinte países.

Aquí abajo puedes ver un ejemplo del aspecto de un edificio que te puedes encontrar en este barrio.

Mural Garbatella

Conexiones e infraestructuras en este barrio

Para llegar a Garbatella puedes coger el metro línea B y bajarte en la parada del mismo nombre. También puedes utilizar el autobús que pasa por via Ostiense.

Garbatella es una de las zonas urbanizadas de Roma en mayor expansión. Sin duda, la gran paz y tranquilidad en las calles de este barrio lo convierten en un lugar idóneo para alojarse y dormir. En nuestra página dedicada a los alojamientos en Roma puedes encontrar válidas opciones para tu viaje a Roma viviendo en este barrio.

Testaccio

Una colosal pirámide de estilo egipcio y una antigua puerta de la muralla aureliana nos dan la bienvenida al genuino barrio de Testaccio. Este pequeño rione (distrito), atrapado entre el Aventino y el río Tíber, es un hermoso testigo del pasado reciente y presente de Roma que nos permite disfrutar de la ciudad desde su lado más auténtico.

Testaccio Piramide Cestia

 

Un poco de historia…

Su nombre se debe al monte Testaccio o «monte de los fragmentos» (testae en latín): 35 metros de altura de restos de ánforas y cántaros que se han ido acumulando durante siglos como resultado de la actividad del puerto fluvial de Emporium.

Testaccio Emporium

Restos del antiguo Emporium (puerto fluvial romano), a orillas del Tíber.

Este puerto, que funcionaba desde época romana, era el lugar al que llegaban las mercancías en barcazas procedentes de todo el Mediterráneo a través del Tíber.

Los cántaros vacíos, que contendrían sobre todo vino y aceite, se rompían y eran apilados formando este montículo milenario que da lugar al nombre y al símbolo del rione.  El número de recipientes amontonados se estima en unos veinticinco millones.

Monte Testaccio

Así se encontraron los vestigios arqueológicos que conforman el Monte Testaccio.

Sin embargo, Testaccio surge como zona residencial para los trabajadores de las factorías que se instalaron en la Via Ostiense a finales del siglo XIX. Nacido como barrio popular y de obreros, constituye un ejemplo único en Roma de urbanización programada.

Desde el principio, fue y sigue siendo un destino habitual de los pasatiempos y días de campo de los romanos. Testaccio siempre tuvo identidad propia y presume de ser la cuna de la A.S. Roma gracias a su campo de fútbol y su gran afición.

Testaccio Santa María Liberatrice
Tifosi de la Roma celebrando un escudetto en la Plaza de Santa María Liberatrice.

Durante la posguerra de la Primera Guerra Mundial se inicia el sucesivo abandono del puerto fluvial, para continuar en los años 60-70 con la eliminación de las grandes instalaciones industriales situadas en la Via Ostiense.

A partir de los años ochenta, estas fábricas y manufacturas fueron abandonadas al deterioro. Posteriormente, serían sometidas a un lento pero sustancial proceso de reconversión. Hoy en día se les ha dado nuevos usos a muchas de ellas: la central Montemartini se transformó en un museo, el antiguo matadero alberga exposiciones, conciertos, mercados ecológicos… mientras que en el monte de los fragmentos tiene su sede la Scuola Popolare di Musica di Testaccio.

Testaccio MACRO

Entrada del antiguo mattatoio que hoy acoje un museo, una facultad y un restaurante.

Esta evolución ha transformado también el quartiere contiguo de Testaccio, que nació históricamente como espacio residencial para los trabajadores industriales. Continuando con esta modernización, la cultura escapa de los museos para instalarse entre la gente. Déjate sorprender por el arte que inunda las calles y  siéntate a disfrutar del ambiente (y la frecuente música en directo) en alguna numerosas terrazas de tabernas, pubs y trattorie que perpetúan la vocación de ocio de este lugar.

Testaccio Arte Callejero

El mural de la lupa capitolina, obra del artista belga Roa, refleja el resurgir del arte callejero.

Qué hacer en Testaccio

El rione Testaccio es un museo al aire libre. Cruzarlo es un viaje que abarca todas las épocas, desde los restos del Emporium romano  hasta los palacios fascistas y los testimonios de la arqueología industrial. El barrio se ha transformado en los últimos años, está de moda y ofrece un sinfín de experiencias diferentes y auténticas al visitante.

No es muy grande, así que no te llevará mucho tiempo recorrerlo. Te recomiendo que empieces por Via Marmorata. Saliendo de la parada de metro Piramide, a mano izquierda. La localizarás fácilmente, pues pasa entre la Pirámide Cestia y la Puerta de San Paolo.

Testaccio Fuente
Lo mejor para conocer  Testaccio es perderse por sus calles y plazas, como esta que lleva el mismo nombre.

