Pintores españoles en Roma

Francisco de Holanda en 1548, citando el pensamiento de Miguel Angel, escribe en su libro Diálogo da pintura em a Cidade de Roma:

“Ninguna nación y ningún pueblo (excepto uno o dos españoles), puede asimilar o imitar perfectamente la manera italiana de pintar -que es la de la antigua Grecia-, sin que se reconozca inmediatamente por muchos esfuerzos y empeño que se ponga que se trata de la obra de un extranjero. Y si milagrosamente uno de ellos aprendiese a pintar bien, incluso no intentando imitar a Italia, sólo se podría decir que ha pintado como un italiano.”
Esos ‘dos españoles’ según Francisco de Holanda los podemos identificar con Alonso Berruguete y Pedro Machuca pues ambos son ‘águilas’: el grupo de los mejores pintores de su tiempo.

sueño jacob loggia vaticano pintores españoles en roma
Sueño de Jacob, Loggia de Rafael en el Vaticano

Águilas que sueñan. En la Loggia del Vaticano, algunos estudiosos piensan que Berruguete ha trabajado con Raffaello realizando el Suelo de Jacob. Sus colores y formas se interpretan ‘a la italiana’ y, al mismo tiempo, con carácter propio. Abandonado en su sueño, ni los ángeles ni la posición elegantemente irreal lo descomponen. Una rodilla nos recuerda a los ‘personajes de un gimnasio’ -como decía Sanchez Ferlosio- del gran titán Miguel Ángel.

Cabellos, pies y manos delicados con el toque de Rafael pero con la fuerza de una mandíbula de líneas angulosas. Un sueño con un incómodo reposo recostado que recuerda el despertar del torpor inicial de la creación del hombre. La dura piedra parece un cómodo triclinio que le ayuda a inclinarse hacia la noche. Su rostro, en cambio, se vuelve, con una mirada que traspasa sus párpados cerrados, hacia la escalera del sueño. En ese espacio sin lugar que asciende, el único movimiento se halla en los pasos elengates de los ángeles que caminan en volandas. Pasarela celestial.

Lunas de Roma

Luces sonámbulas en la noche que son más fuertes de la tenue luz de la luna. Rompe la oscuridad de esa noche un Creador que se eleva como fuente de la luz en la noche antes del tiempo. Una escalera iluminada sale y conduce hacia él.

Una noche que recuerda a otra. Siempre con ángeles, acompañados de luz, situada al otro lado del muro, en las estancias de Rafael. Noche de personajes que duermen con un sueño con el peso de un milagro. Un sueño que se hace realidad y libera. Julio II había perdido sus batallas contra los franceses cerca de Bologna y este episodio parece recordarle que hay sueños que se hacen realidad. Le hace ver y experimentar que un ángel ayuda al primer papa encarcelado.

Quizás también en esta escena trabajó Berruguete, uno de esos pocos pintores españoles en Roma a inicios del s. XV. La noche y una luna creciente son sus testigos.

liberacion san pedro estancias rafael museos vaticanos pintores españoles en roma
Liberación de San Pedro en la Estancia de Heliodoro en los Museos Vaticanos.

Sueños de salvación o narcóticos

En esta escena el sueño es un narcótico. Quien sueña deja de cumplir su deber o, como San Pedro, ignora, y así todos permiten que intervengan los planes de la Providencia. El sueño de Jacob, al otro lado es una iluminación, un camino en medio de una naturaleza tenebrosa y agreste. Más allá, en otra escena de la Loggia aparece José interpretando los sueños del Faraón. Siempre sueños como palabras, sueños que indican el camino y consuelan, sueños que permiten que se rompan las cadenas.

Una pintura como estas, de hecho, es un sueño tangible y una revelación. Un sacramento o misterio, para hablar de lo más escondido, incluso a la propia conciencia. Y, al mismo tiempo, estas pinturas nos despiertan. Alguien nos coge de la mano para guiarnos en lo que está pasando -sin tiempo ni lugar a veces- mientras otros duermen. De esta forma, nada de lo que nos pasa queda sin significado.

loggia rafael vaticano
Loggia de Rafael en el Vaticano

Lo antiguo y lo nuevo.

A inicios del s. XVI el cardenal y humanista Pietro Bembo escribe así a Giulio de’ Medici, futuro Clemente VII:

“Porque continuamente ve llegar muchos artífices de aquí y allá que estudian las bellas antiguas figuras de mármol[…] Estas o yacen esparcidas por cualquier parte o están pública o privadamente guardadas y tenidas en gran estima[…] Cuando proyectan una obra nueva, miran esos ejemplos y, buscando el parecido a través de su artificio, asemejan sus nuevas obras a las antiguas. Pues saben y ven que las antiguas se acercan más a la perfección del arte.”

La perfección en el arte de la que habla Pietro Bembo daba por supuesto que había un momento culmen, perfecto y que este coincidía con cierto tipo de arte helenístico. Y quizás fue así, si se trata de una cierta forma de comunicar. Como si fuera el redescubrimiento de una maravillosa lengua y sus textos que, aún conocidos por algunos, no estaban vivos en la vida cotidiana. Antiguo y nuevo al mismo tiempo. Pero existen, antes y después, otras exigencias, otros contenidos y el lenguaje cambia. Cambia también la idea de perfección y lo adecuado para expresarla. Lo que puedo decir es que imagino la emoción de Berruguete ante las creaciones de Leonardo, Miguel Angel o Rafael, cuando esas obras antiguas se hicieron vivas con en un nuevo presente gracias al trabajo de estos artistas italianos.

Emociones que podemos sentir también ante obras de otros tiempos y formas. Lo antiguo que es nuevo. No se trata de lo pasado inservible, odres viejos para vino nuevo, ni de las maravillas que no volverán. Es la eterna juventud de palabras en color que siguen haciéndonos soñar.

Eso sí, el tiempo es un buen crisol, destructor y heraldo. Él hace que el mismo sueño pueda seguir apareciéndosenos, resplandeciente, en tantas noches, nuevo y distinto.

sueño jacob siglo XIV
London British Library. Add ms 27210. Haggadah dorado. Mediados del s. XIV. Sueño de Jacob.

sueño jacob jose ribera 1639

José de Ribera. Sueño de Jacob mediados del s. XVII. Museo del Prado

 

Tren de alta Velocidad a Venecia

Visitar Venecia desde Roma en un día es posible gracias al tren. Puedes llegar desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia en solo 3 horas y 45 minutos. Es un viaje con muchos kilometros por lo que si quieres disfrutar de la ciudad de Venecia en una jornada debes salir bastante temprano. Pero no te preocupes, pues aunque sea brevemente, podrás visitar la ciudad de los canales más famosos del mundo.

Hay una gran cantidad de empresas de transportes que realizan este tipo de viajes en tren de alta velocidad como por ejemplo Italo, TrenItalia, Trenline. En sus páginas webs podras encontrar billetes al mejor precio posible tanto para la ida como para la vuelta.

También puedes contratar excursiones organizadas con todo listo como esta que ves aquí abajo y no tengas que preocuparte de nada.

Desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

Excursión a Venecia desde Roma

Excursión a Venecia desde Roma

Si visitas Roma no puedes perderte nuestra Excursión a Venecia. Un tour en español a precios low cost para descubrir la única ciudad flotante del mundo. Además, puedes elegir la opción con o sin tour
4.94 / 16 comentarios
por persona

Desde Roma puedes salir desde la estación de Termini, Tiburtina, Ostiense o Trastevere y la la llegada a Venecia puede ser en Santa Lucia o Mestre. Una vez comprado el billete te llegará a tu correo la tarjeta de embarque con  el número de indentificación de tren y una hora de salida. En la estación en los paneles de “Partenza” aparecerá el número de tren con la hora de salida y el andén para poder subir. ¡Y sin más podrás comenzar tu viaje!

visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

 

Jornada en tren de alta velocidad a Venecia

¿Cómo organizaría un viaje de un día entre Roma y Venecia? En primer lugar, compraría el billete de tren con horario de salida alrededor de las 7 u 8 de la mañana. Cuanto antes mejor para aprovechar el tiempo visitando Venecia. Como estación de salida elegiría Termini y la de llegada  Venezia Santa Lucia. Si sales de Términi a las 8:00 llegarás a Venecia hacia las 12:00. ¡Esta hora es perfecta para disfrutar de algunas horas visitando la ciudad de la Laguna!

Venczia destaca por sus calles y canales. Puedes programar un bonito recorrido por la parte central de la ciudad en un solo día. Los sitios que te aconsejamos que visites son el Puente de Rialto o el puente de los suspiros. Ten en cuenta que en algún puente y calle de Venecia habrá restricciones en días de gran afluencia. El Ayuntamiento está intentando controlar las zonas de turismo para no sobrecargarlas de gente. El mercado de Rialto o la plaza San Marcos son ejemplos de estructuras urbanísticas repletas de turistas. La basílica de San Marcos o el Palacio ducal son los grandes atractivos de la ciudad de Venecia y que podrás visitar durante tu jornada.

puente de Rialto durante tu visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

¿Qué debes saber antes de organizar tu viaje a Venecia?

Te ofrezco una serie de consejos para organizar tu viaje a Venecia y saques gran provecho a tu visita. Como experiencia personal esto es lo que puede pasar cuando realices una excursión a Florencia o Venecia para ver estas ciudades en 1 día. Si reservas con pocas horas de antelación puedes encontrarte como yo con un problema. El precio del tren se duplicó. Además no conseguí acceder al duomo. Hay museos y zonas monumentales que es necesario reservar con bastante tiempo. Además, había una gran cantidad de turistas porque era semana de Pascua.

Ciudades como Florencia o Venecia son ciudades muy turísticas por lo que tienes que elegir muy bien el día de la visita y comprar los billetes con antelación para que te salga el transporte mas económico. También si organizas el viaje con tiempo la disponibilidad de los sitios históricos de la ciudad será mayor.

Ropa cómoda, una buena cámara de fotos, mucha energía y ya tendrás todo para disfrutar de un gran día.

Gran Canal durante tu visita desde Roma en tren de alta velocidad a Venecia

Viajar en tren de Roma a Florencia

Acostarse contemplando la grandiosidad del Coliseo romano y desayunar observando el Ponte Vecchio sobre el Arno es posible. En este post te contamos cómo ir de Roma a Florencia; de la ciudad eterna a la cuna del Renacimiento. Echa un vistazo a nuestros consejos para viajar en tren de Roma a Florencia.

Florencia se encuentra a escasos 270 kilómetros al norte de Roma, permitiendo que los turistas alojados en la capital italiana puedan visitarla cómodamente. Por lo que, si tienes pensado pasar varios días en la ciudad eterna, plantéate hacer una excursión a la capital toscana. Merece realmente la pena.

Son muchos los tipos de trenes que hacen esta ruta: desde regionales, intercity, Eurostar etc. Pero la forma más rápida (y rentable) para viajar entre ellas es en los trenes de alta velocidad que salen de Termini y Tiburtina, las principales estaciones de Roma, y llegan a la céntrica estación de Santa María Novella, la más importante de Florencia. Estos tardan aproximadamente 1 hora y media en conectar ambas ciudades y hay mucha frecuencia; sale uno cada media hora desde las 6 de la mañana hasta las 23 de la noche aprox.