Continúa pateando sus calles y plazas, siempre llenas de vida, lejos de las zonas atestadas de turistas. No es el barrio más bonito ni pintoresco, de hecho todavía es un poco decadente. Podrás ver como se mezclan las costumbres cotidianas con las nuevas e interesantes propuestas que están surgiendo en la ciudad.

Testaccio Fiat

En el barrio se lleva lo antiguo, como este Fiat 500 del 57.

Si te apetece comer bien sin muchas pretensiones, las trattorias de este barrio ofrecen platos abundantes, buenos y baratos. También puedes atreverte a probar el tradicional trapizzino. Una visita obligada es el bullicioso Mercado, repleto de productos locales frescos y coloridos, y con puestos de flores y artesanía. Lo encontrarás entre la Via Galvani y Via Alessandro Volta, cerca del Tíber.

Testaccio Mercado

Acércate a experimentar un auténtico mercado romano y no dudes en regatear con los commesso

Desde allí llegarás casi sin darte cuenta a Il Mattatoio, un inmenso recinto que alguna vez funcionó como matadero y hoy en día es aprovechado como espacio cultural. En él se han instalado el Museo MACRO, un museo de arte contemporáneo que en ocasiones alberga exposiciones interesantes y la Città dell’altra Economia, un espacio de 3.500 metros cuadrados dedicado a la promoción del comercio justo, ecológico y sostenible en pleno centro de Roma. La ciudad ofrece lugares de encuentro, de exposición y venta, así como eventos, música en directo, una librería, una sala de juegos, un biobar y un biorestaurante.

Testaccio Mattatorio

Entrada de la Città dell’Altra Economia, en uno de los laterales del Mattatoio.

Al regresar hacia el metro puedes hacer otra parada en el tranquilo cementerio acatólico, donde entre las hermosas tumbas descansan famosos, intelectuales y marginados.

 

Testaccio Cementerio Acatólico

En el cementerio acatólico están enterrados personajes ilustres como los poetas John Keats y P.B. Shelley.

En los alredederos del monte Testaccio se encuentra una de las zonas de la vida nocturna romana por excelencia. Da igual cuales sean tus gustos musicales. En ella podrás encontrar desde las discotecas más concurridas hasta los pequeños bares alternativos de ambiente juvenil. Estos locales están ubicados sobre todo hacia la zona de la Estación Ostiense.

Testaccio Movida Nocturna

La animada movida nocturna de Testaccio es conocida por prolongarse hasta altas horas de la madrugada.

Testaccio es escenario de una efervescente movida, una Roma sin tapujos. Situado en el límite del casco antiguo, posee una única ruina solitaria que parece alzarse allí casi por accidente. Sus restaurantes y clubes nocturnos son todo lo contrario a las nuevas tendencias. En cambio, su falta de elegancia los hace tremendamente atractivos para los amantes de lo auténtico. Si estás cansad@ de ver monumentos y hacer las visitas convencionales, este es el lugar que estabas buscando.

Testaccio Arte Callejero

Testaccio es un lugar para desconectar, para escabullirse; como un pequeño oasis alejado de las preocupaciones diarias y el ritmo frenético de la gran urbe. Es un punto de encuentro y de intercambio con gente de distintas procedencias. Un lugar para expresarse, donde sentirse libres, pero sobre todo, para divertirse.

 

Al lado del imponente edificio que parece un pequeño Coliseo, el teatro Marcello, y cerca de Trastevere hay un lugar reservado y lleno de historia: el Ghetto de Roma. Originariamente el Ghetto nace en el interior de un pequeño recinto donde vivían más o menos 3000 personas. Con el pasar del tiempo y de los episodios históricos la población aumentó y su área se amplió. De todas formas, siempre fue un lugar reducido en el que los habitantes estaban hacinados.

miniatura haggadah xiv siglo judíos en Roma

Una larga historia romana y judía

La historia del Ghetto se asocia sin duda con la del pueblo judío. De hecho el ghetto es el corazón de esta comunidad, a pesar de los muchos lugares de Roma significativos para el pueblo hebraico.

La historia judía en Roma forma parte de ese río de historias personales, muchas veces trabajadas y controvertidas.

De hecho, la comunidad judía romana es la más antigua de Europa, pues su presencia en Roma se remonta al siglo II a.C. Es la única ciudad en donde han residido a lo largo de la historia sin ser expulsados.

Bajo Julio César las costumbres de vida judías fueron respetadas, aunque entre la popolación romana habían tensiones por el fuerte carácter étnico de esta religión y el proselitismo. En el 66 d.C. con ansias de liberarse de los tributos e imposiciones romanas, los judíos se rebelaron y empezó la guerra judaica que tuvo una duración de cuatro años.

historia judíos en Roma

Durante el Impero Romano la comunidad judía romana llegó a ser uno de los centros hebreos  más importantes  de la diáspora.