Los viajeros con presupuestos más ajustados pueden decantarse por los trenes interurbanos, que son más baratos pero mucho más lentos y abarrotados de gente. Su frecuencia es de un tren cada hora, saliendo el primero a las 6:30 y el último a las 22:00. El tiempo de viaje asciende a 3 horas, ya que se detiene en varias ciudades a lo largo del camino, lo cual puede resultar agotador. El Eurostar, por su parte, tiene la misma frecuencia y suele estar mucho menos concurrido que el interurbano, dependiendo del día.

Viajar en tren de Roma a Florencia

Vistas de Florencia al atardecer

A parte de contar con trenes rápidos y frecuentes, son muy cómodos, limpios y silenciosos. El viaje a bordo es bastante confortable y se ve perfectamente complementado por los bellos paisajes toscanos.

Es recomendable ir y volver en el mismo día, ya que el centro histórico de Florencia es bastante manejable. Además, si renuncias a entrar en los museos, seguro que tendrás tiempo para visitar todas las atracciones principales antes de coger el tren de regreso a Roma.

Tour a Florencia en tren de alta velocidad

Excursión a Florencia desde Roma en tren de alta velocidad

Excursión a Florencia desde Roma en tren de alta velocidad

Reserva ahora la mejor Excursión en Florencia desde Roma con recogida en el hotel, guía en español, entradas incluidas y viaje en tren de alta velocidad. Visita la capital de Toscana, centro del Renacimiento.
4.69 / 13 comentarios
por persona

Billetes de tren de Roma a Florencia

El precio de los billetes es variable dependiendo de la temporada y del servicio elegido. Aún así, se puede llegar en tren de Roma a Florencia desde 9,90€ el trayecto, reservando siempre con antelación.

Afortunadamente, puedes comprar los billetes desde casa a través de internet. Los sitios web oficiales son www.italiatren.com y www.italotreno.it . Otra opción es Rail Europe, el mayor distribuidor de billetes de tren en Europa cuya página está íntegramente en español. También existen multitud de comparadores donde puedes verificar los precios y tipos de trenes para la fecha de tu viaje.

Aunque es mejor que los adquieras con antelación, es posible comprar tus billetes en la propia estación en el momento. Eso sí, prepárate para desembolsar hasta tres veces más de lo que te costaría con reserva previa.

A bordo del tren

Antes de embarcar tendrás que pasar tú y tu equipaje por un detector de metales. Una vez a bordo, no hay límites en el peso del equipaje por lo que no tienes que preocuparte más que por colocar tus bultos en los portaequipajes al comienzo de los vagones o en la parte superior de los asientos, si no son muy grandes.

Tampoco hay restricciones sobre el consumo de alimentos o bebidas del exterior, así que puedes traer tu propia comida. De todas formas, la mayoría de trenes en Italia cuentan con bar y  la comida no es cara a bordo. Los Eurostar incluso disponen de un coche comedor.

Al llegar a Florencia

El tren te dejará en la céntrica estación de Santa María Novella, muy próxima a los principales puntos de interés. La estación resulta una atracción en sí misma. Te sorprenderá su diseño racionalista de los años 30 y su embaldosado de mármol a rayas rojas y blancas. Si deseas dejar tu equipaje, puedes utilizar el servicio de consigna situado en la plataforma 16. Está abierto de 6:00 a 23:00 todos los días.

Florencia es irresistiblemente pequeña y accesible. Podrás llegar a la mayoría de los atractivos en menos de 15 minutos a pie desde la estación de tren. Esto te permitirá recorrer el centro histórico (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) en un agradable paseo en el que no pueden faltar la Piazza del Duomo, la Piazza della Repubblica, la Piazza della Signoria, Galería de los Uffizzi y por supuesto, el famosísimo Ponte Vecchio.

Si tienes tiempo, te recomendamos cruzar el río Arno y adentrarte en el bellísimo barrio de Oltrarno. Es una bonita experiencia recorrer un poco sus callejuelas y pasear por la ribera del Arno. En esta zona destacan el Palacio Pitti, con el famoso jardín de Boboli y el Piazzale Michelangelo, desde donde se obtienen las mejores vistas sobre la ciudad. Eso si, prepara las piernas, porque para llegar al Piazzale tendrás que subir cuestitas y escaleras importantes.

Y por supuesto, no puedes irte de Florencia sin probar su deliciosa gastronomía, que es extensa y muy variada. Nada como una panzanella, un panino col lampredotto o una ribollita para recuperar fuerzas. Para satisfacer el paladar de los más exquisitos, pappardelle sulla lepre (pasta fresca con salsa de liebre) o la conocidísima bistecca alla fiorentina (“bistec a la florentina”), el plato insignia de la cocina florentina. Esta consiste en un corte grueso de solomillo de ternera de raza Chianina, autóctona de la Toscana, con un peso mínimo de 1 kg preparada a la brasa y poco hecha. Al final se le añaden sal, pimienta, aceite de oliva  virgen extra toscano y a veces una rodaja de limón, al gusto.

Viajar en tren de Roma a Florencia

Sería un delito irse de Florencia sin probar el Castagnaccio, el dulce más tradicional toscano

De postre no olvides probar la schiacciata  alla fiorentina, una especie de bizcocho con sabor a limón cubierto con azúcar y vainilla y el castagnaccio o pattona, postre típico de la Toscana hecho a base de harina de castañas, piñones, nueces, pasas, piel de naranja escarchada y romero.

¡Esperamos que te sean de utilidad estos consejos y que tengas un estupendo viaje en tren de Roma a Florencia!

 

La primera noche de calor este año nos ha sorprendido en el primaveral 20 de abril. El sueño no quería quedarse conmigo, zarandeado por pensamientos que eran sensaciones e imágenes.

Aparecían de forma viva y lejana olas, rocas, nubes y colinas de mi tierra. Inundaban de fresco la habitación invitando a respirar el olor de la noche. Agitaban fantasmas que me acompañaban durante un paseo por la casa silenciosa.

El tiempo a esas horas está durmiendo. No se entera. Su paso se notaba sólo bajo los pies de personajes que en sueños me visitaban. Profecías de otras vidas aparecían como verdades terribles. Se desvelaban naturalezas con máscaras nuevas. Soldados vestidos de actores, borrachos de triunfo y desafiantes como lansquenetes que pueblan la noche de Roma.

lansquenetes en Roma

Lansquenetes en Palacio Venecia

Cellini me apuntaba con su arcabuz apostado junto a la puerta de entrada. Veía el fulgor de la mecha replicado en sus ojos.

Saqueo Roma 1527 muerte condestable borbon

Muerte del Condestable de Borbón entrando en Roma en 1527 por Martin van Heemskerck

Mientras me sumergía en el dulce torpor del sueño, imaginándome caído por la certera puntería del Cellini, una antorcha casi me quema el rostro.

Sin descanso. Por una parte, alguien con gran curiosidad y sin piedad quería sorprenderme mientras yo estaba sumergido en una oscuridad de fosa. Por otra parte, el horror y el grito ahogado en un rostro de luna pálida. En esta ciudad, en mis sueños, no hay descanso.

Resuenan, entonces, las palabras de Juan Gómez Bárcena: “Roma es una ciudad con más muertos que vivos… Un ejército que no viaja es un cementerio. Una cadena que sujeta los vivos a los muertos. Todos los ríos de piedra llevan a Roma”. En esta noche, nado contra corriente en este río de piedra pero no me muevo. Y sigo sitiendo el calor de la antorcha que mira mis mudos y quietos esfuerzos.

tumba Raimondi san Pietro in Montorio
Capilla Raimondi en la iglesia de San Pedro en Montorio

Al final, me dejo llevar por las aguas de piedra. El recuerdo de lo que hoy soy se mezcla con lo que he sido. No es tan importante si antes o después de la oscuridad. Incluso en la inconsciencia del sueño, también sigo siendo: indefenso, incapaz, sin moverme, sin sentir. Esa pequeña muerte cotidiana que higiénicamente limpia los más recónditos engranajes con luz imágenes sobre aceite denso de lento torpor.

De repente, una corriente fresca apagó la antorcha. Sentí una especie de libertad etérea. Viajaba ahora atado a las volutas del humo me llevaban hacia lo alto, ascendiendo como un oscuro aire caliente. Al mismo tiempo, rocas y grandes piedras caían a mi lado, como cae el olvido, sin mirar donde y sin que nadie se sorprenda. Un gigantesco letargo de historias en magníficas ruinas en Roma. Me quedé atrapado, hilo sutil, en entre hojas de laurel, asperas de tacto y penetrante olor, en una altura que podría ser profundidad.

Fugaces cuanto un rayo, surgieron por un instante colores y formas. Noté una mirada, pero sobre todo el gesto de su boca. Un momento sólo para saber de mi perdición entre arcos y laureles. Ya sin tiempo, detenido, ni me veo ni me ves. Niebla oscura que al llegar la mañana desaparece.

Amanece y yo sigo vestido de piedra con armas en ruinas.

autorretrato Maerten van Heemskerck con coliseo

Martin van Heemskerck, autoretrato con el Coliseo al fondo con ruinas en Roma

¿Qué es el Trapizzino?

Trapizzino surge de la unión de las palabras tramezzino (el sanwidch en italiano) y pizza. De hecho la base es un trozo de pizza de forma triangular, enrollada y abierta por el centro. Su interior se rellena de platos típicos de la cocina Romana. Por ejemplo: coda alla vaccinara, trippa alla romana o parmigiana di melanzane. Cuesta 4 euros, y puedes elegir el relleno que desees.

El trapizzino es una de las mejores e innovadoras opciones para comer. Además de ser económico y estar riquísimo, es muy cómodo para degustar mientras das un paseo por Roma.

Actualmente podrás encontrar esta nueva y antigua variedad de comida en 6 locales de Roma. Los restaurantes se encuentran en puntos concretos del centro de la ciudad, muy tranquilos y cómodos. El creador del trapezzino quiere llegar a abrir nuevos locales ante el éxito de su propuesta.

Trapizzino interior

Historia del Trapizzino

Stefano Calligari, un ‘pizzaiolo’ Romano, tuvo un día la genial idea de combinar la comida de calle con la cocina más tradicional de Roma. ¿Qué mejor manera para utilizar la riquísima pizza italiana? Esta idea le llevó a inventar “El trapizzino” una pizza rellena de los platos mas típicos de Italia.

Inicialmente, el trapizzino se producía sólo en un pequeña pizzeria de Testacio llamada 00100. El negocio empezó con muy modestas dimensiones y fue creciendo gracias al ir pasando su fama literalmente  “de boca en boca”. Poco a poco la pizzeria de Stefano Calligari se fue haciendo cada vez más popular. Ha llegado a ser tan conocido que ha abierto locales en los lugares más céntricos y turísticos de la ciudad de Roma como el famoso barrio de Trastevere o incluso en los alrededores de la Ciudad del Vaticano.

El pasado invierno el local 00100 cerró para abrir de nuevo com pizzeria Trapizzino centrado en su producto principal. Y allí sigue, en nuestro querido barrio de Testacio.

Trapizzino Exterior

¿Por qué tiene tanto éxito el Trapizzino?

Mucha gente se preguntara el porqué del triunfo de este delicioso manjar.

El gran éxito de esta comida es la originalidad que combina practicidad y elaboración. Poder combinar la pizza con la tradicón culinaria de Roma. Así, para residentes y turistas, se ha convertido en un nuevo modo barato y sencillo para saborear la magnífica pizza Italiana unida a otros platos de la gastronomía de la ciudad eterna.

Las características de este plato son un condicionante muy favorable para su éxito. Es económico, accesible, manejable y, sin duda, ¡es un placer degustarlo!

En mi opinión el invento de Stefano Calligari es un triunfo debido a las grandes cualidades de este producto que son perfectas para las necesidades de los turistas.

Trapizzino ejemplo

Lugares donde comer Trapizzino:

-Trapizzino en el Testaccio en Via Giovanni Branca, 88. Abierto de 12:00 a 1:00 de martes a domingo.

-Trastevere Piazza Trilussa, 46.  Abierto de 10:00 a 1:00 de lunes a domingo.

-Mercado central Roma Termini, Via Giovanni Giolitti, 36. Abierto de 7:00 a 23:45 de lunes a domingo.

-Dentro del cinema Adriano en Piazza Cavour, 22

-Dentro del restaurante BeRe, Via Vespasiano, 2. Abierto  de 11:00 a 2:00 de lunes a domingo

-Piazzale di Ponte Milvio, 13. Abierto de  12:00 a 1:00 de lunes a viernes, sabados de 12:00 a 2:00 y domingos de 12:00 a 24:00

El precio del trapizzino puede variar según el relleno pero generalmente suele costar 4,00 euros.

Rellenos : Polpetta al sugo, zighini, pollo alla cacciatora, coda alla vaccinara, seppie con piselli, picchiapo, parmigiana, stofato di manzo, bacalá a la puttanesca, padellacia di maiale, lingua in salsa verde, tripa alla romana, genovese, caponata, zucca, mandorle e pecorino.

Trapizzino segundo ejemplo

Sant’Agnese in Agone o Santa Inés en plaza Navona

Paseando por via dei Canestrari, recorriendo un típica calle del centro de Roma, imagino lo que podré encontrar detras de la esquina. ¿Cómo será hoy la atmósfera en Plaza Navona?¿habrá mucha gente? La cúpula de la iglesia de Sant’Agnese in Agone ¿tendrá su magnífico entorno azul intenso o quizás  estará rodeada de pequeñas nubes?  A veces, el cielo empedrado sobre la plaza forma un fascinante tapiz que enmarca los edificios que la rodean. Mirando el cielo desde abajo, ante el portal de Sant’Agenese, su perfil es una herida que lo desvela. Parece que el aire tiene cuerpo acogiendo las torres y cúpula.

La iglesia

La gente a mi alrededor admira los elementos constitutivos de la plaza. Parecen tan varios pero tienen en realidad algo en común. De hecho, la familia Pamphilj en el siglo XVII quiso convertir plaza Navona en su isla particular, la antesala de su maravilloso palacio. Esto le da un toque particular.

velazquez roma inocencio xInocencio X, retrato de Velázquez. Galería Doria Pamphilj

En 1630 el futuro papa Inocencio X Pamphilj transformó algunas casas de su propriedad en un palacio señorial. Por otra parte, quiso convertir la plaza en una extensión del mismo e introdujo en ella muchas referencias a su familia. De hecho, veréis en muchos lugares la paloma con el ramo de olivo, símbolo de la familia.

Asimismo, Inocencio X  hizo que en la plaza y en la iglesia trabajasen algunos de los artistas más celebres. Entre ellos, destacan Bernini que se ocupó del diseño de la fuente de los cuatro ríos, Borromini y Girolamo Rainaldi que fue el arquitecto que empezó la construcción de la iglesia de familia. Sin embargo, el que hizo de la iglesia una innovación con su genialidad fue Borromini. En la fachada de esta iglesia, con su cúpula situada entre dos campanarios realizó el sueño de Bramante y Miguel Ángel para la basílica de San Pedro. Además, Borromini gracias a su habilidad técnica realizó un sistema para hacer que el agua de la fuente llegase a la capilla de familia. A él también se debe la preciosa sacristía.

cupula sant agnese in agone

Cúpula de Sant’Agnese in Agone

La simple, elegante y armónica fachada que comprende dos campanarios y una cúpula. Su interior es una breve aula con planta de cruz griega. Un lugar sagrado capaz de fascinar e involucrar a las personas en la historia de Santa Inés. Siendo, además, capilla de su familia, Inocencio X quiso que lo enterraran aquí.

Muchos son los elementos barrocos que te hacen sentir la pura y majestuosa atmósfera, casi de gloria celestial. El altar principal, por ejemplo, está adornado con un relieve que representa la Sagrada Familia. Es más. Se trata de dos ‘sagradas familias’ en una composición llena de movimiento. Por una parte se encuentran la de Jesús, María y José. Por otra, la de Juan el Bautista, Isabel y Zacarías. Esta obra es una de las mejores realizaciones del escultor Domenico Guidi.

sant agnese in agone tumba inocencio xTumba de Inocencio X en la iglesia de Sant’ Agnese in Agone

Sin embargo, el elemento más eviente y representativo es la cúpula. Afrescada por Ciro Ferri y Sebastiano Corbellini, en ella está representa “sant’Agnese introducida en la gloria del paraíso”. Se trata de un episodio que ve como protagonista una muchacha romana a la cual está dedicada la iglesia: Sant’Agnese in Agone. De su mano parece que ascendemos hacia un cielo que nos espera.

SANT’AGNESE – Santa Inés

Mirando algunos de los estupendos relieves de Antonio Raggi y Ercole Ferrata nos damos cuenta de la belleza de estas historias convertidas en páginas de piedra.

Junto a la imagen de Sant’Agnese se representa con frecuencia un cordero. Es un símbolo de pureza, de perseverancia y humildad. De hecho, Agnese – Inés fue una joven virgen que demostró su valor y firmeza a inicios del siglo IV incluso cuando el hijo del Prefecto de Roma manifestó sus impacientes deseos en forma de violencia. Fue acusada de ateismo por no incensar ante los dioses y expuesta desnuda en lo que se cree era el lupanar del estadio de Domiciano. Milagrosamente sus cabellos la cubrieron y protegieron de las violencias con que querían matarla.

sant'agnese in agone cripta

Al final, una espada le cortó la garganta y así murió, con el mismo gesto cumplido para matar los corderos. El lugar del martirio es el mismo en el que hoy se encuentra la iglesia de Sant’Agnese que lleva su nombre. Sin embargo, fue enterrada en donde ahora está la iglesia de Sant’Agnese en via Nomentana. Cuando su hermana Emerenciana fue a visitar su tumba también ella sufrió el martirio con violencias inauditas. Ambas chicas son dos mujeres que en la tradición romana fueron siempre recordadas como protectoras de la ciudad. A ellas se les dedicó, junto a San Cecilia, numerosos lugares de culto y obras de arte.

interior sant'agnese in agone

Como en muchos edificios de Roma la historia y el arte son capaces de redimir episodios tristes. De un ‘Turpitudinis locum’ que ensucia al simple recuerdo se puede pasar al ‘locus amoenus’ que canta la victoria de una muchacha. Escenario, ahora, de deliciosos paseos y encuentros en los que uno se cita ante Sant’Agnese, en la plaza más famosa de Roma.

 

HORARIOS:

Días feriales: 9.30-12.30/ 15.30-19.00

Festivos: 9.00-13.00/ 16.00-20.00

Lunes cerrado

Roma escondida

Parece que la tarde está a punto de caer. Fría y cansada, a pesar de las pocas horas de sol, la luz declina. Se apaga en un último incendio.

atardecer en roma

Es el momento de volver a casa o de entrar en un lugar que nos pueda servir de refugio ante la oscuridad y nos invite a calentarnos con el fuego de una historia con cuerpo imaginado.

Epifanías de Roma

Acaba de pasar el día de Reyes. Se guardan las luces y los adornos. Las caravanas de camellos y pajes ya no engalanan los pesebres que vuelven grupas hacia sus cajas. Paisajes de ensueño y lejanos que habían poblado tantos rincones de Roma regresan a su silenciosa normalidad. La Befana, vieja que encarna la epifanía final de estas fiestas, ha dejado las plazas de Roma sembradas de caramelos. Ya ha emprendido viaje hacia su misteriosa casa y todos quedamos esperando que el año traiga dulces cosechas.

la befana en romaGrabado sobre la Befana. Fiesta de la Epifanía en Roma

El día después y el siguiente, ya sin nombres de fiesta, Roma sigue viva, con tantas visitas. Cada día recibe epifanías que nos hablan de ella y en las que ella se nos muestra. Lugares, personas, sonidos y movimientos, inopinados por ocurrir ante nuestros ojos en lo cotidiano. Su realidad, escondida porque se muestra día tras día, no se interrumpe al apagar las luces. Aflora en palabras sin voz que la manifiestan. Ritos y acciones son regalos que acompañan las epifanías de la ciudad. Ella habla o me habla en ellos.

Epifanías de la mañana

A las 06,45 de la mañana se encienden las luces de la iglesia. Las vidrieras cobran vida iluminando el patio interior que separa nuestro apartamento del edificio de la Merced. Poco después una tos seca indica que Abed, un señor marroquí de unos 60 años, inicia su ronda habitual de apertura y limpieza del templo. Es él quien todas las mañanas, antes del primer toque de campanas, hace que la iglesia pueda recibir visitantes recién caídos de sus camas o ya dispuestos a ir al trabajo cotidiano.

Al otro lado de la calle, todos los días hacia las 07,00, tres o cuatro coches de la policía cumplen el rito de la ciudad que desayuna ante un ‘cappuccino e cornetto’. Se trata, además, del primer problema de tráfico de la mañana pues dejan los coches en segunda y tercera fila. Ante el sagrado momento, con la disculpa de su brevedad, la comodidad de dejar los vehículos ante la misma puerta del bar es algo al parecer comprensible y disculpable. Aunque los escasos vehículos de esa hora tengan que desviarse y entrar en el carril del tranvía, nadie se sorprende, nadie pita. Privilegios de la policía o comprensión hacia todos los que aparcarán así a lo largo de la jornada. En Roma, el bien común aparece en forma líquida, intentando salvar los obstáculos de los intereses, tantos empáticamente aceptados, personales.

Epifanía con megáfono

afilador en roma via poUn afilador por la mañana en la esquina de via Po.

La primera llamada que resuena en la ciudad es para el género femenino. Voy por via Po cuando escucho la voz metálica de un altavoz que repite cadenciosamente: ‘Donne! È arrivato l’arrotino!’ Mujeres, ya está aquí el afilador. En Roma parece ser que la gestión de los cuchillos es mansión típicamente de mujeres y que se dedican a ello como primer pensamiento de la jornada. O quizás el afilador quiere que se despierten pensando en él. Un personaje que pasa desapercibido pero que se hace notar, que entra en la imaginación y, a escondidas, en el recuerdo. Que se lo digan si no a Edoardo, un niño de 8 años, hijo de un primo de mi consorte.

Un día, de buena mañana, hizo sonreír a todos prestando su voz a estas epifanías de la ciudad. Entrando en un bar seguido por su papá anunció con tono cantarín: “Donne! È arrivato papà!” Es el anuncio de una llegada maravillosa. La persona esperada, la que resuelve los problemas, la que da alegría saber cercana, la que vale la pena anunciar a voces. Se ve que estaba muy contento y esa frase era la que expresaba el desbordarse de su alegría en forma de anuncio. Imaginad la cara de su papá, Piero, intentando comprender el significado de esa frase. Azorado y alegre.