Más tarde, en el año 1000 nacieron las Corporaciones, a las que podían partecipar solamente los cristianos. Por tanto, los judíos tuvieron que practicar un empleo prohibido a los cristianos, el de prestamistas. Este hecho cambió radicalmente su vida. Con los préstamos de dinero los judíos llegaron a ser muy poderosos y esenciales para la comunidad romana y europea.

Nace el Ghetto de Roma: Un recinto cerrado

El 12 de julio 1555 papa Paolo IV con la bula “cum nimis absurdum” revocó todos los derechos de los judíos y ordenó la costrucción del ghetto en el rione sant’Angelo. El ghetto abría al amanecer y cerraba sus puertas por la noche. Fue construido en aquel lugar porque la mayoría de la antigua popolación hebraica vivía allí. De esta forma el ghetto nació como una especie de prisión para los judíos. Un lugar donde fueran contenidos todos los “diferentes” de la sociedad. A los judíos se les prohibió poseer bienes inmuebles y el comercio, excepto el de los trapos.

Cada judío que vivía en el ghetto de Roma tenía que llevar un distintivo para ser reconocible a los ojos de la población. Además, la comunidad tenía que asistir a sermones en las iglesias cristianas, finalizadas a la conversión. Iglesias como Sant’Angelo in Pescheria. Entre las restricciones jurídicas a los judíos existía la que les prohibía tener más de una sinagoga y una sola escuela.

barrio judio ghetto de roma nocheIglesia de Sant’Angelo in Pescheria – Portico D’Ottavia y al fondo el Teatro Marcello en el Ghetto de Roma

En el 1586 papa Sisto V anuló algunas restricciónes y actuó un pequeño ampliamento del barrio.

Con el pasar del tiempo y con la llegada de la revolución francesa las condiciones de los judíos en el ghetto de Roma cambiaron. Después de la irrupción de los franceses en la ciudad el comandante Berthier proclamó la libertad de culto para los judíos. Sin embargo, esta condición duró muy poco. En el 1814 con el nuevo pontéfice Pio VII los judíos quedaron confinados otra vez en el ghetto. Sólo en tiempos de Pío IX desapareció la muralla que los encerraba en este barrio.

Paseando por el Ghetto de Roma

La historia del pueblo hebreo en Roma está vinculada a la del ghetto que hoy todavía es el centro de la comunidad judía.

Paseando cerca del ghetto, admiro una imponente iglesia: Santa Maria in Campitelli. Esta iglesia de mediados del siglo XVII es impresionante. En el s. XX pasa del rione Campitelli a formar parte del rione Sant’Angelo y del barrio judío.

santa maria campitelli romaIglesia de santa Maria en Campitelli

Poco más adelante, entre pequeñas calles, encuentro las ruinas del portico de Ottavia. Desde allí, recorriendo la calle del portico de Ottavia llego hasta la Sinagoga. De hecho, se trata de una de las sinagogas más grandes de Europa conocida como “Templo mayor”. Su Museo histórico está lleno de auténticas maravillas.

Sinagoga en el Ghetto de RomaSinagoga

Pero hoy en día el ghetto, precisamente por formar parte de la historia judía y romana es también un lugar maravilloso. Está lleno de rincones interesantes para visitar. Además, es una meta para entendedores en cuestiones de dulces. No podéis dejar de entrar y degustar las maravillas de sabor en el famoso y tradicional horno que hay en “Piazza delle cinque scole”.

Nuestros guías En Roma te proponen además una visita guiada muy especial por el Ghetto, el barrio judío de Roma

Una de las mil y una noches: Coppedè.

Amanece en un pequeño apartamento del Coppedè cerca de Villa Borghese y de la Universidad ‘La Sapienza’. Es un primer piso con una terraza que da al patio del Liceo Avogadro.

La noche pasó rapidísima en un profundo sueño del que no quedaban rastros de imágenes aunque sí la sensación de haber estado muy lejos. El aroma del café fue el que dio un poco de conciencia a sus movimientos.

Seguía sintiéndose con una sensación de tensión como la que lo había acompañado hasta el sueño la noche anterior. No era sólo cansancio. La necesidad de conciliar las múltiples facetas que le presentaba su vida y la vida que contemplaba. Todos tenemos secretos pero no se podía reducir la comprensión de una persona a una vida secreta. Hay relaciones que son difíciles de explicar e intenciones oscuras pero no se pueden reducir a tramas y subterfugios exotéricos que condicionan toda la vida. Ver en todo un lado misterioso deja en penumbra el verdadero misterio de los claroscuros de la vida. Y Roma era sombras y luz en todo momento.