Un recuerdo afilado

Sigo mi camino en esta mañana de inicios de enero. Recuerdos de mi infancia me hacen sonreír sobre las notas de una armónica de plástico que tocaban los afiladores en las calles de mi Coruña natal. La carretilla de madera y luego la moto han dado paso a un coche, quizás el último antes de acallar su voz. No sé hasta cuando habrá mujeres u hombres que respondan porque les interesa tener cuchillos afilados. Ni cuchillos que sientan la necesidad de alguien que los haga eficaces.

Nubes de epifanía

 

nubes y pajaros roma

Llego a la oficina y a las 07,40 nubes de estorninos salen desde el Verano. Puedo comprender que esta zona sea una auténtica ciudad dormitorio tratándose del cementerio monumental más céntrico de Roma.

Por la tarde llegan en bandadas danzantes que hipnotizan. Por la mañana se despiertan y salen en tropel, una única nube, a la conquista de Roma.

Nubes que pasan veloces, oscuras, con un sonido terrible de miles de leves alas. Nubes que sobrevuelan a los envidiosos conductores que han de seguir el lento devenir de las colas matutinas. Viajan, nubes, sobre los grupos de personas que corren para hacer colas ante dos o tres monumentos, meta obligada de quien visita la ciudad.

Como una niebla que se aligera, su vuelo en tropel se deshace rápidamente pasando a ser gotas de aves diseminadas en sabe Dios qué rincones de la ciudad. ¿Dónde pasan el día?¿En qué ocupaciones? En Roma ¡hay tantos ríos de vidas! Quizás algunos los encuentras en algún puente, en algún afluente. Otros, ni siquiera los cruzarás en años y años. Y todos ellos forman la cotidiana algarabía que recorre las venas de la ciudad haciéndola viva.

gente de roma

En Roma hay muchas cosas que ver. Quizás por eso algunas las dejamos de lado, casi como una defensa. Os cuento, sin embargo, lo que vi en un paseo por Roma, una mañana.

Me encontraba en un cruce de dos avenidas cerca de San Lorenzo Extramuros. En un cartel publicitario que anunciaba un nuevo modelo de teléfono, leí estas palabras, rigurosamente inglesas: “I’am what I do” Yo soy lo que hago. Tras un momento de incredulidad, la sorpresa dio paso a la indignación y al enfado, sin saber bien por qué. Y esta vez no la dejé de lado. Publicidad con éxito, diría yo.

Paseo por Roma

Mientras el semáforo me sacudía sacándome del estupor con su luz verde imaginé la frase de este anuncio puesta junto a otro instrumento, por ejemplo una lavadora. ¿Os imagináis qué efecto? Sería casi un insulto, como si lavar la ropa nos convirtiera en lavadoras, un trabajo servil aunque utilísimo allí donde los haya. Lo que soy es lo que hago pero con el teléfono, con la conexión a las redes siempre disponible. No vaya a ser que deje de existir. Lo que soy está en manos a un teléfono y nosotros pasamos a ser sus instrumentos.

‘Yo soy lo que hago’ se distancia muchísimo de ‘yo soy lo que han hecho’. Otros me han hecho, otros han hecho miles y miles de cosas que yo recibo y me hacen. Otros con su vida me hacen ser lo que soy o me condicionan para que no sea otra cosa. También es muy distinto de ‘yo soy lo que podría ser’ o ‘yo soy lo que no hago’, definiciones que por negación, completan todo un mundo de realidad.

Hace tiempo se decía ‘yo soy el hijo de…’ o ‘yo he estudiado…’ o ‘yo soy de tal pueblo’, incluso se utilizaba, colmo del absurdo, ‘yo soy Alberto…’ Un nombre y nada más. Lo que yo hago puede ser importante como ‘dedicación’ o profesión e incluso por sus consecuencias pero no creo que pueda determinar lo que soy. Nunca me gustó el paso de ‘hago una tontería’ ergo ‘soy un tonto’.

Sin embargo, siguiendo lo que se nos dice, todo cambia con un teléfono. Hago todo y, ergo, todo puedo ser. Al fin, un pantocrator moderno.

Al mismo tiempo, con un teléfono hago y deshago, hago muchas tonterías y las seguiré haciendo, incluso tonterías opuestas que podrían parecer actos geniales. Uno, ninguno y cien mil.

Tanto por hacer… sin un teléfono

Hace tiempo alguien decía que por sus frutos los reconoceréis. Pero los frutos no son el árbol. Y los únicos frutos válidos, lo que hago, no tienen por qué ser sólo productos de un teléfono móvil. En algunos casos sería pedir peras al olmo.

No obstante, como dice la frase inspirada en la parte inferior de la publicidad, la ‘inteligencia artificial’ viene en nuestra ayuda. Así, todos damos peras. No hay que preocuparse por el uso divergente de la propia inteligencia. Él piensa a todo y todo lo hace.

Mientras tanto, estoy a punto de concluir mi paseo por Roma pasando junto al Verano, frío y silencio de mañana. ‘Yo soy lo que hago’. Pedalo. Un motor a combustión de azúcares. Es así que la frasecita me parecía incluso peor de ‘yo soy lo que tengo’. Al fin y al cabo lo que tengo puede ser recibido. Es más, muchísimas de las grandes y cotidianas cosas que contemplamos en Roma son fruto de una época, de unas manos que no tuvieron nada que ver con un teléfono móvil. Lo que se hacía pretendía seguir lo que se era. Los instrumenos se afinaban para conseguir hacer algo que te subsistiera, con un ser que incluso la misma naturaleza temía. Y ahí están, arrojadas a su existencia en la ciudad. Las tenemos, esperando el contacto directo con nuestras manos, con nuestra mirada, con lo que hemos leído y pensado. No se dejan reducir a lo que yo y mi teléfono podamos hacer con ellas. Tenerlas implica una forma de respeto, de aceptación, que el ‘hacerlas’ destruye.

mujeres de Roma mano Artemisia Gentileschi

Mano derecha de Artemisia Gentileschi con un pincel. Dibujo de Pierre Dumonstier en The British Museum

Aunque la mona se vista de seda

Imaginé -extrañas asociaciones del pensar- lo que podría haber dicho el bueno de Lutero viendo esta publicidad o lo que diría Miguel de Molinos o el mismísimo Agustín con su ‘ama y haz lo que quieras’. El postulado de que lo que hagas pasa a ser lo que eres es peor que la peor pesadilla de la controversia ‘de auxiliis’.

¡Qué cosas raras pasan en la historia! Y ¡Qué raro soy! ¿A quién se le ocurre pensar o cuestionar lo que ya nadie ‘hace’? A casi nadie interesa ni bicho viviente se pregunta ¿mi libertad, mi persona, es la que hace las cosas o las cosas que tengo que hacer son fruto sólo de la voluntad de otro, por los auxilios o condicionamientos que recibo? ¡Vaya pregunta! Deja todo en manos a un teléfono que será tu única libertad y empeño. El lema ahora, como en la publicidad, pasa a ser ‘eres lo que haces, no importa quién lo haga ni cómo ni para qué’. Más aún, como decía aquella otra frase terrible de la publicidad de la Mercedes: ‘The best or nothing’. O lo mejor o nada.

De esta forma, eliminamos a todos los viandantes mediocremente vivos o que, aunque nos falte muy muy poco, estamos sólo rozando la perfección. ¡Qué lucha por ser los mejores con los parámetros de un coche o de un teléfono! ¡Cuántas personas no pueden o no saben hacer y son mucho más de cualquier producto, siendo incluso más de los que existen sólo revestidos por el éxito y poder de los medios! Monos, muy monos nos quedamos.

Un quieto paseo por Roma

Juego con las palabras y paso de Molina a Molinos. Para Miguel de Molinos lo mejor que se podía ‘hacer’ era no hacer nada. Renunciar incluso a la palabra para, en quietud, disfrutar simplemente de la presencia del amado. Locuras. Y se lo hicieron experimentar en los 9 años que estuvo en la carcel antes de morir. Sus rivales jesuitas y Luis XIV seguramente tenían un móvil último modelo o se dedicaban a la publicidad, dando voz a lo que tantos no piensan. Sólo lo que hacían pasaba a ser lo que eran.

10 lugares turísticos en Roma imperdibles Santa Maria Sopra Minerva

Iglesia de Santa María Sopra Minerva en donde Miguel de Molinos tuvo que abjurar en 1687

Llego ante la oficina y ato mi bici al palo de siempre. Nadie me ve en la pequeña plaza desierta por la hora y el frío. Realmente soy un donnadie al no hacer las cosas que cuentan, las que se reconocen como productos de calidad, las que se pueden compartir y contar, contando con el favor de tantos. Y de ahí a que, sin esas ayudas divinas en forma telefónica que todo lo pueden hacer, lo que yo soy sea nada es un paso.

 

Desnudos en Roma.

La verdad me la encuentro desnuda. Tiene un cuerpo que resplandece sin oropeles, sin adornos, sin ocultar y sin ocultarse de nada.

La verdad desvelada de Gian Lorenzo BerniniLa verdad, descubierta por el tiempo. G.L. Bernini en la Galería Borghese

Arrojada, como todo cuerpo, su materialidad desnuda puede toparse con ojos avizores de mirada rapaz. Cuanto más hermosa en su candor, sin ropajes, parece más vulnerable y a la merced de manos que no siempre la acaricien. Es una triste realidad ver cómo surge entonces el sentido depredador. Como un trofeo, no se la desea en cuanto verdad o hermosa sino por ufano afán de poseer, de poder, demostración de cuanto uno puede. Un deleite bramido, y por eso aún más terrible, pues es capaz de destruir cuando puede y también cuando no logra poder.

La verdad, como la belleza, son una epifanía de un tesoro sin posibilidad de dueño. Existen en todo y se dan a quien la descubre, más allá del creador o de quien determina su uso. Una vez descubiertas, sólo el tiempo tiene algún poder pasando su tacto silencioso sobre ellas. También es él quien las va desnudando. Sin dueño, el bosque, el mar, el rostro hermosísimo de una escultura en éxtasis, la mujer que te enamora mientras camina a tu lado y te mira y te habla se entregan.

Nacimiento Venus en Palacio AltempsNacimiento de Venus en Palacio Altemps

La verdad forzada

Sin dueño. Y, sin embargo, hay quien incendia, quien ensucia, quien hiere con punzones de rabia la piel colorada, quien acalla con golpes o desprecio los labios. No son tuyos aunque respiren tu aliento. Sólo por existir, por estar cerca de quien todo aferra y arrebata, cada estrella de esta galaxia de células de piel diáfana se vierte devorada por una masa brutal. Pasa a ser objeto, sin vida, cadáver, robado, en una caída sin fin, sin luz. El centro de esa vorágine es dominador, conquistador de una fuerza que fuerza el derecho, que sepulta, encierra y esconde. Nada sale ni se educa (conduce hacia fuera). Una fuerza que amasa y sofoca bajo una presa de pesos lardos. Allí, ni siquiera el mosto tinto es un fruto sino sólo gangas, bagazos, relictos. Profeta condenada, la verdad.

Laocoonte Museos VaticanosLaocoonte, Museos Vaticanos

Verdad, mujer

Para uso y consumo, siempre so capa de ser un custodio. Como una mujer en la antigüedad clásica dependía de su dueño de hecho y de derecho así la verdad pierde su libertad. El pretexto era cubrirla con vestidos que la defendieran, cuidaran, como si estuviese desvalida. Y así, su poder quedaba encerrado al servicio de quien ejerciera la patria potestad, el poder de los hombres. Los dioses sometían a los varones, estos a las mujeres, los ciudadanos a los extranjeros o esclavos y todos la tierra que los cobija. Así, normal, todo atado.

galeria borghese rapto de ProserpinaRapto de Proserpina de G. L. Bernini en la Galería Boghese

Bastaba que un hombre se cruzase de brazos ante un bebé. Entonces, la verdad de su recién nacida existencia quedaba anulada, negada. Ni padre ni hijo. Verdad de madre violada y sin ningún problema eliminada.

Mentir y que la mentira se hiciera verdad era tan fácil como no alzar un niño en brazos, dejarlo expuesto o arrojarlo en el Taigeto. Política de los hechos consumados. Necesidades arrojadas, problemas que nunca serán resueltos, enfermedades que no vendrán, debilidades que nadie tendrá que cubrir o soportar. Esto quedaba asegurado al destruir la necesidad, el problema, el enfermo, el débil. La voluntad del más fuerte es la que impera y llena las historias, alimenta incluso el arte.

Pobre verdad

san jeronimo desnudoSan Jerónimo, de José de Ribera en la exposición “De Caravaggio a Bernini” en las Scuderie del Quirinale

Tanto queremos, a veces, evitar los males, los defectos, las miserias que pasamos de poner todas las curas, quizás haciéndolas pagar bien caro, a eliminar a quien parece no tener cura, nos cansa o nos resulta peligroso. O curamos o matamos, todo por poder, con límites muy sutiles. Unos límites que son lugares, gargantas profundas, en las que las verdaderas intenciones se ocultan. Llenan la verdad de vaposos pliegues más terribles de un laberinto.

Y es que no es fácil soportar el largo y constante sacrificio -hacer sagrado- de quien obra dedicándose a las necesidades sin aprovecharse de ellas para aumentar el propio poder. Contemplar la desnudez, aceptar la entrega, responder y no usarla. Cuantas veces, oxímoro existencial, del mísero, del errabundo, del ignorante o hambriento se alimentan la riqueza y poder de otros. Llegamos, así, a la desnudez llevada hasta el límite, hasta el límite de los huesos. Nos la encontramos allí donde se pierden los rasgos y todo parece definitivamente roído. Más allá de la podredumbre incluso, existe la desnudez que espera la carne.

santa maria del popolo tumbaTumba de Giovanni Battista Gilseni en Santa María del Popolo

Esa verdad definitiva, finalmente desnuda, puede ayudarnos a despojarnos también, al fin, de nuestras ganas de forzar y mandar. ¡Con qué ansia hacemos que la verdad se adecúe a la mayoría! Pero también somos capaces de enarbolarla como una bandera reivindicando orgullosamente que somos esa minoría electa y distinta de la gran masa. Oxímoros de verdad. Si bien no rehuye nadar contracorriente y ser diferente a la mayoría tampoco renuncia a ser la verdad sencilla del común de los mortales que pasa escondida como lo extraordinariamente normal.

Una locura de verdad

En verdad, en verdad te digo que en un momento, en la historia, una locura hace perder para siempre los papeles a todos los actores de nuestro drama. Aparece un Dios que se enamora de una mujer. Es más, como cualquier hijo de vecina para hacerse hombre depende de ella, nace de ella, necesitado hasta de llorar y caminará hasta la muerte. Y esto sin compras, sin acoso, sin engaño de falasas apariencias. Todo sucede porque ella libremente le dijo que sí, aceptando un plan descabellado. Todo sin los raptos ni violencias a los que nos acostumbraban dioses que se hacían pasar por hombres para sus devaneos y hombres que, apoteósicamente, se creían dioses.

Es entonces cuando una mujer se hace protagonista de su historia, de la historia y de lugares que van más allá de cualquier idea o sentido. Lo humano, volviendo como al principio a una mujer, es respetado. Lo divino, al fin, por una mujer es humano. Es una locura de verdad, la belleza de la mujer liberada del poder.

Mosaico de la Anunciación en Santa Maria MayorMosaico de la Anunciación en Santa María la Mayor

¿Liberada? ¡Si a ella misma podrían haberla apedreado por adúltera! ¡Si tantas y tantos seguirán sufriendo bajo el poder de otros hombres! Ni esta locura parece bastar pues no se impone con poder, aunque nos gustaría. Nos gusta tanto sentirnos amparados por la verdad para mostrarnos fuertes. No nos basta ni siquiera que Dios se haga niño o reo sin ciudadanía. No nos basta que la belleza o la verdad tengan el encanto de la libertad que busca enamorados y no dueños. ¡Cuánta agua tendrá que ofrecernos nuestro Tíber para rodar los cantos de cada generación, cada persona, en todo momento!

Desnuda historia

Ahora bien, la historia es un largo camino. Incluso, “bajo la religión de la caridad la razón ensoberbecida ha renunciado a servir la necesidad, la indigencia humana. Uno de tantos problemas que la historia nos tendría que descifrar.” Cierro el libro que estoy leyendo de María Zambrano rumiando estas últimas palabras.

La lógica del poder, tan fuerte en la primera época del Imperio Romano, hacía que la resignación estoica fuera el único camino para no caer ni en la esperanza de una verdad imposible ni en la desesperación de esa imposibilidad de alcanzarla. Ni esperanza ni miedo: nec spe, nec metu. Un lema que muchos asumen para hacer de la verdad, la conciencia de nuestros límites, algo más cercano y consolador para cada ser humano.

Una amiga mía me aconsejaba que leyera sólo de vez en cuando a María Zambrano, porque se te pega. Pero no fui capaz: “El que se resigna, se evade más allá del temor y de la esperanza, como Séneca repite constantemente que hace el sabio; se retira a un lugar al margen y más allá de la esperanza y de la desesperación. Se retira, en cierto modo, de la vida.”

Desnudos desde el principio

Capilla Sixtina Adán y EvaAdán y Eva de Miguel Ángel, bóveda de la Capilla Sixtina.

Vuelvo luego a contemplar esta representación en la que la verdad de lo que somos aparece hermosamente desnuda. La contemplo y veo que también ella puede caer en la tentación de usarse, de usar su belleza para el poder. Hermosa aparente, la verdad, con aquella madita soberbia que no reconoce en sí y en los demás la indigencia y la necesidad.

Ese retiro ¿no será el volver la espalda al árbol de la vida para coger los frutos del árbol del conocimiento?

Eran sabios, conocedores del bien y del mal. Desnudos, en verdad, pero sin concordia, separados. Y eso producía que la desnudez pasase vergüenza. Su rostro se contraía en muecas de compunción, en arrugas de un conocimiento que les servía para acusar y, por tanto, valer más que el otro. Nos vemos y nos ven más feos.

Adan y eva arrojados del paraiso en la Capilla sixtina

Cuando hay intimidad y cercanía nada se esconde, no hay miedo a que todo se pueda ver. La fragilidad se hace confianza y se descubre. Se expone cuando el amor en sus múltiples formas la toma de la mano y se hace com-pasión. Nos vemos y nos ven más hermosos.

Espaldas desnudas

Para ver, de verdad, tenemos que mirar de frente y de espaldas. El fuego tiene un rostro que quema y una espalda que caldea. Quedarnos sólo con una parte es perder de vista todo, mentirnos, sin profundidad. De ahí el engaño de las cosas sin espalda, meras fachadas que encantan porque aparecen claras, perfectas en la armonía de sus líneas sin espacio. Tenemos que introducir una espalda para que haya una columna, el soporte de una realidad que puede ser más complicada, divertida y rica.

Base columna desnudaDibujo relativo a una columna de la catedral de Brouges

El rostro de la verdad puede contar el miedo ante la justicia que busca culpables. Mientras, su espalda carga crímenes que incluso puede querer olvidar. Rostro y espalda son de verdad. Por eso, muchas veces la justicia, ciega, necesita que le hagan la caridad, la única que da una mano o incluso el seno porque es capaz de ver las necesidades. Ella le da la vuelta a la verdad.

San isidoro roma capilla De SylvaLa caridad y la verdad, esculturas de Giulio Cartari en la capilla De Sylva en la iglesia de San Isidoro de Roma

Desnudos al final

Me ayuda a concluir César Antonio Molina en Lugares donde la eternidad envejece. Envejecer es la oportunidad de ir aceptando nuestras miserias y darnos cuenta de qué quedará de nosotros, lo que valdrá de verdad tras el tiempo. Es el camino el que nos proporciona encuentros. La eternidad coge sabor a humanidad, se hace misericorde, en algunos lugares en donde, como en Roma, ‘se han visto tantas’: “Andar es también sanar. La vida es muy corta, pero largo el tiempo que pasaremos bajo las tierras cultivadas por el Tíber o cualquier otro río. Caminaremos, caminemos, mientras podamos. Senza fine”. Hasta lugares en los que al final, espero, nos veamos desnudos de verdad.

desnudos resureccion carne juicio final Miguel Angel Capilla SixtinaResurrección de la carne, Miguel Ángel, Capilla Sixtina

El camino es largo y, en cualquier caso, la única señal es que no podemos dejar de buscar una mujer, ella, la de verdad.

 

El fin de año tal como lo conocemos se viene celebrando desde el 46 a.C. En esa fecha Julio César introdujo el calendario juliano (antes se celebraba el 1 de marzo), fijando el 1 de enero como fecha de comienzo del año. A partir de ahí, en los países que siguen este calendario, se han ido desarrollando usos y costumbres diferentes.

El fin de año en Roma y en Italia toma el nombre de Capodanno. Fundamental en esta celebración es el cenone, la gran cena. En ella no pueden faltar las lentejas, que simbolizan el dinero, y el spumante, nuestro cava… ¡Nada de uvas! A partir de ahí, cada uno celebra a su manera. Algunos lo pasan en familia. Otros, salen con los amigos siguiendo el dicho Natale con i tuoi, capodanno con chi vuoi. Es decir, Nochebuena con tu familia, Nochevieja con quién quieras. Es típico juntarse en alguna plaza para disfrutar de los fuegos de artificio. En Roma la plaza más concurrida suele ser plaza del Popolo. El ayuntamiento de Roma organiza una velada en el Circo Máximo y en las inmediaciones del mismo, animada por el grupo teatral de Barcelona la Fura dels Baus,  tanto la noche del 31 como el 1 de enero: http://www.lafestadiroma.it/

Fin de Año en Roma

Cena de Fin de Año

Desde EnRoma hemos pensado a un plan para que puedas disfrutar de una buena cena, en restaurantes de confianza, ubicados en diferentes zonas de la ciudad. De esta forma, podrás llegar fácilmente desde tu alojamiento. Ten en cuenta que el Fin de Año en Roma es complicado a nivel de transportes.

Además, en nuestras páginas, puedes consultar menús variados, a gusto de todos, incluso de los más pequeños.

Respecto a la posición, resulta inmejorable el Di Rienzo, ubicado nada menos que en la plaza de la Rotonda, más conocida como plaza del Panteón.

Otra buena opción es también el Vacanza Romana, donde además de un doble menú de carne o pescado, a elegir, podréis disfrutar de música en directo.

Siempre en el centro, en las proximidades de Plaza de España, el Re degli Amici os espera en su acogedor local para que podáis disfrutar del comienzo del nuevo año en el corazón del ciudad eterna.

Además, fuera del casco antiguo, en las cercanías del Vaticano os proponemos dos restaurantes con una ambientación muy típica.