Visita guiada barrio Coppede
Villino delle Fate en el barrio de Coppedè

Decidiendo

-¿Qué tal has dormido?
-Muy bien, gracias. Donde vamos hoy.
-La verdad es que no lo sé. Estaba ojeando el Roma c’è para hacerme una idea. Sabes, en esta ciudad con miles de eventos y lugares para visitar que son como un río de sabia, es difícil encontrar las fuentes que te indiquen donde tomar el agua… si es que no acabas enredado en la Red.
-Abre el libreto en una página y lee la primera noticia que encuentres.
-¡Ah! lo dejamos al caso.
-¿Por qué no?
-‘Piazza Mincio. Desde las 10.00 hasta las 14.00 Actividades para niños y mayores descubriendo la arquitectura del barrio del Coppedè. Visitas guiadas, juegos al aire libre’.
-Venga, vamos.

barrio coppede arquitectura

Decoraciones en la entrada de una de las casas de los embajadores, en plaza Mincio, barrio Coppedè

Era una mañana templada que presagiaba la primavera.
En Termini cogieron el autobús 86 y se bajaron en Plaza Buenos Aires, Piazza Quadrata para los romanos.

Llegamos al Coppedè

Barrio Coppedè Roma Villa de las HadasPasando la fachada brillante de mosaicos de la Iglesia Argentina llegaron a la entrada del barrio Coppedè como si fuera una ciudad aparte. La entrada es un inmenso chaflán protegido por torres, pero sus piedras poseían figuras que lo convertían en un palacio. Una mole medieval con arquitectura barroca, recovecos góticos, arcos de época imperial, pinturas que recordaban el renacimiento florentino, ventanas traídas desde el neoclásico nórdico de los Savoya… ‘Artis praecepta recentis maiorum exempla ostendo’. Lo antiguo y lo nuevo, la vida cotidiana y lo extravagante, la geometría y los símbolos, lo útil y lo supérfluo se daban cita convertidos en piedra.

Familias con sus niños jugaban en Plaza Mincio entorno a la fuente adornada por pequeñas ranas, más prosaicas y rumorosas de las tortugas del Gheto. Varios animadores repartían colores, cartulinas y papel, organizaban juegos dibujados sobre el asfalto. Algunas personas más mayores se habían reunido entorno a un guía que teatralmente hablaba del edificio de la Araña, de el de las Hadas, de los Embajadores, Zodíacos, relojes de sol… como un mundo de sueños hecho realidad. Los pequeños jugaban y los grandes se contaban cuentos.

Un niño, gracil, bajito, de pelo corto y encrespado, corría de un lado a otro, se subía a las vallas, hasta que de repente uno de los animadores extendió en el suelo un gran rollo de papel. Una senda imaginaria y virgen que lo hizo dejar todo, coger sus rotuladores y construir su propio mundo.

Otra Roma, fantástica.

Eneas se quedó mirándolo hacer. Movimiento irrefrenable y control, un camino blanco y un mundo interior de mil colores. Ese era el misterio que lo asombraba: mundos que se entrelazaban, que se superponían. El niño, el barrio, Roma, movimientos y quietud. ¿Qué será de ese niño? ¿quién lo verá crecer?¿Revolucionará el arte o conducirá un taxi como Armando? Su viaje, cualquier escena de cualquier plaza tendrían su sentido en él y al mismo tiempo un halo de misterio, de compleja sorpresa preparada por la Providencia.

Normal, pequeña, insignificante para la trayectoria del mundo, como la mano de aquella niña llamada Esperanza, era aquella mañana fría y clara.

El barrio Coppedè en ‘Lugares donde el dolor se calma’

Al llegar a casa leo las palabras de César Antonio Molina recordando su paso por el barrio: «Gino Coppedè era arquitecto y escultor, y llevó a cabo esta pequeña ciudad que parece arrancada de un cuento de hadas. Las casas y palacios son art déco y están decoradas con elementos de la naturaleza, mitológicos y medievales. El eje central es la Plaza Mincio, a la que se accede a través de un gran arco del cual pende una enorme lámpara de hierro.

La noche llena de sombras estos edificios que parecen decorados cinematográficos expresionistas. En el número 2 de la Piazza Mincio hay un edificio que Coppedè copió fielmente del fime Cabiria de 1914. Él lo levantó en el año 1926. Dario Argento tomó como escenario esta arqueitectura romana de entre guerras para su film El pájaro de las plumas de cristal

Si quieres una visita guiada privada en el barrio Coppedè de Roma no dudes en escribirnos a info@enroma.com. Contigo, tu Guía de turismo En Roma

Para llegar hasta el barrio te aconsejamos que utilices el metro línea B hasta la parada ‘Policlinico’ desde allí se tardan 10 minutos a pie o puedes utilizar uno de los tranvías (3 y 19) que te acercan a Plaza Buenos Aires. En autobús, puedes utilizar el 63 o el 92.

Guia Divertida de Roma 13

Plaza Mincio en el centro del Barrio Coppedè dibujada por Yago