Uno es el Papa Rex que os sorprenderá tanto por su decoración que recuerda la antigua Roma como por sus dos menús, ambos muy típicos.

Y finalmente, siempre muy cerca de San Pedro, el Satiricus, con sus bustos romanos colgados en la pared y dos menús agradablemente sofisticados.

Los precios indicados son el anticipo que pagarás para garantizar la reserva. El resto, por tanto, lo pagas en Roma, en el restaurante

Anticipo Cena Nochevieja Restaurante Vacanza Romana

Reserva tu Cena de Nochevieja en el restaurante Vacanza Romana, cerca del Panteon

Anticipo Cena Nochevieja Restaurante Satiricus

Reserva tu cena de Nochevieja 2017 y Año nuevo 2018 en el restaurante Satiricus cerca del Vaticano

Anticipo Cena Nochevieja Restaurante Re degli Amici

Reserva tu cena de Nochevieja en Roma en el restaurante Re degli Amici cerca de Plaza de España

Anticipo Cena Nochevieja Restaurante Papa Rex

Cena de Nochevieja en el restaurante Papa Rex, cerca de Plaza San Pedro

Anticipo Cena Nochevieja Restaurante Di Rienzo

Cena de Nochevieja y Fin de Año en el Restaurante di Rienzo, junto al Panteón de Roma.

Cuenta con tu Guía de Turismo En Roma para cualquier otra información. Puedes encontrar más detalles e información (transportes, horarios…) en nuestra página dedicada a la Nochevieja en Roma.

Visita literaria: La Roma de Trajano.

El primer libro de Santiago Posteguillo sobre Trajano se llama Los Asesinos del Emperador. Empieza en la Suburra donde Trajano (padre) y Trajano (hijo, luego emperador) pasean. Ambos salvan de una paliza a dos niños, ladronzuelos por hambre. En este barrio podríamos iniciar nuestro recorrido por la Roma de Trajano.

Esos niños luego acabarán en la Ludus como gladiadores e intervendrán en el desenlace final de la novela. En este primer libro se narran con mucho detalle la construcción y combates en el Coliseo.

Para visitar esta Roma de Trajano yo iría hasta el edificio de la Ludus Magnus. Luego bajaría hasta el Arco de Constantino (relieves de Trajano) y via de S. Gregorio.

La acción se desarrolla en tiempos de Vespasiano, Tito, el período convulso tras Tito (Galba) hasta llegar a Domiciano. Este emperador aparece retratado en su cruel estatura política y humana.

Sería perfecto entrar en el Palatino visitando los palacios imperiales de la familia Flavia. El recorrido sería, por tanto: Suburra, Foro de Nerva (es el que asocia a Trajano) y llegar hasta el Coliseo.

La Roma de Trajano y el Circo Máximo.

La segunda novela Circo Máximo, en cambio, está toda centrada sobre los primeros años del imperio de Trajano. Las guerras contra los Dacios de Decébalo se describen con gran detalle. En estas campañas militares resultó muy importante el puente sobre el Danubio.  Se describe muy bien su construcción por parte de Apolodoro y la importancia militar para el paso de las tropas.

En el segundo libro Menenia viene acusada de mantener relaciones con el auriga Celer. Son amigos desde niños aunque separados por la decisión de la familia de Menenia (coaccionada por Domiciano) para que se convierta en Vestal. Plinio es un joven abogado que los defenderá.

Los enemigos de Trajano la quieren condenar. Sin embargo, ella con Celer consiguen ayudar a Trajano cuando unos renegados romanos al servicio de Decebalo intentan matar al emperador. Entre estos se encuentra Marcio, el niño – gladiador que Trajano salvó y que aparece en el primer libro. Tras haber participado en la conjura para matar a Domiciano Marcio había quedado en libertad. Dejó Roma viajando hacia la Dacia y allí, con chantaje, lo introducen en la trama para matar al emperador. Marcio, al final, recordándose del episodio de su infancia, lo salva.

Lugares de esta Roma de Trajano.

Roma de noche y la Roma de Trajano

No podemos dejar de visitar la Casa de las Vestales, la Curia y la basílica Emilia, por ejemplo, para darnos cuenta de la vida cotidiana de los personajes.

Al llegar al Circo Massimo se ve muy bien el desarrollo de las carreras, los equipos según los colores, el ambiente, las apuestas…

Luego podríamos ir hasta el Portico D’Ottavia. Allí, otro personaje, Suetonio, está trabajando por encargo de Trajano para recomponer y enriquecer las bibliotecas de Roma. Suetonio es el que encuentra un viejo pergamino en el que Julio Cesar ya había estudiado la invasión de la Dacia. Aparece también como personaje de este segundo libro Adriano que complota contra Trajano junto con Plotina. En fin, es un recorrido entorno a la parte del Foro Romano, el Foro de Trajano y su columna, para concluir en el Circo Máximo.

La legión perdida y la Roma de Trajano.

El último libro de la trilogía nos muestra la campaña de Trajano contra los partos, llevándonos incluso hasta el más lejano oriente.

Podríamo visitar la zona en la que se encontraba el antiguo Circo Flaminio y el complejo de los Mercados y basílica Ulpia.

Sin embargo, en esta tercera novela emerge claramente el personaje de Adriano por lo que os invitaría a una visita en Villa Adriana en Tivoli.

Roma insólita

Entrando estoy fuera. Entrando se rompen los muros.
También yo podría salir de este tiempo, de estos lugares llevada por rápidos corceles. Dejar así lo que no tengo, fuerzas para cambiar mi viejo amor envejecido.

Roma insólita Aurora Ludovisi
Aurora Ludovisi

Imaginando secretos de Roma.

María había entrado en el Casino de los Ludovisi una tarde soleada a finales de mayo de 1672. Desde tiempos de Gregorio XV, papa de la familia Ludovisi, sus jardines se habían convertido en un maravilloso lugar de encuentros y paseos. Para María, incluso tras el matrimonio con un Colonna y tener a disposición otros jardines, aquellos eran su lugar preferido en la ciudad. El Casino Ludovisi, esa casa de campo construida como una isla y un simple refugio para vivir mejor la belleza del jardín, siempre la había atraído desde su regreso a Roma.

El Guercino y el Tassi habían iluminado esta sala hace más de 50 años rompiendo con su pintura el bajo techo. Con ellos entró Eos y allí se quedó. El blanco, el rojo y el naranja de esta aurora briosa como ejemplo de un inicio constante. Con su arte rompieron los muros haciendo que entrara el viento, el movimiento, un ‘¡afuera!’ en este espacio que se te mete dentro. Empezar, emprender, una A capital para cada día.

Sugestiones ante la Aurora de villa Ludovisi.

Mañana también ella abriría el día corriendo a caballo hacia un tiempo nuevo. Dejaría atrás las cosas viejas. Empezaría de nuevo, aceptando el camino y que un día llegaría una noche sin aurora.
-No, no me das pena, Titono.

Bajo el velo que cubría al viejo imaginaba las facciones de su marido. El matrimonio con Lorenzo Onofrio fue impuesto como un trato de estado por parte de su tío, el cardenal Mazzarino, para romper un amor imposible entre el poderosísimo rey Luis de Francia y ella. Aún sentía las náuseas del largo viaje alejándose de Versalles y las terribles fiebres en Italia.
Un poco de aire, un cielo y plantas convertidas en un regalo para recuperar el tiempo de los inicios, un paraíso, unas espérides que para ella estaban cerca de París. Ella sentía el perfume de las flores, del rocío, derramados, frescos, con una claridad que iluminaba sus proyectos, el futuro de un tiempo nuevo que se abría, poco o mucho que fuera, ante ella. Tantas cosas no podía cambiar, pero ahora sabía que algo nuevo nacía para ella.

La Aurora y la historia de María Mancini en Roma.

Su matrimonio que había empezado con el miedo y una relación hecha de educados protocolos, poco a poco había dado lugar a chispas de pasión e incluso momentos de ternura. Cuantas cosas se comparten, se aprenden, se aceptan. ¿Conformismo, resignación o adaptación? Lo cierto es que ella no sólo había sobrevivido sino que había disfrutado del tiempo, con una libertad extraña para la época y que todas envidiaban imitándola o difamándola. Habían nacido tres hijos. Y, sin embargo, había llegado el tiempo en que no compartía el lecho con Lorenzo desde hacía meses. Una decisión que había tomado y comunicado hablando abiertamente con él, dejando al descubierto unas infidelidades que parecían normales, disculpables para todos menos para ella.

Roma Insólita Palacio Colonna y Maria Mancini
Decían que el amor rejuvenece, que el tiempo no importa. En cambio, para ella, como le recordaba Eos y Titono, el amor en diversos momentos de su vida le había traído dolor en forma de distancia resquebrajadora. Primero renunciando a lo que quería y no podía ser. Luego renunciando a quien no la quería y pretendía ser marido sólo en apariencia.

Una Aurora, Eos, en una Roma insólita.

En el cielo de la sala Eos parecía tan feliz. Por una parte, pertenecía a un tiempo de titanes, de fuerzas impetuosas, hija de Hyperion. Por otra, podía permitirse la debilidad de elegir libremente, subyugada por esa fuerza del amor hacia un mortal.
Eos había elegido y había obtenido un amante sin tener en cuenta los cambios. Esa aurora de encarnadas mejillas había pretendido un amor eterno haciendo inmortal a Titono, sin considerar que no es importante sólo el final sino sobre todo el tiempo del camino. No importa que el vínculo dure para siempre si se transforma en una condena. Titono enamorado, siempre detrás, sin morir pero cada vez más viejo, sin fuerzas, recordando cada mañana a Aurora una miseria que ya no soportaba. Su tiempo no era el suyo, no había sintonía, sin acorde, curiosamente sin ir a tiempo ni sonido. Y eso que no se arregla en el tiempo no se arregla con la eternidad.
Ella, una de las graciosas ‘mazzarinette’, no había elegido –afortunadas las mujeres que pueden escoger-. Sin embargo, había obtenido un marido siendo consciente de los cambios lentos o rápidos que van sucediendo.

Roma insólita junto a Via Veneto.

Lorenzo nunca fue su dios pero no por ello su desilusión fue menos grave ni menos fuerte su determinación. También ella, como Eos, daba la nota buscando la sinfonía, desgranando su tiempo.

Ahora, viendo esta Aurora –parece feliz en su condena y dolor matutino-, salgo de nuevo al jardín para respirar a pleno pulmón. Tierra de Lúculo, jardín maravilloso que vive, que necesita mil curas. Agua y luz de esta Roma insólita con la que pronto, muy pronto, romperé.

Corred caballos hacia el poniente y el mar llevando mi dolor y esperanza. Quizás encuentre de nuevo a mi sol, mañana.

Si quieres visitar con tu Guía En Roma la Aurora Ludovisi y otros muchos rincones de esta Roma insólita no tienes más que escribirnos (visitasguiadas@enroma.com)

Es bonito hacer algo original y nuevo, sobre todo si estamos de viaje en una ciudad inmensamente grande como Roma. Si buscas algo realmente emocionante, no te pierdas la visita Coliseo de noche. Se trata de una ocasión imperdible para ver el famoso Anfiteatro Flavio desde un nuevo y más romántico punto de vista. Imagina que bonito sería pasear por la historia de la Antigua Roma, entre magia, misterios y leyendas, bajo la luz de la cautivante luna romana.

Visita Coliseo de noche

Tanto si visitas Roma de noche con la familia, los amigos o con tu pareja, podrás sorprender los con un regalo único. Visita el Coliseo de noche y respira la noche romana como si el tiempo se hubiese parado.

Este lugar está rodeado por un aire realmente misterioso. Hay rincones oscuros y sombras donde algunos turistas dicen haber escuchado voces de gladiadores y haber visto el fantasma de algunos de ellos. Seguramente esta experiencia te encantará. Una idea alternativa y original para dar un paseo romántico en el centro de Roma y, por otro lado, despertar la curiosidad y la imaginación en los más pequeños de la casa.

¿Por qué y cuándo hacer la visita Coliseo de noche?

Visita el Coliseo de Noche

Si decides reservar online esta increíble visita en el Coliseo de noche, es porque te apetece respirar aire fresco y alejarte un poco de la multitud. Algunas visitas pueden ser algo que te agobie por la cantidad de gente. Además de su atractivo histórico, la oportunidad de ver el Coliseo bajo la luna significa hacer un tour más relajante. Roma es todo esto y más. Tras la visita podrás seguir admirando la majestuosidad de este lugar imperecedero mientras degustas un buen helado. La vista del Foro Romano de noche es una de las más hermosas.

Muchos visitan la capital de Italia en verano. Durante el día en julio y agosto el calor puede ser insoportable. Visita el Coliseo por la noche y tendrás lo mejor de la historia romana sin tener que ponerte gorras, protección solar ni gafas. Una idea perfecta si viajas con niños o personas mayores.

¿Cómo reservar el tour Coliseo de noche?

Si te apetece descubrir la belleza y los secretos del Coliseo, puedes reservar este magnifico y original tour directamente online. Con pocos clics tendrás tus entradas ahorrando tiempo y dinero. Simplemente haz clic en el menú de arriba, donde pone ‘VISITAS GUIADAS ROMA’ y elige ‘TOURS EN ROMA’. Desde aquí puedes acceder a la visita ‘Tour Roma de noche’. Rápido y sencillo, ¿no?

Si tienes alguna duda, necesitas más informaciones o quieres organizar un tour personalizado por la noche en Roma, envíanos ahora mismo un correo a info@enroma.com. Estamos a tu completa disposición.

Todos tenemos en los ojos las imágenes de miles de turistas que rodean el monumento más famoso del mundo. Por ello es importante saber dónde encontrar y cómo reservar la mejor visita al Coliseo sin colas. Imagina qué lujo poder entrar en el antiguo Amphitheatrum Flavium, símbolo de Roma y del Imperio, sin perder tiempo.

Nuestro sistema te permite evitar las largas colas de turistas (28 millones llegan a Roma todos los años) y disfrutar de la historia, las leyendas y el misterio del Coliseo sin estrés. Prepárate para disfrutar de esta obra maestra de la civilización y olvídate de todo lo demás.

Visita Coliseo sin colas y ahorras tiempo

Si has reservado ya tu vuelo y tu hotel en la Ciudad Eterna (si todavía estás en ello, mira nuestras sugerencias de alojamientos en Roma), seguramente tengas a disposición unos pocos días para verlo todo. Estamos hablando de un centro histórico inmenso: las principales obras de arte y monumentos de la antigüedad se encuentran en apenas 15 kilómetros cuadrados. Entonces, es normal querer verlo todo y en la mayor brevedad posible.

La única forma que tienes, para ahorrar tiempo, es elegir un tour por el Coliseo sin hacer colas. Evita los grupos, el calor y los problemas de estar demasiado tiempo de pie. Algo fundamental si viajas con personas mayores o niños. Tenemos también un tour privado en el Coliseo, siempre sin colas.

¿Cómo visitar el Coliseo sin hacer colas?

Coliseo sin colas

Entre todas las visitas guiadas en Roma, la del Coliseo es seguramente la más cotizada. Simplemente es una etapa imperdible, si has decidido conocer la capital de Italia. No sólo es el símbolo de la potencia del Imperio sino también un verdadero icono arquitectónico. Destinado a representar nuestra civilización en lo que tiene de cruento y grandioso. Visitar el Coliseo sin hacer colas significa poder ver todo con más calma y tranquilidad.

¿Cómo reservar el tour Coliseo sin colas?

Si te apetece descubrir la belleza y los secretos del Coliseo, puedes reservar este magnífico y original tour sin colas directamente online. Con pocos clics tendrás tus entradas ahorrando tiempo y dinero. Simplemente haz clic en el menú de arriba, donde pone ‘VISITAS GUIADAS ROMA’ y elige ‘VATICANO Y COLISEO’. Desde aquí puedes acceder a la visita ‘Visita Coliseo, Foros y Palatino’. Rápido y sencillo, ¿no?

No te pierdas tampoco nuestro increíble tour privado sin colas ‘La Antigua Roma‘ que incluye, además del Coliseo, el Foro Romano y el Palatino.

Si tienes alguna duda, necesitas más informaciones o quieres organizar algo especial en Roma, envíanos ahora mismo un correo a info@enroma.com. Estamos a tu completa disposición.

Puedes comprar, además, tus entradas online en el Coliseo, sin visita guiada, en esta página.

Acabas de reservar tu vuelo para viajar a Roma. Pues ahora te toca organizar un plan para intentar ver, en pocos días, lo mejor de la Ciudad Eterna. Si lo que te falta es tiempo, lo mejor que puedes hacer es reservar una visita Vaticano sin colas. Gracias a este sistema no tendrás que esperar tu turno en la larga fila. Podrás disfrutar de las bellezas de la Santa Sede sin hacer colas, ahorrando tiempo, estrés y sin ningún tipo de inconveniente.

Se trata de la solución ideal si viajas a Roma y al Vaticano con niños, personas mayores o con personas que no pueden estar demasiado tiempo de pie.

Visita Vaticano sin colas a precios baratos

Cuando hablamos de visitar el Vaticano sin hacer colas, eso significa tener la increíble oportunidad de descubrir el corazón de la cultura y de la historia de la humanidad. Este lugar ofrece algunas de las mayores atracciones turísticas del mundo entero. Prepárate para ver, sin colas, la herencia milenaria atentamente guardada en los Museos Vaticanos. Contempla el esplendor de la Capilla Sixtina creada por el genio de Miguel Ángel. Todo esto sin olvidarnos de la iglesia más grande del mundo, lugar de las celebraciones de papa Francisco, la mastodóntica basílica de San Pedro. (Puedes también pedir tu audiencia con el Papa).

Además de otros tours en Roma, te ofrecemos paquetes low cost con todo incluido. Podrás visitar el Vaticano sin colas con guía oficial en español, seguro y plena asistencia, antes, durante y después del tour.

¿Cómo visitar el Vaticano sin hacer colas?

Visita Vaticano sin colas

Le ventaja de un tour por el Vaticano sin colas está en la posibilidad de ahorrar muchísimo tiempo. Hay dos factores que incrementan los tiempos de espera, delante de San Pedro, la Capilla Sixtina y los Museos Vaticanos. En primer lugar la gran afluencia de turistas: Roma hospeda, cada ano, alrededor de 28 millones de turistas. En segundo lugar, la necesitad de realizar controles y chequeos contra posibles ataques de terroristas.

La única manera de visitar el Vaticano, y sus bellezas, sin hacer colas es aprovechar nuestro sistema que te permitirá ahorra tiempo sin pagar una fortuna. El objetivo es que puedas ver más cosas en menos tiempo posible. Sabemos que no es fácil ver Roma en pocos días y, por ello, trabajamos desde 2003 para darte el mejor servicio ‘sin colas’ de la Capital.

¿Cómo reservar tour Vaticano sin colas?

Si te apetece descubrir la belleza y los secretos del Vaticano sin colas, puedes reservar este magnifico y original tour directamente online. Con pocos clics tendrás tus entradas ahorrando tiempo y dinero. Simplemente haz clic en el menú de arriba, donde pone ‘VISITAS GUIADAS ROMA’ y elige ‘VATICANO Y COLISEO’. Desde aquí puedes acceder a la visita ‘Visita Vaticano: Tour de Museos Vaticanos, Capilla Sixtina y San Pedro’. Rápido y sencillo, ¿no?

Si tienes alguna duda, necesitas más informaciones o quieres organizar un tour personalizado en el Vaticano o en Roma, envíanos ahora mismo un correo a info@enroma.com. Estamos a tu completa disposición.

Si quieres saber como elegir el mejor guía en Roma estos son los consejos útiles para que ver lo mejor de la Ciudad Eterna sin colas y sin preocupaciones.

Cada año, millones de turistas eligen la capital de Italia para sus vacaciones. Si ya tienes el billete de avión comprado y las maletas listas, te interesará saber como elegir el mejor guía en Roma. Evidentemente, al ser un destino muy cotizado, hay muchas empresas y agencias que se dedican a la venta de paquetes con tours para extranjeros. Por ello es fundamental saber cómo y dónde reservar visitas guiadas en Roma seguras, baratas y con personal cualificado.

En este artículo te proponemos algunos consejos prácticos para que puedas siempre elegir el mejor guía para visitar Roma sin sorpresas ni imprevistos. Además, con la posibilidad de evitar estafas y con las mejores tarifas posibles. Tus vacaciones serán magnificas y tu experiencia en la Ciudad Eterna realmente inolvidable.

Elegir el mejor guía en Roma: consejos prácticos

En primer lugar, vamos a darte unos consejos útiles sobre como elegir un buen guía para tus vacaciones en Roma. Puede que, tal vez, algunos de ellos te parezcan banales pero es importante tener presente que es mejor controlar bien todos los aspectos de un viaje. Sobre todo si llegas a la Capital de Italia por primera vez.

  1. No tengas prisa. Buscar y contratar un guía en el ultimo momento es una pésima idea. Intenta planificar tu viaje en Roma con calma y tomate tu tiempo para comparar ofertas, precios, pedir presupuestos.
  2. Verifica las opiniones de la gente. Gracias a Internet es posible controlar lo que opinan otros turistas de una empresa. Si te fijas en los comentarios publicados en la web de una agencia o en otras plataformas (mira lo que dicen de nosotros en TripAdvisor). Podrás rápidamente verificar la calidad de los guías que quieres contratar.
  3. Guías oficiales para españoles. Suele pasar que grupos de turistas lleguen delante del Coliseo y descubran que el guía habla solamente inglés. Una verdadera pesadilla para todo hispanohablante… Pues nuestra empresa trabaja desde el  2003 para el público de España y Latinoamérica. Esto significa que conocemos tus exigencias y que siempre te ayudaremos, ofreciéndote asistencia antes, durante y después de cada visita guiada. Mira nuestro álbum de recuerdos.
  4. Todo en uno. Intenta buscar empresas grandes, que ofrecen más servicios (por ejemplo, traslados hasta el aeropuerto o hasta tours para cruceros). Una garantía de seriedad que te permitirá reservar los tours en Roma y olvidarte de todo.
  5. Cuidado con los extras. Antes de contratar o comprar un tour, controla siempre bien los detalles de los servicios. El riesgo es reservar una visita incompleta y tener que pagar carísimos extras para poder acceder a los lugares que realmente merece la pena ver. Por ejemplo, en nuestras ofertas encontrarás siempre todos los detalles bien explicados.

Como reservar el mejor guía en Roma

Tu guía en Roma de calidad y a precios low cost

Debido al tamaño de la ciudad, es evidente que no es nada fácil escoger el mejor guía en Roma entre miles de ofertas. Además del los 5 consejos básicos que te hemos descrito anteriormente, vale la pena matizar otros dos elementos, igualmente importantes.

Fíjate en le página web de la empresa que quieres contratar y en sus redes sociales. Evita esas agencias que dan la sensación de dejadez y que no aparecen en ninguna búsqueda en Internet. Las empresas serias no tienen nada que esconder. Por ejemplo, el nombre En Roma aparece por todos lados: en Facebook, Twitter, Google Plus… Al tener una web moderna y actualizada, además podrás reservar online tu guía y tus visitas, cómodamente desde España sin hacer colas y en tiempo real.

Fundamental es también el trato que tu guía en Roma te ofrece. Intenta alejarte de empresas demasiados comerciales y elige alternativas donde se da más importancia al trato humano. Nuestros guías acabarán convirtiéndose en amigos. No queremos venderte nada, si no la oportunidad de visitar Roma de la mejor manera posible y con los mejores precios del mercado. La empresa, para alcanzar este resultado, trabaja sin intermediarios: ahorrarás dinero y si necesitas algo especial, pues te ayudaremos a encontrarlo.

¡NOS VEMOS EN ROMA!

Estos son los mejores platos de Roma para españoles. Si no sabes que comer en tu viaje en Roma, descubre la verdadera y original gastronomía romana.

Puede parecer inútil otra guía dedicada a la gastronomía romana. Sin embargo, sigue publicándose en Internet mucha información incompleta y parcialmente errónea que puede crear problemas a los turistas españoles que eligen visitar Roma cada año. Por ello hemos decido crear un listado definitivo con los mejores platos de su cocina tradicional. Además, te proponemos un exclusivo tour gastronómico en Roma para que descubras los sabores de la ciudad.

Para ayudarte en comer bien durante tus vacaciones en Roma y, sobre todo, para aclararte de una vez todas las dudas sobre las tradiciones culinarias de la Ciudad Eterna. Puedes utilizar esta pequeña guía libremente y abrirla en tu móvil en cuanto estés sentado en una pizzería o un restaurante de la Capital.

Los mejores entrantes de Roma: Bruschetta, Suppli y Fiori di Zucca

Los mejores entrantes de Roma

Acabas el tour en el Vaticano y tienes hambre, normal. Pues una de las diferencias entre Italia y Espana se esconde en la manera de comer. Los entrantes (‘antipasti’) nunca se comparten. Cada comensal se pide lo que quiere y, si es originario de Roma, pedirá siempre tres cosas:

  • Bruschetta (se pronuncia ‘brusketta’). Es simple pan tostado con aceite virgen de oliva y frotado con ajo. Puede llevar encima tomate natural, rallado, paté de aceitunas, jamón y más cosas. Es la forma de reutilizar el pan del día anterior.
  • Suppli. Un lujo para tu paladar. Desde fuera parece una croqueta gigante, en realidad el pan rallado frito esconde arroz con tomate frito con, en el centro, una bolita de mozzarella fundida. Imperdible.
  • Fiori di zucca. Los romanos aman comer estos flores de calabacines, fritos y con sardinas. El sabor es muy original, perfecto para abrir el estómago.

La mejor pasta de Roma y la pizza original

Los mejores primeros platos de Roma

Seguramente habrás comido Pasta Carbonara miles de veces… Pues en Roma no lleva ni nata ni otros salsas. La receta original es bien simple: huevo, queso Pecorino Romano, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta y “guanciale”, una chacina sin ahumar preparada con careta o carrillos de cerdo. Nada de beicon. Si le añadimos un poco de tomate natural y cebolla, tendremos una exquisita Amatriciana. Su nombre se debe a que es el plato típico del pueblo de Amatrice, destrozado por el terremoto de 2016. Si quitamos el “guanciale” a la Carbonara y cambiamos la pimienta normal con pimienta negra, obtendremos el famoso Cacio y Pepe.

Con un buen plato de pasta puedes prepararte para nuestro tour en la Antigua Roma.

Respeto a las pizzas, hay mucha diferencia entre pizza napoletana (de Nápoles) y la romana. En el primer caso, la receta nos ofrece una pizza alta, con masa gruesa y espesa. La verdadera pizza romana es fina, crujiente y menos pesada. Si te apetece comer una buena pizza origina, recuerda que existen solamente 3 sabores: Margherita, Capricciosa y Quattro Formaggi (cuatro quesos). Los demás son inventos modernos, la mejor es, sin dudas, la Margherita con queso mozzarella de búfala.

Segundo plato: Saltimbocca alla romana y alcachofas

A los españoles les encanta el jamón. En Roma podrás comer la mejor carne con lonchas de jamón italiano y salvia. Estos ‘saltimbocca‘ puedes acompañarlos con dos diferentes platos de alcachofas, a la judía o a la romana. Hay muchos tipos de verduras en la Capital de Italia y te recomendamos también los platos que llevan achicoria romana.

Quesos romanos: ricotta y pecorino

Los mejores quesos de Roma

El queso más famoso de Italia es el parmigiano. Su rival por antonomasia es el pecorino, obtenido con la mejor leche de oveja. Existen dos variedades, una elaborada en Cerdeña (pecorino sardo) y otra en las campañas romanas. Tiene un sabor fuerte, intenso y está muy salado. Tienes que probarlo con un poco de miel o también con un trozo de focaccia (pizza blanca muy fina). La ricotta, por otro lado, es un queso muy fresco y se acompaña con platos salados y dulces. Te encantará.

Los mejores postres de Roma

Los mejores dulces de Roma

El rey de los dulces es seguramente el helado, artesanal y realizado con ingredientes naturales. Las familias romanas suelen terminar sus comidas con fruta fresca y solamente el domingo se conceden el lujo de un verdadero postre, en prevalencia pasteles dulces (llamados ‘paste’).

No te preocupes por la dieta, en Roma caminarás mucho. Y si estás cansado, te ofrecemos un tour panorámico en autobús a precios realmente low-cost.

Luego tenemos el maritozzo (pastel de harina, huevos, miel, mantequilla y sal, cortada por la mitad y relleno de crema batida), le castagnole (bolitas dulces fritas), le frappe (postre crujiente con forma de cintas finas y retorcidas, horneada o fritas), la pizza dulce y la grattachecca (hielo rallado al que se añaden jarabes de fruta).


Si estás a punto de viajar a la Capital de Italia y no sabes donde comer, no te pierdas nuestra selección de restaurantes de Roma.

Visitar Roma con niños puede ser una experiencia muy divertida. Será importante despertar la fantasía y la curiosidad de los más pequeños para que puedan soportar, con alegría, las largas caminatas que os esperan.

Pero, además de museos y monumentos, Roma ofrece talleres para niños, teatros, cinemas, espectáculos multimedia. Vamos, un sinfín de actividades pensados para tus hijos. Estas son las mejores ideas para que puedas disfrutar de las bellezas de Roma con niños. (Envíanos un correo electrónico a info@enroma.com para reservar entradas o pedir más información).

Visitar Roma con niños, entre historia y fantasía

Visitar Roma con niños, entre historia y fantasía

Hay muchos lugares, en Roma, que son sinónimos de historia y leyenda. Imagina llevar a los niños al Coliseo disfrazados de verdaderos gladiadores romanos, pasear por el Foro, el Palatino o los Mercados de Trajano. ¿Tienes un hijo o una hija un poco mentirosillos? Diviértete a ver que cara ponen al meter la mano en la ‘Boca de la Verdad‘, a pocos pasos del antiguo Circo Máximo. Si quieres sorprender a los peques con magia y misterio, pues no te olvides de mostrarles las Catacumbas y el majestuoso Castillo de Sant’Angelo, lleno de pasajes secretos, armas y armaduras antiguas.

Todo esto sin olvidarnos de las momias de los Museos Vaticanos… Puede que a los niños visitar San Pedro y estar horas delante de obras de arte resulte un poco aburrido… Estos museos papales son ricos en piezas de historia que cautivarán los ojos de vuestros hijos. Si tenéis tiempo, podéis llegar cómodamente en metro (Línea B) hasta el barrio EUR, donde surge el Museo Nacional Prehistórico Etnográfico ‘Luigi Pigorini’, otra atracción para los más curiosos. Si quieren transcurrir una noche en un Museo, como la famosa película de Ben Stiller, podrán hacerlo en el Museo Cívico de Zoología. Roma para niños Hay cuatro lugares imperdibles, si visitas

Roma con niños

Roma con niños

Se trata de lugares exclusivamente pensados para ellos y que les dejaran sin habla. Empezamos con el famoso Time Elevator, una verdadera maquina del tiempo cerca de Plaza Venecia y del Vittoriano. Un sistema dinámico tridimensional para descubrir Roma como era. Luego te proponemos Explora, el museos de los niños en Roma: 2000 metros cuadrados con 15 espacios temáticos para conocer la ciencia y la sociedad a través de juegos y actividades.

En el corazón de Villa Torlonia, uno de los muchos parques de la capital italiana, se esconde el Technotown. Una ludoteca tecnológica para niños de 6 años para arriba que tienen una predilección para las curiosidades científicas. No puedes perderte, en ultimo, el Planetario y Museo Astronómico de Roma. En su cúpula, alta 14 metros, se proyectan simulaciones de estrellas, planetas, nebulosas y cuerpos celestes. El programa de actuaciones, eventos y talleres para niños es muy amplio.

Visitar Roma con niños: parques y naturaleza

Visitar Roma con niños parques y naturaleza

Roma ofrece a tus hijos muchos espacios verdes. Por ejemplo, el magnifico jardín de Villa Medici, a pocos metros de la Plaza de España. Hay recorridos guiados para descubrir la historia del pequeño Ferdinando de’ Medici. En la Villa Borghese, a lado de Plaza del Popolo, podrás caminar y descubrir senderos y lugares muy especiales, como el museo de la Galeria Borghese, el Cinema de los pequeños, un espacio lúdico (Casina di Raffaello), o dar un paseo a caballo o en pony.

Imperdibles son también Villa Doria Pamphili (180 etarias de bosques) y el belvedere del Gianicolo, entre San Pedro y Trastevere, donde cada dia a las 12 dispara un verdadero cañón.

Si viajas a Roma en primavera o verano, puedes llegar a la playa de Ostia o visitar los Castillos Romanos donde hay lagos y sitios muy bonitos donde descansar.

Consulta si lo prefieres también nuestra página dedicada a Roma con niños con nuestras exclusivas y originales ‘Búsquedas del tesoro’.

Búsqueda del Tesoro Roma del Agua

Búsqueda del tesoro Roma del Agua - Tour Privado

Búsqueda del tesoro Roma del Agua - Tour Privado

Una Búsqueda del Tesoro que hemos llamado "la Roma del Agua".  Iremos descubriendo paso a paso y en manera divertida lugares históricos y artísticos de gran importancia, como partes de un juego. Seguimos los caminos
4.00 / 1 comentario
a partir de

Búsqueda del Tesoro Roma Antigua

Búsqueda del tesoro Roma Antigua - Tour privado

Búsqueda del tesoro Roma Antigua - Tour privado

Vosotros y vuestros niños podréis formar parte de la historia de Roma como escenario de un juego mientras la tocáis con vuestras manos. Juega con tus niños en la Búsqueda del Tesoro Roma Antigua. Un
5.00 / 3 comentarios
a partir de